ala 7

(Points from Ibn Al Qayyim’s book ‘Removing of Mental blocks’) 

1.    It is a direct order by Allah Subhanahu wata'ala 

2.    Allah will in return give you more than what you expected 

3.    Allah will raise you in status to angelic levels

4.    You add 10 Hasanat to your good deeds

5.    Allah Subhanahu wata'ala will raise you 10 levels higher

6.    You will get 10 Mercies from Allah Subhanahu wata'ala

7.    10 of your sins are forgiven by Allah Subhanahu wata'ala

8.    The likelihood of the dua that you make for yourself being accepted increases

9.    It is a means to receive intercession by the Prophet Muhammad (saw)

10.  Salawat is like making Istighfar

11.  Sending Salawat will satisfy your worldly needs in this duniya

12.  It compensates for charity if you are financially unable to give charity

13.  It is a means of angels sending Salaam on your behalf

14.  It is a purifier of your intentions

15.  It is a means of receiving glad tidings, that you have a place reserved for you in Jannah

16.  It is a means of protection from terror on the day of judgement

17.  It is a means of being greeted by the Prophet Muhammad (saw) himself

18.  In a gathering, it is a means of purifying that meeting / gathering and a means of preventing any evil talk

19.  It helps you remember what you forgot

20.  It is a means of safe guarding you from poverty

21.  It removes stinginess from your heart

22.  It protects you from the evil of others

23.  It keeps you firm on the Sirat Ul Mustiqeem

24.  Sending Salawat daily will keep you firm on the straight path

25.  It perfects any speech

26.  It is a means of light in the darkness of the day of judgement

27.  It gives you better character, refines your akhlaq and softens the heart

28.  It is a means of earning the love of Allah Subhanahu wata'ala

29.  It is a protection from the Wrath of Allah SWT

30.  It increases your barakah

31.  It brings Rahmah into your heart

32.  It increases the Prophet’s love to you

33.  It increases your love to RasuluAllah SAW

34.  It lengthen ones life

35.  Your name will be mentioned to RasuluAllah SAW

36.  It is RasuluAllah SAW’s right upon you

37.  It assists in being brought out of Jahannam

38.  It mentioned the Dhikr of Allah.. (Allahumma…)

39.  According to your level of sincerity, it will measure our distance to the Prophet salallahu ‘alaihi wassalam in Jannah.

2

THE   E N D.

Some nygmobblepot headcanons that have developed as of late...
  • 1: Ed's father, who Cory has hinted we'll meet in season three, is a homophobe. Being horribly abusive in the comics, adding some homophobia in there isn't really a stretch. It would also serve well for more nygmobblepot drama and maybe some murdery goodness.
  • 2: Eventually, it is Oswald who names Ed "The Riddler." Maybe it starts as a pet name, like "my riddler" or "quite the riddler, aren't you, Ed?" And maybe he uses his influence as mayor to push newspapers to print the name to make Ed happy. Because Ed lives for that kind of attention and Ozzie is a spoiler and enabler, let's be real.
  • 3: Episode 6 Ozzie is revealed to love Ed but alas new girlfriend. Ep 7 he finally confesses his feelings, probably in some dramatic argument with Ed. Ep 8 Edward has to deal with emotions and shit because well of course he loves Oswald too. This actually works out with the episode synopsis of the next three episodes so heeeeey.
  • 4: I die whether or not any of this happens. Go figure.
9

So I did one of those Hunger Games simulator things and I just really liked these bits :3c

Night 9

Logan is five weeks old today! So… this must be pretty late. Anyone still interested now the series is (theoretically!) over?

Night 1

Convenient Recap (spoilers!) 1. omg sharing a bed with Pete I fancy him so much help; 2. yawn I am tired why is this person so chatty and cute? 3. Peter is sad I must make him happy ugh I like him so much why; 4. omg can this guy not pin me down on the bed like such tension please stop; 5. mmm yes drunken cuddle times; 6. casual pillow talk while cuddling with bro - just guy things; 7. alas we both appear to be drunk and aroused how inconvenient; 8. egh it all went wrong help abort abort!

-

There was a soft knock on the door and Balthazar’s head jerked upwards.

It wasn’t Peter.

Keep reading

Top eight fireworks photos from 2016

Here are some of the nation’s best and brightest fireworks from this year’s 4th of July 

1. Dallas, Texas

2. Jersey City, N.J.

Photo: Julio Cortez / AP

3. Nashville, Tenn.

Photo: Andrew Nelles / The Tennessean

4. Cocoa Beach, Fl.

Photo: Craig Rubadoux / FLORIDA TODAY

5. Commerce City, Colo.

6. Birmingham, Ala.

Photo: Brynn Anderson / Ala.

7. Cincinnati, Ohio

John Minchillo / AP

8. Washington, D.C.

Michael Reynolds / epa

“The Pokemon-Men”

Costume: “Man Joy”

Costume: Pikachu

Costume: Ash Ketchum

Costume: “Man Misty”

Costume: Brock

From: Pokemon

© Photograph by: Brian Lee Flores

BAJO TUS ALAS (WIGETTA)

CAPÍTULO 7 “TRANSFERENCIA”

Narra Samuel

Aun no me he recuperado de la tos y para terminar de joderme la mañana, me he escupido a mi mismo un poco de café en el pantalón y la bata de mi uniforme. Su voz sigue sonando del otro lado de la línea y yo estoy sintiendo ganas de vomitar ¿Cuánto tiempo hace que no lo escuchaba? ¿Por qué se le ocurre aparecer después de todo este tiempo? Cuatro años ¡Cuatro malditos años!

—¿Estás bien? —Me pregunta —Estoy seguro que te da gusto escucharme, pero no mueras antes de decime hola, al menos.

—¿Qué es lo que quieres? —pregunto ignorando lo que acaba de decirme y es que no estoy en condiciones de ser amable, no con él. No tengo tiempo ni ganas. Gracias a él ahora debo incluso encontrar otro uniforme que ponerme.

—¿Esta es la forma que tienes de saludarme después de tanto tiempo? Pensé que tus modales habían cambiado desde la ultima vez —escucho el cinismo en su voz y siento unas enormes ganas de tenerlo frente a mi para poderle soltar un guantazo y tumbarle al menos un par de dientes. No tiene derecho a hacer esto. No otra vez.

—No tengo porque saludarte, no me interesa hablar contigo. Es que de hecho, tu y yo no tenemos nada de que hablar ¿sabes? Lo que había por decir, lo he dicho hace ya mucho tiempo. No vas a obtener nada de mí —lo escucho resoplar del otro lado de la línea y puedo estar seguro de que lo he hecho cabrear. Pero el hecho es que no me importa lo que diga.

—¡Podemos quitártelo en el momento que nos de la puta gana! ¡Lo sabes! Así que deja de hacerte el valiente conmigo.

—¡ES MIO! —Le grito sin dejar siquiera que termine de decir las mierdas que salen su boca —no pueden hacer nada. Así que lo que piensen tú y esa adicta me importa una mierda.

Me retiro el móvil de inmediato y termino la llamada resoplando de forma agitada. Me contengo para no tener que estrellarlo en la pared y liberar todo mi cabreo. No me interesa seguir escuchando lo que tenga para decirme, no me va a amedrentar, no va a lograr llenarme de miedo y de incertidumbre como antes. No esta vez.

Dejo el móvil en la mesa de la cocina y me dirijo rápidamente a mi habitación para buscar un nuevo pantalón que ponerme y otra bata. Al final vaya que ha servido el haberme levantado media hora antes, de no haberlo hecho, gracias a este imprevisto, estaría a punto de tener mi primer retardo.

No he dado siquiera 3 pasos, cuando mi móvil empieza nuevamente a sonar y vibrar sobre la mesa. Aprieto los puños y giro sobre mis talones dispuesto a decirle de una vez por todas que si no deja de molestarme voy a llamar a la policía. Tomo el móvil y lo pego a mi oreja de inmediato.

—He dicho que te vayas a la mierda ¡Deja de molestarme! – grito exasperado y estoy a punto de lanzar el móvil a tomar por saco, cuando escucho su cálida voz llenando mis oídos.

—¡Venga ya! ¿Pero que modales son esos, tío? Pensé que te daría mas gusto escuchar a tu mejor amigo ¿Qué es lo que sucede esta vez? —pregunta, y me siento mal al instante por haberle gritado de esa manera, aunque obviamente grité porque no sabía que era él. Pocas veces me llama al móvil, se lo costosas que son las llamadas de larga distancia.

–Lo siento Willy, esta no ha sido mi mejor mañana, han pasado algunas cosas y… —me callo al instante. Lo escucho suspirar, probablemente está pensando en las mejores palabras para animarme. Como siempre. Estoy a punto de soltarme hablando para contarle todo lo que ha sucedido, pero recuerdo que probablemente si me ha llamado, en lugar de mandarme un mensaje o esperar para hablar conmigo por skype, es porque debe tener algo importante que decirme —te contaré todo esta tarde por skype ¿vale? Ahora dime tu ¿a que debo el honor de escuchar tu cantarina voz a esta hora, compañero? ¿Has salido ya de clases?

Escucho su risa fuerte y sincera del otro lado de la línea y automáticamente me hace sonreír a mí también. Siempre ha sido reconfortante escucharlo animado, saber que mi mejor amigo está bien, siempre hace que me ponga de mejor humor y esta vez al parecer hay buenas noticias.

—Ya salí, fui a comer a casa y estoy por regresar a las oficinas de la Universidad ahora mismo —me dice, y puedo percibir el tono entusiasmado de su voz —por fin me dirán si han aceptado mi solicitud —lo único que puedo hacer es sonreír al escucharlo.

……………………….

Narra Willy

Llego prácticamente corriendo y me siento en uno de los sillones que están afuera de las oficinas de la dirección de mi Universidad, me han hecho dar tantas vueltas que me sorprende que aun no hayan llegado a mi límite de paciencia. Pero obviamente no puedo sentirme fastidiado ni un poquito, estoy a nada de conseguir lo que tengo tanto tiempo esperando.

Luego de haber terminado el Instituto, me la pasé un año como perdido sin saber exactamente que quería hacer con mi vida. De pequeño siempre aseguré que algún día sería socorrista y eso por supuesto sigue entre mis planes, pero al terminar la educación media, también me quedó claro que no quería dedicarme a eso como una profesión. Yo quiero ser voluntario. Entré a un curso de natación, también a uno de primeros auxilios y cuando me di cuenta que tampoco se vive y se come de ser voluntario, terminé aquí.

He estudiado Ciencias Marinas en la Universidad de Cádiz desde hace dos años y no podría estar mas contento con la carrera que he elegido. Tardé tiempo en decidir a que es lo que quería dedicar mi vida, pero al final ha valido la pena cada día. Fue difícil al principio, pues nunca había estado viviendo solo, tan lejos de mis padres. Los extrañaba a diario y me sentía solo y deprimido la mayor parte del tiempo. Ahora casi me causa gracia lo que estoy a punto de hacer, y hasta donde estoy dispuesto a irme.

—Guillermo Díaz —salto de mi asiento como si tuviera un resorte en los pies y me dirijo de inmediato a la oficina de la que ha salido la secretaria que me ha llamado. Siento que me tiemblan las piernas, pero no estoy nervioso, estoy emocionado. Se que no me hubiesen hecho venir a no ser que tengan buenas noticias, o al menos eso espero. Me he esforzado mucho por esto y espero que por fin la respuesta sea un si.

He pedido una transferencia a una universidad en Estados Unidos, mas específicamente a la Universidad de California en Los Ángeles. En esa universidad hay una carrera de Biología marina y oceanografía biológica, y es posible, que pueda terminar allá los años que me quedan de estudio. No es la misma carrera, eso me queda claro, pero muchas de las asignaturas que he cursado durante estos dos años, pueden fácilmente ser revalidadas allá. Y en realidad, la carrera de Biología marina como tal, es la que siempre quise estudiar, así que al menos no tendría que empezar desde cero.

Se perfectamente que no solo estoy interesado en la transferencia por la carrera, ni por el hecho de que siempre he querido conocer Estados Unidos. Que mi mejor amigo se encuentre precisamente en ese lugar, a hecho que definitivamente tenga la certeza, de que irme es lo que quiero hacer. Samuel empieza precisamente  esta mañana, ha trabajar en el Centro Médico Ronald Reagan, que es el Hospital propio de la universidad en la que yo estudiaría si mi solicitud es aprobada.

Las cosas han cambiado muchísimo en estos 7 años y de una manera que probablemente nadie hubiese imaginado. Aun así, siento como si esto fuera una continuación de todos aquellos planes que hicimos cuando éramos pequeños. Nunca imaginé que pasaría tanto tiempo para volver a verlo, pero si soy completamente sincero, en ocasiones ni siquiera sentía que verlo de nuevo fuera una posibilidad, aunque fuese remota.

En ocasiones los trámites para transferencia son hechos directamente entre universidades. Es más sencillo para los alumnos, y se puede llegar a mejores convenios con becas completas si el expediente del solicitante cumple con los requisitos.

—Han llegado los resultados de su solicitud —me dice el jefe de servicios escolares, con su voz rasposa y pausada, lo cual me pone mucho más ansioso. Recorre con la vista las hojas que sostiene en sus manos y tarda tanto en seguir hablando que está logrando desesperarme de verdad ¿Podría dejar el jodido suspenso? Me muerdo la lengua para no tener que decírselo. Me mira fijamente arqueando una ceja y finalmente, la mueca algo hostil de su rostro, se transforma lentamente en una ligera sonrisa —me complace mucho comunicarle… que su solicitud de transferencia ha sido aceptada. Felicidades. Guillermo.

…………………………..

Son las 6 de la tarde y he estado tumbado en la cama desde hace al menos una media hora. Siento ganas de gritar, pero obviamente no lo hago. No se que pensar o que hacer… que decir. He estado esperando esto tanto tiempo que no me creo que por fin vaya a hacerse realidad. La ansiedad y emoción acumulada parece haberme caído de peso. Me siento mareado y me duele la cabeza, pero estoy feliz. Feliz como hace mucho tiempo no lo estaba.

Me levanto de la cama y tomo el móvil de mi escritorio. Tengo que llamar a mis padres para darles la buena noticia. Se que mi madre estará triste y feliz a partes iguales. Para ella ya había sido suficientemente difícil separarse de mi cuando me tuve que mudar a Cádiz. Ahora que estaré separado de ella por todo un océano, no se como voy a lograr que me deje abordar el avión sin querer irse  escondida en la maleta. De cualquier forma se que ellos van a estar contentos, saben cuanto me esforzado por esto y saben que siempre ha sido mi sueño viajar. Quedarme en un solo lugar y acostumbrarme poco a poco a la rutina, nunca ha formado parte de mis planes. Hay muchas cosas que siempre he querido hacer y mudarme a Estados Unidos, aun antes de saber que Samuel terminaría allá, siempre fue una de mis sueños a realizar.

Marco el número de mi madre. Pasan un par de segundos antes de que responda. Como lo he adivinado su reacción es una mezcla entre felicidad y tristeza y al final después de que le he contado todo lo que me han dicho en la oficina de servicios escolares, terminamos la llamada con mi madre sollozando y mi padre felicitándome a través del alta voz.

Debo estar en Los Ángeles un par de meses antes de que empiece el nuevo semestre a mediados de agosto, para poder tomar un par de cursos, así que me quedan aun 3 meses en España, dos de clases en esta universidad y uno de vacaciones que debo aprovechar para estar con mis padres.

Después de hablar con ellos, enciendo el ordenador y paso el resto de la tarde vagando en internet sin hacer nada de provecho. Estoy ansioso por contarle a Samuel la buena noticia, pero son las  12pm y estoy a punto de desmayarme de sueño. Generalmente no me duermo tan temprano, pero he estado desvelándome por las últimas dos o tres semanas y creo que eso está empezando a causar estragos.

Me conecto a skype y dejo el ordenador encendido. Me tumbo un momento en la cama pues aun faltan aproximadamente dos horas para que Samuel esté en su casa después del trabajo. Me alegra saber que pronto se acabaran estas cansadas conversaciones a distancia, en las que Samuel llega cansado de trabajar y se conecta a skype para no hacerme esperar más y yo me conecto en la madrugada para que no sea él quien tenga que desvelarse.

Escucho a lo lejos un sonido que me parece familiar. Estoy tan cansado que apenas logro despertarme. Parpadeo un par de veces intentando desperezarme y tomo el móvil que está a un lado de mí, sobre la almohada. Me levanto de la cama casi corriendo a tropezones y me siento en la silla frente a mi escritorio. Son las 2:15 de la mañana, me he quedado dormido. Aun estoy adormilado y el brillo de la pantalla me encandila. Veo que tengo varias llamadas de Samuel que no escuché y cuando estoy por llamarle yo a él, una nueva llamada aparece. Acepto y por fin su rostro sonriente aparece frente a mí en la pantalla.

—¡Hombre, Willy! ¿Qué pasa compañero? ¿Pensabas dejarme plantadito? —escucho su intencional tono infantil y no puedo evitar sonreír. No he despertado del todo y ya me estoy imaginando la cara de empanado que debo tener. Confío en que a través de la pantalla se note un poco menos.

—No te imaginas el sueño que tengo, chaval —digo sin pensar y me arrepiento de inmediato. Se lo culpable que se siente a veces de que no podamos hablar un poco mas temprano a causa de su trabajo, porque yo siempre termino desvelándome. Abre la boca como intentando decir algo, pero lo interrumpo antes de que empiece a disculparse —a ver, a ver, que no te estoy echando la culpa ¿sabes? Tu no te preocupes, hoy tengo clases hasta las 12, así que tengo suficiente tiempo para dormir —lo miro hacer una mueca, entrecerrando los ojos no muy convencido, al final sonríe nuevamente.

—¿Qué es lo que te dijeron de la transferencia?

—¿Qué es lo que me ibas a contar está mañana?

Hablamos ambos al mismo tiempo, atropellando las palabras y después de eso, terminamos riendo a lo tonto, como siempre.

—Dime tu primero, que lo tuyo de seguro es mas importante —me dice, mientras se tumba hacia atrás recargándose en el respaldo de la cama con la laptop apoyada en sus piernas.

—¿Mas importante? Pues te escuchabas bastante cabreado cuando te llamé al móvil ¿sabes? No parecía ser cualquier cosa lo que sucedió —hace un movimiento con la mano como restándole importancia mientras niega con la cabeza.

—Nada que no pueda esperar —repite, intentando convencerme de que realmente no es nada de lo que deba preocuparme —anda chiqui, dime que es lo que te han dicho en la universidad.

Sonrío ampliamente, pues sigue pareciéndome extraño y hasta cierto punto gracioso que siga tratándome como si aun fuera un niño. “chiqui”  repito en mi mente. Ni siquiera recuerdo desde cuando empezó a decirme así. No me molesta en todo caso.

—¿Y bien? —pregunta nuevamente, al no obtener respuesta. Me he quedado sin responder quien sabe cuanto tiempo. Mi cara de tonto perdido que me ha dejado el sueño debe ser bastante lamentable.

—Me han dicho que si —suelto de repente y lo veo abrir la boca sorprendido, para después sacudir las manos y chillar como niño emocionado. Ni siquiera habla, pero sus ojos casi parecen brilla y con eso lo dice todo. A veces no me creo que esté a punto de cumplir 25 años, es un niño en el cuerpo de un adulto – me han concedido la beca completa, ya le he dicho también a mis padres y están dispuestos a ayudarme a pagar los primeros meses de alquiler —miro a Samuel fruncir el ceño

—Pero Willy, sabes que eso no es necesario. Te he dicho un montón de veces que vas a quedarte conmigo ¿recuerdas? ¿No dijimos que compartiríamos piso cuando estuviésemos en la universidad? —balbuceo un poco al intentar responderle, pero él no me deja siquiera hablar —vas a vivir aquí ¿de acuerdo?

Me quedo callado por un momento pues no tengo idea de que responder. Es verdad que teníamos un montón de planes cuando éramos un par de adolescentes, pero muchísimas cosas han cambiado. Ha pasado el tiempo, él ya no está solo y…

—Se que me lo has dicho Samuel, pero las cosas son diferentes ahora ¿Qué va a pasar con Joel? ¿Qué va a pasar si él no quiere que yo…?

—Nada va a pasar —me interrumpe —sabes perfectamente que no debes preocuparte, a él no le molestará que vivas aquí. Confía en mi, compañero.

…………………………………

El tiempo pasa muy lento, pero a la vez siento que todo está completamente acelerado. Mis últimos dos meses de clases en la universidad de Cádiz se me han pasado volando y finalmente he tenido que despedirme.

El mes de vacaciones antes de partir a mi nueva vida, también está a punto de terminar. Una mudanza supone muchísima organización y planes. Pero una mudanza al otro lado del mundo, está a poco de volverme loco.

La realidad es que quizá exagero, tampoco puedo quejarme demasiado, pues todo se me está dando bastante fácil. Mi beca de estudios es completa, lo que significa no pagar absolutamente nada ni de colegiaturas, libros, materiales. Nada. Tampoco tendré que preocuparme por el alquiler, pues Samuel prácticamente me ha amenazado para que acepte quedarme en su casa y he decidido aceptar. De esa manera los gastos serán compartidos y las cosas serán más fáciles para ambos. Mis padres han querido ayudarme con algo de dinero en lo que encuentro un empleo de medio tiempo o algo parecido. Mi mamá ya se ha hecho a la idea de que no hay marcha atrás en mis planes y la he visto bastante más tranquila y sobre todo feliz y orgullosa de que sea capaz de cumplir lo que deseo.

Me doy una ducha, me alisto y me dirijo al centro de Madrid. Me queda solo una semana aquí y aun tengo que comprar unas cuantas cosas. Vale quizá no unas cuantas, es una sola cosa la que necesito comprar. Un regalo. Aunque no tengo ni idea de que es lo que voy a regalarle.

Pocas veces he estado tan nervioso por conocer a alguien. Ya ni siquiera me siento tan afectado por el hecho de que voy a volver a ver a mi mejor amigo después de 7 años. Hay otras cosas que me tienen mas preocupado. Este viaje representa un montón de cosas, muchísimos cambios que jamás imaginé, cosas a las que voy a tener que adaptarme, pero Samuel es mi mejor amigo a pesar de cualquier cosa. Lo que sea o quien sea que lo haga feliz, me hará feliz a mi también. Me siento tonto pensando en que necesito caerle bien a Joel, pero después de todo él es muy importante para Samuel y eso debe quedarme claro.

He comprado el regalo perfecto, o al menos eso es lo que creo. Ni siquiera me tomo el tiempo de empacarlo en la maleta junto con mis demás cosas. No quiero que se arruine. Decido llevarlo en mi mochila para tenerlo mas cerca.

……………………………..

El día por fin ha llegado, 02 de mayo del 2016. He pasado por toda clase de emociones en esta, que no solo es una despedida de mi familia. No solo extrañaré a mis padres y a mi hermana, también echaré de menos la ciudad, los lugares, la gente. He pasado mis casi 23 años de vida aquí y es duro dejarlo todo, pero es momento de iniciar una nueva aventura en otro lugar.

No faltan los besos, abrazos, buenos deseos y sollozos, sobre todo por parte de mi madre. Tampoco faltan las promesas de regresar en vacaciones, de portarme bien, de comunicarme lo mas constantemente que me sea posible y de esforzarme mucho en mis estudios. Me despido de mis padres y de Carol por última vez con una mirada y por fin, me encamino a abordar ese avión que me llevará tan lejos.

Es un viaje muy largo, pero no me permito siquiera aburrirme o dormir. Estoy tan emocionado que no podría conciliar el sueño. Me dedico a jugar con mi ipad, escuchar música o simplemente quedarme sumergido en mis pensamientos.

7 años, 7 años han pasado desde la última vez que lo vi cara a cara, desde la última vez que escuche cerca y no a través de un micrófono en el ordenador o de una bocina en el móvil. No imaginé que después de todo, si íbamos a poder continuar con los planes que habíamos dejado inconclusos. Aunque también estaba el hecho de que la vida de Samuel era diferente.

Cuando menos me doy cuenta, el avión ya está por aterrizar. Al final si que pude dormirme las ultimas horas de vuelo y eso sirvió para que el tiempo se sintiera menos. Los pasajeros empiezan a bajar del avión y yo tomo mis cosas y me aferro a mi mochila, saco el regalo y lo mantengo en mis manos mientras bajo del avión.

Estoy por fin en la enorme sala de espera del aeropuerto de Los Ángeles. Miro en todas direcciones pues él me ha dicho que vendrá a encontrarme aquí. Estoy ansioso, nervioso y siento que se me van a doblar las piernas. Estoy en un lugar completamente desconocido y de pronto me siento indefenso, como un grano de arena en una enorme playa.

—¿Willy? —escucho su voz a mi espalda y siento que el aire se me escapa de los pulmones. Volteo lo más rápido que me permiten mis piernas temblorosas y por fin, después de 7 años… lo tengo frente a mí.
No tengo palabras y estoy seguro que él se siente exactamente igual que yo.

Es como haber regresado en el tiempo para volver a encontrarme frente a frente con ese chico que ha sido pieza fundamental en mi vida.

—…Hola – le digo, porque no me salen mas palabras y si aun fuera aquel muchacho de 16 años que un día de pronto se quedó sin su mejor amigo, ya estaría llorando sin dudarlo.

Veo de pronto como se abalanza sobre mí y lo único que puedo hacer es abrir los brazos para recibirlo. Siento como me rodea con uno de sus brazos y me aprieta a su cuerpo tan fuerte que casi está ahogándome. No es el mismo chico de 18 años. Ahora es un hombre de 25 con la barba medio crecida y con la misma sonrisa de niño. No puedo creer que esté abrazándolo una vez más.

—¿Papi? —una vocecita infantil se deja escuchar en medio de nuestro abrazo.

Nos separamos lentamente para dirigir ambos nuestra mirada hacia abajo. En un costado de Samuel, aferrado fuertemente a su pantalón, se encuentra un pequeñito de no más de 5 años que nos mira a ambos, con una mezcla de curiosidad y confusión en su cara — ¿es Willy? —el niño pregunta, sin soltar a Samuel en ningún momento y sin avanzar mas de lo necesario. Samuel lo toma de la mano separándolo de su pierna y por fin puedo verlo. Tiene el cabello un poquito largo y de color castaño claro, la piel blanca y los ojos verde oscuro.

—Si lo es, mi niño, el es Willy —Samuel voltea a mirarme y una sonrisa se dibuja en su rostro, una sonrisa que logra contagiarme —Willy, este es Joel… él es mi hijo.

————————————-

Uouououououou ¡Estoy emocionada! Ni se imaginan las ganas que tenía de llegar a esta parte de la historia. Estoy muy contenta y muy conforme con las decisiones que estoy tomando para esta historia. Es algo diferente a las anteriores historias que he escrito y de verdad espero que les guste. Será una historia de amor preciosa, sufrida, intensa y que espero los llene de sentimientos tanto como me está llenando a mí el escribirla. Muchísimas gracias por su apoyo♥ Si hay cosas que aun no entienden, no se preocupes, todo se irá aclarando poco a poco.