ah .. bobo =3

Ah, por fin te encuentro. Eres un travieso.” Bum había recorrido toda la cuadra buscando al cachorro fugitivo que perdió—a escondidas de su jefe, por supuesto—y, ahora que lo había hallado, podía respirar en paz. Cuando sintió una presencia a su lado, se giró lentamente y con el corazón en la garganta, imaginando ya el lío en el que se había metido. “Uh… Espero podamos conservar esto como un secreto entre los tres.”