al mirarte

Fueron cuatro los segundos
que pasaron hasta que pude
encontrarte entre los rostros congelados.

Y pasó una eternidad al mirarte
y contemplar en tus ojos
reflejada mi mirada.

Y hoy bendigo las razones casuales
por las que decidiste elegir
mi banco para esperar,
para encontrar.

Fue tu roce, fue tu aroma,
despertando mis hormonas,
lo que me obligó a cerrar la mente
y respirar, y controlar la activación.

Y mi razón se convirtió en
buscarte entre las calles,
en los parques, tiendas, bares;
en sonrisas y destellos de cristal.

Quien siguió la consiguió
y esta historia comenzó a brillar.
Y un buen día te atreviste
a confesarme que tenías tanto miedo
a que yo supiera de tu realidad,
y no comprendes…

Qué no es tu signo positivo
el que invierte en conflictivo
las cosas del querer.

Que eres tú quien me revuelve,
que eres tú quien me enamora,
tú quien me convierte en la mejor persona.

Y si tengo que gritarte lo que siento:
Te digo que te quiero
con tu suerte, con tu mierda,
con pasado, con presente,
con o sin enfermedad.

Y tú no ves que quiero
seguir comiéndote a besos.

Y es que el miedo que yo tengo
es simplemente no poder
saborearte lo suficiente.

Es dejarte escapar,
es vivir sin apostar por quien juega
con la mano más potente.

Son tus ojos, no tu sangre,
los que arrastré a mi cama,
cada noche y cada día al despertar.

Y es tu sexo, no tu sangre,
el que se adentra protegido
entre los huecos más oscuros
de mi intimidad, que no comprendes.

Que es tu risa, no tu sangre,
quien contagia de alegría,
las esquinas, los rincones de mi vida.

Que eres tú, que no es tu sangre,
quien invade de felicidad mis días.
Que no es tu signo positivo
el que invierte en conflictivo
las cosas del querer.

Made with Spotify
Me emociona saber que te tengo.
Y que nos tenemos. Al mirarte puedo ver un millón de constelaciones brillando en tus ojos y es hermoso. Puedo sentir tu amor, y hasta lo puedo palpar con mis propias manos al estar cerca de ti, te lo prometo, puedo anhelar el despertar más glorioso y sé que será siempre a tu lado… se que a veces tenemos días negros.. Pero que va, la vida es así, no todo es color de rosa, y algun dia siempre abra un tono gris, pero gracias a Dios que tengo a la persona correcta a mi lado, osea tú, que me entiendes y apoyas, me respetas, me soportas, me aguantas y por sobre todo me amas… y eso me encanta… Y dejame decirte que tú eres mi persona favorita, sin ti, no habría canciones, ni poemas, ni versos, ni películas, ni cafes, ni momentos, ni frases, ni nada, no habría nada si no te tengo. Pero sí, te tengo, y tú me tienes a mí. Y espero, de verdad, que siempre nos tengamos, Porque te espero en esta vida, y en las próximas si es necesario… y te amo, de verdad que te amo con todo el corazón…
—  Carisma (cartas a mi novia)
Me atrapas contando las horas para verte,
supurando esperanza por todos los poros de mi piel.
Al mirarte he comprendido que el beso más largo del mundo
es ese que todavía no te he dado.

Que no hay lugar en el planeta que no tenga luz
sino que simplemente carecen de tus ojos.
Que con viajar entre tus brazos es posible ir más lejos
que cualquier avión surcando el cielo.

Y las nubes monumentales, en especial
las que tienen la forma de tus labios,
me recuerdan lo feliz que soy cuando me besas.

Qué me queda si te vas,
o si al volver mi vista no te encuentro.
Qué me queda.
Un puñado de flores marchitas,
y un invierno en forma de daga.
Varios «quizá» a medio camino
entre el vendaval mortal de tu silencio
y mi condición de astronauta perdido
en medio de constelaciones que no son tuyas.

Mi vida siempre ha sido un árbol sin hojas
hasta que llegaste, primavera en cuerpo de mujer.
Hiciste que me envolviera en un abrazo con la lluvia
y tú, que siempre has sabido despejar el cielo,
supiste demostrarme que la paz está en una caricia.

Tú, que haces y deshaces por voluntad y sueños propios;
tú, que maldices los límites y te entregas al riesgo;
tú, que procuras, das cara y superas.
Tú, chica poesía,
no te vayas nunca si no quieres.

Que sepas que soy un árbol y no una jaula,
así que en lugar de encerrarte
lo que haré será contemplarte.
A ti, tus alas y tu mirada
clavada en un horizonte lleno de metas.

Sólo no te olvides nunca de que
los árboles, si bien son lugares de paso,
se ven mejor cuando florecen.

Yo olvidé la tristeza un segundo antes de que aparecieras.

Y luego de tanto verte caminar sola,
sin agarrarte a la mano de nadie,
me entraron ganas de ser camino.

O destino.

Porque siempre supe que el día que tú llegaras
la felicidad iba a colarse por la puerta.

Luego me miraste y me pediste
que te acompañara en tu vuelo.

Y yo te dije que sí.

Que mil veces sí.
—  Heber Snc Nur

sentir la fortuna
de que estas conmigo,
de quien fui yo
con quien elegiste caminar…
que me has conocido
en euforias como agonías
y tu ojos llenos de amor
no dejan de brillar,
que al mirarte aun sonríes nerviosa
y que te encanta
tomarme la mano al andar.
he de sentir esta fortuna
de que estas conmigo….

Y debí decirte amor...

Y debí decirte lo que ocasionaba tu sonrisa a mi corazón triste
Lo que se partía en mi, por un te amo de tu parte
Y  es que no es casualidad el verte como una obra de arte
Divina, como este amor que por tu ausencia arde
Y es que debí decirte lo que imaginaba a tu lado
Lo que tu compañía se llevaba de mi oscuro pasado
Y es que al mirarte, robabas mi pensamiento osado
Divagando, buscando tu mano sigo andando
Y es que debí decirte lo que no sentías
Lo que al darte cuenta no sabias
Y es que te fuiste por simples y estúpidas mentiras
Dime si por casualidad todavía me amarías
Y es que debí contarte, llamarte, decirte que no he dejado de amarte…

2

He tenido miedo, porque siento que ya no te amo de la misma forma que lo hacía antes, y a veces también tengo miedo de que llegue el día que al mirarte no sienta absolutamente nada por ti, no se si cuando eso suceda, me convierta en otro tipo de persona, que no vuelva a amar de la misma forma que lo hice por ti o si me de cuenta que siempre estuve equivocada,  que tal vez te di más de lo que tuve que haber dado, y fue por eso que no lo supiste valorar, porque eso hacemos. Sabes, las personas suelen ser siempre así, desperdiciamos todo lo que tenemos o nos sobra, y cuando algo nos falta, lo deseamos con todas nuestras fuerzas, eso era yo, un amor que sobraba, por que sabias bien que mi amor era tan grande que alcanza a cubrir un enojo o una decepción, ahora lo mejor que puedo hacer es aprender y saber ya no dar más de lo que no me dan, que no debo justificar nada y las cosas son así porque así son, sin ataduras ni excusas, si tu elegiste estar con alguien más no fue porque hubieras queriendo olvidarme, la elegiste porque te gustaba, porque sentías algo, porque sabias que valía la pena dejarme ir por intentar algo más, porque con ella podrías hacer cosas que conmigo no. Siempre pensé que conectamos al instante porque eramos iguales, pero no fue así, yo jamás te hice lo que me hiciste a mi, jamás te hice sentir como tu me hiciste sentir a mi, y por si quisieras saberlo, de los 4 años años que han pasado jamás he salido con alguien más, y si un día hubiera conocido a alguien mientras salía contigo, jamás hubiera arriesgado lo que más amaba por intentar algo más, son tantas cosas las que han pasado que  nisiquiera tengo claro lo que fuimos, solo se que no me arrepiento y que espero sanarme pronto para poder aceptar estar con alguien mas de la misma forma que tu lo hiciste, y no ahora, porque dejar de amar a alguien no se hace en un día o en un mes, creo que todo es un proceso, de perdonarte a ti y perdonarme a mi por no haberme sabido valorar.

Te amo de forma pequeñita así de forma tierna y un poco adictiva, te amo con esa locura que solo yo entiendo y se me nota al abrazarte, te amo al grado de mirarte a los ojos y robarte un beso eterno, te amo infinito sin dudas y sin miedo...te amo tan intenso como un susurro en el oído, como sentir el escalofrió al pronunciar mi nombre, te amo por ese olor que sale de tu cuello, te amo por hacerme sonreír sin fines de lucro, te amo por que peliemos y nos reímos 2 minutos después, creo haberlo dejado claro que ya no es un simple te amo.

-Chelistico

Poema para piscis

Es sencillo

A veces me ves con mirada ausente y me preguntas en que estoy pensando. Es sencillo pero temo asustarte. Por eso no suelo contestar o te regateo sonriéndote y cambiando de tema. Pero lo que me pasa es sencillo: te amo. Te amo con premeditación y alevosía, te amo con vehemencia. Es más sencillo aún: al mirarte se me salen los sentidos por la boca. Pero nunca quiero decírtelo del todo porque el ser humano tiende a buscar otras metas cuando alcanza con facilidad lo que persigue.
Yo quiero clavarme en tu futuro al igual que un título se clava en un libro, en la portada, para siempre. A menudo me vienen demasiadas ganas de soltarte este tipo de barbaridades pero corro el riesgo de que pienses que no quiero luchar por algo que ya tienes conmigo, que no tiene complicación. Tal vez pienses que solo merecen la pena los amores que conllevan algún tipo de conquista. Y yo fui conquistado. Tú aún no lo sabes, pero el día que te conocí tus ojos clavaron una bandera en la cima de mi corazón y no va a haber manera de arrancarla. Por eso sigo así, callado, haciéndote pensar que no soy del todo tuyo. Seguro que de ese modo no se te van a ir las ganas de luchar. Entiéndeme… yo también lucho, lucho cada día contra mí para no decirte todas estas coas: que cuando no te veo soy un hombre en un pantano, que desde que te conozco no recuerdo en nombre del invierno.


Pinkie pie

Y al mirarte sé que estoy perdidamente enamorada de ti; por qué no eres mi tipo, porque no eres la personas que describía como mi "chico soñado", porque no te gustas las mismas cosas que a mí, porque muchas de tus actitudes me son de mal gusto y aún así al verte, cambio todos esos pensamientos y solo me dedico a observarte y básicamente a amarte.
Es así de simple. Cuando estoy contigo soy feliz. Cuando no estás, recuerdo los momentos que hemos pasamos juntos. En definitiva: ya no sabría diferenciar la felicidad de ti. Tú eres, de lo que siento, la parte más bonita. Eres la sonrisa de mi boca, cuando sonrío. Ahora no estás, por ejemplo, y cierro los ojos, recuerdo tocarte; recuerdo tu piel y su tacto, parecían mis manos pasearse por una estrella. Recuerdo también, al mirarte, creer estar viendo el paraíso. El paraíso eras tú y tus formas, y mi forma de entenderte, y la forma de tu boca, y ojalá me beses pronto de nuevo. No necesito que nadie lo entienda. No tengo la necesidad de explicarlo, pero yo, antes de ti, sólo había vivido el borrador de una vida sin ganas. Una vida, sí, pero de esas en las que te dedicas con indiferencia a esperar que el tiempo pase, y a saber a dónde te lleva. Abrázame como me abrazas. Abrázame sin sentido, no requieras excusas. Abrázame sabiendo que si lo haces el mundo va a parecer un lugar más hermoso. Es así de simple. Si me das un abrazo se me dejan de ocurrir cosas por las que poder estar triste. Parece justo, sin duda, que tus brazos encierren esa victoria.
—  Sergio Carrión