arbol-de-la-vida

Según dicen algunas antiguas tradiciones, el árbol de la vida crece al revés. El tronco y las ramas hacia abajo, las raíces hacia arriba. La copa se hunde en la tierra, las raíces miran al cielo. No ofrece sus frutos, sino su origen. No esconde bajo tierra lo más entrañable, lo más vulnerable, sino que lo arriesga a la intemperie: entrega sus raíces, en carne viva, a los vientos del mundo.
–son cosas de la vida –dice el árbol de la vida.
—  “Bocas del tiempo” - Eduardo Galeano.

Despues de tanto vagar por las calles, la ciudad te parece tan gris; mejor hacerse un viaje al campo, y sentirse libre para poder sentiR!.. este mensaje no será en vano cuando entiendas y puedas decir que “en el árbol de la vida ninguna fruta están prohibida para mí”..