asquerosamente

2

“Lo que hacen Willy y Vegetta es elusión de impuestos, o sea no los evitan sino que pagan lo mínimo. Es *asquerosamente* legal. Mis condolencias a la chica española que hizo un testamento al respecto. Lástima que la mayoría ignora esa falencia que tienen. No se confundan. V y W no evaden impuestos, los minimizan. Es elusión y es “legal”. 😒😒😒”

-Anónimo 

¿Estás de acuerdo o desacuerdo? ¡Comenta!

No puedo dejar de pensar en ti de esta forma tan asquerosamente rica, me encantan tus besos, me encanta la forma en que me tomas de la cara y me besas de esta forma dulce y pervertida, me encanta moverme sobre ti, me encanta que metas los dedos en mi boca, me encanta como estrujas mis gluteos y los contraes hacia ti…. VES? Primero pienso en lo lindo y termino pensando en lo tanto que me exitas.
Cuando encuentran una pareja shippeable en la calle

Aries: “Ow, son tan asquerosamente adorables, espero que sigan juntos hasta la muerte” 

Tauro: “OH DIOS MIOS, YO QUIERO ALGO ASÍ CON ALGUIEN, NECESITO AMOR”

Géminis: “Ellos van a durar”

Cáncer: “QUIERO SER SU MADRINA DE BODAS, ¿PUEDO? ¿PUEDO?, ¿PUEDO?

Leo: “Ambos son sexys, se visten bien, obviamente que son el uno para el otro, dah”

Virgo: “El amor es una mierda pero ustedes son preciosos”

Libra: *les toma miles de fotos y las publica en tumblr con el hashtag #relationshipgoals*

Escorpio: “Necesito algo así, por favor”.

Sagitario: “Ew, digo ¡aaw! pero ew”

Capricornio: “Algún día van a terminar

Acuario: “¿Pueden llamar a su hijo Acuario? Es que somos sexys, encantadores y ustedes necesitan formar la familia perfecta, ¿y quien no quiere un acuario en la familia?”

Piscis: *intenta controlarse pero los termina siguiendo y tomando fotos y los vuelve su OTP y despues escribe historias y todo*

Me gustan las personas cuya belleza implica algo individualmente cautivador; las personas cuya belleza es tan pura como las lágrimas. Oh, ¡cuán glorioso puede ser el corazón humano! Cuán aterrador, si también está ligado al alma (el corazón por si solo no significa nada para mi).
Esta idea sobre el “alma” me persigue constantemente. Me sigo preguntando si puedo amar por completo a las personas, la idea del alma permanece como una eterna pregunta abierta para mi. No se si a lo que llamo “alma” existe o no, pero si lo hace, la imagino como un rescoldo que muere lentamente. La imagino como algo oscuro, atormentado y asquerosamente magnífico.
—  Diarios, Anais Nin.
Me enamore de un escritor... 👩🏻‍🚀❤️

Desde pequeña había fantaseado con conocer a un escritor, esa clase de hombre introvertido pero resuelto, inteligente a rabiar, ocurrente, divertido, con buen sentido de la estética y asquerosamente atractivo. J no se acercaba en absoluto a mis cánones de atractivo. Ni por asomo. Y aún así, caí de la misma manera que caen los mosquitos, imbéciles mosquitos, cuando se acercan demasiado a la luz. A día de hoy todavía sigo fantaseando con la idea de conocer a alguien así. Y es que resulta que no me había enamorado de J. Me había enamorado de la idea de J. Casi un año me llevó darme cuenta de este pequeño pero crucial detalle en mi insignificante vida. Y mira, te diré que es maravilloso y extremadamente peligroso enamorarse de una idea. Básicamente porque esa idea será siempre perfecta y todo parecido con la realidad te sabrá a poco. Y a mí J no me supo a nada.

Hice absolutamente todas las cosas que a día de hoy, si siguiese escribiendo listas, anotaría en mi “Lista de cosas que nunca hacer si no quieres que un tío te tome por loca”. Todas. Bueno, espera, nunca me presenté en su casa a altas horas de la mañana. Aunque lo pensé, vaya si lo pensé. Pero del resto: todas. ¿Y sabes qué? Que no me arrepiento de ninguna. Es más, las volvería a hacer una y otra vez. Creo que a esta vida hay que echarle “un par de” si quieres conseguir algo de provecho.

Tal fue mi locura que mis dedos chorreaban palabras. Me enamoré de escribirle a J, de que J me escribiese, de nuestras letras absurdas que no hablaban de amor ni de utopías. De ver amanecer en la terraza fin de semana tras fin de semana, de no quedar nunca en vernos pero acabar coincidiendo misteriosamente en el taburete de al lado, de su aparente hombría, de mi niñez relativa. Fue como una especie de droga dura. Pero toda droga da su resaca por la mañana y al final, ni J resultó ser tan inteligente, ni tan ocurrente, ni tan escritor.