allevoy

El rap del traductor de Google
  • El rap del traductor de Google
  • allévoy.com
  • Greatest Vic's
Play

¿Y si el traductor de Google un día se cansa de traducir nuestras mierdas y se rebela contra nosotros?

Cuando pensábais que lo habíais oído todo, bajo esta premisa absurda me paso a la música y creo “El rap del traductor de Google” (con las voces del traductor de Google, obviamente).

Disfrutad esta mierda si podéis.

Cuentos en un minuto: Los tres cerdos

Érase una vez tres cerditos, que en realidad eran dos cerditos y un loro. Al cerdito pequeño le gustaba la paja y estaba todo el día tocándose en su bonita casita de ladrillo, el cerdito mediano era pirómano y vivía en una casita de madera en la que le gustaba encender la chimenea y por eso su casita solía estar en llamas, y el loro comía pipas.

Un buen día, el lobo, que se aburría, decidió ir a visitar a los tres cerditos, que en realidad eran dos y un loro.

Y así fue a la casa del cerdito pequeño:

- Cerdito, abre, que estoy aburrido. – Le dijo llamando a su puerta.

- Déjame en paz, que me cortas el rollo. – Dijo el cerdito.

- Sí que eres un cerdo, sí. Ábreme o voy a soplar y voy a tirar la casa abajo. – Amenazó el lobo.

- ¡Pues muy bien! – Rió el cerdito con sarcasmo.

Y el lobo sopló y sopló y la casa derribó. Y el cerdito se corrió asustado y fue a la casita de madera de su hermano mediano.

El lobo fue tras él, y cuando llegó llamó a la puerta:

- Cerditos, abridme, joder, que estoy aburrido, vamos a hacer algo. – Dijo el lobo.

- ¡Socorro, mi casita de madera está en llamas! – Gritó el cerdito mediano.

- Si no me abrís la puerta voy a soplar y voy a tirar la casa. –Contestó el lobo.

- Pues mejor, tú sopla y así me apagas el fuego. – Rió el cerdito.

Y efectivamente, el lobo sopló y sopló y el fuego apagó. Y los dos cerditos corrieron asustados a ver a su hermano mayor, que no tenía casa porque era un loro y comía pipas.

Cuando el lobo los alcanzó se quedaron todos juntos aburridos. Fin.

Moraleja: Le vas a soplar a tu puta madre.