agonice

Voy a darte los mejores besos y los abrazos más cálidos que puedan existir. Así, cada vez que beses a alguien más sólo pienses en mí; cada vez que unos brazos te rodeen, agonices de frío.
Sé que en el fondo te dirás que quieres regresar. También sé que será un pensamiento nada más, porque estoy seguro de que ya no volverás.
—  Un escritor de banqueta -Room 210 (D. Palma León)

“Que se me pudra La piel, si no me tocas. Que se  me caigan Los ojos, si no te veo. Que se me gaste La voz, si no te hablo. Que se me quemen Los dedos, si no te toco. Que se me infecten Los oídos, si no te escucho. Que se me quiebren   Los labios, si no te beso. Que se me acaben Los poemas, si no los escuchas Que se me seque La sangre. Que se me calcine El alma. Que se me marchite La lengua. ¡Maldición¡ Que me agonice El cuerpo. Pero no te vayas que me matas que me mato”

poema: me matas, me mato 

Secreto

Hoy hice algo, fue algo que he estado planeado desde hace poco tiempo, pero fue lo que me motivo estos últimos días: viaje en el tiempo.

Así es, hace unos días conseguí una máquina del tiempo, después de pensar que haría, me decidí hoy, viaje al día en que te conocí.

Cuando llegué estaba en mi habitación, era temprano, dormía yo, dormían todos, con cautela escondí en mi cartera una nota. Probablemente la vería en camino a la escuela, la leería y me sorprendería, estaría incrédulo, pero cuando te conociera me daría cuenta que era verdad, la nota era la siguiente:

      Para evitarte el venidero dolor más grande:

Hoy al llegar habrá una chica nueva, de bella piel suave y cálida, de un tono etéreo y sublime; sus ojos son cálidos como la tenue soledad; de largos cabellos, hermosos y serenos; posee el cuerpo más bello, y una sonrisa sincera; una voz que jamás olvidarás, las manos tan suaves que rogaras por una caricia; es perfecta, y nada más.

Salúdala,  dale la bienvenida. Para mí en ese año solo me resignó a su bella existencia, jamás forjamos nada, jamás pasó nada. Eventualmente caerás rendido, con tan sólo tres segundos de sus labios, como el golpe más desprevenido se convertirá en tu todo, y estúpidamente es demasiado tarde, ella no me mira a mí, no te mira ti, ve a alguien más,   Y ahora se ha convertido en mi inspiración, en mi pensamiento diario, me resigno a esperar, esperar el momento ideal, pero tu deberás aprovechar, haz lo que yo no hice hasta que tarde fue: acércate a ella, dile tu sentir y temores, tus pasiones y fallas, cuéntale tus tragedias y aspiraciones, habla de tu dolor y soledad, y escucha, escucha todo lo que tenga que decir, descubre su perfección y sus fallos, entiéndela completamente y cae rendido ante ella como me pasó a mi, como te pasará a ti, enamórala con sinceros detalles, con pequeños escritos, con sutiles sorpresas, corran bajo la lluvia, y recuéstense en la hierba, beban café y escuchen esa melodía en piano, hablen por horas, hasta que la voz agonice, escucha su voz y contémplala, hablen ilegalmente en las noches oscuras y envíen su voz cuando el otro la necesite; aprende de ella, y que ella aprenda de ti, bríndale apoyo y siempre está ahí, creen maravillosos recuerdos que jamás yo veré. Evita este dolor e impotencia, evita la resignación y soledad, porque es lo peor que nos podrá pasar.

Y una cosa más, si las cosas fallan, si están destinadas a fallar, agota la última esperanza, y cuando solo quedé una gota quédate con ella, la vas a necesitar.

                                                    Esperando evitarte el dolor, tu yo venidero.

                    food                                   food

           food           food               food            food

      food                            food                            food 

  food                                                                         food

    food                                                                      food

       food                                                               food

             food                                                    food

                  food                                          food

                          food                          food

                                 food            food

                                           food