anómalos

La verdad es que no todos los días tenemos ganas de sonreír, hablar y actuar como si la vida fuera perfecta.
Yo solo espero que me mires a los ojos y me digas que vamos a tener días buenos y días horribles, pero que al final de todo siempre vamos a estar juntos, el uno para el otro.