aps-c

Parallel 5

Narrado por Javi

——————————————

[Mayo, 2015]

-Oye y es la primera vez que tu vieja te presta esta casa?

-Sí

-Y eso?

-Eso qué? Aps! Cómo me la prestó? Es que la soborné con chocolate

-hahaha! Tu vieja es un chiste

Ahí estábamos los dos, una vez más tirados abrazados en el sofá. El estaba acurrucado como si fuera un gato y yo miraba la lluvia caer a través de la ventana. Una parte mía quería quedarse ahí recostado y otra quería ir a mojarse de nuevo en la lluvia… Sí! Soy un niño por dentro y qué!?

-Por qué te gusta tanto la lluvia? –me preguntó Cuq, lo que no me esperaba la verdad.

-No sé, es linda, donde vivo no llueve tanto como acá, al final todo se seca y los cerros siempre están cafés. Aquí no, todo es verde por la lluvia –lo miré de reojo como que no quiere la cosa –Además es divertido mojarse en la lluvia o no?

-Pero después da frío… y te puedes resfriar –

-Sí, sí sé –dije un poco decepcionado, una parte de mi quería que él me dijera que fuera a mojarme, como si necesitara el permiso de mi mamá para hacerlo. Es que tampoco es divertido hacerlo solo y en parte quería que él me acompañara.

Pasó un rato hasta que sentí como mis tripas comenzaron a sonar un poco, empezando a avisar que ya era hora de comer algo. Alex me miró dándose cuenta de la tronadera  de tripas que estaba por comenzar.

-Tengo hambre –le dije –traje algo rico, pero tengo que ir a prepararlo a la cocina, te quedas aquí a esperarme o me acompañas?

-Te acompaño –me dijo sonriente.

Saqué de mi bolso una caja de mezcla de panqueques que había comprado antes de viajar. No importaba que tan pre hechas fueran esas cosas, sin duda eran la vida misma, sobre todo si se les ponía mantequilla o manjar. Mezclé todo, calenté un poco de aceite en un sartén y comencé a poner la mezcla, se doraba un lado y lo daba vuelta, se doraba el otro y lo sacaba del sartén para poner más mezcla. Mientras hacía eso Alex me miraba desde el marco de la puerta sin decir nada.

-Qué pasa? –le pregunté

-Nada… Eres bueno en eso

-Ah! Es que con el Vicci siempre preparamos en su casa, cómo son fáciles de hacer se vuelven adictivos.

-Quién es el Vicci? –dijo con tono seco, si hay algo en lo que Alex era malo era en ocultar lo que sentía y pude notar al instante que estaba celoso.

-Es el amigo con el que vivo, lo conocí cuando entre a la universidad y hace más de un año que vivimos juntos. No te había contado de él? Es mi mejor amigo!

-Solo amigo?

-Sí, Alex, solo amigo –lo miré con ternura, y cómo no? Si era la primera vez que me hacía una escena de celos –Quizás si un día vas tú para allá lo conozcas.

En ese momento Alex sonrió, podía notar en su cara un poco de alivio. Cabro chico no más! Era tierno sin siquiera proponérselo. Entonces me acerqué a él coquetamente, se sonrojó de inmediato y supe que había logrado mi objetivo, ponerlo nervioso.

-Por qué tanta pregunta? –le dije –Te pone celoso que viva con él?

-No weon! No es eso! –Entonces le di un rápido beso en los labios y él se quedó en silencio todo sonrojado.

Me reí un poco y volví a lo mío, poner mezcla en el sartén, dar vuelta, dar otra vuelta y volver a poner mezcla. Entonces de la nada hizo la pregunta del millón.

-Javier…

-Qué? –respondí preocupado del sartén.

-Q-Qué tenemos tu y yo? Osea… siempre hablamos y-y nos besamos, pero… esto… es una relación…? O no? Osea… -mientras más hablaba más nervioso se ponía, yo como idiota que soy pude notar que me estaba poniendo rojo, dejé mi sartén a un lado y él dijo –No! No! No me contestes! No importa…

-Tú crees que tú y yo podríamos llevar una relación? –le dije tomando su mano y acercándolo a mí. Yo intentaba esconder que estaba nervioso y avergonzado, eso se me daba bien –Me refiero con la distancia, el estar siempre ocupados con los estudios y solo poder vernos cada varios meses.

-Yo… no sé –respondió a mi pregunta avergonzado, con la mirada gacha y pude ver como sus ojos se ponían más brillantes como si fuese a empezar a llorar.

-Porque a pesar de todo… -continué diciendo mientras mi respiración se aceleraba y mis manos empezaban a temblar a pesar de que intentaba con todas mis fuerzas que no lo hicieran –a mi… a mi… a mi si me gustaría –rápidamente volteó su cabeza y fijó sus brillantes ojos en mi cara roja como tomate –Alex… tu… a ti te gustaría… mmhhh… tsss… que si te gustaría…pololear conmigo?

—–FIN——-

by

xxinnon

Meadowfoam
… not at all that easy making a HDR in the meadow when the wind blows ;-) Wish you all a sunny Sunday …

Wiesenschaumkraut
… garnicht mal so einfach ein HDR auf der Wiese zu erstellen, wenn der Wind geht ;-) Wünsche einen sonnigen Sonntag …

ƒ/4 35mm APS-C ISO100 1/320s, 1/1250s, 1/5000s
Photography by Marcel Briefs, 2015, CC BY-NC-SA

2

[Trad/Pics] 150503 #BIGBANGisBack Grabación de su presentación en Inkigayo.

1. BIGBANG les regaló a las KVIP que asistieron un refresco y un pastel de arroz pegajoso.

2. Mensaje especial de BIGBANG para los fans

GD: “¿Comiste algo? Ayúdate~ ❤ Los quiero a todos~”
Seungri: “Para mi Bae Bae VIP”
T.O.P: “¡¡Disfruta de tu snack!!”
Taeyang: “PARA TÍ”
Daesung: “Come, digiere, y apóyannos cálidamente V.I.P.”

Fuente: @HuisuYoon
Esp.: bigbangargentina

White Day Totally-Not-Angst Fun

The months following Christmas were nice and quiet – Haruhi only managed to come up with one or two terrifying schemes, but neither of them were enough to change the rules of the universe, like normally. People in the Organization speculated that she was, in fact, losing her power: closed spaces appeared only once in a blue moon, and reality-altering activity was even rarer. Itsuki wasn’t involved in those conversations, though… he rationalized that Haruhi was as nervous about her future as everybody else was, and with such expectation on the mind, time could hardly be spared anymore for such trivial things.

That is not to say that Itsuki couldn’t find the time. He was as close to Kyon as ever, and had spent New Year’s and Valentine’s Day close at his side. With Kyon there, he hardly felt any stress, despite the future that loomed ahead. He instead focused on maintaining his grades and attempting to make his boyfriend smile, pushing negative thoughts to the back of his mind until somebody forced the topic upon him.

White Day was coming up, and Itsuki had spent many weeks coming up with the perfect edible arrangement Kyon could indulge in. He wanted to attempt to make chocolate, but judging by how things went on Valentine’s Day, he decided it would be best to have it ordered in instead. It was the thought that counts, right? In addition to the chocolate, he had splurged a little on a new manga he had heard Kyon talk about, figuring that would be enough for a hearty White Day celebration.

Since Kyon didn’t like going out, and they already had on Valentine’s Day (after the chocolate incident), their White Day was to be spent relaxing at home, although perhaps with a little walk sprinkled in if they felt like it. Itsuki had volunteered his apartment, as it was quieter… plus he could easily set up a surprise on his own home territory. He thought that the basket of edible… things he had ordered looked quite amazing on the table, even if he didn’t know what half of the sweets were. He hadn’t thought about how Kyon would get it home until he had to carry it all the way up the stairs – he figured he could have it dropped off at his house, or something of the sort. Perhaps he should’ve thought it through, more.

It was too late, though – all Itsuki could do now was wait for Kyon to arrive, making sure his room looked nice, that his outfit was pressed and wrinkle-free, and that his hair looked its best.