agosto aventura

Y así fue nuestro amor: pasajero.
Como aquel verano caprichoso, bajo ese sol de agosto. Donde se perderán las miradas que perdimos, las risas que compartimos, el amor que nos dimos, los momentos que vivimos y aquellas noches que pasé con certeza besando tus labios color cereza bajo las mantas que atamos con destreza y así dormir hasta que amanezca.