agotamiento

1 de Julio.

Estoy cansada.

Harta.

Saturada.

Agotada.

Cabreada.

Llega un punto.

Un jodido punto en el que te planteas cosas.

Muchas cosas.

Y te das cuenta de que llevas toda tu vida aguantando una situación que para nada es la que te esperabas cuando naciste. Una situación que nadie creo que se merece. Porque las personas tienen paciencia, unos más que otros, eso es cierto. Pero llega un momento en la vida de las personas en el que acaban por cansarse de dar, soportar, aguantar y respirar tanto. Un punto en el que o te plantas o sigues adelante como has estado haciendo durante toda tu vida pero estoy segura, convencida y puedo poner la mano derecha en el fuego sin miedo a quemarme que llegará un día en el que lo mande todo a la mierda y me canse de ser buena, de mirar por los demás y de tener paciencia de santo. Ese día. Ese día la gente se sorprenderá aun estando sobre aviso de que llegará dicho día.

AGOTAMIENTO SAGRADO

(calm in the silence by giaste)


¡Tu agotamiento se honra a sí mismo! No te apresures a asignarle alguna patología, o a hacerlo desaparecer, porque puede contener gran inteligencia, e incluso, medicina.

Has emprendido un largo viaje desde las estrellas, amigo. Haz una reverencia a tu agotamiento ahora; deja de luchar contra él.

No hay ninguna vergüenza en admitir que ya no puedes seguir adelante. Incluso los más valientes necesitan descansar.

Porque hay toda una aventura por delante. Y necesitarás de todos tus recursos.

Ven, siéntate frente al fuego de la Presencia. Deja que el cuerpo se relaje; déjate caer en el silencio aquí. Olvídate de mañana, no te preocupes por el recorrido que falta, y sumérgete en la calidez de esta noche.

Cada gran aventura está nutrida por el descanso que hay en su corazón.

Tu agotamiento es noble, amigo, y contiene poder sanador… si tan sólo lo escuchas…

- Jeff Foster

Me agota la gente como tú. Esa gente que tiene que saber todo. Que se tiene que meter en todas las vidas posibles. Que se meten en todos los charcos, incluidos los de barro. Esa que critica sin conocer. Que habla sin tener idea de nada. Esa gente que a la mínima está poniendo a caldo y a caer de un burro sin saber que al final se va a saber lo bocazas que es. Esa gente que no mira. Analiza cada uno de tus movimientos. Cada palabra que dices. Cada gesto. Todo. Esa gente agota.

Si os habéis fijado he usado el término “gente” y no “persona(s)” ya que, para mí, no se pueden clasificar como tal.

Estoy cansada. A oscuras en mi cuarto. Siento un vacío terrible y una tristeza infinita… No, no lloro y no es que no quiera, es que no hay lágrimas; quizás las agoté, pero igual siento como si me ahogara. Estoy realmente desesperada, agobiada, estoy perdida en mis pensamientos y en una oscuridad que no se acaba. Oigo a todos reír al otro lado de mi puerta, ellos están bien, o al menos mejor que yo. Y yo simplemente no tengo fuerza, no existo, no soy…. No quiero que me toquen. Solo quiero que alguien me diga sinceramente, mirándome a los ojos, a través del monstruo que van a encontrar ahí, un TE QUIERO… Uno sincero, uno que no necesite venir acompañado de muestras físicas de afecto, uno que logre hacerme sentir, simplemente SENTIR porque justo ahora no siento nada. Sólo vacío. Pero a pesar de todo no tomé la navaja. Está allí, esperando, pero no lo haré, aún quiero creer que puedo resistir. Espero que algo de esto valga la pena…