adios-nostalgia

No te voy a pedir que te quedes, si quieres vete y no, no es porque ya no te quiera, pero, si tú no me quieres yo no te puedo detener, todos debemos buscar nuestra felicidad y claramente yo ya no soy la tuya.
—  No me olvides.
Y entonces te das cuenta que estas completamente solo. Te hundes y te rompes, manteniendo la esperanza de que te salven. Pero la realidad es que nadie lo hará.
A ti te toca ser feliz
en otros labios
otros brazos
otro lado que no es el mío
ya aceptarlo no duele
como cuando uno
empieza a enfrentar
los nervios de la ausencia
y bueno
no podemos prolongar
ese ciclo de esperanzas
que no se convierten
en alientos de mariposas
estoy contento de verte evolucionar
que a quien tú elegiste
se vuelva tan loco como yo
como cuando estoy
a tres milímetros de tu cintura
y exploto en partículas subatómicas
en arena de río y azúcar de frutas
a ti te toca ser feliz
en otro lado que no es el mío
qué más me habría gustado
que ser el autor
de incontables páginas de tu sonrisa
—  De salsa y tango, Quetzal Noah