aphmexico

Let's face it...

I’m the small part of the fandom who wants Aph Mexico to be male.
90% of the Mexico Oc’s are girls and I’m here pretty much like:
But… In the manga is canon that he’s a guy. Kumajiro used his/him pronouns. QuQ

(I don’t mean to attack anyone, this is just my opinion, I want Mexico to be a guy but I’m okay if Himaruya makes Mexico a girl ^^)

MEXICO!! If ya see this, message meee!!

You’re now chatting with a random stranger. Say hi!

You and the stranger both like Hetalia.

You: Ciao. It’s Romano.

Stranger: ~hola…

You: O-Oh…it’s you….

Stranger: Hi Romano I’m not Spain you barstard god it’s Mexico!

You: *sighs in relief* Good!

Stranger: *grumbles* yeah yeah anyway how are you?

You: Oh, fucking fanTASTIC.

Stranger: I’m sorry…uhh wanna talk about it?

You: Nope.

Stranger: Ohh ok Romano want a hug?

You: Yeah hell no.

Stranger: I’m just trying to help *tears up*

You: It’s not working.

Stranger: *hugs* I’m sorry…

You: Whatever.

Stranger: *walks away crying* I hate you!

You: I hate you too!

Stranger: *breaks down crying* barstard…

You: Asshole.

Stranger: Romano…stop…

You: …….Fine.

Stranger: Romano…?

You: What?

Stranger: I liked you better then felicano I think you’re the better half *rubs eyes*

You: *stunned* R-Really?

Stranger: *nods* course…you’re smarter *stands up*

You: *doesn’t know how to respond*

Stranger: *walks closer* I may be Spain’s cousin but…*kisses his* I liked you more *hugs*

You: *shocked*

Stranger: *hugs* I’m in love with you…

You: …..I….

Stranger: Oh god…you…uhh don’t…like me back?

You: *cough* *won’t look him in the eye*

Stranger: *looks away* ok I see…I’m sorry I wasted your time…

You: ……….I-I’m sorry…….we’re acquaintences….but that’s as far as my feelings requite yours.

Stranger: *smiles weakly* I understand Romano it’s fine…*blushes*

You: ……I’m sorry………

Stranger: it’s fine don’t sweat it okay *brushes fingers though his hair*

You: It’s…*looking away* I’m sorry, Mexico.

Stranger: I said it’s fine,look I’m a big boy now I can handle my feelings stop apologizing god, you should Canada!

Stranger: *sound

You: *glares* Well excuse me for feeling like a shitfaced bastard for this!

Stranger: *blushes* sorry…you shouldn’t though you only told me the truth I respect thay

You: *nods* A-Anyway…

Stranger: Yes? *fakes being intrigued*

You: ….*cough*

Stranger: *giggles* Romano want me to buy you lunch?

You: Only if you want to.

Stranger: I do *grins* as friends?

You: *small, lopsided smile* Sure.

Stranger: Let’s go then *opens the door *smirks* ladies first

You: *glares without any real anger* I’m not a damn girl.

Stranger: *giggles* whatever your brother sure looks like one *snickers*

You: *stops and really glares*

Stranger: I’m kidding you numbskull!

You: You better be. *voice is hard and cold*

Stranger: I am ,god one small joke and next thing I know the mafia is at my door…you make fun of Spain and Portugal I’m their cosin!

You: It’s not something to joke about. We got a lot of shit for that.

Stranger: Well whatever you make fun of my family it’s only fair you little prick! *growls*

You: They both know that I’m joking! But you don’t joke about something like…like that!

Stranger: Like what?!

You: Like looking like a girl!

Stranger: Whatever girls are pretty and sweet you’re a bitter thing…you’re a lemon to me…

You: *glares, but there’s hurt in his eyes*

Stranger: *looks away* let’s go eat…

You: Yeah.

Stranger: *finds a small cafe* sit down I’ll go get some coffee anything else?

You: Nah, just coffee’s good, thanks.

Stranger: *goes to get and comes back* here…

You: Grazie.

Stranger: You okay?

You: …Yeah.

Stranger: Really you should I was pretty mean to you *blushes* I’m sorry…

You: It’s fine.

Stranger: Ok well drink up it’s pretty nice *smiles*

You: *sips coffee* Yeah, pretty good.

Stranger: haha told ya!

You: *smirks* I make better coffee, though.

Stranger: I wouldn’t know *smiles* I burn water apparently *sips*

You: *laughs lightly*

Stranger: *smiles* oi that’s not funny *pouts* I try but never succeed!

You: Well keep trying, then.

Stranger: I will…my cooking isn’t great either but I hear italian food is good *smiles*

You: *smiles back* Hell yeah.

Stranger: maybe I could try some?

You: Sure.

Stranger: *licks some of the cream off the cup* sorry old habits *blushes*

You: Hey, no problem.

Stranger: *awkward silence* so uhh…what…uhm fuck I’ve not nothing…*laughs softly*

You: *laughs a little* So…you want to try Italian food?

Stranger: I do, I hear it’s good I don’t try much culture…I should but I don’t…*sighs*

You: I could make some for you, if you want.

Stranger: I would like that *smiles looking out the window* it’s such a nice day wouldn’t you say?

You: *nods* Yeah.

Stranger: When I was little I wanted to be a bird you know?

You: Really?

Stranger: Yeah so whenever I got scared I could just fly away from everything…stupid really

You: …That’s not stupid at all…*sighs* When I was little…I wanted to be a dandelion. That sounds stupid, but it’s true.

Stranger: Why? I mean why a dandelion…something about dandelions always made me sad…

You: …I thought it would be nice…to have a gust of wind be able to take me to a million places…to be apart from myself, but not really…and then to grow in each place forever.

Stranger: *smiles weakly* dandelions always made me said because they were always considered weeds…but I always thought they were beautiful you know one day I brought a bouquet home and my mother tucked them away…

You: *nods* …I once went around a field…and just blew on every dandelion I could find. They’re really miraculous…bright yellow one day, then you turn around, and it’s an empty stem.

Stranger: *tears pool in his eyes* yeah…I would try and catch a seed and. Make a wish none ever came true but hey…I was a kid it made me happy…you know I still do it…*sips coffee*

You: *smiles softly* I do too. …They never came true…but you have to keep hoping, right?

Stranger: Yeah…when I was little I got picked on by the other nations…I wished I would become greater…but my people laws made them ridicule me further *sighs*

You: *looks over* Really? …Funny. *sips* I made the same wish.

Stranger: *sighs* you did? You’re not made fun of me as much…you’re quite admired you know..

You: I used to be, though…

Stranger: Used to Romano *Frowns* that’s past tense…

You: You’re still not as old as me, Mexico. *smiles ironically* Believe me…I still am. Just not as badly.

Stranger: *rests head on his arms* well I’m still the butt to Americas jokes…you’re not

You: Have you /heard/ some of America’s jokes? And France…dio. *sips coffee*

Stranger: *frowns* unfortunately I have…they’re idiots and don’t know when to shut the fuck up *growls*

You: Exactly. *fists clench, then unclench*

Stranger: *rests head down and cries without Romano seeing* idiots…

You: *hears the crying* …M-Mexico…? Are you okay?

Stranger: *gently sobs* I’m fine…I’m fine…

You: *touches his shoulder gently* Are you sure?

Stranger: *nods his head* never better…*lifts his face* let’s talk about a brighter subject?

You: *nods*

Stranger: *rubs eyes* I’m sorry…I’m a very uhh emotional person *looks away*

You: It’s fine…my brother is, too.

Stranger: *frowns* I’m not like him though! *glares* I cry for a goddamn reason!

You: So does he, you know…he went through a lot of shit…

Stranger: I suppose we all have…but in recent years he’s been a little I don’t know…pushing it

You: *sighs* It’s all catching up with him…

Stranger: *sighs* I guess, I’m sorry…I feel like a barstard now

You: Don’t worry about it…a lot of people just assume a lot of stuff about him…

Stranger: Yeah…what about you though? I mean you’re Italy as well?

You: …I was forced to deal with it earlier…he didn’t have to…and it was all repressed, and now…it’s catching up to him. Everything that I handled for him, or somebody else handled…he’s realizing now exactly what happened. And it’s painful to watch…it’s painful to hear him crying at night…and know that I partially caused it…

Stranger: It’s like with Spain and Portugal all over again…they tried to help me I did some awful things and so did my people *looks away* then America got involved but they ended up laughing at us and we’ve become a nation of ridicule you know how many times I wanted to…kill myself…it’s become so often it hurts I just want to disappear Romano…

You: *nods* But…at least you’re your own country…I’m just the southern half of Italy…

Stranger: I’m still part of America…no more even likes us

You: You’re part of NORTH America…you’re a country. And I’m half of one…

Stranger: *smiles softly* I would gladly swap with you if I could…but I have to face facts I fucked up no one else, me…*tears up*

You: We all made mistakes…some of us…*sighs* some of us, more than others.

Stranger: *smiles* you have a good heart you should show it more *wipes eyes*

You: *shrugs* It’s…it’s not easy.

Stranger: *smiles sadly* I know showing kindness is a way of showing venerable but sometimes you need that…

You: *shakes head* It’s not that. It’s…people already have an idea of me. Of who I am, and how I act. And it came from when I was a little kid…when I was terrified and upset…away from my brother and my family…it stuck. And people see me like that. …It’s hard to change popular opinion.

Stranger: *thinks* well…maybe just for me?

You: *thinks*….*nods*

Stranger: *smiles* I don’t know why…but I feel I can talk to you better then my own family *drinks cold coffee* like I know you better…

You: *finishes coffee* I know how you feel…e-even if…we can’t be…lovers…I want to still be friends.

Stranger: *smiles* I understand…maybe one day your opinion will change but for now I’m happy to be your friend

You: *smiles back* I am, too.

Stranger: *grins* want to go for a walk calm the nerves?

You: *nods* Sure.

Stranger: *stands up and opens the door* gentlemen first *grins*

You: *smiles* Grazie.

Stranger: *follows* let’s go to the park?

You: Yeah, why not?

Stranger: *walks down the pathway*

You: *walks silently, looking at the sky*

Stranger: *starts humming a song quietly*

You: *looks at the ground and smiles* Hey, look. …A dandelion.

Stranger: *smiles* wanna make a wish?

You: Sure. *picks dandelion and stares at it*

Stranger: *stares as well*

Stranger: let’s make a wish *smiles at him*

You: *smiles back* Alright.

Stranger: *blows the dandelion and catches a seed* did you get one?

Technical error: Lost connection with server. Sorry. :( Omegle understands if you hate it now, but Omegle still loves you.

Dulce Amor  l  Catorce

Capítulo catorce.

 

 México y sus amigos habían despertado ya hacia un rato, pero eso no significaba que ya estaban levantados haciendo cosas productivas.

Como ya muchos han de saber, la borrachera siempre termina en la fatídica y espantosa molestia, la muy nombrada “cruda”.

Pero claro, lo bailado nadie se los quitaba ¿verdad?  Y, la verdad, ninguno se arrepentía de aquella noche tan divertida, en especial el argentino, quien había tenido la oportunidad de poner celoso a su pareja más de una vez con las hermosuras mexicanas.

Pero bueno, la noche pasada había sido eso, pasada ¿Por qué hablar de ella y no del doloroso presente?
Imaginen esto, un vaso de agua, con una pastilla haciendo burbujas dentro de él, un chico que parecía tener los 21 años apenas, con la piel canela y los cabellos azabaches, una expresión de odio que mataría a cualquiera y, para rematar esta magnífica visión, una pareja de extranjeros quejándose a susurros.

—Con una chingada— dijo México tras tomarse de un trago su vaso con alka setzer. — si iban a estar de mariquitas ahorita mejor ni los hubiera invitado…

—Tendrías que hacerlo tarde o temprano— Argentina estaba dispuesto a pelear, pero por favor, en voz baja y sin hacer mucho ruido. — a-pues-ta.

—Ya la cumplí, ¿no? Así que está bien que los corra de mi casa ahora que ya se les paso la ebriedad.

Chile miro sin expresión alguna a su fiel amigo México. Una punzada en su garganta le impidió hablar. Pero no, no estaba molesto, ni triste, ese nudo se había formado porque el vomito se estaba acercando a su boca. Y eso no es bueno.

Tal vez estaba siendo muy brusco, pero necesitaba estar solo y pensar un poco, anoche no sabía cuánto había bebido, pero sabía que fue más de lo usual. Era normal que después no recordase si ocurrieron cosas, pero no era normal el hecho de que solo recordaba haber entrado al bar. Y para acabarla de amolar, no sabía dónde estaba su jodida cartera. Por lo menos había dejado el móvil en casa…

—Bueno, no vale la pena pelear con ustedes, en todo caso, supongo que nos divertimos anoche y todo eso. ¿Quieren desayunar algo?

Está bien, si no iba a recordar nada, por lo menos revisaría que sus amigos tampoco lo hiciesen.

—Perfecto, ¿no te parece Chile?— el nombrado no contesto, salió corriendo rumbo al baño del más moreno con una mano tapando sus labios.

 

                                      º/º/º/º/º/º/º/º/º/º/º/º

Rusia despertó, el olor a comida casera inundaba sus fosas nasales. Se levanto algo torpe, debido a que el sillón en donde se encontraba dormido era demasiado pequeño para su cuerpo. Una vez sentado se enfoco en buscar el lugar de donde venía aquel exquisito aroma, dando se cuenta de venia desde la cocina.

Se acerco a ella, caminando torpemente debido a que recién despertaba, su hermana estaba sirviendo la comida en los platos, con una hermosa sonrisa pintada en el rostro.

—Justo a tiempo. — exclamo mientras ponía ambos platos en la mesa.

Ambos comenzaron a comer sin iniciar conversación alguna, era una costumbre, comer era algo sagrado, en especial si se hacía en familia.

Terminaron, cada uno sequia con lo suyo en un silencio que mas que incomodar reconfortaba de alguna manera.

— ¿Y bien? — Ambos sabían a qué se refería Ucrania, quería saber la magnífica noticia que su hermano le diría la noche anterior, la hermana mayo miro a Rusia, este le miro un segundo y después, con un sonrojo que delataba su vergüenza, comento.

—México me llamo y… me dijo que, bueno, no estoy seguro por completo de que sea lo que creo… — Ucrania le miro expectante. Jamás suele dar con rodeos ¿Qué le pasa a Rusia? — Bueno, para resumir— dijo con una voz más fuerte— Él me dijo que yo llegue a gustarle.

Ucrania sonrió enormemente y se sentó junto a su hermano en la mesa, tomó sus manos y comento agitadamente debido a su excitación.

— ¿Qué le gustas? ¿Eso te dijo?

—N-no, dijo que llegue a gustarle, es decir que… ya no, supongo.
Además, eso no es todo— soltó un suspiro que causo otro de parte de Ucrania—  él se entero acerca de la Unión Soviética.

La hermana mayor reacciono de una forma bastante audible, soltó un chillido de estupefacción que le llego al alma a su hermano.

— ¿Cómo? — No podía hablar, las palabras no le salían.

—No lo sé… es tan frustrante todo esto…

Efectivamente, era frustrante y triste, pero como siempre, Ucrania se mostro positiva ante la situación.

—Bueno, pero, el que te haya dicho que le gustabas significa que, de una u otra forma, puedes cortejarlo. Enamorarlo. ¿No crees? — Rusia le miro con suplica, intentando mostrar que no sabía cómo hacer eso. — ¿Por qué no lo invitas a tu casa? Beben algo, platican un rato y después… que pase lo que tenga que pasar.

A Rusia le pareció una excelente idea, después de todo, la última vez que México había ido de visita sintió que no había disfrutado del todo el estar ahí.

—Muchas gracias, Sestra. Lo llevare a cabo en cuanto llegue a casa.

º/º/º/º/º/º/º/º/º/

México ya no tenía visitas en casa, estaba completamente solo. Si, era bastante tarde ya, pero no tenía nada de sueño.

Estaba leyendo algunos formatos gubernamentales, lo cual le estresaba al notar la estupidez que en ellos estaba escrita, cuando su teléfono celular comenzó a vibrar. Rápidamente lo tomo y contesto la llamada.

—Hola México. — Era Rusia.

— ¿Qué tal? ¿Qué pasa?

—Bueno, debido a que me he comunicado con Cuba para arreglar algunos asuntos, él se ha tomado la libertad (y espero no te moleste) de comentarme acerca de tus cuestiones sobre la Unión Soviética— Muy bien, perfecto. A México le alegraba que por lo menos no tendría que iniciar el tema. — ¿Te gustaría venir a mi casa, y platicar sobre el tema?

—Claro, me alegra que tomes la iniciativa, mañana mismo compro el boleto de avión…

—No será necesario. Eres mi invitado, México, me encantaría que aceptases que yo pase por ti. Claro, solo te pediría que ya estés en el aeropuerto.

México no entendía de donde venia tanta amabilidad por parte del ruso, normalmente era más tímido, además, ¿su voz no estaba  un poco más gruesa? Hasta parecía que se había aprendido todo lo que dijo de memoria.

—Bien, pues… allí estaré. Nos vemos mañana Rusia.

Colgó la llamada y miro fijamente su papeleo de vuelta, aunque realmente no estaba leyendo. Su mente estaba perdida acerca del tema que hace poco había abordado con su amigo el euroasiático. Era muy extraño, ¿para que querría Rusia hablar de la Unión Soviética con él?

Y de repente, como si fuese la única opción en todo el rompecabezas, pensó…

—“¡ES EXNOVIO DE ELLA!”

Si. Así es.

Se levanto con un entusiasmo terrorífico ¿mañana que pasaría? Ojala que no se diera una pelea, no le gustaba pelear… estando en sus cinco sentidos, claro.

No valía la pena pensar en eso. Lo que pase, que pase y punto. ¿Qué más da si peleaban? El amor lo valía todo.

º/º/º/º/º/º/º/º

Por primera vez en su vida, no se había quedado dormido. Estaba entusiasmado, y a la vez acomplejado. Angustiado era la palabra.

Tenía puesto un abrigo que se veía muy calentito, esperaba ya en el aeropuerto, sentado en una de las bancas mirando la pista desde el cristal.

No veía al ruso por ningún lado, y tampoco era demasiado importante verlo, pero, ¿a qué hora le había dicho que fuera? A las ocho ¿Qué hora era? Las nueve. Tenía la razón de estar un tanto nervioso.

Un avión sin logo apareció en una de las pistas, el lo observo inmediatamente, esperanzado de que fuese su amigo. Acertó.

Tras haber detenido la aeronave noto como una puerta se abría, y de ella, la grandeza de Rusia, mirando por toda la pista en busca del mexicano.

México rápidamente se acerco al ventanal y agito su mano, esperando que el ruso lo observara. Rusia notó el alboroto y rápidamente señalo a su amigo para que sus conductores fueran a recogerle.

México apenas y llevaba una pequeña mochila con algunos cambios de ropa, no sabía cuánto tiempo estaría en casa del ruso, pero aun así prefirió estar prevenido.

Cuando los pilotos llegaron con él, México se asomo y noto que el ruso ya había entrado. Era un avión privado, según le hicieron saber. Cada vez se sorprendía más de la riqueza que el ruso tenía.

Al entrar México un agradable aroma invadió sus fosas nasales. De inmediato supo que se trataba de la colonia de Rusia, sin querer conocía su olor.

—Buenos días, México. —Rusia se encontraba sentado en uno de los asientos, le miraba con una sonrisa.

—Buenos días…—México dudo un momento en entrar sin más, pero después dio largos pasos hasta donde el ruso se encontraba.

Rusia hizo una señal al asiento que había frente a él, México obedeció y se sentó en él.

Durante el trayecto a Rusia (lo cual ocurrió en cinco horas, gracias a la magnífica maquina volátil que el ruso tenía) tomaron temas variados, ninguno realmente importante.
Los nervios estaban carcomiendo la mente del mexicano, y la verdad era que por mucho que intentaba disimularlo el ruso se había dado cuenta.  La forma en la que sus manos temblaban no podía ser otra cosa.

Llegaron. Finalmente habían llegado.

Tomaron una limusina a casa de Rusia. Normalmente este solía utilizar un simple taxi, pero quería intentar mostrarle a México lo mejor que tenía, y lo estaba logrando.

Entraron a la mansión. Apenas sentarse y la tensión ya estaba encima de ambos.