abecedarios

Z de Zoológico (Wigetta Abededario Challenge).

Sonreía de forma sutil, mientras era arrastrado con fuerza por una de las personas que más quería en el mundo. Su emoción era tangible y reía con diversión, mientras corría hacia la zona de las tortugas sosteniendo con delicadeza una de mis manos.
-¡Rápido papá!- gritaba impaciente- Me muero por verlas.
-No desesperes Zeus, que no se irán corriendo a ningún lado- expreso soltando la risa ante mi propia broma.
-Tú eres tonto- dice una dulce voz a mi lado negando con la cabeza y aguantando la risa.
-Así me quieres Willy- aclaro orgulloso sin darme cuenta que mi hijo soltó mi mano y empezó a correr emocionado hacia la sección de reptiles.
-Ese niño me recuerda a alguien- susurró divertido intentando seguir sus pasos, sin perderle de vista.

——25 AÑOS ATRÁS——

-¡Mamá corre, quiero ver las tortugas!- exclama un pequeño niño que aparenta unos seis años, mientras lleva de la mano a su progenitora- ¡MAMÁ, VAN A CERRAR EL ZOOLÓGICO!- grita cansado soltando su agarre y empezando a correr, sin darse cuenta del muchacho que se atravesó en su camino luego de algunos segundos.

Ambos cayeron con fuerza al suelo y gracias a la velocidad del más pequeño de ellos, fue un gran impacto que los llevó a quejarse por el dolor.

-Oye, ten más cuidado- dice el mayor mirándolo molesto y cambiando su expresión a una preocupada, cuando ve lágrimas de dolor atravesar su rostro- ¿Te hiciste daño?- pregunta con pena acercándose a su lado y observando la sangre que escurre por su rodilla.

-Me duele- reclama comenzando a llorar y a llamar a su madre, mientras cubre su rostro con ayuda de sus manos.

-Niño no llores- pide desesperado sin saber cómo calmarlo- Mira, sí quieres te regalo algo que gané en un juego- dice sacando un llavero de unicornio y extendiéndoselo al menor.

-¿Un unicornio?- pregunta al levantar su mirada y encontrarse con aquel objeto- Que cosa más fea- termina con un puchero y extendiendo su mano para tomarlo, con un sonrojo cubriendo su rostro.

-Buah tío, entonces devuélvemelo- reclama ofendido.

-Lo que se regala nunca se pide de regreso- termina sacando la lengua divertido y levantándose para presentarse.

Al menos el dolor había desaparecido.

—–EN LA ACTUALIDAD—-

-¡PAPÁ, CORRE!- reclama sacándome de mis pensamientos y haciendo que lo busque con la mirada.

Mi esposo se encontraba sosteniéndolo entre sus brazos mientras me miraba impaciente y me gritaba para que me diera prisa.

Sonrío emocionado comenzando a mover mis piernas para alcanzarlos y dejando los recuerdos atrás.

Algunas cosas nunca cambian y siempre agradecería por ello.

Sobre todo cuando se trataba de las personas que más me importaban en mi vida.

FIN DEL RETO.

GRACIAS POR LEER

¿Que cosas creían cuando eran pequeños?
  • 1. Cuando era muy pequeño, creía que la gente moría de verdad en las películas.
  • 2. Cuando era pequeño pensaba que si apagaba la tele, al encenderla seguiría donde lo dejé.
  • 3. Cuando era pequeño, creía que para conseguir dinero solo debías ir al banco y ellos te lo daban, así a mi madre cuando me decía que algo era muy caro le contestaba "ve al banco y que te den dinero"
  • 4. Cuando era pequeño y mi hermana estudiaba ecuaciones, al ver una vi que x=24, y estuve pensando que las letras tenían el valor según su posición en el abecedario (a=1, b=2...), y que se usaban así para ahorrar tiempo.
  • 5. Creía que si me cortaban el pelo sangraría igual que si me cortaran un dedo.
  • 6. Cuando era pequeño creía que todos los que me rodeaban eran actores o robots, que cuando dejaban de estar en mi presencia dejaban de actuar o se paraban.
  • 7. Cuando era pequeño y usaba el ascensor, pensaba que la cabina permanecía quieta y que el edificio subía y bajaba.
  • 8. Cuando era pequeño pensaba que si me comía una semilla de una fruta me nacería un árbol en el estómago.
  • 9. Cuando era pequeño no podía entender porqué en la cima de las montañas hacia frió y había nieve... si se suponía que cuanto más arriba estuviéramos, estábamos más cerca del sol y tendría que ser todo más caliente...
  • 10. Cuando era pequeño estaba convencido de que la imagen que estaba al otro lado del espejo era una persona que intentaba imitar lo que yo hacía.
  • ¿Que cosas creían cuando eran pequeños?
List of Translators For Funamusea Works

Since Lee isn’t translating anymore, people are probably wondering where you can get various translations of Sunahama (and other such funamusea related things), well here is a list of translators for various funamusea-related content.

abecedario-305 does bilingual translations

waterandthegreatblue does Sunahama translations

mutsuyato translates the wadanohara manga

vgperson translates Obsolete Dream and has translated all of the DSP related games.

malacti translates Sunahama related material.

EDIT: mogenglisharchive is a home to most of the translations that have been done.  They aren’t a translator but this is a place where you can find translations.

If people have more, feel free to add them. This is just a list of those I have seen.

P de Pecado (Wigetta).

Narra Willy

Me encontraba leyendo algunos capítulos del libro Wigetta para hacerle los últimos ajustes y retocar algunos detalles con los que no estaba de acuerdo. Estaba tan concentrado, que no tardó en darme hambre por lo que me levanté rápidamente para buscar unas de mis galletas favoritas.

No perdí mucho tiempo en abrir el paquete y sacar la primera de ellas. Disfrutaba tanto separar las dos mitades y lamer la crema, que era difícil explicarlo.

Tomé la segunda de ellas y repetí el mismo procedimiento. Dejar visible la crema, lamerla, tomar la otra mitad y luego dejarlas sobre la mesa para sumergirlas en leche caliente.

- ¡Hola compañero! - saludó alegremente Vegetta apareciendo desde su habitación. Se acercó a la mesa rápidamente y acercó su mano para tomar una de las galletas restantes. No alcanzó a tomar el paquete, cuando yo fui más rápido y lo agarré entre mis manos.

Antes muerto que compartirlas.

-Willy tío, dame una- expresó incrédulo al ver que agarraba otra galleta y lamía toda la crema en frente de su rostro. No pude evitar sonreír divertido y disfrutar la expresión de rabia que se reflejaba en su rostro.

-No, son mías- contesté queriendo dar por terminada la discusión y tomando la otra mitad entre mis dedos.

-Buah chaval, lo que estás haciendo es un pecado- susurró dolido ante mi actitud egoísta.

- ¿Pecado? - pregunté confundido pasando la lengua una y otra vez, hasta dejar la galleta completamente limpia.

-Lo dice el onceavo mandamiento tío- continúo con el mismo tono- “Compartirás tus galletas Oreo con tus amigos”.

-Ese no me lo aprendí- contesté riendo con semejante tontería.

Es que es tonto el pobre.

-Te irás abajo por no compartir con Vegetta chaval. Tío, sigo queriendo galleta- declaró frustrado cuando tomé la última y la abrí revelando que toda la crema había quedado de un solo lado. Sonreí emocionado y la tomé entre los dientes.

-Ve y compra- finalicé aun degustando el sabor entre mi boca y sin esperar que Vegetta tomara mi rostro y se lanzara a mis labios. No tardó en introducir su lengua y recorrer toda mi boca para degustar las benditas galletas a su antojo.

Cuando se separó no pude evitar mirarlo con la boca abierta y con los ojos completamente abiertos de la sorpresa.

Me levanté con rapidez y me dirigí a la puerta de la casa bajo su atenta mirada.

-Willy ¿A dónde vas? - preguntó nervioso y con un tono lleno de decepción.

-Voy por más galletas- respondí guiñándole un ojo y dejándolo completamente solo.

Tal vez ahora no me molestaría compartirlas.

No cuando recibía esa recompensa.


Lo más Random y raro que he escrito. 
Ese día estaba comiendo galletas oreo y pues eso salió Hahaha.
Espero que les haya gustado Nos vemos en la Q. 
Q de queso deterrido sobre el pecho de Willy ahr. 
No, no es broma ._.

Escríbelo para que no perezca.
Escríbelo contra el olvido.
Escríbelo para retenerlo.
Fíjalo en palabras,
runas del deseo,
abecedario del amor,
palíndromo de ama, amalama,
y una vez escrito,
una vez fijado en tinta,
en papel,
en caligrafía,
en cuartillas,
una vez clavado, retenido, encerrado en palabras,
léelo.
Comprenderás, entonces, que todo ha sido inútil.
La vida se nos escapó entre las caricias y los besos
como se nos escapó en palabras.
—  Cristina Peri Rossi - In memoriam
Yo no te miro, yo te observo. Observo como mueves tus labios al pronunciar cada letra del abecedario. Observo como tus ojos de achican al tratar de enfocar algo. Observo como tus manos sudan al estar nervioso. Observo como tecleas con tu mama y observo como tecleas a alguien más. Observo como suspiras al estar aburrido y al estar admirando algo. Te observo, cada cosa. Por qué para mí es como observar lo más bello, hermoso y auténtico en el mundo.
Era él, la flor más bonita, la estrella más iluminada, la luna más lunática de todas, el mar más azul, la vela que mejor huele en la mesa. Era el vino más caro y bueno, la lluvia en noche de tormenta, la letra más bonita del abecedario y el color que más luce de todos.
Y  de Youtube (Wigetta Abecedario Challenge).

Por favor, no me odien…
Música de ambiente. 


El ambiente está completamente tenso y ambos tenemos una sonrisa de tristeza en nuestro rostro, mientras vemos el porcentaje de carga en el 100%. Será la última vez que tengamos que sufrir por la plataforma; la última vez que nos levantarémos temprano, sólo para dejar programados cada uno de los vídeos y será la última vez, que nuestros seguidores verán una notificación de Youtube acerca de nosotros.

-¿Estás listo compañero?- pregunta Vegetta a mi lado, intentando conservar un tono animado y poniendo una sonrisa triste en sus labios.
-Estoy listo tío- contesto publicando el vídeo y observando el título del mismo.

“MUCHAS GRACIAS POR TODO!! OS ECHAREMOS DE MENOS :) ”.

Sentimos el móvil comenzar a vibrar con rapidez y no puedo evitar cerrar los ojos, cuando imagino las caras de decepción que tendrán nuestros seguidores.
La plataforma nos lleva al último vídeo publicado y ambos podemos ver nuestros rostros sonrientes ante la cámara, intentando terminar lo que nos llevo un gran esfuerzo durante todos estos años.

-¡Muy buenas a todos aquí Willyrex comentando!- saludo de forma animada y con una sonrisa en mis labios.
-¡Muy buenas a todos Guapísimos aquí Vegetta777 en un nuevo anuncio!- ¿Qué tal Willy?- pregunta con una sonrisa forzada e intentando conservar el animo.
-Muy bien compañero y ¿Tú?
-Bien tío- responde divertido.
-Bueno, se supone que este vídeo es para- comienzo tartamudeando y bajando la mirada frustrado.
-¡Es para daros las gracias por todo lo que habéis hecho!- completa ayudándome- Sin vosotros esto jamás hubiera sido posible- termina mirando a la cámara agradecido.
-Pero todo tiene un final ¿Verdad?- continúo reponiendo las fuerzas y sintiendo mis ojos llenarse de lágrimas- Todos sabíamos que esto no dudaría eternamente y que algún día pasaríamos a ser un bonito recuerdo.
-Sobre todo yo Willy, seguro que seré un hermoso recuerdo- comenta intentando aligerar el ambiente y sacándome una fuerte risa.
-Modestogetta le llamaban- agregué divertido- En fin, muchas gracias por haber estado todos los días, por favor no os pongáis tristes, que nosotros estaremos bien ¿No es así Vegetta?
-Así es Willy- responde enternecido- Os aseguro que con el tiempo podrán sonreír por si mismos. No olvidéis que sois maravillosos, que no debéis dejar que nadie rompa vuestros sueños y que os queremos mucho.
-Puede que no os conozcamos, pero gracias por darnos la oportunidad de entrar a vuestros corazones todos estos años- complemento sintiendo que las lágrimas caen por mi rostro- Os juro que siempre pensaremos en vosotros, que jamás os olvidaremos y que os echaremos muchísimo de menos.
-Lo que Willy intenta decir- me interrumpe al ver mi dificultad para continuar con el discurso- Es que hay cosas que vosotros no podéis entender ahora, pero que más adelante seguro que si- termina mirándome dulcemente- No lloréis por nosotros, por favor queremos que siempre nos recoréis con una sonrisa- termina con un gran suspiro- Si das Like y compartís se agradece.
- Y Adiós.
Al finalizar la transmisión, sólo se puede ver una pantalla en negro con una gran frase en una de las esquinas que dura un par de segudos.
“Si, siempre fue real z4”.

-¿Estás bien Vegetta?- pregunto con las lágrimas cayendo por mi rostro de nuevo e intentando reconocer el estado en el que se encontraba mi compañero.
-Estoy bien Willy- responde en medio de un susurro y con la cabeza gacha.
-Yo también echare de menos esto- agrego tristemente tomando su mano y apretandola para dar algo de animo.
El móvil no deja de sonar, el teléfono de la casa empieza a timbrar y las notificaciones de todas las redes, aumentan cada segundo.
Sólo intento concentrarme en el toque de su mano y en como retira mis lágrimas, poco a poco, con ayuda de su otro brazo.
En serio Gracias.

Muchas gracias Youtube. 

Pero muchas gracias a todos vosotros.

Así como respiro, vivo con la poesía.
No hay destellos sin prosas, no hay cariño sin letras innegables.
No sé cómo definirlo, por eso escribo.
Aun cuando estés en la lejanía, mi mente te recuerda, en cada párrafo,
Con cada consonante en el abecedario.
Hoy por hoy, mis palabras no tienen límites,
Así es la vida, así es la eternidad.
No hay edad, pensamiento andrógino, dueño de su libertad, de su donaire.
No hay más que destellos de luz, concepción de locuras, concepción de coherencias.
No vale la pena derrochar lágrimas en compás del delirio, es mejor delirar en carcajadas.
Ella escribe, el escribe, nosotros escribimos. Todos somos poesía.
La ‘Pangea’ de nuestras almas, todas unidas al unísono en un solo sentir,
Todo parece que renace, que todo se convierte de utopía a realidad.
Desde Yoko Ono, hasta Neruda, nuestras mentes se conectan en el grito de tinta
Y sangre.
Somos lo que somos, y lo que no somos, lo inventamos.
Es la carencia de especulaciones, es la destrucción de la dictadura interna.
Todo es rústico, sin recato, sin vergüenza, sin apego a lo material.
Hoy declaro a la poesía como alimento del espíritu, de nuestra conciencia.
Gracia, palabra, sinfonía, cada rima presurosa a derrochar mi espíritu,
Mi karma insana.
Yo quiero que ames lo que quieras, que desnudes tu ser y denuncies a la irracionalidad.
Corroe las cadenas de opresión, sé libre, libre para amar, para pensar, para escribir, para
creer, para entonar tu melodía, tu vida, carpe diem, mi amor, carpe diem.
Tú eres vida, tú eres la prosa a 10 kilómetros a la redonda.
Así la insensatez se amalgama con la imaginación, y la imaginación con la razón,
Y comienzas, tomas la pluma, no te pierdes, sino buscas el camino al Edén de tu espíritu.
Tú eres el sueño, la pluma que escribe nuestra poesía.
—  manumdez

La palabra “te amo” debería ser larga como la palabra “abecedario”… Para que quienes lo sienten como lo siento yo lo puedan escribir y se entienda el la fuerza de escribir esa palabra. De escribir y de sentir. Porque es un amor fuerte.

R de Reconciliación (Wigetta).

(X)

Siempre discutíamos por lo mismo.

Willy no podía darse cuenta de lo mucho que me lastimaba su desconfianza y de lo cansado que estaba de su actitud. Sé que era una persona insegura, pero cada vez que me celaba sentía que era capaz de creer que todas mis promesas y mi cariño, eran una mentira. Después de todo, los celos son una muestra clara de la facilidad con la que crees que la persona que quieres, se arrojará en los brazos de alguien más.

Muchos creen que una relación se basa en tres cosas: La confianza, el cariño y la sinceridad. La primera está determinada por la capacidad de creer que la otra persona te será fiel. La segunda establece la facilidad con la que eres capaz de expresar tus sentimientos y está relacionada con todo aquello que haces, para que tu pareja se sienta amado. La última de ellas está condicionada por las otras dos, e implica creer que esa persona que amas, es capaz de entender y aceptar todo aquello que digas sin atreverse a juzgarte.

Cuando aparecen los celos, los tres pilares son capaces de romperse.

La confianza desaparece para ser remplazada por el odio y el rencor, al creer que tu pareja es capaz de serte infiel. Empiezas a dudar del cariño que te tiene y por tu cabeza sólo pasan todos los malos momentos que han existido en su relación; no eres capaz de pensar con claridad; olvidas creer en él, pones en duda su amor y ante tus ojos sólo está cualquier excusa para creer que lo que piensas es completamente cierto. Finalmente, terminas  dudando de todo aquello que te dijo e hizo, y crees que te ha mentido cada momento que han estado juntos. Luego solamente usas palabras hirientes, reclamas y te haces la víctima.

Sé que a veces las parejas tienen razones para dudar. Que muchas personas son demasiado coquetas y que los celos son una actitud normal en los seres humanos, pero estaba harto de lo posesivo que llegaba a ser Guillermo. No podía salir con mis amigas, estaba pendiente de mi móvil, se molestaba cuando alguna chica me miraba de más en la calle y no podía ni ser amable con la tía de la tienda, porque él ya se enojaba por completo.

Todo tiene un límite.

-Vegetta ¿Podemos hablar? - preguntó una voz a mi lado que reconocería con los ojos vendados. No sabía cuánto tiempo había estado mirando hacia las montañas, pero sí sabía que no esperaba ser interrumpido por la persona que menos quería ver en este momento. Decidí no responder a su pregunta y simplemente levantar los hombros fingiendo indiferencia. Él simplemente se sentó a mi lado en el césped y se dedicó a mirar el paisaje por algunos minutos.

-¿Qué quieres hablar tío?- cuestioné cansado luego del incómodo silencio.

-Lo siento.

-Una disculpa no arregla nada chaval-respondí- Estoy harto de tus celos Willy, estoy harto de que creas que me fijo en todas las tías que pasan por la calle, estoy harto de que seas tan posesivo y estoy harto de todo.

-¿También de nuestra relación?- expresó con una sonrisa triste saliendo de sus labios- Sé que no debí hacer semejante show en el restaurante, pero quiero que por un segundo te pongas en mis zapatos macho.

-Me quedarían grandes compañero- agregué.

-Hablo en serio Vegetta- aclaró divertido- Eres demasiado perfecto sabes…

-Pero ¿Qué dices? - no pude evitar sonrojarme ante ese comentario. Me tomo desprevenido y jamás espere que él fuera capaz de pronunciar esas palabras.

-A veces creo que un día despertarás y te darás cuenta de que mereces a alguien mejor- susurro- alguien que no sea tan borde y que te haga inmensamente feliz.

-Oww que bonito, Willy está siendo cursi- me burlé intentando aligerar el ambiente.

-Le dices a alguien y te mato chaval- expresó.

-Lo que no entiendes es que tú eres la persona perfecta para mí- aclaré acercándome lentamente y tomando su rostro entre mis manos- No me interesa nadie más que no seas tú- terminé robándole un beso al ver el adorable sonrojo que tomo sus mejillas y el rostro apenado que tenía.

-¿Estoy perdonado?- preguntó luego de estar varios minutos recostados mirando la calma de la noche.

-Sí.

Respondí divertido y completamente resignado.

Después de todo no era capaz de enojarme con él por más de dos horas y al final siempre lograba decir alguna cursilería para reconciliarnos.

Así lo quería.

Con sus defectos, con sus virtudes y con esos malditos celos que nos perseguían donde andáramos. Jamás cambiaría su personalidad y debía aprender a vivir con ello. 

Tenía que aguantar sus peleas, su carácter explosivo, su mal humor, sus reclamos y sus palabras hirientes cuando hacía ese tipo de escenas.

Al menos durante un rato.


Invertí los papeles pues. 
Aquí celosgetta no existe. 
Por cierto, dedicado al Anon que me lo pidió hace más de 1 mes yo creo.
Además, sólo vale aclarar que aquí aunque parezca “romántico”, la gente nornmal no debe aguantar eso. No sí es dañido y exagerado. Sólo quería dejarlo caer ¬w¬
Nos leemos pronto con: S DE SEXO.
Sí hay Lemmon.
Así que lo más probable es que me demore un poco más y sea más largo, así que queda advertido. 
Nos leemos pronto <3

“Amor con faltas de ortografía”

Él le escribía mil cartas

que ella nunca respondía.

Eran cartas con amor

y faltas de ortografía.

En laberintos de letras

se perdía cada instante.

Sus mensajes tropezaban

con todas las consonantes.

Nunca encontraba la erre

y le faltaban las comas

o en lugar de usar la ge

ponía siempre la jota.

En el mar de las palabras

naufragaba cada día

su amor que no respetaba

las reglas de ortografía.

Necesitaba la zeta

para poder abrazarla.

Con las haches que sobraban,

sería imposible amarla.

Enredado en alfabetos,

buscaba su corazón

cómo decir que la amaba

sin signos de puntuación.

Con litros de tinta verde

lo ayudaba la maestra

y corregía las cartas

que no tenían respuesta.

Pero ella seguía ignorándolo

y él decidió hablarla un día.

(Al fin y al cabo no hablaba

con faltas de ortografía).

Le dijo que la quería

con todo el abecedario.

Prometió estudiar las reglas

y comprarse un diccionario.

Ella aceptó y los dos juntos

escriben desde ese día

su hermosa historia de amor

sin faltas de ortografía.

W de Willy (Wigetta Abecedario Challenge).

LALALALA.

Cierro los ojos a causa del placer que recorre todo mi cuerpo con rapidez. Mi respiración está errática y mi corazón parece funcionar a mil latidos por minuto. Siento que mis piernas se entumecen y mientras penetro con fuerza, el sudor cae por mi cuerpo rápidamente mojando toda la espalda de mi acompañante, el cual simplemente me mira con los ojos repletos de deseo y deja salir por su boca algunas palabras para que no me detenga.

Mis labios se posan sobre su piel y mientras disfruto saboreando cada uno de sus pliegues, mi cabeza empieza a recrear miles de pensamientos donde ambos somos los protagonistas. Recuerdo nuestras charlas, las razones de nuestras risas, mis burlas, nuestras cenas, nuestras salidas a la playa y todas aquellas veces que deseé apretarte entre mis brazos para no dejarte ir.

La rabia parece crecer en mi interior y termino moviendo mi cuerpo con más fuerza, sacándole fuertes suspiros y algunos gemidos de dolor, cuando muerdo con fuerza su espalda con ayuda de mis dientes. Las lágrimas se acumulan en mis ojos e intento olvidar el dolor que me causa todo esto. Quería darte el mundo entero, pero jamás me fue posible.

Cada vez que tu nombre intenta escapar de mis labios, imagino al chico tímido, burlón, inteligente y divertido que eres. Aquel chico que podría tener lo que quisiera, con sólo pedirlo. El hombre fotogénico, inspirador y luchador que no dejaría que nadie lo destruyera. El chico español que logró conquistar mi corazón y volverme completamente loco. El que hizo que deseara su cuerpo, soñara con sus besos y que repitiera su nombre entre mis sueños.

Willy…

Susurra una voz dentro de mi cabeza recorriendo sus cabellos y aumentando el ritmo de las estocadas. Mi voz deja salir comentarios obscenos y me muerdo el labio con el objetivo de callar mis gemidos. Veo su piel morena, su gran trasero y recorro con mis dedos su espalda, en una suave caricia. Mi cuerpo se cansa a causa del movimiento, por lo que me toca detenerme por algunos segundos, antes de atacar con más fuerza. Siento mi miembro apretarse y un fuerte grito me indica que ya ha llegado, así que me dejo llevar por las sensaciones y lo acompaño soltando un fuerte sollozo.

Cuando termino sus ojos azules se posan en los míos y mi cerebro parece recuperar el control. Se voltea suavemente dándome la espalda y arreglando su largo cabello en el proceso. Las lágrimas caen de mis ojos sin poder detenerlas y estoy a punto de levantarme con el objetivo de salir corriendo del lugar.

Cada vez es más difícil imaginar que su cuerpo es el que descansa junto a mi cada noche, mi cabeza hace un gran trabajo, pero sé que al final del día, sólo termino sintiéndome peor. Aprieto los labios con fuerza, paso rápidamente mis manos sobre mi rostro y luego de que me recupero, acerco el cuerpo de mi esposa con ayuda de mi fuerte brazo.

-Te amo- susurra levemente antes de caer rendida por el esfuerzo.

Yo simplemente beso su cabeza suavemente e imagino su rostro, para lograr responder con la mayor sinceridad y cariño posible.

-También te quiero- termino suavemente consiguiendo una sonrisa dulce entre sus labios mientras que mi propia voz termina la frase dentro de mí.

“…no sabes cuánto compañero”.

A pesar de los caminos que tomamos, de las decisiones tomadas a cabo por la cobardía, eso es algo que jamás cambiará, aunque pasen los años.

Eso te lo juro.


La gente que acaba de leer esto: Vete al carajo Ashley ahr. 

Sorry, no me salen los finales felices ya. 

Nos leemos en la Y de YOUTUBE <3

¿Por que nunca toman en cuenta a Latinoamérica en General?

Si, si. Chile, Argentina, bla bla bla.
TODOS SUFRIMOS
Sus caras de felicidad son hermosas! Y nosotros no podemos verlas por miles de kilómetros de distancia
Personas que no hemos recibido ni un rt de las personas que nos proponemos darle un like en todos sus videos
Horas dibujando, leyendo, escribiendo cosas lindas para ellos que nunca verán
Comprar su libro sólo por la esperanza de tener una firma al inicio
Comentar en cada vídeo, twitt…foto
Aprendernos la vida de esas personas hasta el punto que es natural hablar de eso.

No se ustedes, pero sea en Tumblr, en Latinoamérica y todos los demás países sin consideración, nos merecemos un poco más.
No quiero un océano de distancia entre ustedes. Quiero abrazarlos y decirles cuanto los quiero. Un feliz cumpleaños a Samuel, una linda foto con Willy (vergonzosa, que muestre sus ojos), una conversación graciosa con Rubius, enseñarle el abecedario a UST. Una mirada sexy pero vulnerable de Luzu. Un WIIIII de Lanita. Una tierna mirada de Alex (con un Que te reviento!). Un abrazo de Frank, el secreto de Salseo Youtuber de Mangel, Yellow, MOX, Elvisa…

Tantas personas nos han sacado tantas sonrisas que parece imposible creer que en las pantallas están cerca pero…tan lejos en la realidad

Como si fuéramos invisibles para ellos, nuestros “amigos” que no nos conocen.

Quiero que nos noten, que vean todo el mundo que hemos creado fuera de Twitter y de Youtube.
SU mundo
NUESTRO mundo

M de mentiras (Wigetta).

Ya saben que amo esta canción, sorry. 

Siempre es la misma historia.
Conoces a alguien, te parece atractivo, hablas con él, le confías tus secretos, esa persona te confía los suyos, y en un abrir y cerrar de ojos, estás condenado. 

Empiezas a pensar todo el día en él, sonríes sin poder evitarlo, su imagen pasa por tu menta con frecuencia, odias imaginarlo en brazos de alguien más y descubres que estás enamorado. 

Sólo unos pocos afortunados logran ser correspondidos. 

Luego viene lo más difícil. 

Iniciar una relación, lograr mantenerla y evitar todos los problemas que se presentan. 

Al final con el paso del tiempo, siempre terminas prometiendo un millón de cosas.

“Siempre estaré contigo”.
“Juntos para siempre”.
“Jamás te voy a lastimar”.
“Te quiero”. 

Mentiras, todas esas frases están llenas de un sin fin de mentiras…

A veces las personas deberían aprender a quedarse callados. 

Jamás puedes estar seguro de lo que pasará en el futuro. 

No es bueno hacer planes, promesas e imaginar miles de situaciones que te harán sonreír. Es mejor vivir el presente, cuidar tus palabras y esperar que la vida te recompense por ser una buena persona. 

Te dije que no me prometieras esas tonterías, te pedí que sólo estuvieras conmigo y que jamás me abandonaras. Deseaba tener una vida juntos y seguir viviendo en el mismo sitio por muchísimos años. 

Pero sólo me terminé engañando a mi mismo. 

-Ojalá estuvieras aquí- susurré sabiendo que nadie me escucharía. 

No volvería a oír su voz. Se habían acabado los reclamos, las peleas, las risas, las burlas y todos nuestros momentos juntos. 

Mis ojos sólo podían ver plasmada aquella frase que era iluminada por la luz de la luna y que estaba escrita en aquel lugar. No pude evitar que algunas lágrimas empezaran a correr por mi rostro.

“Tal vez tu cuerpos nos haya abandonado, pero en nuestros corazones, tú recuerdo seguirá habitando” (Guillermo Díaz 1993/2026) .

Al final sólo había una cosa que prometiste que era real. La única frase que no estaba acompañada de un largo futuro juntos y de no dejarme nunca solo. La frase que dijiste al final de nuestra boda y que ahora más que nunca, se quedaría siempre presente en mi memoria. 

“Hasta que la muerte nos separe”.