abuelo triste

Querida abuela, se que estás por ahí cerca mío, se que siempre escuchás todo lo que digo, también se que me guiás siempre. Se que vos sos mi mejor compañía cuando caen lágrimas por mis mejillas, se que siempre estás ahí para mi. Aunque no pueda verte, se que ahí estás. Si me estás cuidando, espero que puedas notar que siempre te llevo presente, tanto en mis pensamientos como en mi corazón. Cada día hay y habrá algo que me recuerde a vos, no puedo evitarlo. Perdón por ponerme triste cuando me acuerdo de que ya no te puedo y no te voy a poder abrazar por el resto de mis días, perdón si a veces lloro por tu ausencia, tengo claro que eso no es lo que te gustaría ver en mi, pero es inevitable no extrañarte, porque si todavía estuvieras acá a mi lado, donde solías estar, se que si así fuera, todo sería diferente en mi, en todos. Vienen momentos especiales, los cuales me encantaría pasarlos a tu lado, compartirlos con vos, me cuesta aceptar que no voy a poder, aunque se que vas a estar conmigo, en todo momento, y vas a estar feliz por mi. Se que vas a sonreír al verme feliz.
Cuanto quisiera poder tenerte acá, pero se que estás en un lugar mejor y que algún día sin duda alguna, nos vamos a volver a ver, y voy a poder contarte como fue mi vida todo éste tiempo, voy a hablarte sobre mi familia, sobre las hermosas personas que vos hiciste. Te quiero abuela.

He llenado un álbum de recuerdos en mi memoria con momentos en familia.
El álbum es muy corto y apenas cuenta con unas hoja, pero ahí en este repertorio de vida y momentos tristes, guardo por ejemplo la sonrisa de mi abuela, cada que me ve llegar y me dice que me desaparezco que no la visito, que casi ni me ve; Esa sonrisa como diciendo “cuantos años han pasado, ya mi bebé es una mujer”. Conservo también una mirada triste de mi abuelo, que él cree que no me doy cuenta, pero cada que me llama en secreto para contarme como se siente, puedo ver el vacío que esconde, ese vacío no de no haber amado sino de que tuvo mucho más por dar pero no pudo, cree que el tiempo se le agota y no sabe como decir que nos ama, puedo notar también el esfuerzo que le tomo sacar adelante a mis tíos y siento su satisfacción en cada abrazo de 20 segundo que le doy.

También tengo presenta siempre esa voz dulce de mi tía que por alguna razón me tranquiliza y me hace sentir que estoy en casa, que no estoy sola. La quiero como una madre.
Por mi madre biológica, tengo en el álbum todos esos momentos donde me caí y ella me decía “levántate carajo” o de su manera de despertarme “¡vas a llegar tarde!” o sus te quiero camuflados “no hables con extraños” y de su sutil forma de decirme que haga las cosas correctas “sales embarazada y ni creas que cuidaré a ese niño” Ay, ella siempre tan amorosa, pero por sobre todo, guardo esa vez que me miro llorando diciendo que me quería y que no me quería perder. La tengo presente también en cada momento donde esta en juicio mi talento o mi potencial, pues de tan solo imaginar su mirada de desaprobación me hiere el alma y quiero que este orgullosa de mi. De mi padre, solo tengo una canción en los recuerdos, una que me lleva a él, esa canción que poníamos de noche en su ausencia esperando que llegara pronto, un pronto que llego a ser 2 años.., es una canción brasilera. De mi hermana recuerdo poco, quizás el mejor y único recuerdo seria de aquella vez que le corte el cabello y me persiguió por toda la casa para golpearme, ella sí que tiene fuerza. De mi hermano sobraría decir que tengo quizás la mitad del álbum lleno, pues cada día me sorprende mas con sus “te quiero” y sus dibujos de los dos donde pone “hermana te quiero”

Y es que de mi familia en si junta guardo muy poco, pero de cada uno de ellos el álbum suele ser peculiar y de todos tengo algo, como de mi tío, así sea solo un saludo de buenos días pero tengo, o de mi sobrino que guardo una lección, de aquella vez que le dije “te quiero” y fue corriendo por toda la casa extrañado diciendo que ¿Por qué lo quería?, y ahí aprendí. Aprendí a decirles que los quería, para que no lo duden. De mi sobrina construyo recién recuerdos pero podría mencionar que he visto la belleza de quién ama a alguien aún sin conocerlo…

Y claro que tengo al menos un recuerdo de todos juntos (?)  y podría ser todas las mañanas que despierto y sé que están en casa aunque no compartamos nada, pero estamos juntos y nadie nos falta.
Así de fríos y semi vacios son los recuerdos que tengo, pero son.
Y los amo así.

Y sé que algún día, de a pocos todos se irán, me iré, pero como quisiera que nos quedemos mil años más, para escribir todas las historias que no hemos podido compartir jamás.

—  Brenda Ramírez. ellos.

ya no esta.
Ya te he buscado bastante y no te encuentro, ya no quiero este juego basta porfavor, cierro los ojos hay estas los abro y noto que estoy ciego
Cuando porfin te encuentro Trato de alcanzarte y nunca puedo.