aeropuerto

En la vida hay que disfrutar cosas nuevas, visitar nuevos lugares, conocer otras personas, probar sabores nuevos, sin miedo y por sobretodo, sanar las heridas y dejar todo atrás.
—  36 de 100 días fuera.
Es curioso, porque cada que me dejas busco reinventarme, hacer cosas nuevas…
“Voy a viajar sola por primera vez” me dije…
y aquí estoy, en el aeropuerto de la ciudad a las 7 am esperando mi vuelo.
Quizá no quiero viajar sola, quizá solo quiero huir de ti, huir de mi… de mis cuatro paredes, que me tienen postrada en la cama pensando en tu ausencia y anhelando tu regreso.
Pero aquí te pienso más, aquí me dueles más y más… este aeropuerto lleva tu nombre escrito por todos lados. Te estoy necesitando. Me estoy muriendo bien lento. Y estoy deseando mejor morir ya.
Los pasillos y los baños, la comida y la sala de estar… ahí estuvimos hace un mes, hace dos, hace seis.
Aquí fluimos, aquí esperamos y nos besamos y nos amamos y nos miramos, nos teníamos, yendo y viniendo, recolectando momentos que ahora no son más que fríos recuerdos, crudos recordatorios de que ya no estás. Ya no hay más de ti.
Y estoy aquí sola, mirando a todos lados, viendo a toda esa gente tan igual, tan simple… ninguno es tú.
Y veo tantas parejas, pero nadie luce tan bien como nosotros lo hacíamos…
estás en todas partes, no puedo huir de tu recuerdo… pues una parte de ti vive en mi.
—  SS