actualidad en europa

El museo Freud de Londres trata de conseguir 5000 libras para restaurar el mítico sofás donde se tumbaron los primeros pacientes del padre de psicoanálisis, Sigmund Freud.

Según Dawn Kemp, director del museo, se trata del mueble más conocido del mundo sin lugar a duda. Durante más de 100 años, ha aguantado y escuchado traumas y fobias de centenares de personas que acudían a la consulta del prestigioso neurólogo austriaco. Pero el tiempo y el desgaste han podido con él. Este sofá le fue regalado a Freud por una de sus pacientes en Viena, la señora Benvenisti. Le acompañó en su práctica a lo largo de su vida hasta su última residencia en Hampstead huyendo del poder nazi. Veremos ahora si este icono de las psicoanálisis conseguirá conmover a generosos mecenas para reunir los 5000 libras necesarios a su restauración.

 

Hoy se celebra el bicentenario del nacimiento de Richard Wagner, uno de los compositores alemanes más polémicos. Último ejemplo: la cancelación de las representaciones de la ópera Tannhaüser en la Deutsche Oper am Rhein de Düsseldorf.

Este montaje era uno de los hitos en las celebraciones del bicentenario Wagner en Alemania sin embargo la versión de esta ópera creada en 1845 a la luz del nazismo ha provocado una gran conmoción en todo el país. Las primeras representaciones se han desarrollado entre abucheos y abandonos de sala con unos cuantos desmayos de entre medio. Todo causado por la violencia extrema de algunas escenas: asfixia en una cámara de gas, violaciones colectivas, matanzas etc.. Frente a la ola de protestas, el Rheinopper decidió suspender las representaciones aunque su director Christoph Meyer recordaba en una entrevista a The Guardian que la compañía quería homenajear a las víctimas y no burlarse de ellas.

Esta puesta en escena radical, se la debemos al director Burkhard Kosminski quien por razones artísticas se ha negado a asumir ningún cambio porque según él, los motivos nazis permiten analizar temas como la culpabilidad o el perdón, conceptos recurrentes en la obra de Wagner. Una visión que el público de Düsseldorf no ha entendido.  

El Deutsche Oper am Rhein ha decidido volver a programar el Tannhaüser pero esta vez como simple concierto sin ninguna referencia nazi.