antonio carbajal

Tu culpa

Todo es tu culpa, o mía quizá.

Mía porque dejé en tus manos ríos de expectativas, y tuya porque ni siquiera sabías que tenías agua entre tus dedos

Mía porque te considere cuando no tenía que considerarte, y tuya porque, aún considerandote, no te considerabas nadie.

Mía porque creí que eras, cuando realmente no lo eras; y tuya porque nunca fuiste siquiera lo que tú querías ser.

Mía por escribirte cosas que nunca leerías, tuya porque nunca leerías esas cosas que nunca nadie te escribió.

Mía por saludarte el primer día, tuya por comenzar la charla pocos segundos después.

Tengo la misma responsabilidad de aprender de este pasado tortuoso, mismo que yo solo creé.
Pues la culpa siempre fue mía, por sufrir por ti; y tú nunca la tuviste, pues nunca supiste que sufría por ti.

- Antonio Carbajal

Blog: demencias-idilicas

¡Ama!

…Así que te pido que ames y que ames con todas tus fuerzas aunque no sea el indicado.
Ama con locura, letras y cafeína.
Ama con besos, atajos y a escondidas.
Ama con poca ropa, acostada y sin cobijas…
¡Dios! ¡Ama como quieras pero, AMA!
Conviertete en alguien inolvidable con quien se te cruce en tu camino, por favor…

- Antonio Carbajal.

Blog: demencias-idilicas

Watch on lacatedral.tumblr.com

México, dicen, es tierra de arqueros. La gente se acuerda del histórico Antonio Carbajal, del payaso “Chapulín” Campos, de la mentira “Conejo” Pérez y del actual Francisco Guillermo Ochoa, que, bueno, tapa bien.

Así, lo que vieron los hinchas mexicanos el último fin de semana no estuvo fuera de esta tradición. En el partido entre Morelia y la UNAM, un querido hincha mexicano, muy chingón y barrigón, se lanzó para agarrar un balón con muy mala suerte.

El muy avispado quería robarse la atención de las cámaras y lo consiguió: no sólo no pudo agarrar el balón, sino que cayó y se estrelló contra unas sillas de la tribuna. Pobre, sólo quería un balón y se ganó un golpe y la burla (nosotros hubiéramos hecho lo mismo) de los hinchas a su alrededor. 

“¡Qué bárbaro!”, como dice este narrador mexicano. De quien también se pueden burlar, por supuesto.

El fútbol mexicano es muy aburridor. Pero este hecho nos llamó la atención. Ríanse, nosotros no hemos dejado de hacerlo.

Te quiero querer

Si quieres te quiero y nos queremos,

Querernos sin miedo es lo que más quiero.

Querida, te quiero sin medida.

Te quiero para querer a los animales.

Te quiero para querer a la vida.

No quiero sonar molesto,

Pero lo que si quiero, es que me quieras como yo te quiero,

Y así querernos para siempre,

Para así querer a todo lo que tiene que ser querido.

Quiéreme, y te prometo que te querré más fuerte siempre;

Pero si no quieres quererme no insistiré.

Si no quieres quererme entonces no te querré.

- Antonio Carbajal

Hola, espero que te haya gustado. Si quieres leer más cosas así puedes seguirme en mi blog: demencias-idilicas

Gracias por leerme.