aros de humo

Lago Negro

Era temprano, los primeros alumnos apenas y estarían llegando al Gran Comedor para el desayuno pero Zachary ya estaba fuera del castillo fumando. Tenía unos minutos ahí parado, recargado bajo un árbol sin importarle mucho el frío, decidido a olvidarse de que tan solo en unos meses ya no volvería a Hogwarts y no podría seguir evadiendo lo que su familia quería de él. Entre aros y cortinas de humo, el Slytherin había fijado la mirada al frente, donde la capa de hielo del lago cubiera con nieve dejaba de verse. Divagando la vista entre esa línea blanca notó algo que le llamó bastante la atención por lo que decidió dejar su lugar y acercarse con cautela, en caso de que el hielo se rompiera, pero era aún muy temprano en la temporada para que lo hiciera.

Lo que encontró ahí lo tomó por sorpresa. Era un animal muerto, flotando en una parte donde habían quebrado el hielo al parecer. Qué era exactamente no podía decir, el cuerpo no parecía tener forma, o mejor dicho ni siquiera parecía estar completo, además estaba congelado pero lo más raro es que no había rastro de sangre en el agua ni en la nieve que cubría la gruesa capa de hielo sobre el lago. Extrañado y como si fuese a encontrar a alguien con respuestas tras de sí Zack miró hacia atrás, sorprendido nuevamente de realmente encontrar a alguien observándolo. -¿Se te perdió algo?- inquirió de manera acusatoria en dirección a la otra persona alejándose de los restos.