Carta para ella...
  • Han pasado ya algunos años desde la última vez que hablamos, quizás tu no me recuerdes, pero yo recuerdo todo de ti, recuerdo que decíamos que nada nos iba a separar y que siempre íbamos a ser amigas, hicimos una promesa ¿recuerdas? En fin... solo quiero que sepas que te extraño, demasiado de hecho... últimamente me siento muy sola, han pasado algunas cosas que me gustaría contarte, la mayoría son malas, pero se que lo entenderías, y tal vez me regañarías un poco, pero al final... se que me darías una de esas miradas que dicen "Te quiero y lo sabes" y me darías un gran abrazo...
  • Por si alguna vez lo llegas a leer (que yo se que nunca lo vas a hacer) te quiero, y extraño cuando hacíamos todas esas tonterías juntas, extraño todas las risas, y cuando de vez en cuando llorabamos, y extraño cuando podía contar contigo.. incluso extraño cuando nos peleabamos por cualquier tontería...
  • Bueno, espero que estes bien mi amiga otaku...
Quando Deus nos promete que nunca ficaremos sozinhos, nosso coração as vezes teme e desconfia. Quando Deus nos diz que existem amigos mais chegados que irmãos e ja sofremos uma série de traições e decepções, temos medo. Mas Deus é tão incrível que manda pessoas especiais para estar conosco nos momentos tristes e felizes, pessoas bondosas, gentis e até mesmo muito parecida com você, que suporta a dor dela pra consolar a sua e vice-versa. Amizades assim, faz a vida valer a pena e nos faz agradecer a Deus por tal coisa. Deus nos dá amigos mais chegados que irmãos e como já dizem por ai, o que é firmado em Deus é eterno, e nada destrói isso.
—  Sobre minha amiga Pequena.
La mentira
la pura mentira
la vida no es tan fácil
“relajate que no pasa nada
todo se acomoda”
¡mentira!
No es así
o sí
pero no es fácil relajarse
o sea
se sufre
totalmente
entonces, no sé
sufrilo
que todo se va a acomodar
siempre se acomoda
pero también se desacomoda
es que es así
yo no te puedo mentir
la vida es constantes altibajos
entonces sé feliz
mientras puedas ser feliz
y si sufrís
acá tenés mi hombro para llorar
no lo vas a usar
lo sé
porque tenés orgullo
pero acá tenés un amigo para putear
y desahogarte
y romperte
y sentirte un poquito mejor
yo
para vos
perdón
ojalá pudiera ser mejor.
—  Consuelo - Emiliano Medero.