actues

All out for union rallies on 4 March

It’s long overdue. On Wednesday, 4 March, we have a chance to use our most powerful weapon. Around the country, organised workers will be marching against the Liberals’ attacks – past, present and future. Attacks on our health care, our education, our social welfare and our rights at work.

The government is frustrated with its inability to get its way in the Senate. Ministers are demoralised by the series of idiotic “captain’s calls” from their dickhead in chief. They feel besieged by rising public hostility – seen in the popularity of last year’s student protests, in the booing by football crowds and in the sag in opinion poll numbers that not even a terror scare can reverse.

Confronted with this, the Liberals have done a decent job of ripping themselves apart over the past few weeks. Blood sport is never more fun than when it’s Liberals knifing each other.

But it’s not enough. It is our side’s actions, especially those of the organised working class, that can turn the Liberals’ current crisis into a full-blown rout. It’s vital that the 4 March rallies be huge.

The bigger the rallies, and the more stop work action involved, the bigger the impact will be on our rulers’ “business as usual” and – even more important – on their precious profits, which stop flowing when we stop work.

The bigger the rallies, the greater the boost in confidence for our side. Most of the time, we can hate what’s going on – in our workplace and in our society – while feeling that there is no chance of making a change. A huge demonstration can impact on this, potentially letting loose some of the qualities most feared by our rulers – hope for a better tomorrow and confidence in our ability to fight for it.

Big rallies on 4 March will strengthen the hand of everyone in the union movement who wants to see more strikes to blunt the ruling class agenda.

The ACTU, which has initiated the protests, sees them playing a very specific role: the opening salvo in an electoral campaign, modelled on the anti-WorkChoices campaign and the recent Victorian election, which will return Labor to federal government.

Socialists aim higher than this. We want a movement that can challenge the anti-working class agenda of any party and any boss.

The work that we do to build 4 March among our fellow workers – leafleting, signing workmates up to delegations, pushing our unions to build seriously for the rallies and organising other unionists to do the same – can give a crucial long term boost to our organising ability where it matters most: in our workplaces.

Everyone who’s serious about kicking out the Liberals, and keeping on kicking, needs to go all out to build 4 March.  

Cada vez que sientas que las cosas no puedan ir peor en tu vida, párate a pensar que la vida de muchas otras personas, son mucho peor que la que tú estás viviendo.

Comienzo diciendo eso porque leí mi última actualización y era como si el fin del mundo había llegado a mi vida, solo cuando simplemente una relación – mi primera relación –, había acabado.

Luego de dejarme morir por algunos días más, decidí salir adelante y dejar todo el dolor atrás. No es posible que uno se eche a morir por alguien, cuando ese otro se ve de lo más bien. Y no lo digo con el afán de crear una discusión con Chris, lo digo de buena manera. Es solo que… yo me estaba echando a morir.

Las cosas luego de las fiestas pasaron como una serie de hechos muy rápidos, confusos y sin tiempo a analizarlo por completo. Mi madre quería que retornara a clases en mi ciudad natal y dejase Nueva York para siempre. Eso era algo que no podía permitir cuando me costó muchísimo llegar donde estoy, así que tuve que convencerla muchísimo para que permitiera arrendar un pequeño departamento y así terminar la secundaria como corresponde. Sé que cuando lo lea esto Jake o Jennie, se van a sentir un poco conmigo, pero es que cada quien tiene su propia familia, sus hijos, que me cuesta un poco ser una molestia – aunque sé qué dirán que no es así.

Para mi fortuna, me he adaptado totalmente. Como le dije a mi mamá, es como si hubiese adelantado solo un par de meses mi vida universitaria. Se cocinar, lavar, ordenar y eso me ha llevado a que valorice un montón las cosas. Por las tardes después de clases, voy a mi trabajo donde lo conseguí en el cine. Me da la facilidad de comprar tickets a mucho menor precio y nada, es algo extenuante, pero me ha gustado cambiar un poco el estilo de vida que estaba teniendo. He conocido a más personas y me he dado el tiempo de salir allí afuera. Me había perdido mucho de la vida encerrada luego de clases en ensayos y shows.

¿Sigo dedicándome al canto? No. Cada día que pasa me siento mucho más segura de dejarlo atrás. Siempre será un lindo recuerdo y un hobbie que se puede dar cuando tenga tiempo. Siempre amaré escuchar música e interpretarla, pero hay momentos en los que uno tiene que ser bien sincera con lo que uno quiere y no me siento preparada para dedicarme en una carrera en donde tendré que golpear millones de puertas, solo para que me escuchen solo en una o… ninguna. No creo que tenga ese tipo de material. Soy tímida y esa es mi realidad.

Ahora que tenga un tiempo libre iré a visitar a mis primos. Lo prometo, esta vez si. Creo que necesito rodearme de la gente que quiero.


Jess.-

Recién vengo llegando del trabajo. Tengo mi comida a un lado y decidí escribir unas cuantas palabras por aquí antes de que se me pase otro mes. A decir verdad, el mes pasado se me fue volando. Entre tantas cosas que hacer en la oficina, me fue imposible, pero al menos no desaparecí para siempre.

Aún permanezco en Inglaterra y ya voy para los tres meses en los cuales me he ido acostumbrando poco a poco. Aquí la gente es distinta y no solo en la forma de vestir, sino también en cuanto a su personalidad y forma de expresarse, pero no ha estado del todo mal. En estas últimas semanas me he dado la oportunidad de salir más con amigos para ir agrandando un poco mi círculo social y que éste no solo quede con las personas de mi trabajo, porque a veces uno quiere distraerse y hacer cosas distintas. Es inevitable que con la misma gente que te rodeas a diario, el único tema para un viernes sea eso, solo trabajo.

En cuanto a la familia, solo me he comunicado con Matthew cada dos o tres días, cuando el tiempo me lo permite y a él también. Usualmente hacemos Skype y normalmente se da justamente como ahora, mientras ceno en mi casa. Para Matt es un horario completamente distinto y lo hace complicado, porque lo molesto mientras hace sus cosas, pero ya vamos tomándole la práctica y durante una semana, molestamos el sueño del otro. Es bastante justo y mantenemos la comunicación, mejor no hay.

Hace un par de días estuvo de cumpleaños Mía, lo que me causó un poco de melancolía. Esta fue el primer cumpleaños que paso lejos de ella y cuando puso que me extrañaba, fue algo que me afectó bastante. Me dieron ganas de tomar el primer avión y dirigirme a verla, porque tengo su regalo comprado muchas semanas antes de cumpleaños. Tengo este hábito y creo que me será imposible quitármelo por un rato, pero ahí está, en mi cuarto y se que le encantará. Solo quiero aprovechar para decirle que la quiero mucho y que aunque esté lejos, siempre pienso en ella.

En la reunión de hoy se me informó que lo más probable es que surja un viaje de negocios, el cual será en Estados Unidos, esto me servirá para aprovechar de ir a casa para buscar algunas cosas, ver si Matty y Mia necesitan algo, además de algunas otras visitas que quiero hacer. Veré además si me dan unos días para permanecer allá y tengo la sensación de que probablemente no haya ningún drama con eso, así que seguramente los estaré viendo en un par de semanas.

Saludos a todos.

Benjamin Weming.-

Creí que era momento de pasar por aquí. Se me da muy bien evadir esta página, pero luego de lo que me ha estado ocurriendo últimamente, pensé que sería necesario empezar a darme la oportunidad en unas cuantas cosas y es por eso que con el dolor de mi alma, estoy abriéndome un poco más… a la vida.

Oliver tuvo la fantástica idea de creerse un súper brujo y como todos saben, acabamos de alguna forma siendo torturados por recuerdos que seguramente todos habíamos escondidos muy dentro de nosotros – thanks, Oli –. Desde el momento en el que me convertí en vampiro, apagué el interruptor de emociones porque creí que era lo que necesitaba hacer. Había muerto, perdido a mi familia y todos los sueños que alguna vez quería para mí. Sé que se me ve siendo sarcástica, hiriente, asesina y muchas otras palabras que seguramente vienen a mi persona, pero aunque no lo crean, no siempre fui así.

Mi padre ha sido mi héroe desde siempre y el tener que alejarme de él, de mi familia en general es algo a lo que todavía no me puedo acostumbrar y sé que ha pasado mucho tiempo, pero simplemente ha sido difícil. Ahora soy capaz de asumirlo porque volví a ser yo misma. Tuve que encender esto para tratar de recuperar un poco más mi esencia antes de terminar de alejar a las pocas personas que dan todo por mí. A los que poco a poco se han convertido en mi familia.

Ahora nuevamente, tengo la intención de visitar mi casa. Esta vez quiero entrar y hablar con ellos. No sé si contarles todo, porque sé que no lo entenderán y que sepan de este mundo es algo que no les podría dar, pero si quizás decirles que sigo aquí, que no me extrañen, que me encuentro bien. Quiero ir cerrando etapas para ir abriendo otras. En mi cabeza suena un poco descabellado pero con las personas que he hablado esto, encuentran que ha sido la primera vez en la que he estado cuerda. Apagar las emociones te nubla de muchas situaciones. Eres egocéntrico, cerrado, solitario, ¿Y qué sacas con eso más que engañarte a ti mismo?.

Solo me resta decir que ahora soy otra. Quizás no les guste, quizás sí. Pero no es lo importante ahora, lo que si lo es, es que he vuelto a ser yo.


~ Mad.-


Este 2015 se ha convertido en uno de esos años que comienza con bastantes cosas que hacer. Como este es mi último año de Universidad y ya estamos tan cerca del final, he estado vuelta loca. El tema de mi tesis, mis compañeros y muchos factores más me han llevado a convertirme literalmente en un zombie a tiempo completo. Me ha costado bastante el poder llevar una vida normal, pero siento que todo este sufrimiento finalmente valdrá la cuenta y ya en unas cuantas semanas podré recuperar el tiempo que ahora no estoy usando para las cosas divertidas.

Por la razón que mencioné anteriormente es que estuve tanto tiempo ausente. Ahora, he terminado con mi parte del avance y de casualidad vi el link de esta página y pensé que no estaría mal en decir que estoy viva, solo que viviendo bajo una roca llamada Universidad. Espero que todo el trabajo se vaya disminuyendo y ya pueda pasar por aquí como persona normal, pero no podría afirmar que será así en un 100%.

Luego de celebrar año nuevo con mi hermano – si, sigo evadiendo las llamadas de mi madre y a veces pienso que algún día simplemente se me aparecerá por la puerta – , la tranquilidad nos ha rondado a Casey y a mí. El por su parte ha estado a full con su trabajo. Es un buen policía y me gusta verlo apasionado por las cosas que hace, por más que me asuste el que algún día no vaya a llegar y me den malas noticias. Pero trato de no pensar así. He visto su grupo de trabajo y lo mucho que se protegen de forma mutua. Tampoco dejo de lado las capacidades de él, se que no puedo verlo en acción, pero solo basta para escuchar a sus compañeros de trabajo hablar acerca de lo bueno que es en lo que hace, para que me quede tranquila y orgullosa a la vez de todo lo que ha logrado aquí desde que llegamos de Chicago.

Y, aunque últimamente no nos hemos hablado demasiado, sé que está pendiente de mí, tanto como yo de él. Esas son las ventajas de depender mutuamente, siempre me siento acompañada de una manera increíble. Ya vamos a un cumplir un buen tiempo en este lugar y ambos consideramos que ha sido la mejor decisión del mundo.

A nuestro otro hermano no lo he visto mucho. Sé que se mudó a la casa de su novia y que está muy bien. Tengo planeado en hacer una cena familia este sábado donde me daré la tarde libre y lo invitaré para que nos pongamos al día. ¿Qué gracia tiene el descubrir que tienes un hermano si no vas a compartir momentos tan banales como una simple cena? Es un regalo tenerlos en nuestras vidas y nos hemos desperdiciado mucho tiempo, como para seguir con ese camino, ¿No creen?.

El tiempo se pasa volando y un cuadernillo de 100 hojas de historia me está esperando. Acompañado de un litro de café recargado, of course.

¡Peace!


Brooke.

Lamento haber estado tan ausente últimamente. Prometo que eso va a ir cambiando a medida que vaya tomándole la práctica. Hay veces en las que olvido que hasta tengo Facebook, así que creo que con eso digo todo.

Mi vida en los últimos meses ha ido mejorando de manera creciente. Ya mi familia está totalmente adaptada en Nueva York. Ya la casa se ve mucho más organizada ahora que hemos terminado oficialmente de desempacar y todos ya están tomándole el ritmo a sus nuevas vidas. A excepción de papá, quien tiene que viajar cada cierto tiempo a Miami por su trabajo, él es quien más se ha sacrificado con esta decisión y hay momentos en los que me siento bastante mal y culpable. Lo hemos conversado y siempre me repite que en algún momento, él también pensaba en venir aquí, que yo solo lo adelanté. Así que eso me hace sentir mejor.

Las clases van bien, ya estoy totalmente al día con las materias y al ritmo de los demás, eso es lo bueno de tener a Zoey en mis clases, porque ante cualquier duda que tengo, simplemente la resuelvo con ella. Puede que se vea un poco loca y desordenada, pero es muy inteligente y si no fuera por ella, yo estaría hasta el cuello con deberes.

En mi tiempo libre lo dedico 100% a la danza. Todas mis tardes de la semana están ocupadas al menos 3 horas en aquello, ya que el resto es en el trabajo que tengo. Comenzó todo como una forma de hacer algo nuevo, de conocer gente y asentarme bien, pero ahora que lo estoy, siento que tener dinero extra para mis cosas, como por ejemplo, los distintos zapatos de baile, es lo mejor del mundo. Evitarles ese gasto a mis padres me hace sentir bien y a ellos, orgullosos.

Ya cada vez queda menos para que las clases terminen. Bueno, no tanto, pero es inevitable pensar en el siguiente paso. Estoy nerviosa y ansiosa a la vez. Ya tengo claro y mis padres también, que la danza es lo que quiero para mi vida y me siento muy afortunada de que me apoyen tanto como lo hacen, es por eso que trabajo tan duro, porque lo malo de todo esto es que cada universidad, conservatorio y ese tipo de escuelas, ingresan a sus alumnos por sus capacidades y en lo que muestran en sus pruebas de admisión. Quiero ser buena, no la mejor, lo suficientemente buena como para que me acepten sin mayores problemas. No quiero desilusionarme con no obtener lo que toda mi vida he querido, así que he llenado mi mente de buenas energías y positivismo para obtenerlo.

Uy, se me hizo tarde. Tengo que ir corriendo a las clases de ballet. Besos!


⁞⁞ Anna.-



Le premier ministre, Abdelilah Benkirane a tout intérêt à se faire discret d’ici le 8 mars, journée de la femme, car cette date, il souhaitera vivement l’oublier. En effet, toutes les organisations féministes du pays, se préparent activement à une marche historique, qu’elles voudraient aussi importante sinon plus que celle qui avait précédé l’adoption du nouveau code de la famille il y a plus de 10 ans.