alucinao

Los secretos mapuches

En Chile, los médicos brujos mapuches empleaban un árbol alucinógeno de la familia de la belladona, llamado latué o Árbol de los brujos . También la tupa o Tabaco del diablo y los frutos del árbol del keule, además del arbusto taique, el chamico, el tóxico shanshi, los frutos de la Hierba loca y el taglli.

La antropóloga chilena Carmen Olivos publicó este año una detallada investigación sobre el uso de plantas alucinógenas por parte de los mapuches. En ella destaca el hallazgo en 1997, en el sitio de La Granja, cerca de Rancagua, de unas 600 pipas usadas por mapuches que, tras ser analizadas en Estados Unidos, indicaron la presencia de un vegetal alcaloídeo que podría corresponder al cebil o el latúe, pero en ningún caso al tabaco. Olivos destaca otra investigación realizada en 1971 que registró el temor que la población nativa parecía sentir hacia el latúe y su cualidad como vehículo para la comunicación con el otro mundo. De allí el celo con que se guardaba su utilización y dosis: era una planta de machis.

Conocida desde el siglo pasado como una planta extremadamente venenosa, se dice que los mapuches esparcían latúe en el agua para aletargar los peces y que fueran presa fácil. Olivos cita también al sacerdote capuchino Ernesto de M sbach, quien indicó que el latúe correspondía al mismo tipo de vegetales perseguidos por la iglesia en toda América por su cualidad de tener al demonio dentro: Vegetal diabólico; una de las plantas más tóxicas del país. Su infusión trastorna la mente y quebranta su resistencia contra intenciones torcidas y hasta causa la muerte , relató el cura en sus apuntes coloniales.

La antropóloga se pregunta en su investigación: ¿Qué sería lo que fumaban los mapuches en su infinidad de pipas tan expresivas? ¿Cuál fue la realidad del tabaco del diablo, del casi extinto keule, o de esas variadas especies citadas por los botánicos? ¿Qué implicaciones tiene el hecho de que haya tantas especies psicoactivas en la Araucanía? ¿Cómo podemos saber la concepción que tenían ellos del delirio o más bien del estado que producen ciertos psicoactivos? ¿Cómo los diferenciaban, y en qué repercutían estas diferencias?

Ya saben chiquillos, recurran a su machi y calcu mas cercano, la ley lo ampara.