andrea carta

Te vi follar y fallar, y no sé cuando me gustaste más. Si cuando te contemplé proclamándote dios o cuando te observé confesándote humano.
—  Andrea Rivera (Cartas para Él)

Simplemente, no soy de este mundo…Yo habito con frenesí la luna…No tengo miedo de morir; tengo miedo de esta tierra ajena, agresiva… No puedo pensar en las cosas concretas; no me interesan… Yo no sé hablar como todos. Mis palabras suenan extrañas y vienen de lejos, de donde no es, de los encuentros con nadie… ¿qué haré cuando me sumerja en mis mundos fantásticos y no pueda ascender? Porque alguna vez va a tener que suceder. Me iré y no sabré volver. Es más, no sabré siquiera que hay un “saber volver”. Ni lo querré acaso.

Alejandra Pizarnik. Recuerdo de Alejandra por León Ostrov. Publicado en el Suplemento Cultural de la Nación en 1983. Incluido en el libro Cartas entre Alejandra Pizarnik y León Ostrov (París; 1960-1964). Edición de Andrea Ostrov.

Bella. E non è solamente bella. Appartiene a quella categoria che dalle nostre parti, una volta, era chiamata di “fimmine di letto”. Ha un modo di taliarti, un modo di darti la mano, un modo d’accavallare le gambe, che il sangue ti si arrimiscolia. Ti fa capire che sotto o sopra un linzolo, potrebbe pigliare foco come la carta …
(Andrea Camilleri)