alroca01

6

Fábrica de Longaniza y Piqueteadero Robertico

Dirección: Cr 2 # 5 - 135 (Sutamarchán, Boyacá)
Teléfono: 3103246497 - 7251462

No sé si sea la mejor longaniza de Sutamarchán, pero las dos veces que he visitado el pueblo siempre termino en la Fábrica de Longaniza y Piqueteadero Robertico. La misma gente del pueblo la recomienda. 

No hay nada para decir sobre este plato, aparte de que es un hermoso graserío. Es una picada para dos que trae morcilla, plátano maduro, arepa boyacense, carne, guacamole, chicharrón y longaniza, la razón de ser de esta visita. 

Lo que más me gusta de la longaniza de este lugar es que la dejan en su punto: ni muy grasosa ni como suela de zapato. Es tostadita y de toda la picada, sin duda, fue lo que más disfruté. 

En Foursquare encontré algunas quejas sobre el mal servicio, pero como aquí solo cuento lo que me pasa, pues digo que no, que a mí me fue muy bien.

Entonces vaya a Boyacá, pase por Sutamarchán y péguele a la longaniza, pero está advertido: si tiene un evento importante le recomiendo no ir, porque el barro en la nariz pre-evento, no falla.

Menú

Picada para dos: 20.000 pesos

7

Glück

Dirección: Cr. 6 Nº 14-98 Local 101-102
Teléfono: 3416918

No es tan fácil de encontrar, porque está refundido dentro de uno de los edificios que rodea el Parque Santander, pero si llega es una opción decente para salir de la rutina del almuerzo ejecutivo.

Hay dos opciones de combo: sánduche o ensalada, que es lo que uno generalmente pide aquí. El primero viene con gaseosa o limonada, papas de paquete y sopa. El segundo viene con el mismo tipo de bebidas y sopa. 

De las tres opciones de sopa que dan, les aconsejo la de lentejas, pues trae buenos pedazos de carne desmechada. Muy sabrosa. 

Para hacer los sánduches y ensaladas la dinámica es escoger de la barra los vegetales que uno quiera, porque la proteína ya viene predeterminada día por día. Así, pues, los combos varían en cada día de la semana. Un día todo puede girar en torno al pollo y al otro el roast beef llega a ser el rey. Por lo general siempre pido el combo de sánduche, pero si va el lunes y está en una onda medio light, le recomiendo el combo de ensalada, que, aparte de los vegetales, viene con jamón, tocineta y pavo.

Menú

Sánduche de roast beef
Media sopa
Papas
Gaseosa, agua o limonada
Precio: 14.200

Ensalada club: jamón, tocineta, pavo y vegetales
Media sopa
Gaseosa, agua o limonada
Precio: 13.500

7

Arriesgarse y no morir en el intento

Giuseppe Focacceria

Villa de Leyva (Boyacá)
Dirección: calle 14 #9 - 35
Teléfono: 3133704597

Muchas veces funciona aquello de entrar al restaurante que más comensales tenga. Eso es ir a la fija. Pero de vez en cuando uno toma riesgos que salen caros o que, por el contrario, logran sorprenderte.

Mi esposa y yo llegamos a un restaurante vacío, un lugar donde, aparte de la cocina, cabía una mesa, la barra y un par de sillas. Sin embargo, el sitio tenía algo acogedor que nos llevó a esta aventura de comer sin gente.

Giuseppe Focacceria abrió sus puertas el primero de diciembre del 2012. El dueño, Giuseppe, nació en el sur de Italia, pero vive en Colombia hace 6 años. Montó este restaurante yo no sé por qué, pero el caso es que tiene una sazón muy buena. Ese día, con un antojo tremendo de pasta, pedimos pasta, claro está. No tenía más secretos que estar bañada con una hermosa salsa napolitana hecha en la casa y un poco de ají, hecho también por su dueño. 

Antes de esto, como entrada pedimos una focaccia y algo muy raro pasó: había salido hace unos minutos del horno, pero ya no estaba caliente, tiraba a ser medio tibia casi fría, pero el sabor era impecable. 

Cuando apenas nos servían la pasta llegó una pareja de señores, que se sentaron en la barra, y luego una mujer que recogía un encargo de pasta para doce personas. El restaurante, así, ya lucía lleno y eso nos dio la tranquilidad de haber escogido el lugar correcto. Sin conocernos, los cinco clientes que llenábamos el restaurante fuimos amigos por un rato, opinamos de lo hermoso que estaba el pueblo, reflexionamos sobre un par de cosas de la vida y el mundo, y también de otras anécdotas sobre el estar recién casado. En fin.

Yo repetiría la visita a Giuseppe, y aunque la pasta estaba de cocción un tris pasada de su punto, o mejor, del punto que a mí me gusta, volvería a comer en su restaurante una vez más y a ojo cerrado.

Menú 

1 Focaccia
2 platos de pasta con salsa napolitana
1 vaso de vino
1 cerveza
Total: $44.000

ANDANTE

Pasta sinfonía: la opción es con pollo o jamón. Yo la pedí con pollo. Además tenía aceitunas, queso, encurtidos y balsámico.

Precio: $16.700
Dirección: Cr 3a Nº 10 - 92

Opinión: muy rica, aunque el lugar no es barato. Este plato te deja lleno, pero es de los pocos. Generalmente, quedas con un huequito que te toca llenar con un postre.

2

EL EJECUTIVO

Almuerzo ejecutivo: sopa de ajiaco, croquetas de yuca, carne molida, arroz, ensalada y limonada.

Precio: 8.000  
Dirección: Cr 5 Nº 12b - 54 

La Candelaria es un buen lugar para invitar a comer a una amiga, a la novia o a una hembrita, ¡la hembrita! Pero este restaurante que hoy les traigo, definitivamente, no es el indicado. Es el típico almorzadero ejecutivo, que de ejecutivo no tiene nada, pero que es un desvaradero de lujo. Y como buen desvaradero no es que sea de lujo, no, sino que cumple con los requisitos adecuados para el final de mes, antes de la quincena.  

Es un almuerzo muy sencillo, pero de buen sabor, y para tener el precio que tiene sale muy bien librado. Por supuesto, esto es zona universitaria y sería absurdo montar un restaurante tipo Criterión allí, por eso felicito a su visionario dueño que le apuntó a un público objetivo y con gran éxito, porque eso sí, la gente no le falta.

También hay platos a la carta, pero recomiendo sobre todo el almuerzo ejecutivo, el del día, el normal. La única vez que pedí plato a la carta, por ponerme a improvisar la cosa no salió bien y quedé con un sinsabor. Por eso, ahora voy a la fija. 

Aunque pensándolo bien, lo que dije al principio no debe ser así. Lleve a su hembrita a El Ejecutivo, pruébela y si pasa el reto no la lleve a Criterión, déle una vueltica por Donde Ana María, la exquisitez guerrera de la zona. Pero sobre este último les contaré en la próxima entrega… 

6

LA TARTERÍA, tradition française
Dirección: Cr 4 Nº 12 - 34

Todos tenemos derecho a una segunda oportunidad. Así, pues, esta vez
se la daré a este restaurante que en mi primera visita no se portó del
todo bien, pero digamos que podemos olvidar esto y concentrarnos no
tanto en el lugar, sino en el plato de hoy.

Una amiga me contó que la hamburguesa estaba muy decente y por eso
volví.  Son 100 gramos de carne de res con queso, lechuga, tomate,
salsas, papitas a la francesa y una ensalada muy sabrosa. En el precio
está incluida la gaseosa o la limonada.

Es una buena combinación, sobre todo para los que se sienten pecadores
cuando comen chatarra – aunque no es mi caso-, porque la ensalada le
da un buen balance a este plato que no tiene mayores pretensiones. Si
al final le falta algo dulce, pague 11.800 y pida el postre del día.
Bueno amigos, aquí les dejo este dato, pero, quedan advertidos, no
respondo por nada más.

Menú

Hamburguesa con papas a las francesa, ensalada, limonada o gaseosa
Precio: 10.500

El mismo menú con postre: 11.800

10

Casa Colonial
Hotel boutique - Restaurante

Dirección: calle 11 Nº 2 - 32
Teléfono: 3411884 - 3422672

En una reunión de varias personas y con una carta variada, lo mejor era optar por la fácil: una buena pizza. Había un buen abanico de sabores como para que todos quedáramos satisfechos, así que a comer. 

La masa delgada y crocante, y una diversidad de ingredientes frescos, hizo que la pizza de Casa Colonial se convirtiera, de ahora en adelante, en una buena opción para almorzar. 

Una de las cosas anecdóticas es la pizza de papa, algo extraña, rica, pero nada del otro mundo. Vale decirlo. Son ocho pedazos que se disfrutan, pero no es, claramente, lo que te hace volver.

Tal vez algunas, o algunos, puedan regresar por la presencia de una nutrida colonia italiana. El dueño y el mesero eran italianos y, tal parece, que es un lugar de encuentro de esta comunidad, según pude advertir ese día. Sin embargo, puede que todo esto solo haya sido mera coincidencia, así que si va y solo hay colombianos, queda advertida(o).

De resto, no hay nada anormal para contar, excepto el cuidado que se debe tener con el ají, que si bien es muy sabroso, en exceso te puede dañar la pizza si el picante no es tu fuerte. Pero, en conclusión, recomendaría este lugar para pasar un buen rato y comerse una pizza sin mayores protocolos. 

Menú

Di Patate: crema, mozzarella, lonjas de papa, parmesano
Precio: 14.000

4 stagione: salsa napolitana, mozzarella, champiñones, alcachofas, prosciutto, aceitunas.
Precio: 19.000

Salame: salsa napolitana, salame, mozzarella.
Precio: 19.000

10

MARÍA CANDELARIA

Sopa de tomate y orégano, acompañada de pan caliente. 
Pechuga de pollo de 250 gramos, rellena de queso mozzarella, salsa de queso y berenjenas asadas.
Jugo: limonada con yerbabuena, jengibre y lulo.

Precio: 19.400 (incluye todo lo anterior). 

Cuajada al horno: 5.000 (olvidé apuntar el precio exacto de esto, pero estoy seguro de que no pasa de esta cantidad).

Dirección: Cr 4 Nº8 - 58
Teléfono: 3154963920

Como no tiene una gran fachada, la gente llega por recomendación. Pero todos pisan el lugar prevenidos, pues una característica de este restaurante, aparte de su comida, es el genio de la dueña. Ella, que ni idea cómo se llama, es una viejita que aparenta ser buena gente, pero al medio día no es el mejor momento para tratar de descubrir si en realidad lo es.

Sin embargo, en mi última visita (era la segunda) todo empezó bien. Nos recibió J, como le dice la dueña a su esposo, un viejo buena gente pero sumiso. Claro, como íbamos prevenidos, todos estábamos atentos a los comentarios de la señora. Y sí, en algún momento ella esbozó con una corta frase lo que podría pasar si nos salíamos de su rígido esquema de atención, pero en realidad no fue como para pararle muchas bolas.  

El pedido empezó a llegar. Primero, una sopa de tomate, que a diferencia de la crema era eso, una sopa. Y hago hincapié en el tema de la sopa, porque cuando uno se imagina algo de tomate líquido lo primero que piensa es en la típica crema. Pero en este caso, se ven los pedacitos del tomate y hasta las semillas. Es muy sabrosa, y el orégano le da el toque. Y así como uno acompaña la crema con algo - papitas fosforito, por ejemplo - esta sopa se puede acompañar con un pan delicioso que hacen en la casa. Calientico. 

Luego llegó el plato fuerte: la pechuga rellena de berenjenas y queso. Yo me lo gocé de principio a fin, pero en realidad no es nada del otro mundo, solo que quién no disfruta esta mezcla de ingredientes al horno… Imposible no hacerlo. Exquisito. Tal vez el único detalle negativo es que la paila en la que traen el plato, que es de acero, llega con la temperatura de una tormenta solar. Pero igual no se preocupe, que así tenga cuidado se va a quemar.

Por último llegó el postre, que es maravilloso y, al igual que el plato fuerte, no es nada del otro mundo. Pero una cuajada al horno con melado va diez pasos más adelante que una normal, porque por fuera el calor la vuelve crocante y eso es sencillamente celestial. El postre llega en una paila igual de caliente, así que no se preocupe porque también se va a quemar.

Por todo esto, y porque los ingredientes y la filosofía del lugar van con el tema de la microbiología industrial, que no tengo ni puta idea para qué sirve eso en un restaurante, recomiendo este lugar. De todos modos, no olviden que la dueña es una pequeña fiera que no deja pagar el pedido de un grupo en cuentas separadas, que en dicho caso todos tienen que pagar una sola cuenta y después defenderse como puedan, que el viejo, su esposo, les ruega a sus clientes para que paguen de esta forma así hayan pedido cosas distintas, y que todo esto lo hace por miedo a que su vieja, la dueña, lo regañe delante de todo el mundo y le grite J no se qué, J si se más, como en efecto sucedió en esta visita; que ella o él, da igual, tienen su escritorio lleno de cuentas en pequeños papelitos, que no saben lo que es una caja registradora, ni mucho menos una factura, y que, sobre todo, no son comida rápida, como dice un letrero del sitio. Pero no se asusten, el lugar es bueno y, todo esto, lo hace hasta divertido.