acto purificador

Bank in Salida, Colorado, 1890s

Si asaltar el banco es, a los ojos del nuevo ciudadano, el sacrilegio por excelencia, para el hombre errante, que encarna la gratuidad, el gasto sin medida, constituye el mejor acto de venganza, también la liberación y, en último extremo, el acto purificador.

El universo del Western op. cit.