al borges

Magi 333 -Spoilers-

Magi 332 Spoilers -Clic Here-

Here it is Magi 333 translation

Before Reading i’d like to point out a few things:

- My translations are from Korean, that means I don’t know Japanese –yet ;D-

- My translations are most probably not 100% accurate so you may find a few mistakes

- If you are going to use them, please credit back to me =D, @maumauxmau and @itsdanystormborn

- Again, my Korean is basic so this might be wrong and have some mistakes

- I want to thank @maumauxmau for English translation, thanks hun!

- Thanks a lot for the support @itsdanystormborn (You are amazing, hun, thanks for all) and @braveblume =D (I love you, *-*) 

- These translations belong to me, @itsdanystormborn and @maumauxmau, thanks Dany for your cooperation to this post = D

- Last but most important: Please support the official release! Remember this belongs to Shinobu Ohtaka and she needs all of our support so please be sure to buy the magazine or manga!~

-Thanks to marumaru.in for the scans and images :D

Let’s Do It!

Night 333: A gate to the Sacred Palace

Keep reading

¿Por qué escribo?

Escribir este texto me hizo recordar algo que había leído y lo citaré porque imagino, que al igual que yo cuando me sentí muchas veces perdida en este camino (y de vez en cuando todavía me siento), hay otros que pueden llegar a sentir lo mismo; es un relato de Borges:

Un hombre se propone la tarea de dibujar el mundo. A lo largo de los años puebla un espacio con imágenes de provincias, de reinos, de montañas, de bahías, de naves, de islas, de peces, de habitaciones, de instrumentos, de astros, de caballos y de personas. Poco antes de morir, descubre que ese paciente laberinto de líneas traza la imagen de su cara.

Jorge Luis Borges (1899-1986)

Del libro El hacedor

Podría decir que me gusta la soledad. Que me gusta el silencio que siempre me acompaña, aunque a veces necesito de la música para calmar un poco ese ruido inexistente. Podría decir que escribo para salvarme de algo, y puede que así sea, que escribo porque no puedo verme haciendo otra cosa y he decidido dedicarle mis días a las páginas en blanco, a los cuadernos que colecciono con miles de apuntes, listas, notas, citas, versos, frases. Podría decir que no sé ni cómo surgió el sentimiento de querer pasar mis días entre libros. Podría decir tantas cosas acerca de por qué escribo y sin embargo, hay una sola cosa que suena en mi cabeza en este momento: Nadie puede contar las cosas como yo las contaría.

Puede que tengamos experiencias parecidas, incluso las mismas, a veces en la vida y en la ficción nos olvidamos del gran juego de azar al que todos jugamos. Puede que tengamos experiencias iguales, pero cada voz es diferente. Cada par de ojos se concentra de forma diferente en los rayos que penetran por el cristal de color rojo y ven detalles distintos de ese color que ilumina o difumina o pinta la cara de otra persona, la mano, la pierna. Cada quien ve algo diferente que no puede ser dicho por nadie más de la misma manera, quizá nos limitamos porque usamos las mismas palabras, pero mi voz no será nunca la de nadie más ni yo tendré la voz de nadie, ni quiero tenerla.

Volviendo al relato de Borges, me vino a la cabeza porque en las cosas que escribimos vamos dejando pedacitos de nosotros, detalles que nutren la voz que acompaña a nuestros textos. Yo declaro que siento una gran admiración por todas las personas que se atreven a coger el lapicero, la pluma, el lápiz, la computadora, el móvil, lo que sea y se atreven desgajarse en palabras. Admiro todavía más a las personas que van un poco más allá del simple hecho de escribir y se dedican a hacer sus lecturas correspondientes para crecer, tanto como lectores y escritores, pero también como personas únicas que son. Los admiro. Cuando terminamos de escribir un poema, un relato, una novela, hemos vivido otras vidas, hemos viajado en el tiempo, hemos habitado otros mundos, pero al final si unimos los puntos de las historias que van atadas por detrás del cuadro, podremos descubrir, como dice Borges: «descubre que ese paciente laberinto de líneas traza la imagen de su cara».

Sí, todos nos hemos sentido perdidos, a veces caminando sin sentido, siguiendo el mismo camino sin saber a donde nos llevará. Aún sin saberlo, si seguimos en este camino es necesario que nos agarremos muy fuerte de lo que sea que nos ha traído hasta aquí. No desistir, no parar. Seguir descubriendo, seguir escribiendo. ¿Por qué escribo?, para seguir descubriendo, aprendiendo.

Paola Rivera

They Call Them Trinity - Chapter 9

Whoa, it’s Monday already! Here’s chapter 9 of Tctt, SFF?, (N)SFW, (I dont even know anymore), for a whopping 4,215 words. hartfic​ and dabblingdabbler​ have again spent their precious time dealing with my sloppiness, than you dearest proofbetareaders ^_^ 

Where were we? Ah, yes.

Read chapter 8 here

All chapters here


“You like it, hm?” Grace bites gently at Hannah’s shoulder. “What else do you like?”

“I like… when you say my name?”

Grace smiles and rolls on top, satisfied by the answer.

“Then make me.”


Hannah is having a hard time keeping a straight face, and if ‘surprised’ isn’t an accurate description of how she is feeling, she can’t find a better word. Because her name definitely got mentioned a few times, but now it’s just a string of ’yes’ and 'god’ escaping Grace each time her hips swing and her back arches. The interval between them is getting closer and closer and all Hannah can think about is the build up anticipating an explosion. Thankfully Grace’s eyes are closed, or, if they’re open, they’re lost in some other world, and she can’t see Hannah’s disbelief at the beautiful, scarred body dancing above her.

The explosion comes, inevitably, running through Grace’s body and up to Hannah’s arm, until they both collapse, laughing breathlessly between shallow kisses.

Keep reading