alfredo sfeir younis

La destrucción del Cristo Crucificado no mejora en nada los argumentos por los cambios estructurales urgentes que demandan los estudiantes. Cambios que apoyo personalmente. Pero, todas las luchas deben tener un espacio ético. Lo que pasó hoy es una vergüenza nacional. Sin ética, sin un código relacional, no debe haber lucha. Hablo de la verdadera ética y de la verdadera lucha.
—  Alfredo Sfeir Younis
Cambiemos la constitución

He compartido varias ideas con ustedes y con algunos participantes en los cabildos. Quisiera dejar un pensamiento que me parece transcendental. Al escribir una nueva constitución se necesita un andamio, un hilo conductor, un aglutinador, una unidad de cuenta, un eje de coherencia… Este debe ser la sustentabilidad de nuestra nación con una ciudadanía empoderada. La sustentabilidad que es mucho más que un sistema económico; como un espacio eminentemente humano social, como un sistema de vida individual y colectiva, como una colección de valores humano espirituales, como un derecho a un estándar y calidad de vida, como un estado de consciencia. Y, donde todas las formas de vida sean beneficiadas por la nueva constitución. Una constitución en que las generaciones futuras y la naturaleza se sientan verdaderamente representadas. Una constitución donde la conservación de nuestros recursos humanos y naturales no sea un artículo más sino su columna vertebral. Una constitución basadas en los principios de paz y armonía. Y, todo lo que esto conlleva en tanto poder, gobernabilidad, institucionalidad, derechos ciudadanos, propiedad, bienestar, progreso, etc. Es por eso que deseo cambiar la constitución.

Agricultura Orgánica

En una entrevista, hace un tiempo, propuse que toda nuestra agricultura debería ser orgánica. Agregué que deberíamos ser los primeros del mundo. Hubo muchas sonrisas diplomáticas. Hoy fui informado que Dinamarca ha decidido, por ley, que solamente producirá agricultura orgánica en su territorio. ¿Seremos alguna vez los segundos del mundo? ¿Un programa conjunto con Dinamarca?

Una Reflexión: Pobreza y Sustentabilidad

Hay una relación muy importante entre niveles de ingreso y sustentabilidad ecológica y medioambiental. Es por eso que se torna relevante preguntarnos ¿cómo incluir la sostenibilidad en los programas sociales? Más específicamente, en un país que ya se puede decir de renta media alta, en promedio, como pasar de una simple mitigación ambiental a una política nacional y regional de conservación de todos nuestros recursos naturales. ¿Es posible hacer esto dentro de un sistema neoliberal?

Esta pregunta no tiene respuestas triviales. De lo que se trata aquí es de especificar la naturaleza y contenido de la relación entre niveles de ingreso y niveles de sustentabilidad. Tradicionalmente, se dice que a mayores niveles de ingreso se alcanzaría mayores niveles de sustentabilidad. Es decir, hay una correlación positiva. Si esto fuese cierto, Chile debería estar haciendo muchísimo más en materia de conservación y protección del medioambiente.

Claramente esta función no es tan directa ya que, por ejemplo, uno debe también enfocarse en los criterios de asignación de recursos, a través del espacio y el tiempo. Esto conlleva una discusión importante de como el mercado neoliberal asigna recursos y servicios medioambientales. Más aun, se debería desglosar la variable ingreso entre nivel y concentración. Esto reclama atención severa a como la concentración del ingreso inhibe mayores inversiones en nuestro capital natural. La concentración del ingreso y riqueza es un freno a la inversión ambiental.

En relación al sistema económico neoliberal, hay que decir que el mercado no posee mecanismos automáticos ni para corregir la desigualdad ni la destrucción ambiental. Además no trae consigo una política de conservación por varias razones. Primero porque solo asigna valor a ciertos bienes y servicios; ej., bienes reproducibles y excluyentes. Atributos que muy pocos bienes y servicios ambientales poseen. A esto se agregan bienes públicos nacionales e internacionales y bienes que están bajo regímenes de propiedad comunitaria o colectiva. Pero eso no es todo. El mercado neoliberal es miope; no ve mucho a través del espacio ni a través del tiempo. El largo plazo no es su especialidad y, por lo tanto, no asigna eficazmente los recursos que tienen impactos o muy lejos o muy en el futuro.

En relación a los ingresos promedios, esto no dicen prácticamente nada. Hay muchos chiles, tanto en materias de ingreso como de situación ecológica y ambiental. Esto demanda que una política de conservación debe ser bordada en relación a los distintos nichos ecológicos, el estado de dichos nichos, los distintos estratos de ingreso, etc. Es así como no hay manera de generalizar cuando se desagregan estas variables. Lo más evidente es que hay problemas de conservación tanto en áreas de bajos, medianos y altos ingresos. La naturaleza del problema de conservación es diferente. Por ejemplo, en una área de bajos ingresos puede que se esté sobre explotando un bosque o una pradera. En una zona de altos ingresos se está explotando los recursos marinos, o se contamina el suelo agrícola, o se contamina el aire de las ciudades. Al diseñar políticas macroeconómicas como medioambientales debemos tener claro como el nivel de agregación de las variables que definen esas políticas afecta los resultados.

Para seguir adelante con este análisis debemos despejar algunos elementos conceptuales. Por ejemplo, que una política ambiental ecológica o de conservación de nuestros recursos naturales no significa no producir. Lo que significa es que las tasas de explotación, extracción, de un determinado recurso deben ser redistribuidas en el tiempo y espacio de otra manera: disminuir las tasas de explotación presentes y moverlas hacia el futuro. Esto insinúa que hay una tasa óptima de redistribución en el tiempo. Esta forma de redistribución inter temporal depende de muchísimos factores: el estado presente del recurso natural en cuestión (es decir, cuan cerca está de la zona critica o de potencial destrucción e irreversibilidad), la tasa de cambio tecnológico aplicada, las expectativas e incertidumbres en relación al ingreso, tasas de descuento, precios, niveles de consumo, costos de producción, tasas fijas de impuestos, derechos de propiedad…

La mayoría de los estudios muestran que a bajas tasas de ingreso, la tendencia no es a la conservación. Es decir, hay una mayor necesidad de explotar al recurso en tiempo presente. Las tasas se redistribuyen en el tempo en contra de la conservación. Esto muestra la gran importancia que tienen las inversiones llamadas sociales. Una institución que trabaja directamente con los estratos de más bajos ingresos. Es decir, hay una relación virtuosa entre los programas para combatir la pobreza y las políticas de conservación a nivel nacional y regional. Hay muchas maneras de aumentar el ingreso de las personas. Es un tema a optimizar. Una, son los subsidios al nivel de ingresos como bonos, dinero en efectivo… Estos se dicen ser más eficaces ya que el gasto de dichos ingresos respondería a las preferencias de los beneficiarios. Sin embargo, estos subsidios no son más eficaces en lograr mejores niveles de conservación de los recursos naturales. Muchos de estos ingresos pueden simplemente ir al consumo. Cuanta presión disminuye en la explotación del recurso, o de los recursos, no es muy evidente.

Otras formas de alterar los ingresos son (i) sistemas de control de precios, manteniendo expectativas a las alzas en los precios, es decir mayores niveles de ingresos esperados en el futuro; (ii) bajas en el costo del crédito, bajas tasas de interés, lo que permite aumentar los ingresos a través del costo del capital; (iii) eliminar las tasas fijas como los impuestos, para así compensar los niveles de ingresos en épocas de depresión económica; (iv) disminuir los costos de marketing y transporte; (v) aumentar los precios de ciertos productos, ya que los campesinos de bajos ingresos reciben precios mucho menores que los de altos ingresos, esto también se aplica a los pescadores artesanales; (vi) etc. También hay medidas que tienen que ver con la disminución de incertidumbres respecto a los ingresos a recibir en el futuro. El caso de los seguros agrícolas, claridad en los derechos de propiedad, los arriendos, etc. Mejorar significativamente las organizaciones e instituciones encargadas de los instrumentos de conservación e incentivos a dicha conservación.

Un aumento en los ingresos, o que el país sea un país de ingresos medio altos, no garantiza la conservación de los recursos naturales. Empíricamente vemos que la tasa de explotación de dichos recursos es eminentemente alta! Me parece importante reconocer la importancia que tiene distinguir recursos privados, de los recursos públicos y de los recursos comunitarios. Cada uno de ellos requiere una política de conservación diferente. Esto no es una distinción de tipo semántico. Pensemos en todos los debates que hay sobre la propiedad privada del agua.

Tengo la convicción de que la gente de altos ingreso sobre explota más los recursos naturales que la gente pobre. Hay una razón muy clara en esto. La mayor parte de los acervos económicos de los pobres son recursos naturales, una noria, un árbol frutal, una pradera, un animal…

Dado este contexto, no podemos dejar de relacionar las políticas de conservación con las políticas macroeconómicas. Hoy, esta relación permanece totalmente dejada de lado. Hay mucha gente que piensa que una política de conservación de los RRNN es la suma de intervenciones ambientales, como proyectos ambientales. Esto no es así ya que tiene que ir mucho más allá. La sostenibilidad es una visión, y una manera de pensar que debe permear tanto lo ambiental y ecológico como lo económico y social. Lo ambiental no es un tema más que agregar. Es el tema. Es la visión de una sociedad, de una definición de progreso y bienestar que debe organizar todos los aspectos de la sociedad. La economía y la ecología deben ir completamente juntas, apoyadas por lo social, político, institucional…

Más aun, las políticas nacionales no deben ser solamente homocéntricas. Tenemos que evaluar nuestras políticas de acuerdo a sus impactos en todas las formas de vida que existen en nuestra nación.

La forma de evaluación más importante debe ser la social. Es decir, si usamos la variable ingreso como aproximación de bienestar, el análisis de beneficios y costos de lo que hace el FOSIS debe ir más allá de lo financiero y económico. Con esto no estoy disminuyendo la importancia de lo económico y financiero! Sería absurdo promover proyectos que finalmente quiebren a las empresas agrícolas familiares. También estoy diciendo que el análisis social de proyectos debe mejorarse sustancialmente. Aquí se hace análisis social muy limitado. A veces este análisis social sirve de alfombra para meter debajo de ella aspectos muy negativos de proyectos, programas y políticas.

Esto llama a usar criterios diferentes en la identificación y diseño de políticas. Un tema que no tengo tiempo de explicar en detalle. Si las políticas de conservación ambiental y ecológicas deben estar en sincronía con las políticas macroeconómicas, esto demanda que en Chile redefinamos seriamente lo que una política de conservación significa. Por el momento, muchos piensan que son políticas en que no habría crecimiento, generación de empleo… Muy fuera de la realidad.

Una política de conservación debe ser dinámica y permanente, no un match de futbol. Aquí no se trata de llevar la contraria en todo, o paralizar la política económica por paralizarla. Estas son las imágenes que se han dejado por la manera en que se discuten estas cosas a nivel político.

Finalmente, el papel del sector privado, de la industrialización, de los empresarios… es muy importante. El éxito tendrá lugar el sector privado contribuya directamente al bienestar colectivo, y nuestra sociedad entienda claramente la relación entre ingresos y conservación, y no necesite intervenciones institucionales. Que lo hagamos nosotros mismos. Por el momento en nuestro país de renta media alta, las medidas de sostenibilidad son de hecho una mitigación de las desigualdades que crea este sistema neoliberal. Debemos cambiar este sistema económico por un sistema de cooperación, de base ciudadana.

Como lo dije una vez, debemos construir una sociedad sustentable con una ciudadanía empoderada.