abel cuevas

Una caja llena de palabras

La caja de Nicanor (Modernito Books) es un libro para niños de cualquier edad que quieran leer y escuchar palabras como “facineroso” y “bisbisear”. Esas palabras que, se sepa o no su significado, hacen cosquillas en el paladar, suenan divertido, son raras, nuevas y representan cosas desconocidas.

Ayer estuvimos en la presentación de este libro tan especial escrito por Blanca Lacasa e ilustrado por Abel Cuevas en el que el protagonista es el lenguaje y su riqueza. Pero como dijo Blanca, el lenguaje también es un material estupendo para jugar y no hay niño en el mundo que no sea capaz de inventar un significado  para “retruécano” o de juntar tres sílabas al azar para nombrar a un animal imaginario.

 

 

A Abel y Blanca les acompañaban Darío Adanti y Eduardo Bravo de la revista Mongolia, los cuatro hablaron sobre dibujar y escribir, sobre que los niños no son tontos y no hay que tratarles como tales y Eduardo incluso interpretó accidentadamente una canción compuesta para la ocasión. La experiencia fue desopilante, desternillante y acrobática y, aunque nosotros no seamos niños, siempre conviene aprender palabras nuevas o, en su defecto, inventarlas.