amor cobarde

Te echo de menos ¿y a quién se lo digo? Le grito al viento, a las nubes, al cielo, a las cuatro paredes de mi cuarto; pero parece ser que no es suficiente. Lo grito bajo el agua y en las montañas, se lo chillo a desconocidos… Y aún así me falta valor para decírtelo al oído.
—  Srta Tass.
Cuando se trata de amor no debe de haber lugar para la cobardía. O lo arriesgas todo o mejor no des nada.
—  Recovecos de mi alma
En este mundo de cobardes inteligentes yo prefiero ser una estúpida valiente.
Es sencillo: o amas o no amas. Yo elijo amar.
Qué pereza andar a medias con miedos.
No hay tiempo para eso.
—  Psicotinta.
Quizás ella cree que la he olvidado
pero no es cierto, a cada lugar que voy la recuerdo.
Recuerdo por ejemplo como solía caminar y movía su cabello de manera curiosa, su sonrisa y ese sonido tan peculiar que hacía con los labios, sus manos, que siempre andaban frías… y su mirada que me llenaba de alegría. Ella cree que soy un idiota que la utilicé y ahora me río sin ella, pero sin tan solo supiera que sí, soy un idiota pero ¿utilizarla? eso nunca y lloro por estar lejos de ella. Todo a mi al rededor me recuerda que tuve a la chica más hermosa a mi lado y que la perdí. La perdí y no fue solo por idiota, fue más que todo por cobarde, por no tener el valor de cuidarla y protegerla, hacerla única entre todas esas y enseñarle que sí podía respetarla, la perdí por miedo a entregarme a un amor con el suyo, tan puro y sincero, por creer que no estaba a su altura, la perdí por ir regalando besos a otras chicas… sí, ¡lo admito! Fue un idiota y cobarde. Pero ella cree que la he olvidado cuando todo el universo me la recuerda. Sé que no me perdonará, ni mucho menos me leerá. pero Ustedes que me leen, sepan que seré todo lo que quieran, capaz hasta les recuerde a un canalla con el que estuvieron, pero sí la ame… a mi modo, no perfecto. Pero la ame. Solo falle.
—  Brenda Ramírez. 
Cariño te escribo estas líneas pensando en nuestro fin, lamento hacer esto, tal vez pienses que todo va bien pero lo cierto es que no.
Hay tantas cosas que duelen, sabes odio que hables de mi sobre peso, de mis imperfecciones, que te burles de mis acciones, de todo aquello que no domino. Odio que no veas lo jodido que es estar todo el tiempo sonriendo, sonriendo para que tú lo hagas, no sabes lo difícil que es escribir un maldito mensaje de madrugada, cuando no hay inspiración, no sabes lo jodido que es tener que moldear mi tiempo a tu conveniencia y cuándo te observo no veo emoción alguna, no estás feliz. y por supuesto que no cruzarías un océano por mí, ni siquiera una llovizna, estás muy comodo siendo tú, que te olvidas de mí, así que es una mierda todo esto a lo que yo he llamado amor, algún día esto llegara a tus manos, algún día dejare de ser cobarde y por fin lo gritaré, sabes muy bien que no soy ese tipo de persona que  exige afecto, comprensión y detalles, eso debe venir de ti, eso es amor dejar ser a la otra persona y tú, tu haz sido quien mas daño me ha hecho.