algunas de las tantas

anonymous asked:

#lossignosreaccionando a una carta en el cual se le declaran xd.

Ustedes saben que soy un asco haciendo estas cosas x-x pero lo intento:c Esto está basado en los estereotipos, guarden sus escopetas :’v

  • Aries: Esto debe ser una broma, ¿dónde están las cámaras?
  • Tauro: JAJAJAJAJA, no entendí el chiste.
  • Géminis: ¿Qué? , ¿le gusto a alguien? , ¿cuándo, dónde? , ¿por qué razón, motivo o circunstancia?
  • Cáncer: E-esto es lo más hermoso que me han escrito..
  • Leo: Una más para mi colección.
  • Virgo: Okay… no sé cómo reaccionar a esto. *explota por dentro*.
  • Libra: Me pregunto qué le habrá interesado de mí *se cuestiona a sí mism@*
  • Escorpio: Qué cosas escribe la gente, ¿no? *se avergüenza, pero en el fondo está feliz*
  • Sagitario: Corre por su vida.
  • Capricornio: Admiro la capacidad de algunas personas para escribir tanta mentira junta.
  • Acuario: *Le gusta, pero se esconde debajo de una mesa*
  • Piscis: Aww, ¡qué tierno! Me pregunto quién será; podríamos conocernos, empezar algo, casarnos y luego tener muchos hijitos.

Originally posted by gosto-de-voce-um-tantao-assim

-Cami.

Números, números y más números.

Nuestras vidas están hechas alrededor de un pedestal de números.

¿Por qué estoy haciendo esto? ¿Por qué, un domingo sin nada en particular, estoy al frente de mi computadora, tratando de levantar mi voz, una voz perdida y para muchos sin validez?

¿Me volví loca? ¿O toda mi vida lo he sido?

¿Pero, que es estar loco?

¿Estar fuera del estándar de “normalidad” que nos ha sido impuesto?

Una normalidad que pareciera que todos quisiéramos, y lo hacemos, lo cual lo hace todo peor.

¿Cuántas veces te has visto al espejo, haz mirado directamente en tus ojos y has deseado cambiar alguna parte de tu cara, tu cuerpo, tu personalidad? Han sido tantas las veces que yo lo he hecho, que en verdad no las podría contar, pero lo que si se, es que lo único que yo quería era ser esa persona perfecta.

A la que todos la llamaríamos una persona normal.

¿Pero dónde se relacionan la normalidad y los números?

Tristemente, en este mundo tan estropeado, cruel y aun así con una gota de belleza, esperanza para nosotros; los niños perdidos, estas dos palabras no son más que la definición una de la otra.

Eres un espécimen raro si no tienes más de 10 “me gusta” en tu foto de Instagram. ¿Soy la única persona que ha hecho lo que sea, solo por cambiar de la lista de nombres en los “me gusta” de mi foto a un simple número, que significa mucho más que una forma, un elemento creado desde casi nuestra aparición en la tierra?

Soy una víctima de los números. Y si no te habías dado cuenta, tú también.

¿Al llamarnos “victimas”, no sería nuestra misión, propósito, dejar de serlo? Luchar. Pelear. Cambiar.

¿Pero cómo? ¿Cómo carajos escapas del mundo que te ha sido dado?

Saber

¿Quieres saber que es vivir con esquizofrenia? 
Son voces constantes donde te dicen SOLO cosas negativas hasta algunas ocasiones de dicen que hacer y como es tanta la presión que ponen insistiendo tú haces caso
De ahi puedes estar en la cafetería con tus amigos y te quedas mirando algo fijamente ; comienza una alucinación, tu crees que sigues en la cafetería en tus amigos hablando de lo mas normal como siempre hasta que aparece algo extraño en esa realidad , no sabes como salir de esa realidad, tienen que despertarte ¿Es bonito estar alucinando y a veces no saber que es cierto y que no? Siempre tienes que ir preguntando si hablaron de eso o si paso alguna cosa que crees haber alucinado. 

¿Es agradable vivir así? Si vas hablar de esta enfermedad te pediré que pienses primero, no sabes como a veces puede ser el infierno y no sabes como controlarlo del todo.

Hace días pensé que veía tu cara en la cara de alguien más. Quizá eran sus ojos o su nariz o quizá era todo un espejismo, como el río en el desierto que nunca es real. Supuse que me habrías llamado, me habrías localizado para decirme que estabas en la ciudad. Toda esta arquitectura me sigue gustando tanto como a un turista, los nombres de las calles me siguen sonando a personas que ya no están, la lluvia no huele a tierra mojada, la lluvia es lluvia, agua que se desliza por los techos bien formados, no hay tejas que estén siendo comidas por los años, no hay tierra que me devuelva el olor de nuestras caminatas bajo los torrenciales de agua. Voy de un lado a otro, perdiéndome en lo angosto, sonriendo a más de alguna cara sin nombre. Una chica de labios cereza me miró y quizá eran tus labios… Me invitó a hablarle, pero las palabras no salieron. La plaza del sol tiene miles de caras que no se parecen a vos y desde cierta distancia todas son iguales y todas se parecen un poco a tu sonrisa aunque no sonrían. Entro en un café y pido un expreso. Mis manos llevan meses de estar frías, hay un piano en el café. Me imagino siendo un pianista que acaricia las teclas como yo cuando te sujeto de los hombros y sin decir palabras, tantas veces te dije que todo estaría bien. Soy el pianista de tu cuerpo, y me clavo en la última nota cuando te pienso. No te dejo escapar, no te dejo al silencio.

He escuchado tus palabras. Ya sé lo que pensás de los que dejan las cosas a medias y se van, pero dejar las cosas a medias no siempre significa dejarlas a esperas de un final. Dejar las cosas a medias es dejarlas para retornar a ellas cuando podamos seguir dandole días en los que puedan respirar, hacer que el aire de su atmósfera no se convierta en una carga pesada, dejar que los arboles broten para que ese bosque en donde habitan los deseos pueda seguir creciendo. Para que yo pueda volver a tocar tus hombros, deslizar mis manos por tu pecho y tocar las notas más tristes sin importar que la única pieza que me gusta se llame Tristeza, ¿quién quiere la felicidad?, si es tan dulce el sabor de esta melancolía. Cuando voy por las calles nuevas, imagino que saldrás de alguna de las tantas esquinas, voy con los ojos abiertos, buscando tu nombre o un nombre, cualquier nombre, cualquier cosa que me diga que algún día, en algún momento, nuestras iniciales podrán ser el adorno de alguno de esos arboles viejos.

Dicen que el pesimista atrae lo que le toca, pero ¿qué pasa si el pesimista niega serlo y dice “yo no soy pesimista, soy realista”? ¿Le echamos la culpa a la realidad?, el pesimista no es más que un realista que a veces deja las cosas a medias… Quizá las cosas que dejó a medias son las cosas que nunca merecieron pasar la línea de la realidad.

Mis pulmones están envejeciendo, mis horas te han dicho tantas veces adiós y ¿el por qué?, el por qué nunca llega a salir de la boca en forma de palabras, te digo cualquier cosa para tapar lo evidente, porque no quiero irme y no quiero que te vayás. Hace falta decir que las despedidas no marcan un final; que las despedidas nunca quieren decir adiós, es por eso que un adiós es tan difícil de ser pronunciado cuando entendemos que el cambio ha llegado. No marco finales, no daría despedidas si no fueran necesarias, no te diría adiós… Pero si supieras que decirte hola cada vez es más difícil que soportar estar en el vaivén, entre las olas y las ruinas que me lastiman los ojos cada vez que una tormenta acecha y te alejás. A mi nunca me enseñaron a jugar con el tiempo, a mí nunca me enseñaron a regalar el mismo sentimiento a dos bocas que en nada se parecen una de la otra.

Quizá esta es la parte más difícil, cuando aceptar y partir se convierte en el consejo que tantas veces he dado, pero que nunca quiero aceptar… No me voy para dejar un vacío que seguramente se llenara con otros nombres. No me voy para hacer que me recordés. Me voy para recordarte, para no perder lo único que me queda, el piano que siempre será mío aunque nunca he sabido tocarlo.

Paola Rivera - Crónica de un piano en un sueño

Es muy fácil enamorarse de una idea alimentada por lo que vemos en una pantalla y nuestra imaginación. Veo a una persona en un video, leo a una persona en una página, entro al mundo de un personaje en una serie o una novela, escucho las composiciones de un músico, me atrapa la pintura de alguna artista; hay tantas formas de experimentar las creaciones de las diferentes personas que comparten su creatividad en Internet, que seguido nos confundimos.

A veces pensamos que nos enamoramos de equis persona, que la conocemos, que la entendemos y que seguro nos comprendería y nos identificaríamos si nos conociéramos. Llegamos a pensar que es una pena que no nos podamos conocer porque parecemos creados para conectarnos. “No fue casualidad que encontrara esto, fue el destino que me está señalando a un alma gemela.” Pero no es así (tal vez un pequeño porcentaje de los casos sí podrían ser así, pero sería una cifra cercana a 1 en un millón), no estamos conociendo a una persona a través de las mínimas gotas que nos caen sobre esas personas y sus vidas. Hay que pensar en lo complejos que somos, en lo complejas que son nuestras vidas y comparar eso con lo que podemos ver de esa persona en lo poco que comparte en Internet. También debemos considerar que lo que nos comparte es una selección de sus obras, de su trabajo, y que eso implica ver el 0.00000001% de esa persona, porque ver su trabajo o su arte no es conocer a una persona. 

Hay personas que tienen la fortuna de pasar su vida entera con alguien a quien aman. Se conocen desde pequeños, se van acompañando en su crecimiento, se enamoran, se casan y se acompañan hasta su muerte. Estas personas mueren sintiendo que conocieron a su pareja a fondo y que nunca la conocieron del todo. Es complicado llegar a conocernos, a la perfección, a nosotros mismos a lo largo de nuestras vidas y si no podemos con nosotros conocer a alguien más resulta imposible. Tomando esto en cuenta la idea de conocer a una persona a través de unos videos, unas canciones, unas frases, unos libros, actuaciones, series o películas es improbable. 

Tal vez lo que ocurre es que nos enamoramos de una idea o una ilusión; tal vez nos estamos enamorando de nosotros mismos porque estamos proyectando nuestra forma de ser y de pensar en la imagen de alguien en Internet; tal vez nos enamoramos de lo que representan; tal vez es una atracción que estamos inflando; tal vez estoy equivocado y sí es amor; tal vez, pero no estamos conociendo a una persona, estamos alimentando una idea.

—  Reflexiones, Christian Guerrero.
Noche de fiesta / GB dibujantes.

*Momo – Mahim – Richard – Sai – Michael – Milo – Lans*

-

El sol se iba ocultando y los chicos debatían de que hacer un sábado a la noche, hace una semana atrás se habían puesto de acuerdo en concurrir a una fiesta en la que organizaba Michael, uno de los chicos más populares y gentiles de su grupo de amigos y por supuesto, muchas personas  irían. En la sala, mientras jugaban videojuegos, estaban Momo, Mahim, Richard y Sai, amigos desde hace ya varios años y como tenían momentos de diversión y tranquilidad también había momentos de tensión y peleas, ahora decidían si ir o no a aquella fiesta del cual ya solo quedaban unas horas de que se hiciera de noche y empezara todo.

Mahim ya se había decidido a ir, mientras hubiera alcohol y chicas allí estaría presente. Momo no tenía problemas en concurrir pero mientras Mahim estuviera en la misma fiesta no le quitaría los ojos de encima controlando que no termine tirado por ahí ahogado de borracho o se fuera con alguna muchacha en lo que siempre él interrumpía, no dejaba que nadie lo tocase, mas si llevaba alcohol encima y se olvidaría al día siguiente de lo que hiciera. Richard prefería quedarse en casa y leer un libro o estudiar, le quedaba poco para recibirse de medico pero ahora estaba de vacaciones, un día de fiesta no le vendría mal por lo que decidió esta vez seguir a los chicos. En cuanto a Sai, no tenía interés en ir pero Richard le insistió tanto que no tuvo opción de acoplarse al grupo, seguro sería una larga noche y ya lo presentía…

La noche llegó y ya todos se preparaban para subir al auto en el que Momo conducía.

- Venga ya! Que la fiesta va a empezar y nosotros aquí perdiendo el tiempo – Mahim refunfuñaba sentado en el asiento del copiloto.

- ¿No es mejor quedarnos en casa y tomar algo entre nosotros? – Momo como siempre, metía excusas para no sacarlo de fiesta. Ya imaginaba que sus celos y control explotarían tarde o temprano.

- No seas aburrido ¡coño! Acelera! – eleva su voz ya comenzando a molestarse más.

- ¡Ya Momo! Que llegamos tarde y pierdo tiempo en ligar – se asoma desde los asientos de atrás Richard.

- Ligar dice… - se burla Sai.

- Pues claro! Habrá muchos chicos que quiero hacer caer ante mis encantos – se acomoda sus cabellos – pero tú siempre estarás en mi corazón Mahim – se acerca más para tratar de tocarle.

- ¡Aléjate raro! -

El auto acelera violentamente en un segundo provocando que Richard vuelva hacía atrás y se diera un duro golpe contra el vidrio de la puerta.

- ¡Lo hiciste al propósito mala gente! – se quejaba mientras masajeaba su cabeza.

- Quieren fiesta, pues vamos a la fiesta y dejemos de perder tiempo – Momo clava una mirada asesina desde el espejo retrovisor.

El de anteojos sintió un escalofrió recorrer por toda su espalda, tenía un rival difícil pero una de sus cualidades era la de no rendirse fácilmente, eso es bueno en ciertos aspectos pero claramente no en éste en lo que podría terminar asesinado tanto por Momo como por Mahim ¿Cómo lo aceptaban en su grupo de amigos? Pues en una amistad hay de todo un poco y los cuatros tenían personalidades muy diferentes entre sí , eso los complementaban.

- Déjate de tonterías ya – le reprime Sai.

- Ya verás, esta noche lo hago mío – le susurra muy confiado limpiando sus lentes.

Siguieron sus charlas en el auto a medida de que ya quedaba poco para llegar a la casa de Michael, la música se escuchaba ya a una calle, una gran fiesta como todas las que allí se realizaban.

“El grupo de Momo” como solían llamarlos los demás, llegaron estacionando el auto frente a esa gran casa. Había invitados tanto afuera como adentro, riendo, bailando y algunos ya quien sabe en cual vaso de alcohol iban…

 Mahim descendió primero super emocionado al sentir la música y lo que le esperaba adentro, se adelantó queriendo separarse de los demás.

- ¡Mahim! No bebas demasiado – le reprime Momo mientras le seguía metros atrás.

- ¡Silencio! – ingresa.

- Oh, llegó el grupo de Momo – dice uno de los chicos que se encontraba con otro grupo de personas.

- Espero se controlen esta noche – se rié uno de sus amigos a su lado.

El alcohol y las chicas no faltaban y Mahim ya se había conseguido un vaso de Vodka mientras daba una amplia mirada al lugar esperando captar la atención de alguna linda muchacha de las tantas que había. Sentía un frío inexplicable a pesar de que el lugar por poco y se asfixiaba del calor que hacía, no lo sabía pero una mirada de stalker lo vigilaba desde el otro extremo de la habitación. Momo no quitaría sus ojos de él, bebía de un vaso que ni atención le había prestado de lo que contenía, solo tomaba y sus ojos y concentración estaban en aquel chico malhumorado.

…                                                                                                                     

- ¿Pero a donde se me ha ido Mahim? – observaba hacia todos lados Richard que había perdido su rastro – Saaaaaai! – le sacudía los hombros  a su amigo quejándose como un niño pequeño – ayúdame a encontrarlo!

- Que molesto eres, vé a buscarlo tú, yo también quiero divertirme – le quita las manos de encima.

- Ayúdame – coloca una mirada de cachorro.

Como siempre Sai debía soportar los berrinches de su mejor amigo, vaya paciencia que tenía. Suspira irritado.

- Venga pero déjame respirar – sigue caminando y detrás le sigue Richard muy contento.

- Hola guapa, ¿bailas? – Mahim se recostaba en el marco de una puerta habiendo fijado sus ojos en una sexy chica.

- Claro! – le responde muy emocionada, después de todo muchas veían a Mahim como uno de los chicos más guapos del lugar, la envidia de otras se sentía en el ambiente.

Mientras estos dos se movían al ritmo de la música cada vez con sus cuerpos más cerca del otro, Momo los miraba con unos celos que hasta los de a su alrededor se alejaron por el aura asesina que desprendía, su instinto de controlador estaba saliendo a flote y no se quedaría de brazos cruzados.

- Aún sigo sin ver a Mahim, no puede ser! – se quejaba Richard - ¿y si lo tiene Momo? ¿si se fueron a un hotel? No! No quiero pensar eso – seguía caminando detrás de Sai – pero si esos dos se van juntos y pasan cosas, ¡no! El lindo trasero de Mahim! – eleva su voz.

- ¿Podrías callarte? – Sai se da la vuelta enojado.

Al quitar su vista del frente choca contra algo o alguien del cual no esperaba y rápidamente se vuelve a girar esperando no haber lastimado con quien dió muy fuerte.

- ¡Perdón! – vé a una persona sentada en el piso - ¿estás bien? – extiende su mano.

- Si, estoy bien – la persona toma su mano y se levanta sacudiendo sus tiernas ropas – no te preocupes.

Sai y Richard se quedan viendo embobados a ese chico rubio de ojos morados y sonrisa encantadora.

- ¡¡¡Lindo!!! – Richard grita apartando del camino a su amigo que terminó estampado en la pared de al lado- ¿Cómo es tu nombre? ¿Cuántos años tienes? – empieza a tirarle preguntas rápidas confundiendo al chico que no sabía que contestarle.

- ¿Qué pasa aquí? – se escucha detrás del rubio una voz familiar a la par de que lo rodea con sus brazos –

- Michael – el rubio se sonroja.

 - Él es Milo – lo presenta.

-¿Amigo tuyo? – Esperaba que le dijera que sí y no fuese algo más.

- Bueno… algo así – baja su mirada para encontrarse con la de ese pequeño chico.

- Te estaba buscando – Milo toma la mano de Michael.

Los dos se quedan viéndose como idiotas perdidos en su propio mundo, parecía que a su alrededor si uno se ponía a imaginar se vería todo de color rosa con flores muy cursis.

- Oh, se fueron a su mundo – dice Richard.

- Se fueron a su mundo – le contesta Sai a su lado frotando su brazo que dió con la pared segundos atrás y de paso le golpea en las costillas a su amigo por venganza.

- Perdón – se disculpa adolorido.

Veinte minutos después…

- ¡Que te pireh tarado! – Mahim forcejeaba con Momo del cual no le quitaba las manos de encima.

Las personas de la habitación miraban espectadoras de la discusión y cada vez más gente se unía a ver que era lo que pasaba.

- ¿Cuántos llevas ya? ¿Quién era esa? – Momo trataba de quitarle su vaso.

- ¿Quién eres? ¿mi madre? – Mahim no soltaba su vaso y se tambaleaba producto de las bebidas que ya llevaba encima, ni siquiera sabía con quienes chicas había bailado, ni sus nombres les había preguntado por lo que a esa segunda pregunta ni se tomó el trabajo de contestar – déjame ser feliz hombre! –seguía quejándose.

- ¡Que sueltes el vaso! –

- Milo ¿tienes numero? Podríamos hablar de vez en cuando – Richard se acercaba a Milo con mucho interés.

- Si tengo… -

- No tiene – Michael lo acerca contra su cuerpo y acelera su paso esquivando a los demás invitados – Richard deja a Milo – él era pacífico pero si alguien trataba de meterse con ese dulce muchacho su lado posesivo surgía.

- Venga hombre! Que solo lo quiero como amigo – los seguía insistente a los dos.

- Richard! ¿Qué hay de Mahim?– Sai lo seguía tomándole de su brazo en un intento de frenarle.

- Que Mahim espere, ahora quiero ser amigo de Milo – su mirada se veía pícara, claramente esas no eran sus únicas intensiones.

- ¡Deja de buscar hombres con dueño! –

- ¿Eres tonto o que te pasa? ¿te pegaste en la cabeza? – Mahim le empuja a Momo muy furioso y toma un gran sorbo de alcohol – me arruinas la fiesta.

- Estas borracho, vámonos a casa – lo arrastra con él camino a la puerta para salir.

- No me toques! – le arroja el vaso en la cabeza – ¡que la fiesta no pare! – se logra zafar de ese muchacho y corre hasta una chica que lo mira confundida – tu Sandra, ¿bailas?

- No soy Sandra – frunce el ceño.

- Laura, Rosa, la que seas – trata de mantener el equilibrio.

- ¡Mahim! – se acerca ese chico muy enojado.

- ¡Pero que molesto! –

- Venga, el número… no tengo otras intensiones, créeme – sigue insistiendo Richard.

- ¡Que pares ya! – le grita Sai.

- Michael… él sólo quiere ser mi amigo – Milo sin ver las oscuras intenciones de Richard calmaba a Michael pero éste sabía bien como era ese chico de lentes y por ende no iba a ceder ante nada, lo protegería sin importar qué.

- Milo por favor, no le des tu numero, es que… - piensa unos segundos que decirle para convencerle del todo y sabía bien que era – me pongo celoso – le toma de ambas manos con una mirada de extrema tristeza.

- Michael… – los ojos del rubio se iluminan.

- Se fueron a su mundo… - susurra Richard.

- Se fueron a su mundo… - le repite Sai.

- Que estoy bien! Tuuuu, mecha marrón – Mahim forcejeaba de esas manos que le sostenían de sus muñecas.

- No lo estas – aunque Momo no estuviera tan borracho como Mahim, aún así no estaba del todo sobrio – vamos a casa.

- Quiero alcohol y bitches – se acerca hasta una de las mesas pero tropieza con algún objeto allí tirado y junto a Momo caen sobre la misma provocando un gran desastre.

Minutos después…

- No pueden sacarme de la fiesta malditas perras! – Mahim oponía fuerza ante el grupo de muchachos que lo llevaban enojados hasta afuera y lo arrojaban al césped – ¡si saben como me pongo pa que me invitan!

Momo cae a su lado, los chicos los dejan allí y vuelvan a la casa.

 Los dos se miran en silencio por un largo rato…

- ¿Vamos a casa? –

- Cállate durazno –

- Y ni siquiera pude obtener el número de Milo – Richard lloraba apoyado en Sai que lo ayudaba a caminar por la calle y sostenía una botella en su mano – y Mahim, maldito panda que se desapareció, ¡no es justo! –

- Ya entendí – seguía encaminando a su amigo muy tranquilo.

A los dos no le quedaba otra que irse caminando de vuelta a su casa porque Momo y Mahim se habían marchado ya un tiempo atrás en el auto sin siquiera haberles avisado antes, igual con lo borracho que estaban ni se acordaron de sus otros compañeros de piso, se marcharon y ya.

- Me duelen los pies y tengo hambre – recuesta su cabeza en el hombro de Sai – Milo estaba guapo y Michael no me lo dejó ¿me escuchas? –

- Si te escucho –

Seguía haciendo sonidos quejosos.

- Quiero ver yaoi – balbuceaba.

- Ya queda poco para llegar, cállate de una vez – sonríe.

Los dos llegan muy cansados, mas Sai que tuvo que ayudar a su borracho amigo todas esas calles de vuelta y sobretodo aguantando sus quejas y peticiones sin sentido alguno.

Al introducir la llave en la puerta Sai nota de que ya estaba abierta y al ingresar se ve en el suelo lo que parecía ser un rastro de prendas de ropa que se dirigían hasta el cuarto de Momo. Se queda helado sabiendo muy bien lo que ocurría y no dudó en darse la vuelta y tratar de detener al de anteojos.

- Emm… Richard ¿Qué te parece si nos vamos a caminar por allí un rato? – lo toma del brazo intentando que no siga avanzando al interior de la casa.

- ¿Pero porque? No seas tonto – sin darle importancia, aparta su mano y avanza apresurado sin tomar en cuenta toda esa ropa y pasa por delante del cuarto de Momo que quedaba antes que el suyo. Se detiene escuchando un extraño ruido que provenía de adentro.

“ Más fuerte!” “ ahí, justo ahí” “ ah! Se siente bien” “Mahim, sostente de mi espalda” “ Mas rápido Momo! Ah! “ “no muerdas tan fuerte”

Los anteojos de Richard se le caen al suelo saliéndose uno de los cristales. Se queda en shock alejándose de la puerta sin saber que hacer o que decir. Sólo sigue caminando hasta llegar a su habitación del cual abre la puerta y se queda sentado en la cama sin saber aún como reaccionar.

- Por eso te dije que nos fuéramos – Sai se sienta a su lado.

- Ellos… no es la primera vez que pasa algo así ¿verdad?, lo olvidaré seguro en la mañana – masajea su frente sintiendo un leve dolor de cabeza.

- Por eso siempre te digo que dejes en paz a los hombres con dueño – no sabía que decirle para consolarle, además ya estaba dicho, no era la primera vez que sucedía y no tenía sentido decir siempre las mismas cosas si de todas formas o las olvidaría o se haría el tonto.

- No me digas lo que debo hacer… - sonríe – pero al final las cosas siempre terminan de esta forma –

- ¿Cuál forma? – Sai se gira a mirarle y siente algo suave contra sus labios.

Los labios de Richard se posaron sobre los suyos por unos largos segundos y al separarse el rostro de ambos queda completamente rojo, ya sea por el alcohol, la vergüenza o sentimientos entremezclados de ambos en su interior, la cuestión era que la temperatura estaba aumentando.

- De esta forma… - le susurra provocativamente.

Sai levanta sus brazos y rodea su cuello. Se recuesta en la cama atrayendo el cuerpo de su “amigo” sobre él.

- ¿Y no recordarás nada en la mañana? – se ríe.

- Quien sabe… - se ríe también y lo vuelve a besar.

A la tarde siguiente…

Lans desciende de un taxi luego de volver de un largo viaje…

- Michael! Compañero! Ya he vuel… -

Las últimas palabras no logra pronunciarlas al ver como el lugar que compartía con su compañero de piso estaba completamente desastroso ya desde afuera, vasos, objetos, hasta personas aún dormidas en el césped! No se quería imaginar como era adentro.

- Michael!! – ingresa furioso esquivando toda la basura del suelo.

Los llamados se hacían más fuertes ocasionando que éste comenzara a abrir los ojos costándole demasiado obvio sumado a un terrible dolor de cabeza. Al mover su mano en el otro extremo de la cama siente en sus dedos algo suave y al girar su mirada capta la presencia de Milo que se iba despertando a la par de él.

- ¡Michael! ¿Qué le has hecho a la casa? – ingresa azotando la puerta de su habitación y ve a ambos chicos allí acostados – ¡ y estas con alguien! Y en mi cama!

Lans ya había abierto antes la puerta de la habitación de Michael y al no encontrarse allí supuso que se había ido a la suya.

Milo abre sus ojos como platos y se levanta rápidamente quedándose arrodillado en la cama. Nota que estaba desnudo…

- Milo, esto tiene una explicación… - Michael se pone nervioso.

- Lo… - tartamudea-

- Milo, Calma – apoya su mano en su brazo.

- Lo hicimos… – sus ojos se empiezan a aguar – ¡y no lo recuerdo!

- Michael! – Lans se acerca a la cama con una furia de querer matarlo a golpes.

- Milo no te pongas mal – trata de hacer lo posible para no ver llorar a su chico… o eso creía que pasaría…

- Me dijiste que todas nuestras veces serian bonitas ¡idiota! –se abalanza a él completamente fuera de sí, furioso y sacando el lado suyo que solo a él le demostraba - ¿así haces con todos? ¿te andas revolcando con otros cuando estás borracho? ¿te aprovechaste de mi sabiendo que yo estaba igual? -

- Milo por favor – retrocede con miedo – no saques tu verdadera naturaleza, Milo piedad, ¡que fuiste tú el que me atacó primero y no pude defenderme, sabes que estoy en contra de la violencia!

- Ah! Entonces tu si recuerdas todo! -

Lans con una mirada amenazante se planta a su lado.

- Michael! ¿Por qué hiciste esta fiesta?! ¿Has visto como quedó la casa? – Seguía reprochándole - ¿Quién limpiará todo? ¿Por qué están en mi cama?!

- Yo solo quería alegrar a todos -

Los dos habían rodeado a Michael, no sabía cómo saldría de esta , en su interior solo era un “internally screaming” continuo.

De mientras en la casa del grupo de Momo…

- ¡Que no me puedo divertir nunca que llegas tú maldito pringao y me arruinas todo! – Mahim discutía con Momo en la sala.

- Porque bebes mucho, ¡borracho! y andas ahí ligando con cualquiera! –

- ¡Es problema mío! -

Los dos estaban delante del televisor del cual Sai y Richard estaban jugando videojuegos pero no podían ver nada a causa de estos dos tontos que le obstruían la vista.

- ¡Que no te puedo sacar los ojos de encima que haces todo mal! Culpa tuya nos echaron de la fiesta –

- ¿¡Mía!? Tu no me quitabas las manos de encima! – su voz se iba elevando más y más.

- Ya cállense! – grita Sai – vayan a arreglar sus discusiones de pareja en la habitación.

Todos lo miran. Mahim se queda congelado y comienza a tartamudear. Momo desvía su mirada muy apenado. A Richard se le cae el mando de la play al suelo. Sai sube los pies sobre la mesita de adorno y sostiene un tazón de palomitas en sus manos. El silencio no duró mucho…

- ¡Que dices! – Grita furioso y alterado como siempre el chico de camisa a cuadros.

- No es mala idea lo que dijo – Momo se acerca y le toma de sus manos con su mirada de torpe enamorado.

- Mahim! No te vayas con él! Ven conmigo, yo escucharé todas tus quejas – Richard se levanta del sillón y le abraza por detrás.

- Suéltenme! Pedazo de idiotas! – codazo a Richard en el abdomen y un puño en la nariz de Momo. Se aleja maldiciendo en todo el camino.

- Me ama… - uno se sostenía la nariz con una pequeña lagrima escapándose.

- Algún día lo hare mío – el otro abrazaba su estomago arrodillado en el suelo.

- Mas que idiotas… - Sai sigue jugando videojuegos.

A los pocos minutos Lans, Milo y Michael se quedaron lo que resta del día limpiando su casa. Al final la oración “no puedo enojarme realmente con él” se hizo presencia en la mente de Milo y Lans.

Por parte de Michael, a Lans le prometió no hacer fiestas tan seguidas y limpiar más que los tres y a Milo… pues ya tendrían su momento de privacidad para arreglarse…

En cuanto Momo, Mahim, Sai y Richard ya estaban los cuatro jugando videojuegos y hablando tonterías como siempre… más tarde seguro los demás, luego de terminar de limpiar, aparecerían para unírseles, debían también celebrar la llegada de Lans… ¿terminarían bien acaso?

Y así siguieron sus días en este grupo de tontos, riendo y peleado como siempre. Cometiendo los mismos errores y terminando con el mismo desenlace en la mayoría de las oportunidades. No iban a aprender más o quizás el tiempo les diría como las cosas estaban destinadas a ser, pero por ahora sus locuras y tropezones seguirían durando mucho tiempo más.

———————————

Pueh eso son mis shipps asi que los emparejé a mi gusto! :> huehue. espero les haya gustado este salseito xD

generismomo mahiestufa susywestt okamisai misakifirestormbyakko millaii lanstiel 

¿QUIEN ES ISMAEL PARA QUE INFLUYA TANTO EN SUS VIDAS? EL YA RECIBIO ATENCION YA GABO MAS SEGUIDORES, PERO YA ESTA NO?

Es tan facil escribir “vegetta tiene pareja” y alteralras, pero que ya esta dejen de procuparse por algo que no ha salido de la boca de willy ni de vegetta, y igual no creo que ismael siga teniendp contacto con vegetta, ya que si todavia fuera amigo de el no estaria diciendo tantas idioteces sabiendo como son algunas de las del fandom.

Somos lo que somos. Tag *3*

Me taggeo: @shippeo-wigetta-de-por-vida, guapa *3*

1.-Youtuber que nunca dejarías de seguir: EL CHINO -.- Jamás podría dejar esa carita qué decirles.

2.-Primer Youtuber que viste: Gabo :D -> Wervertumorro 

3.-¿Sueñas con algún Youtuber?¿Quien?: una vez soñé con Willy y Samuel en la ducha alknsdfjkasnhsabg no diré mas XD

4.-Dibujos, caricaturas o animes preferidos: Avatar, la leyenda de Aang T.T *llora* y Coraje, el perro cobarde.. </3

5.-Series TV, Películas: Preparense, soy medio cinéfila xd

Series: Shlerock, Game of Thrones, The Walking Dead, The Strain, American Horror Story, Dr. House, The Fosters, Touch, White Collar, Under The Dome, Sleepy Hollow, Th Big Bang Theory, Los Simpsons... esos son mis principales :D

Películas: Mas allá de los sueños, Orgullo y Prejuicio, Pulp Fiction (Mia<3), Big Hero 6, Cómo entrenar a tu dragón, El origen de los guardianes, Birdman, Grease, Piratas del Caribe (todas, pero las tres primeras son mi religión), 500 días con Summer, Diario de una pasión (matenme por estas dos ultimas si quieren), Avatar, Los Angeles de Charlie, El Señor de los Anillos (todas), El Hobbit (todas), Star Trek, Zombieland, Soy Leyenda, Zombieland, Her, La gran estafa (todas), Hagover (Qué pasó ayer, la primera es ley), El Origen (Inception), El arte de vivir, El laberinto del Fauno, Martes 13, algunas de Freddy Krueger (hay tantas), Drácula, Van Helsing, La Momia (todas), casi todas las de Marvel (en especial el remake de Spiderman y IronMan), X.Men (todas y cada una de ellas) y Expiación, deseo y pecado…. son todas mis favoritas que se me ocurren en este momento, la lista es interminable. Dile a un músico que elija su canción favorita. 

6.-Parejas Youtubers: Wigetta (Guimuel), Troyler, Jaspar y Phan 

7.-Parejas de series, peliculas, libros: Elizabeth Bennet y Fitzwilliam Darcy <3 Eleanor y Park <3 

8.-Libros que marcaron tu vida: Cell de Stephen King y La ciudad de los Nictálopes de Tanya Tynjala

9.-Tu canción del momento: Phatom Limb (Melo) y Peanut Butter Jelly (Galantis)

10.-Cantante favorito: Pedro Suarez Vertiz <3

11.-Canción más triste: Take me to church (Hozier) </3

12.-Donde escuchas música: Spotify es mi vida

13.-Que estación prefieres: Invierno siempre <3

14.-Eres feliz: Siempre trato :D

15.-Estas triste: estoy cansada.

16.-Quieres ser abrazado: depende de quien me de el abrazo 

17.-Que animal te gusta: pues los buhos <3 tengo uno tatuado en la espalda y todo xd

18.-Este tag no tiene sentido: eso te da la oportunidad de tu se los des ;D

19.-Escritores preferidos: @ashleygm (dios mio los escritos trágicos que escribía esta bella muhé), @unagordashipperdewigetta (que ha mezclado youtubers y ciencia ficción haciendo mis sueños realidad), @animalito-de-la-luz (por todo, en realidad) y @wigettatrash.

20.-Dibujantes preferidos: @etrand <3

21.-Wigetta o Rubelangel: GUIMUEL VIEJAS KJDNFISDBGNKJSDs

22.-Taggeo a: @littleturtleunicorn @shaget @amnesia-17 @only-yayo @bigtimewigetta @nieve-en-saturno @infinity-wigetta @katialimonn  @vivoenamoradadewigetta @mrs-rainbow1210 @yumenoaki @its-wigetta-shipper @coloresfrios <3 ahí está 

23.- WIGETTA ES REAL. GUIMUEEEEEL RULEEEEEEEES WUUUU

Especial {WIGETTA ONE-SHOT}

Melodía que tal vez quieras oír: Tocame ahre

——————————————

En una casa de España; Andorra. Hora: 18:30.

Se encontraban dos amigos,pero que escondían algo que nadie sabia,exceptos

algunos de sus amigos que de vez en cuando los bromeaban con ello.

Samuel se encontraba en su habitación terminando de grabar la continuación de

alguna de las tantas series que tenía y Guillermo se encontraba sentado en la

mesada sosteniendo uno de aquellos platos morados que tanto le habían gustado al

mayor,comiendo aquellos cereales favoritos que tanto amaba.

El menor se entretenía escuchando los gritos que daba el castaño de vez en cuando.

— ¡Ay mirad lo que hemos encontrado! -” grita poniendo aquella voz infantil que

tanto les hacía gracia a muchas personas.

— Ay Samuel,Samuel… - rio en bajo y llevo la cuchara a su boca para comer los

cereales con leche que contenía esta.

El menor no estaba apurado ni nada,es más,estaba realmente relajado ya que el a

diferencia de su compañero ya había grabado parte de los vídeos y ahora estaba

tranquilo. Aveces Guillermo le decía a su amigo con que estaba “viejo” o se estaba

quedando “calvo” pero,la realidad es que solamente quería bromearle con aquello y

poder ver aquel rostro que ponía Samuel al enojarse,aunque al final de todo el enojo

era remplazado por una sonrisa y luego por una risa que acompañaba a la del menor.

— Así que me despido por hoy,un besazo un saludo,muchas gracias ¡y nos vemos en el siguiente…gameplay! ¡chau chau! -” finaliza para luego apagar la cámara y dejar tal y como esta el ordenador para dejar a un lado sus cascos y levantarse.

{●●● Despues de unos minutos●●●}

Samuel venia entrando y luego de pasar la sala se dirige a la cocina,ve a Willy que se encuentra de espaldas limpiando el plato que acababa de usar. Camina lenta y silenciosamente hasta donde su compañero se encuentra y al llegar lo abraza por la cintura,este ultimo mencionado se sobresalta y del susto suelta el plato junto con la esponja.

— ¿Vegetta? -pregunta asustado.

— No,soy Freddy y vengo a por ti. ¡Booo! -trata de no reírse para poder causarle miedo a Willy,pero ha fracasado.

— Que va Vegetta,eso no me ha asustado tío -se gira aun cuando su compañero le mantiene abrazado.

— Já,pero bien que con lo del abrazo si -pone una de sus tantas sonrisas pero obviamente,esta era de burla para acompañar sus palabras.

— Cualquiera se asustaría con ello -hace puchero para luego mirar hacia otro lado de la cocina.

— ¡Ay que se enoja mi Willy! -otra vez aquella voz infantil que además de hacer reír a miles de personas,también le hacia gracia al achinado amigo.

El chico de cabello negro le mantuvo por unos segundos una mirada de enojo al castaño,hasta que decidió hablar — ¿Ha que se debe el abrazo? -pregunto confundido.

— ¿Acaso no puedo abrazar a mi novio? -sonrió.

— No,no puedes. No te dejo -también sonrió.

— Aunque parece que tu cuerpo si me deja -dijo para acercarse más.

— ¿Ah si? -puso aquella voz graciosa.

— ¿Ah si? -y su compañero trato de imitarle.

— Es que es tonto -hablo en bajo para luego soltar una risa.

— Pero así de tonto y todo me quieres chaval.

— Es cierto.

Samuel aprovecho aquel silencio para poder acercarsele más a Guillermo y plantarle un beso en aquellos labios que tanto amaba,su compañero le correspondió con mucho gusto.

— Vaya vaya,¿Hoy estás de humor? -sonrió picaramente el mayor.

— ¿Por qué? -interrogo confundido.

— Porque estos últimos días no me has querido dar ni un beso -su rostro cambio a uno triste.

— Púes porque ya que últimamente preferías salir con tus “amigas” a pasar conmigo viendo yo que sé,una película o algo -bajo su vista.

— No puede ser… -dijo con un tono de voz sorprendido.

— ¿Qué? .-

— ¡ESTABAS CELOSO! -y se echo a reír - ¡HOMBRE WILLY! Mira que pude haber imaginado ciento de cosas pero que estuvieras celoso…madre mía -sonrió.

— Calla -dijo rojo de la vergüenza.

¡Tomatito! Mi Tomatito celoso -continuo riendo.

— Que te calles,Samuel -bajo aun más la vista para ocultar su rojez.

El castaño lo envolvió en un abrazo y le beso en la mejilla.

— Sabes que te amo solamente a ti y jamas te engañaría,no tienes porque estar celoso -le regalo una sonrisa cálida.

— No es por eso, estaba celoso si,lo admito,pero lo estaba ya que preferías salir más con ellas que jugar juegos o hacer algo conmigo… -dijo para luego hacer un puchero y mirar al mayor,cosa que a este le dio ternura.

— Pero entonces pídeme que me quede contigo… -sonrió dulcemente.

— Ya quisieras chaval -dijo para soltar unas risas.

— Bueno,entonces mejor me voy con ellas otra vez -rompió el abrazo que ambos estaban disfrutando felizmente y comenzó a caminar hacía la puerta principal.

— S-Samuel vuelve aquí -le grito tímidamente.

— Pídeme que me quede y tal vez así regrese…

— E-Eh…buen-no…

Samuel estaba ya abriendo la puerta pero en un ágil movimiento Guille llego rápidamente hasta allí y la cerro,quedando acorralado por el mayor.

— Vaya vaya, ¿no me pedirás que me quede pero te me entregaras? -sonrió burlonamente Samuel.

— ¿Qué? ¡No! -grito sonrojado el menor.

Samuel se acerco al rostro de Guille y le susurro en su oído — Quiero oírlo…

— Y…Yo… -comenzó nervioso.

— Ha menos que quieras que me vaya -dijo triste. No lo quería presionar ni obligar simplemente que le parecía tierno como su achinado novio trataba de pedirle aquello y como se iba sonrojando en el transcurso.

— No no -pauso para luego de unos segundos continuar hablando- Y-Yo….quisier-ra que t-te quedar..ras con-nmigo -decía entrecortada y tímidamente.

— Pero,con una condición -dijo para hacer una sonrisa picara.

— ¿Eh? ¿Cual? -pregunta inocentemente. Ya lo había hecho sonrojar,ponerse nervioso ¿Qué más quería que haga?.

— Que me dejes hacerte mio… -se alejo del oído del menor y coloco su vista en el rostro de Guille y lo miro fijamente.

— P-Púes…

— No estoy de coña,Guillermo.

— E-Emm……-una cosa más no haría daño,ademas creo que ya venia siendo el momento - Esta bien…solo ten cuidado -se sonrojo.

— Jamas te lastimaría,Willy -sonrió dulcemente.

— Confió en ti,Samuel.

— Okey -sonrió.

El mayor lo tomo de la mano y ambos se acercaron hacia aquel gran sofá que tenían,pero lo que ninguna persona que era invitada a aquella casa sabia que aquel simple sofá se podía convertir en cama. Así que Samuel soltó de la mano al menor y presiono un simple botón que venia en el asiento y este se empezó a volver más grande de la parte de abajo hasta convertirse en una cama. Ya tenia puesto algunos almohadones y almohadas,ademas tenia un cajón donde se podían guardar cosas.

Samuel se acerco al cajón y de este saco un lubricante para dejarlo sobre una de las mesitas que había a los lados del sofá.

— ¿Lo tenias todo preparado o como? -sonrió el menor sin creérselo.

— No,pero el otro día lo compre y lo guarde ahi por si este momento algún día

llegaba -me sonrió.

— Vale…

— ¿Comenzamos,Guille? -me acerco su mano como ofreciendola para tomarla y la cogí con gusto.

— C-Claro… -asintió tímidamente.

Una vez que Samuel y Guillermo estaban nuevamente tomados de la mano,el mayor lo puso cuidadosamente al menor sobre la suave cama,el castaño se coloco encima de este para luego sentarse encima de donde se encontraba el miembro del menor para sacarle tranquilamente aquella remera que llevaba puesto y tan bien le quedaba. Se volvió a colocar encima y lo miro unos segundos fijamente a los ojos.

— ¿Sabes que no te obligo,cierto? -interrogo.

— Lo sé,pero también se que tú quieres hacerlo y si tu has dicho que me cuidarías

entonces confiare y te dejare hacerme tuyo -respondió mientras sus mejillas se

tornaban rojas.

— Esta bien…Si llega a dolerte algo o quieres parar solamente llámame y házmelo saber,¿Okay?

— Sipe -sonrió.

El castaño le beso en la frente al menor para luego dirigir su vista a los labios de este y deslizar el cuerpo abajo para que sus labios pudiesen tocar los de su compañero.

Apenas ambos labios se tocaron y el beso ya había comenzado, Samuel quiso introducir su lengua y gracias a que Guillermo lo dejo esto se pudo cumplir. El mayor tenia el control del beso,mientras que el menor trataba de seguirle. 

Samuel paso de besarle los labios a deslizarse hasta el cuello y empezar a darle suaves besos que hacían que Guillermo soltara pequeños suspiros de placer,continuo besandole en aquella zona hasta que movió sus manos y las llevo hasta los pezones de su novio. Estas al estar cada una encima del correspondiente pezón,empezaron ambas manos a frotarlos primero lentamente,escuchaba algunos gemidos soltados por el menor,pero luego lo hizo rápidamente y cada vez su novio gemía cada vez más pero tímidamente.

El mayor separo sus labios del cuello del contrario para poder hablarle.

— ¿Te gusta,amor? -pregunto dulcemente el mayor.

— A-Ah…S..Si -dijo entre gemidos.

— Me alegra saberlo -sonrió.

Samuel se deslizo hasta donde sus manos estaban trabajando y las detuvo para acercar sus labios hacia uno de ellos y comenzó a lamerlo suavemente,en el transcurso le daba algunas mordidas y al final empezó a succionarlo,todo esto lo hizo con el otro pezón. Guillermo ya no sabia que hacer todo esto le daba muchísima vergüenza pero no podía negar que en cierta forma le gustaba,por algo estaba soltando gemidos que aveces trataba de que no salieran,pero era imposible.

El castaño detuvo lo que estaba hace rato haciendo y subió hasta donde el menor para besarle,después le beso partes del cuello -dejando algunas que otras marcas- luego de eso siguió bajando mientras en el camino dejaba cortos pero suaves besos al cuerpo del morocho.

Hasta que llego a aquella parte. Si,aquella sección donde se encontraba el “amigo” de Guillermo o mejor llamarle por lo que era,el miembro del susodicho. Fue bajando lentamente los jeans que se encontraba teniendo puestos el menor y una vez sacados y arrojados a alguna parte de la sala,se detuvo para ver aquella prenda que tenia puesta su novio,aquel bóxer que era de color morado y negro.

— Vaya vaya, al parecer hasta me quieres recordar aquí debajo -soltó unas risitas el mayor.

— C-Calla -ya estaba demasiado rojo como para que su novio le pusiera aun más todavía,pero así lo hizo,logro que se pusiera un poco más rojo.

Samuel levanto la vista y miro hacía Guillermo,se fijo en su rostro y noto como más de rojo se encontraba,se veía tan tierno en la situación que estaba. Volvió a agachar la vista y noto la erección que tenia el menor.

Coloco ambas manos de cada lado de aquella ropa interior y la fue bajando lentamente al igual que el jean. Una vez que se lo saco también lo tiro por algún lado de la casa. Acerco sus labios hasta el miembro de su achinado novio y una vez que introducio aquello a su boca comenzó a bajar y subir,le daba pequeñas mordidas y recorría hasta el punto que su lengua le permitía. De lento paso a rápido de rápido paso a veloz,Guillermo solamente se hundía en sus propios gemidos y sus suspiros.

Pero cuando Samuel vio el rostro del contrario y noto que seguramente estaba próximo a venirse,se detuvo sacando el miembro de su boca y levantándose,se estiro hasta la mesita y tomo el lubricante,antes de hacer algo observo a Guillermo a los ojos y este solamente le regreso la mirada.

— Si llega a doler solamente dime y me detendré unos segundos,¿Vale? -pregunto el mayor.

— Vale -asintió el menor.

Samuel se quito la camisa junto con el pantalón rápidamente,dejo a un lado el lubricante y luego coloco la pierna correspondiente encima del hombro que cada una debería ir. Cogió el lubricante nuevamente y coloco un poco en la entrada del menor para luego introducir un dedo,Guille no sentía ni dolor ni nada,solamente un poco de incomodidad. Luego el mayor quiso introducir un segundo dedo que ahí un poco le dolió pero no tanto,hasta que introdujo el tercero y el menor decidió hablar.

— S-Samu…-.

— Lo sé,¿Te duele verdad? -pregunto mientras dirigía la vista hacia su novio pero sin dejar de mover los tres dedos.

— Un poco…-dijo avergonzado.

— Ya termino,¿Si?

— Esta bien… -trato de regalarle una pequeña sonrisa que el mayor le devolvió.

Una vez que Willy estuvo listo,Vegetta se bajo aquel bóxer que llevaba puesto que tenia detalles morados con algunos toques lilas. Se acomodo y lentamente con cuidado fue introduciendo su miembro en el menor hasta meterlo completamente.

— ¡E-Espera! -grito tímidamente.

Samuel no se movió y menos Guillermo,se mantuvieron así por unos minutos hasta que el susodicho le dio una señal de que podía seguir.

El castaño empezó a moverse cuidadosamente para no lastimar a Willy. Hasta que después de un rato y viendo como el menor ya no mostraba daños decidió comenzar a dar embestidas.

Lo único que se escuchaba en aquella sala eran las respiraciones agitadas y gemidos de dos chicos enamorados que decidieron demostrarse amor de otra manera.

Guillermo gritaba tímidamente el nombre de Samuel y este ultimo gritaba el nombre del primero. Pero de pronto,ambos habían llegado al orgasmo,el mayor se corrió dentro del menor para luego separarse y caer a un lado de este ultimo.

Guillermo volteo su cabeza para mirar hacia Samuel — Te amo. -le dijo para luego sonreirle.

— Yo más,tomatito -giro también su cabeza y le devolvió la sonrisa.

— No me llames así -frunció el ceño.

— ¡Ay que tierno te ves! -grito en un susurro para que solamente su novio pudiese oírlo.

— Ay dios mio… -soltó unas risas el menor y el mayor las acompaño con las suyas.

—————————————————

Yo prometí que esto era para el especial de los “777 seg” y al final me tarde como 9000 años en subirlo ;__; se que tal vez no les interese pero,es culpa de las clases y ademas que al principio empece uno que no me gusto como iba quedando estoces lo borre e hice este.

Espero les guste,lo disfruten :) os quiero! *corre gaymente,se cae y se para y sigue corriendo* ¡gracias por leer!<3<3<3

“Adicto” Capitulo 5 {No tengas miedo} Wigetta)

- ¡Hooombre creí que ya no vendrías! Anda pasa que se enfría la comida – Guille solo le dedico una sonrisa simpática

 

- ¿Ya me extrañabas? – pregunto Samu con una risita no tan inocente mordiendo levemente sus labios observando cómo habían zonas del cuello de Guille que se encontraban enrojecidas por el agua caliente, ingreso al apartamento

 

- Muchísimo… - susurro Guille abriéndole paso a su invitado

 

Ambos darían guerra hasta el último segundo, uno enfermo por el otro y el otro volviéndose adicto…

 

_____________________________________________________________________________________

 

Samu paso al interior del apartamento y un aroma a comida inundo sus fosas nasales

 

-  Wow eso huele muy rico – dijo dándose vuelta para mirar a su vecino – Así que sabes cocinar… –

 

-  Si… bueno sé hacer algunas cosas, digamos que me doy maña – Guille camino por alado de Samu rozándole una mano con sus dedos – Pero ¡eh! La próxima cocinas tu – intento disimular la acción haciéndolo pasar por un roce accidental

 

-  No soy muy bueno en la cocina… exactamente no ahí – susurro Samu esto último observando la decoración del apartamento del menor

 

- Ja… de acuerdo vamos siéntate que serviré la comida debemos apurarnos que la noche no nos alcanzara para estudiar todo -  Guille rio ante el susurro no logro escuchar bien pero supuso que no era nada que su vecino quisiera ser escuchado

 

Ambos se sentaron y comenzaron a cenar, hablaban de tonterías, cosas variadas, de lo molestos que eran algunos profesores, de la exigencia de la Universidad, de sus gustos parecían hundirse en su charla ambos olvidando sus raras intensiones, las cosas que habían ocurrido al parecer tenían una buena conexión.

Terminaron de comer y Samu estaba muy lleno, se estiro en la silla mostrando que estaba satisfecho.

 

-  ¿Te ha gustado la comida? – pregunto Guille levantándose de su asiento para dirigirse a una tele que tenía en el living y encenderla

 

-  Me ha encantado macho cocinas muy bien, realmente tienes unas manos mágicas – dijo Samu sin pensar en que esto podría ser tomado con otra dirección

 

-  Y eso que aun no has probado nada – dijo Guille riéndose tomándolo para cualquier lado a sus palabras

 

Ambos rieron por lo mal que había sonado eso, pero no incomodo a la situación.

-  ¿Te apetece jugar un poco antes de comenzar a estudiar? – le pregunto Guille que se encontraba en el suelo del living arrodillado colocando un juego en la consola

 

Samu miro la extensión de su espalda esta se curvaba en la zona baja su remera estaba levemente levantada  dejando ver como esos jogging escondían quizás una perdición para su mente que lentamente se iba enfermando, realmente parecía tener un buen cuerpo

 

-  ¿O tienes miedo de perder contra mí? … - la pregunta salió de los labios de Guille mal intencionada con una ceja levantada como si el desafío iba mas allá de un simple juego de consola

 

-  ¿Pero qué dices? Soy un experto en esto, estas derrotado – Samu se levanto y se acerco con una sonrisa en los labios, se sentó alado del menor en la alfombra suave que se encontraba frente al televisor

 

-  Pues entonces… dalo todo de ti – Guille encendió la consola acomodándose a su lado

 

El juego comenzó y las risas no se hicieron esperar, los empujoncitos enojados porque uno se burlaba del otro por haber ganado una partida, las burlas entre bromas, se lo estaban pasando muy bien, los minutos corrían, el calor de la calefacción y la adrenalina que corría por sus venas comenzó a levantar temperatura.

Guille dio pausa al juego y rápidamente se quito su sudadera tirándola por algún lado y volviendo al juego, los ojos de Samu recorrieron cada movimiento que hacían las manos del menor quitándose su prenda, podía seguir escuchando ese gemido tras pronunciar suciamente su nombre, pero Guille no le dio tiempo a perderse que volvió a jugar ganándole una vez mas

 

-  No te duermas que a este paso te terminare ganando – dijo Guille muy divertido mirando fijamente la pantalla

 

Samu rio junto a su vecino, pero su mente estaba algo entumecida, el calor comenzaba a sentirse o capaz su mente no podía alejar ese delicioso recuerdo.

Guille aprovechando el empane de su nuevo amigo hizo trampa ganándole la partida del juego, empezó a reírse a carcajadas tomando su estomago con las manos

 

-  ¡Pringao! ¡Te gane! – dijo entre risas sabiendo que había hecho trampa aprovechándose del pequeño descuido del mayor, comenzó a gatear para alejarse antes de que le metan un guantazo por tramposo

 

-  ¡Tu!, ¡maldito tramposo ven aquí! – Samu grito entre risas

 

Ambos comenzaron una pequeña persecución en el pequeño living, cuando Guille intento levantarse del suelo para salir corriendo las manos grandes de Samu lo alcanzaron tomando sus tobillos tumbándolo nuevamente, comenzaron a forcejar pero las risas de Guille lo estaban dejando sin fuerza para luchar, tenía una de sus piernas estiradas hacia atrás la cual fue agarrada por el mayor, con sus manos su pierna libre aferradas al sofá luchando por poder subirse y escapar, tironeando la pierna que sujetaba su vecino aunque no le quedaba aliento para seguir luchando aun así lo intentaba entre carcajadas. Samu tenía una vista digna de un tesoro frente sus ojos, tenía a su vecino debilitado por las risas, de espalda mostrándole su trasero siendo ajustados por los lindos pantalones deportivos intentado luchar y escapar de su agarre, era una posición perfecta para… ¿comérselo? Las hormonas del mayor ya estaban altamente alteradas desde aquellos sucios sonidos provenientes del baño de su lindo vecino y todo lo que este hacia para su mente era una guarra invitación.

Samu se arrodillo rápidamente alcanzando el cuerpo del menor mordiéndole el trasero de manera lasciva, las risas se callaron abruptamente para que los labios del menor soltaran un gruñido bastante lindo erizándole la piel. Guille abrió los ojos algo sorprendido por la acción tan voluntaria del mayor, pero rápidamente sus ojos se oscurecieron y se intensificaron… su plan no era este realmente pero su vecino había caído sobre sus redes desde mucho antes realizando actos tan poco característicos de un heterosexual, se sentía en la gloria, en ningún momento intento provocarlo, pero la escena del baño había resultado.

El silencio se hizo presente, ninguno de los dos emitió palabra alguna sin embargo no hubo rechazo o algún indicio de resistencia, Guille en la misma posición giro su rostro arqueando su columna y ahí estaba… un rostro completamente encendido con un hambre voraz, ese mismo rostro que tenía en el momento culmine del elevador al cual Samu no pudo resistir… esa mirada llena de lujuria, ahora sabía bien que su amigo jamás había olvidado lo que paso y que lo estaba dejando jugar con su cuerpo.

 

-  Esto también es considerado trampa… atacarme a mis espaldas, que cobarde… - la voz de Guille se había transformado en una profunda y más suave

 

Samu solo gruño excitado, cada palabra que el menor decía sobrepasaba los limites de resistencia del mayor, todo movimiento era una forma de taladrarle la cabeza corrompiendo su comodidad.

 

- Es que tu no paras de provocarme - Samu sentía entumecida su mente, el calor y la adrenalina en sus venas lo estaban drogando, apretó un poco más la pierna del menor dándole a entender que estaba jugando de manera peligrosa

 

El mayor tironeo fuertemente la pierna que aun sujetaba dejando las rodillas del menor sobre la alfombra y si cuerpo sobre el sofá, comenzó a observar esa linda escena; las manos de Guille se dirigieron al borde de su camiseta levantándola suavemente dejando a la vista una cintura con varias pequitas distribuidas y mientras la prenda mas se levantaba mas piel se liberaba, una piel frágil y clara.

 

-  Ves ¿aquí?… – Guille indico con sus dedos justo en esa curva tan peligrosa que dibujaba su cintura – De aquí podrás aferrarte tan fuerte como quieras… ¿quieres intentarlo? - dijo Guille profundizando esta última frase invitándolo a su retorcido mundo – O quizás… esto sea mucho para ti Samu… - apretó fuertemente su piel dejando una marca roja mostrándole que tan frágil resultaba ser su piel – Tu tranquilo… nadie más que nosotros sabrá de esto, tu novia no tiene que enterarse nada de nosotros y tu podrás jugar conmigo todo lo que desees – cada palabra de Guille envolvía más en su juego al mayor

 

Samu no modulaba una palabra, sus cuerdas vocales estaban tan tensas que no pudo contestar verbalmente, pero su cuerpo estaba ardiendo de las atrevidas invitaciones del menor, sus ojos estaban perdidos en todo el delicioso cuerpo del menor. Suavizo el agarre de la pierna de Guille viendo como el este separaba sus piernas moviendo su trasero disimuladamente  bajando lentamente sus pantalones hasta la mitad de sus piernas mostrando descaradamente esos bóxers blancos que traía escondidos

 

-  Tu… ¿eres gay?… - la voz de Samu salió por fin - ¿Has estado alguna vez con un hombre? – la moral de Samu se estaba difuminando con tanta velocidad que ni él entendía el porqué de sus preguntas

 

- ¿Te parece una pregunta justa cuando eres tu el que me tiene en esta posición? – Dijo entre risitas Guille culpando a su vecino

 

El rostro de Samu quedo en shock, era heterosexual y él fue quien lo mordió una de sus nalgas guarramente, pero aun se daba el derecho de preguntar si su vecino era gay… cuando el que se estaba comportando de manera extraña era él…

Pero Guille no lo dejo reaccionar.

- ¿Qué si he estado con un hombre? – Guille rio levemente – ¿Mmm?… no, pero ven cómeme el culo, que serás el primero que me lo comerá – respondió muy seguro dando a conocer lo guarro que podía ser – Y para mi será todo un placer que seas tú – termino diciendo pasando su brazo por debajo de su cuerpo buscando con sus dedos su entrada por encima de la fina tela de su bóxer

 

¿La cordura de Samuel? A la mismísima mierda.

_____________________________________________________________________________________

HOLA! :3

 

Por el amor de Jebus no me maten :( jajaja se que es mas corto pero… me pareció divertido :3 *se esconde donde nadie pueda encontrarla* y no tengo mucho tiempo para escribir :( ultimamente estoy algo ocupada con otros asuntos, pero tratare de hacerlos un poco mas largos, espero que entiendan, no quiero dejarlos sin cap mas de un dia :(

 

Espero que les guste como va el transcurso de la historia(¿ me la estoy jugando con mucho suspenso no me odien que yo los amo con todo el corazón <3

 

Gracias por todas sus lindas palabras! Los adoro con el alma! Siempre dándome cumplidos que me hacen extremadamente feliz y me dan mas ganas de escribir :3

 

 

Wattpad: floora22

 

LOS ADORO z4

 

Florci.