alambre tejido

Fue entonces cuando algo en el aparcamiento, más allá de la caseta de jugadores, me llamó la atención. Me pareció oír mi nombre. Me di la vuelta, aunque sabía que nadie me había llamado en voz alta. Mi nombre había sido susurrado en mi mente.
〉〉Nora.〈〈
Patch llevaba una gorra de béisbol azul. Estaba apoyado contra la vaya con los dedos en el tejido de alambre. No llevaba ningún abrigo, a pesar del tiempo. Iba todo de negro. Me miraba con ojos opacos e inaccesibles, pero sospeché que detrás de ellos ocurrían muchas cosas.
Otra sarta de palabras invadió mi mente.
〉〉¿Aprendiendo a batear? Bonito detalle.〈〈
Respiré con calma y me dije que aquellas palabras sólo estaban en mi imaginación. La otra posibilidad era que Patch tuviera el poder de conducir pensamientos al interior de mi mente, lo cual era imposible. Simplemente no podía ser. A menos que yo sufriera un trastorno delirante. Eso me asustó más que la idea de que él hubiese transgredido los métodos de la comunicación normal y pudiese, a voluntad, hablarme sin siquiera abrir la boca.
—  Primera ves que Patch le hablo mentalmente a Nora en el campo de Ed. Física (Hush Hush)