abecedarios

No me gustas. Elvira Sastre.

No me gustas.

Es más,
odio esa boca:
parecen dos gusanos rosas serpenteando
entre un festín de fuegos artificiales
con sabor a melocotón,
con olor a hierba recién…Que no.
No me gustas.Detesto tu pelo,
ta despeinado que parece hecho a propósito,
tan largo que está siempre fuera de lugar.
No creo en él.
Cuando lo toco parece ceniza
y me invade una tos en el pecho
y su tacto me recuerda
a ese día
que hundí los pies
en la arena de aquella playa de Barcelona
después de más de tres años
sin ver el mar
y creí ahogarme mientras volaba
y de repente todo era azul
y todo era tan suave como…Que no.
No me gustas.ME da asco tu voz,
su manera de precipitarse
sobre el mundo como si tuviera todas las respuestas,
la excesiva torpeza de sus palabras,
el lugar equivocado sobre el que se asienta,
su exasperante lentitud
al hablar
como si fuera una mariposa desnuda
e hiciera el amor a todo lo que ve
tan despacio como si aún fuera ayer
y mi cuello
estuviera siguiéndole el compás,
cayendo en sus vocales
azucaradas y silentes,
volviendo a redactar
su abecedario de prisa floreciente…Que no.
No me gustas.Siento indiferencia por tus latidos,
siento un vacío atronador por tu vida,
por tus idas y venidas,
por tus triunfos calculados
y tus victorias dirigidas,
por tu cuerpo fracasado,
por ti desnuda, indefensa y derrotada,
aunque así seas lo más parecido a la libertad
que saboreé desde el suelo,
un encanto sin remedio,
un abrazo inherente a tu lápida,
tus ojitos tristes
llamándome ambulancia,
el olor de tus pestañas
pidiéndome ayuda,
mis ganas de dormir a tu lado…Que no.
No me gustas.Cállate.
Deja tu sexo a un lado.
Deja mi alma al otro.Que no me gustas.Es insoportable
tu caminar por las azoteas
esa forma canina
de tropezar en mi tejado
y traerme tus heridas.
Es totalmente insoportable
el olor a asfalto que dejan tus huidas.
Hay tantos cadáveres
bailando en tu tumba
que creo que estoy muerta,
esperando a que suene la música.No me gustas. Pese a lo que viene después.Porque no es por ti,
mi amor.No eres tú,
es la poesía.

Z de Zoológico (Wigetta Abededario Challenge).

Sonreía de forma sutil, mientras era arrastrado con fuerza por una de las personas que más quería en el mundo. Su emoción era tangible y reía con diversión, mientras corría hacia la zona de las tortugas sosteniendo con delicadeza una de mis manos.
-¡Rápido papá!- gritaba impaciente- Me muero por verlas.
-No desesperes Zeus, que no se irán corriendo a ningún lado- expreso soltando la risa ante mi propia broma.
-Tú eres tonto- dice una dulce voz a mi lado negando con la cabeza y aguantando la risa.
-Así me quieres Willy- aclaro orgulloso sin darme cuenta que mi hijo soltó mi mano y empezó a correr emocionado hacia la sección de reptiles.
-Ese niño me recuerda a alguien- susurró divertido intentando seguir sus pasos, sin perderle de vista.

——25 AÑOS ATRÁS——

-¡Mamá corre, quiero ver las tortugas!- exclama un pequeño niño que aparenta unos seis años, mientras lleva de la mano a su progenitora- ¡MAMÁ, VAN A CERRAR EL ZOOLÓGICO!- grita cansado soltando su agarre y empezando a correr, sin darse cuenta del muchacho que se atravesó en su camino luego de algunos segundos.

Ambos cayeron con fuerza al suelo y gracias a la velocidad del más pequeño de ellos, fue un gran impacto que los llevó a quejarse por el dolor.

-Oye, ten más cuidado- dice el mayor mirándolo molesto y cambiando su expresión a una preocupada, cuando ve lágrimas de dolor atravesar su rostro- ¿Te hiciste daño?- pregunta con pena acercándose a su lado y observando la sangre que escurre por su rodilla.

-Me duele- reclama comenzando a llorar y a llamar a su madre, mientras cubre su rostro con ayuda de sus manos.

-Niño no llores- pide desesperado sin saber cómo calmarlo- Mira, sí quieres te regalo algo que gané en un juego- dice sacando un llavero de unicornio y extendiéndoselo al menor.

-¿Un unicornio?- pregunta al levantar su mirada y encontrarse con aquel objeto- Que cosa más fea- termina con un puchero y extendiendo su mano para tomarlo, con un sonrojo cubriendo su rostro.

-Buah tío, entonces devuélvemelo- reclama ofendido.

-Lo que se regala nunca se pide de regreso- termina sacando la lengua divertido y levantándose para presentarse.

Al menos el dolor había desaparecido.

—–EN LA ACTUALIDAD—-

-¡PAPÁ, CORRE!- reclama sacándome de mis pensamientos y haciendo que lo busque con la mirada.

Mi esposo se encontraba sosteniéndolo entre sus brazos mientras me miraba impaciente y me gritaba para que me diera prisa.

Sonrío emocionado comenzando a mover mis piernas para alcanzarlos y dejando los recuerdos atrás.

Algunas cosas nunca cambian y siempre agradecería por ello.

Sobre todo cuando se trataba de las personas que más me importaban en mi vida.

FIN DEL RETO.

GRACIAS POR LEER

Así como respiro, vivo con la poesía.
No hay destellos sin prosas, no hay cariño sin letras innegables.
No sé cómo definirlo, por eso escribo.
Aun cuando estés en la lejanía, mi mente te recuerda, en cada párrafo,
Con cada consonante en el abecedario.
Hoy por hoy, mis palabras no tienen límites,
Así es la vida, así es la eternidad.
No hay edad, pensamiento andrógino, dueño de su libertad, de su donaire.
No hay más que destellos de luz, concepción de locuras, concepción de coherencias.
No vale la pena derrochar lágrimas en compás del delirio, es mejor delirar en carcajadas.
Ella escribe, el escribe, nosotros escribimos. Todos somos poesía.
La ‘Pangea’ de nuestras almas, todas unidas al unísono en un solo sentir,
Todo parece que renace, que todo se convierte de utopía a realidad.
Desde Yoko Ono, hasta Neruda, nuestras mentes se conectan en el grito de tinta
Y sangre.
Somos lo que somos, y lo que no somos, lo inventamos.
Es la carencia de especulaciones, es la destrucción de la dictadura interna.
Todo es rústico, sin recato, sin vergüenza, sin apego a lo material.
Hoy declaro a la poesía como alimento del espíritu, de nuestra conciencia.
Gracia, palabra, sinfonía, cada rima presurosa a derrochar mi espíritu,
Mi karma insana.
Yo quiero que ames lo que quieras, que desnudes tu ser y denuncies a la irracionalidad.
Corroe las cadenas de opresión, sé libre, libre para amar, para pensar, para escribir, para
creer, para entonar tu melodía, tu vida, carpe diem, mi amor, carpe diem.
Tú eres vida, tú eres la prosa a 10 kilómetros a la redonda.
Así la insensatez se amalgama con la imaginación, y la imaginación con la razón,
Y comienzas, tomas la pluma, no te pierdes, sino buscas el camino al Edén de tu espíritu.
Tú eres el sueño, la pluma que escribe nuestra poesía.
—  manumdez
¿Que cosas creían cuando eran pequeños?
  • 1. Cuando era muy pequeño, creía que la gente moría de verdad en las películas.
  • 2. Cuando era pequeño pensaba que si apagaba la tele, al encenderla seguiría donde lo dejé.
  • 3. Cuando era pequeño, creía que para conseguir dinero solo debías ir al banco y ellos te lo daban, así a mi madre cuando me decía que algo era muy caro le contestaba "ve al banco y que te den dinero"
  • 4. Cuando era pequeño y mi hermana estudiaba ecuaciones, al ver una vi que x=24, y estuve pensando que las letras tenían el valor según su posición en el abecedario (a=1, b=2...), y que se usaban así para ahorrar tiempo.
  • 5. Creía que si me cortaban el pelo sangraría igual que si me cortaran un dedo.
  • 6. Cuando era pequeño creía que todos los que me rodeaban eran actores o robots, que cuando dejaban de estar en mi presencia dejaban de actuar o se paraban.
  • 7. Cuando era pequeño y usaba el ascensor, pensaba que la cabina permanecía quieta y que el edificio subía y bajaba.
  • 8. Cuando era pequeño pensaba que si me comía una semilla de una fruta me nacería un árbol en el estómago.
  • 9. Cuando era pequeño no podía entender porqué en la cima de las montañas hacia frió y había nieve... si se suponía que cuanto más arriba estuviéramos, estábamos más cerca del sol y tendría que ser todo más caliente...
  • 10. Cuando era pequeño estaba convencido de que la imagen que estaba al otro lado del espejo era una persona que intentaba imitar lo que yo hacía.
  • ¿Que cosas creían cuando eran pequeños?
“Venga, joder, no te rindas ahora”, le dije. No has llegado hasta aquí para quedarte tirada. Levántate, por favor. No puedo verte así, diciendo que no vales nada, y que no vas a hacer nada. Yo siempre he creído en ti. Venga, vamos, sigue luchando. Cuando te conocí dijiste que eras de esas que luchaban hasta el final por conseguir sus metas. Ya sé que has cambiado, el tiempo hace eso con las personas que sufren. Y que esta meta es más alta que nunca. Pero en el fondo sé que esa idea sigue igual en ti, y necesitas encontrarla. Lucha, pequeña, lucha. No te creas a esos que retuitean “como tú no hay dos, hay dos millones”. Porque sabes de sobra que es mentira, que sólo es una excusa para no sentirse tan perdedores. Más bien créete a los que llevan por bandera algo parecido a “you don’t give up on people you love”, o “we’ll fight ‘till it’s over”, porque over significa el final de nuestra puta vida. Igual que esa absurda gilipollez de que si falla el plan A, el abecedario tiene 26 letras más. Ignórala, ellos se equivocan. Venga, sigue, yo sé que tú puedes. Que la dificultad te haga más bonita la escalada. Pelea por tus sueños, que si necesitas un empujón yo te lo doy. Pero por favor, no vuelvas a decirme que eres lo peor, que no eres capaz, no vuelvas a decirme que hoy lo dejas. Porque no te dejo.
—  Marcos Taboada
Su nombre es Manolo y se enamoró de su mejor amigo. De las risas de domingo. De la constelación de estrellas que formaban sus pecas. De cuando se quedaba a dormir en sus lunares. De la forma en que lo miraba cuando dormía. De las veces en las que tropezó y su mano fue la única que lo ayudó a salir de la negrura de la noche. De cuando se partió llorando y él estuvo a su lado, soportando sus noches imposibles y su estoy bien inestable. De las 999 razones para estar con y le prendió fuego a lo que se le había impuesto desde niño: enamorarse de una niña.

Se enamoró del que era cuando le hacía reír hasta olvidarse de los días en que estuvo triste. De esos abrazos en los que se armaba algo más que una vida. De las canciones que le mandaba y llevaban adjunto: ésta me recordó a ti. De cuando era invierno y él era su único e inmortal verano.
Las páginas en blanco las escribía, a veces con lágrimas al pensar que su amor no sería correspondido, otras veces con una sonrisa al imaginar lo bonita que es su vida al tenerlo cerca. Allí. Al otro lado. Sin decir nada. Sin decirse nada, años más tarde comprendieron que se habían dicho lo más importante.

Reían de lunes a domingo y algunas noches se les escuchaba llorar tras el armario.

—Te amo, Manolo.
—Yo te amo aún más, Alex.

Un lobo aullaba a distancia y la luna cabía en los ojos de Alex. Manolo quería entonces que todos los días del año fueran las 2:30 a.m. para apreciar su mirada que le trasmitía un tipo de paz que jamás había sentido.

Estaban arrodillados dentro del armario, uno viendo al otro, sus frentes estaban más cerca que de costumbre, la mano de Manolo rozaba las mejillas de Alex, se podía escuchar sus corazones latir al unísono y su respiración precipitarse.

—Eres la única estrella a la que quiero ascender en la vida. —Puso hincapié Alexander, mientras la distancia iba acortándose para finalmente llegar a sus labios.

Una estrella fugaz surcó el cielo; dos estrellas habían empezado a arder hasta compenetrarse y ser una sola. Brillar como una sola.

En aquella madrugada, Alex y Manolo, fueron uno. Ya no había más letras en el abecedario. Ni más ecuaciones que resolver.

Se tomaron de la mano y salieron juntos. Mientras el mundo ardía, ellos caminaron allá, donde el sol suele perderse. Vivieron la historia de la que jamás escribieron ni contaron a nadie. Sin fotografías ni pérdidas de tiempo. Se limitaron a vivir, y no a simplemente respirar; rompieron la sombra en la cual vivieron por separado para dar lugar a una luz que provenía de lo más puro de alguien: al amor.
—  Benjamín Griss
Era él, la flor más bonita, la estrella más iluminada, la luna más lunática de todas, el mar más azul, la vela que mejor huele en la mesa. Era el vino más caro y bueno, la lluvia en noche de tormenta, la letra más bonita del abecedario y el color que más luce de todos.
Dominación. Parte I

Ahí estabas tú, arrodillada en la orilla de la cama a escasos metros de mi, solo con el bra de
encaje que me encanta y las bragas a juego que me vuelven loco, quiero
acercarme y lo hago poco a poco, cada paso es doloroso porque sé que
cuando mi piel rose la tuya no habrá marcha atrás, se perderá la
inocencia entre besos pasionales, dejaremos las ataduras a un lado
excepto las que te haré en las muñecas y en los tobillos, perderemos las
inhibiciones entre todas las mordidas que dejaré sobre tu
piel.recorreremos los camino al exceso de nuestros cuerpos marcados por
tu uñas o los chupetones que tengo planeado dejar por todo el cuerpo en
especial a tu entrepierna, a tu cuello y al camino del abdomen a tus
pechos, Finalmente avanzo y me hago dueño de tu espalda mientras mis
brazos te levantan y te ponen de pie, mis labios no se aguantan a probar
la ambrosía de tu cuello, te jalo hacia mi y tu cuerpo ya reposa junto
al mío y mis manos tan traviesas trazan sendas en tu cintura y se dirigen a tus pechos. Te lo dije, el antojo de mis labios en tu cuello se convirtió en deseo, el
deseo líquido de mi saliva sobre tu sobre la delicada piel de tu
cuello, a mis manos no le son suficientes con tus pechos y.con el dorso
de mis dedos me deslizo hacia abajo recorriendo el camino de tu abdomen
hasta llegar a tus bragas las cuales paso por encima, cruzó las barreras
de lo sublime en tu monte de Venus y siento en ti los jadeos que tu
cuerpo al saber a donde me voy, mis dedos enloquecen por entrar donde
deseas y la otra mano se aferra a la magnificencia tu busto.mientras mis
dedos juegan ahí abajo y sé que lo disfrutas, puedo sentir el elixir de
tu humedad sobre tu ropa interior humedeciendo cada  fibra de ella y cada  parte de mis dedos,.Yo sé que quieres más, , te giro y me miras a los ojos y percibo en tu mirada sup,lica, placer, necesidad y ruego por  pasar esa barrera de mis solos toques.sobre tu cuerpo, Me
arrodillo ante ti y calvo mis manos sobre tus caderas, los muevo
lentamente para acercarme poco a poco hacia la tela con encaje de tus
bragas frente a ti te planto un beso  en el abdomen, te empujo a la cama
y me pongo sobre ti,, me encuentro a la altura de tu
sexo, vuelvo a acercarme y mis dientes se clavan en la parte superior
del encaje de tus bragas, estas jalan lentamente hacia abajo dejando al
descubierto esa parte que tanto me enciende,mi respiración se acelera y
jalo más fuerte hacia tu entrepierna, en un abrir y cerrar de ojos mi
atención cambió a otra parte, tu entrepierna, siento una inquietud en mi
boca, mis labios mueren por estar ahí, empiezo a repartir besos de arriba hacia abajo, en sintonía de mi lengua que reparte ligeras pero profundas lamidas, me excita ver como es que curveas tu
espalda y como se elevan tus caderas al sentirme y mucho más la manera
en la que se intensifican al sentir mi respiración  cada que se acerca a
tu piel, ¡Ya no aguanto más!Tomo de manera poco sutil tus
bragas con ambas manos y por instinto levantas tus nalgas, yo jalo y
quedas expuesta a mi, mi boca y mi lengua se acercan lentamente a tu
sexo, te recito el abecedario, mi lengua se entrega a la ambrosía de su
humedad, mis manos recorren de caderas a tus pechos y se pierden entre
presiones, roses con el dedo y pellizcos.
Continua…


—Pensamientos Lujuriosos, Bryan Aguilar.

Bastó su dedo sobre sus labios
para que desatara la lujuria,
que dormía en su interior.
Despertó a puta que llevaba dentro,
la que deseaba ser sumisa,
dominante
y quizás domada.
Despertó sus locas ganas de tener un encuentro casual entre sus sábanas,
el edredón
y en toda la habitación.
Le quitó despacio el sujetador,
mientras sus manos recorrían su espalda;
sintió el calor de su cuerpo;
besó su cuello,
sus clavículas
y sus senos.
Quitó todo lo que estorbaba en ambos,
las manos de ellas jugaban con cada centímetro de su piel,
mientras él,
en forma casi salvaje,
decía el abecedario ante el vaivén de sus caderas.

— Poesía Nocturna | Lilith. Ángel Enamorado.

Y  de Youtube (Wigetta Abecedario Challenge).

Por favor, no me odien…
Música de ambiente. 


El ambiente está completamente tenso y ambos tenemos una sonrisa de tristeza en nuestro rostro, mientras vemos el porcentaje de carga en el 100%. Será la última vez que tengamos que sufrir por la plataforma; la última vez que nos levantarémos temprano, sólo para dejar programados cada uno de los vídeos y será la última vez, que nuestros seguidores verán una notificación de Youtube acerca de nosotros.

-¿Estás listo compañero?- pregunta Vegetta a mi lado, intentando conservar un tono animado y poniendo una sonrisa triste en sus labios.
-Estoy listo tío- contesto publicando el vídeo y observando el título del mismo.

“MUCHAS GRACIAS POR TODO!! OS ECHAREMOS DE MENOS :) ”.

Sentimos el móvil comenzar a vibrar con rapidez y no puedo evitar cerrar los ojos, cuando imagino las caras de decepción que tendrán nuestros seguidores.
La plataforma nos lleva al último vídeo publicado y ambos podemos ver nuestros rostros sonrientes ante la cámara, intentando terminar lo que nos llevo un gran esfuerzo durante todos estos años.

-¡Muy buenas a todos aquí Willyrex comentando!- saludo de forma animada y con una sonrisa en mis labios.
-¡Muy buenas a todos Guapísimos aquí Vegetta777 en un nuevo anuncio!- ¿Qué tal Willy?- pregunta con una sonrisa forzada e intentando conservar el animo.
-Muy bien compañero y ¿Tú?
-Bien tío- responde divertido.
-Bueno, se supone que este vídeo es para- comienzo tartamudeando y bajando la mirada frustrado.
-¡Es para daros las gracias por todo lo que habéis hecho!- completa ayudándome- Sin vosotros esto jamás hubiera sido posible- termina mirando a la cámara agradecido.
-Pero todo tiene un final ¿Verdad?- continúo reponiendo las fuerzas y sintiendo mis ojos llenarse de lágrimas- Todos sabíamos que esto no dudaría eternamente y que algún día pasaríamos a ser un bonito recuerdo.
-Sobre todo yo Willy, seguro que seré un hermoso recuerdo- comenta intentando aligerar el ambiente y sacándome una fuerte risa.
-Modestogetta le llamaban- agregué divertido- En fin, muchas gracias por haber estado todos los días, por favor no os pongáis tristes, que nosotros estaremos bien ¿No es así Vegetta?
-Así es Willy- responde enternecido- Os aseguro que con el tiempo podrán sonreír por si mismos. No olvidéis que sois maravillosos, que no debéis dejar que nadie rompa vuestros sueños y que os queremos mucho.
-Puede que no os conozcamos, pero gracias por darnos la oportunidad de entrar a vuestros corazones todos estos años- complemento sintiendo que las lágrimas caen por mi rostro- Os juro que siempre pensaremos en vosotros, que jamás os olvidaremos y que os echaremos muchísimo de menos.
-Lo que Willy intenta decir- me interrumpe al ver mi dificultad para continuar con el discurso- Es que hay cosas que vosotros no podéis entender ahora, pero que más adelante seguro que si- termina mirándome dulcemente- No lloréis por nosotros, por favor queremos que siempre nos recoréis con una sonrisa- termina con un gran suspiro- Si das Like y compartís se agradece.
- Y Adiós.
Al finalizar la transmisión, sólo se puede ver una pantalla en negro con una gran frase en una de las esquinas que dura un par de segudos.
“Si, siempre fue real z4”.

-¿Estás bien Vegetta?- pregunto con las lágrimas cayendo por mi rostro de nuevo e intentando reconocer el estado en el que se encontraba mi compañero.
-Estoy bien Willy- responde en medio de un susurro y con la cabeza gacha.
-Yo también echare de menos esto- agrego tristemente tomando su mano y apretandola para dar algo de animo.
El móvil no deja de sonar, el teléfono de la casa empieza a timbrar y las notificaciones de todas las redes, aumentan cada segundo.
Sólo intento concentrarme en el toque de su mano y en como retira mis lágrimas, poco a poco, con ayuda de su otro brazo.
En serio Gracias.

Muchas gracias Youtube. 

Pero muchas gracias a todos vosotros.

Yo no te miro, yo te observo. Observo como mueves tus labios al pronunciar cada letra del abecedario. Observo como tus ojos de achican al tratar de enfocar algo. Observo como tus manos sudan al estar nervioso. Observo como tecleas con tu mama y observo como tecleas a alguien más. Observo como suspiras al estar aburrido y al estar admirando algo. Te observo, cada cosa. Por qué para mí es como observar lo más bello, hermoso y auténtico en el mundo.

anonymous asked:

Hello~ Disculpa la molestia abecedario, pero vi que dijiste que tienes el doujin de funa y quería saber si piensas traducirlo

Aún no me llega.

M de mentiras (Wigetta).

Ya saben que amo esta canción, sorry. 

Siempre es la misma historia.
Conoces a alguien, te parece atractivo, hablas con él, le confías tus secretos, esa persona te confía los suyos, y en un abrir y cerrar de ojos, estás condenado. 

Empiezas a pensar todo el día en él, sonríes sin poder evitarlo, su imagen pasa por tu menta con frecuencia, odias imaginarlo en brazos de alguien más y descubres que estás enamorado. 

Sólo unos pocos afortunados logran ser correspondidos. 

Luego viene lo más difícil. 

Iniciar una relación, lograr mantenerla y evitar todos los problemas que se presentan. 

Al final con el paso del tiempo, siempre terminas prometiendo un millón de cosas.

“Siempre estaré contigo”.
“Juntos para siempre”.
“Jamás te voy a lastimar”.
“Te quiero”. 

Mentiras, todas esas frases están llenas de un sin fin de mentiras…

A veces las personas deberían aprender a quedarse callados. 

Jamás puedes estar seguro de lo que pasará en el futuro. 

No es bueno hacer planes, promesas e imaginar miles de situaciones que te harán sonreír. Es mejor vivir el presente, cuidar tus palabras y esperar que la vida te recompense por ser una buena persona. 

Te dije que no me prometieras esas tonterías, te pedí que sólo estuvieras conmigo y que jamás me abandonaras. Deseaba tener una vida juntos y seguir viviendo en el mismo sitio por muchísimos años. 

Pero sólo me terminé engañando a mi mismo. 

-Ojalá estuvieras aquí- susurré sabiendo que nadie me escucharía. 

No volvería a oír su voz. Se habían acabado los reclamos, las peleas, las risas, las burlas y todos nuestros momentos juntos. 

Mis ojos sólo podían ver plasmada aquella frase que era iluminada por la luz de la luna y que estaba escrita en aquel lugar. No pude evitar que algunas lágrimas empezaran a correr por mi rostro.

“Tal vez tu cuerpos nos haya abandonado, pero en nuestros corazones, tú recuerdo seguirá habitando” (Guillermo Díaz 1993/2026) .

Al final sólo había una cosa que prometiste que era real. La única frase que no estaba acompañada de un largo futuro juntos y de no dejarme nunca solo. La frase que dijiste al final de nuestra boda y que ahora más que nunca, se quedaría siempre presente en mi memoria. 

“Hasta que la muerte nos separe”.


anonymous asked:

Ehm, ¡Buenas Abecedario! Me preguntaba si podrías traducir un Cómic de Funamusea en el cual Satanick emborracha a Ivlis (No sé si lo conoces, está en la sección de "Other"). ¡Estás en todo tu derecho si no quieres! Gracias por tus traducciones de "DSP-Update" Aunque sé que debe ser algo cansador. ¡Buen día~!

Ese comic fue traducido apenas salio por otra persona, creo que la traducción está en deep-sea-prisoner(.)tumblr, ¡podrías echarle un ojo a ese blog!

B de Besos (Wigetta)/Abecedario Challenge.

¡Hola de nuevo!

Por pereza, copiaré la explicación que di en el día de ayer del reto: 

Bueno, para los que no se enteran de qué va esto, les voy a explicar la idea. Básicamente consiste en subir Drabbles o One-Shots (Depende de cuánto me extienda) relacionados con una palabra en particular (Cada vez es una letra del abecedario distinta, por lo que serían 27 historias). Puede que algunas estén relacionadas o hagan alusión a un hecho anterior, pero no son una continuación.

Hoy le toca a Guillermo, así que aquí vamos:


Necesito que me recomienden música ahr. 

Besos.

Keep reading