arco iris

No me apetece convertirme en una de esas personas a las que se olvida fácilmente después de haber sido tan importantes, tan especiales, tan influyentes y tan valoradas y que años después no son más que un rostro desdibujado y un recuerdo distante.
—  Donde termina el arco iris.
flickr

Gray Whale “Rainbow” Spouts by Lawrence Goldman
Via Flickr

La adolescencia es una etapa de mierda. Probablemente la peor. Tienes que tener las suficientes fuerzas para enfrentarla y pasarla, tratando de hacerlo de la mejor manera posible.
Desde chiquita queriendo crecer, queriendo ser grande, y ahora que estoy aquí, que se lo que se siente, me doy cuenta que daría cualquier cosa por volver el tiempo atrás y no crecer jamás.

Autoestima baja, corazones rotos, malos amigos, personas solitarias sin pedir ayuda, chicos populares haciendo sentir mal a otros y mil efectos mas forman parte de la adolescencia. Algunos tienen la suerte de enfrentarla con valor y en un futuro tener un bonito recuerdo de ella; pero otros, quizás me encuentre en este, tratan de no estar mal todo el tiempo y de preocuparse tanto por los demás, pero no pueden.
Es difícil convivir con personas que te hacen sentir inferior a ellas y que estás mil subsuelos abajo, pero la clave de la vida está en enfrentarlos, salir de debajo de la tierra, y crecer hasta convertirse en un rascacielos.
Me cuesta, es difícil no sentirse mal. Hacer de cuenta que no pasa nada; que nunca sufrimos por amor; que esas personas que te hacen sentir mal son los que llamamos amigos; que los únicos en los que podemos confiar es en nuestra familia; que no puedes quererte lo suficiente solo porque esa chica “perfecta” para todos es tu mejor amiga o que nadie te entenderá o te querrá.

Aprendí que el dolor es inevitable; pero el sufrimiento es opcional. Que debemos tratar de superar esta etapa con la cabeza en alto, dejar de darle tanta importancia a los demás, para que en un futuro, podamos recordarla con cariño, diciendo que fuimos capaces de superar aquella pesadilla convirtiéndola en un sueño.

—  solochicasfashions