Anailogía de Alejandro, quién pronto se muda.

Se había fracturado el pie, tres semanas antes de mudarse a Japón. Pero se iba a ir igual, simplemente que la inmovilidad lo estaba matando. El estar preso de su habitación, del yeso y las muletas era una esclavitud del azar. Se desnudó sin problema, y simplemente fueron él, su vulnerabilidad y sus muletas los que vivían en esa habitación.

Fuji C200
www.instagram.com/anailigico
www.anailogi.co

En realidad, a esas alturas no estaba deprimido por perderla a ella, sino por la cantidad de cosas que había tenido que perder hasta entonces para conservarla, el resultado de la ruptura era que me sentía tan estúpido como todo aquel que apuesta por el mismo número equivocado durante tres años. Una de esas cosas que había perdido era la más importante de todas: mi capacidad para escribir.
—  Benjamín Prado. Libro: Romper una canción.