angel of mine

NUESTRO PEDACITO DE LOS ÁNGELES - { CAPITULO2 - "Simplemente Amigos" }

Ama como puedas, ama a quien puedas, ama todo lo que puedas. No te preocupes de la finalidad de tu amor. -Amado Nervo

“Nos estamos distanciando,Willy”

“La distancia no es un problema, Vegetta”

-

“Que bonito, como tú”

“Yo no quiero que esto se acabe nunca, Vegetta”

“¿Yo o youtube?”

“Tu, tu, Youtube es lo de menos, tu eres lo importante”

-

“¿Qué estoy pensando ahora mismo?”

“Que me quieres”

-

“¿Piensas en mi, Willy?”

“Pienso en ti todos los días”

-

“La cama huele a ti, Willy”

“Tu si que hueles a mi”

-

“Tengo todo lo que quiero menos a ti, Vegetta”

-

‘Lo mato, yo lo mato. Tiene un morro que se lo pisa. Llevo días rayado con el tema y aún así me dice todas esas cosas, de verdad que ya no sé si lo hace por hacerse el gracioso cuando grabamos, si le gusta liar a las personas que ven los vídeos o si me quiere liar a mi, pero cada vez es más difícil no pensar en ello.’

Willy se encontraba en el gimnasio ejercitando los pectorales ayudado de una máquina de gran volumen que consistia en traer en frente suyo dos brazos mecánicos.

Desde que viniera a Los Ángeles había ido algunas veces al gimnasio con Luzu el cual era un habitual por allí pero nunca había ido él solo, esta era la primera vez. La causa había sido la necesidad de desahogarse, no aguantaba ni un minuto más estar sentado en el escritorio sin nada que hacer después de grabar los vídeos del día, necesitaba mantenerse ocupado en no se le ocurría mejor forma.

Tras estar una hora y media en el gimnasio decidió que ya era suficiente y se fue a las duchas, se despojo de las ropas sudadas y se metió debajo de la lluvia artificial notando como sus músculos se relajaban y le empezaban a pesar los ojos del cansancio.
Salió, se secó y se vistió para tomar rumbo hacia la casa que compartía con la persona que le quitaba el sueño por las noches para su desgracia.

Al abrir la puerta principal se encontró con Vegetta dormido en el sofá del comedor, tenía un aspecto relajado con una barba de tres días en su calmado rostro, Willy se obligó así mismo a apartar la mirada de aquella escena. Nunca había negado ese tipo de sentimientos hacia nadie, pero nunca se había tenido que enfrentar a algo así.

Desde el comienzo de su adolescencia se dijo a sí mismo que no se fijaría en cosas que él consideraba triviales, como podía ser el género de una persona, a la hora de enamorarse, aunque luego más tarde notara que la química que tenía con las mujeres venía a ser prácticamente nula, y que en las clases de Educación Física en el colegio no podía evitar observar la anatomía de sus compañeros en lugar de babear por las chicas como hacían el resto de chicos.

Pero lo que tenía con Vegetta era platónico, eran amigos y les gustaba grabar vídeos a pesar de que no pasaran demasiado tiempo juntos salían de vez en cuando y se lo pasaban bien. Pero ahí terminaba todo, o eso se repetía una y otra vez Willy.

Si alguién le preguntase si había estado observando los labios de Vegetta más atentamente de lo normal o si se reía de todo a pesar de que no tuviera gracia alguna, lo negaría rotundamente. Seguía siendo él mismo y no, definitivamente no se le escapaba alguna que otra risa nerviosa cuando Vegetta insinuaba cualquier cosa más que una simple amistad a la hora de grabar las series que compartían.

_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_

Sonaron dos golpes en la puerta de la habitación de Willy antes de que un Vegetta con cara de sueño entrara.

-Hombre, Willy ¿A donde te habías ido, compañero? -preguntó Vegetta mientras se sentaba a los pies de la cama donde se encontraba tumbado su compañero de piso.

-He ido al gimnasio - dijo Willy sin apartar la vista de su teléfono.

-¿Estaba Luzu? Me podrías haber despertado que hace días que no lo veo.

-No, he ido solo. -Respondió Willy fingiendo desigualdad.

-Hey, chiqui… Hace días que te noto raro, ¿Estas bien? ¿Quieres hablar de ello?

Ahí estaba, ahí estaba lo que Willy odiaba, que le pusiera motes y le tratase de una manera cariñosa para luego bromear sobre ello en los vídeos, pero a pesar de haber cogido manía a esta costumbre no podía evitar que un escalofrío le recorriera la espalda cada vez que escuchaba a Vegetta poner esa voz melosa que apenas parecía un susurro para sus oídos.

-Mmm si, tranquilo, no pasa nada. -dijo Willy incorporándose en la cama.

-Willy, en serio, llevas bastante tiempo comportandote asi, a mi no me engañas yo sé que a ti te pasa algo, no me mientas. - dijo Vegetta mirando a Willy atentamente esperando un respuesta.

-¿A qué te refieres con 'comportandome así’ ?

-Pues a qué estás más callado últimamente y no sé te noto como distante a veces, es como que te metes en tu propio mundo y es difícil sacarte de él, es más en este último mes no hemos salido a penas y casi no nos vemos para comer y echo de menos a mi amigo.

Amigo, siempre amigo, pero Willy también se refería a él como un amigo, entonces ¿Porque le molestaba tanto cuando lo decía Vegetta? ¿Porque le sabía tan agrio? ¿Porque hacía que el estómago le diera un vuelco?

Era consciente que hacía un mes que llevaba ignorando esa vocecilla en su cabeza que le gritaba que estos sentimientos podrían ser una señal de algo más, ¿Porque tenía tanto temor a admitir que a lo mejor podía sentir algo más que una simple amistad hacía Vegetta?

-He estado pensando demasiado, perdona, es que se me ha juntado todo, ando bastante liado con los vídeos últimamente y en dos semanas iré al evento de Youtube L.A y habrá mucha gente y estoy algo nervioso. -Willy se levantó de la cama mientras decía medias verdades, sí, estaba nervioso por el evento pero no era lo que le había estado carcomiendo por dentro día sí y noche también.

-Ven, dame un abrazo,- dijo Vegetta mientras se ponía de pie en frente de Willy acercándose lentamente con los brazos extendidos.

Vegetta rodeó la cintura de Willy con sus fuertes brazos y lo atrajo hacía él mientras un Willy dubitativo hacía lo mismo rodeando los anchos hombros del mayor con sus brazos y escondiendo ligeramente la cabeza en el cuello de Vegetta e inhalando su familiar aroma, ese al que olía su habitación y su ropa, sus sábanas y su todo, ese aroma embriagaba las fosas nasales de Willy cada vez que se acercaban un poco más de lo normal.

Cerró los ojos atesorando ese abrazo como si fuera el último. Cuando se separaron sus caras quedaron a centímetros la una de la otra…


-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

PERSONITAS!! Tengo que avisar que la tengo subída también en Wattpad (@asgayasme) pero como no veo nada de apoyo me temo que tendré que cancelarla :/