a ti con todo

Me gusta cuando me miras de lejos y me sonríes, cuando me regresas a ti con una mirada. Me gusta cuando ríes tan fuerte que todos voltean a verte. Me gusta cuando a pesar de que soy mala dando consejos, te apoyas en mí. Me gusta el brillo en tus ojos cuando hablas de tus cosas favoritas que aunque yo no las entienda me encanta escucharte hablar de ello. Me gusta cuando estás recostado sobre tu brazo pensando en la platica que tuviste el día anterior con tu papá o hermana porque después de un tiempo, terminé aprendiendome tu rutina. Me gusta el hecho de que me apoyes en todo, aún asi sea lo más estúpido que hayas escuchado. Me gusta saber que cuando estás enojado pueda ser yo la que te regrese la sonrisa. Me gusta tu manía de mover los pies cuando estás nervioso aunque termines poniéndome nerviosa a mí. Me gusta cuando llegas con tus juegos de niño de 5 años porque me haces sentir como una pequeña niña en los mejores momentos de su infancia. Me gusta sentirte cerca de mí, escuchar tu respiración, ver como se te marcan las venas en los brazos por el calor, verte jugar cualquier deporte, ver como te complicas la vida cuando no puedes hacer algo, me gusta cuando hablas de tu futuro pero aún más cuando me incluyes en él. Me gusta saber que existes y como siempre terminas transformando todos mis días en algo nuevo.

planetas-alineados

Quiero que tengas muy claro por qué te quiero y por qué he elegido estar contigo. Haces que mis días sean más alegres simplemente estando a mi lado, contigo siempre tengo un motivo para sonreír. Es como si todo fuera más fácil: me río más, respiro mejor y siento con más intensidad, todo gracias a ti. Apareciste en mi vida como un torbellino, lo pusiste todo patas arriba, y cuando volvió la normalidad, mi mundo había cambiado y era increíble. Así que me importa un bledo que la gente diga que lo nuestro no es sano porque, cuando se trata de ti, reconozco que soy una egoísta. Te necesito en mi vida.

Espero algún día dedicarte esto. (Libro: ¡Más razones para odiarte!) 

Yo no quiero que te acuerdes de mí a cada momento. Quiero que me recuerdes en ese instante en el que te tumbas en la cama, en paz y cierras los ojos. 
—  Jennifer Gomez (Te quiero a ti, con todo)

Te has ido. Lo entiendo. No vas a volver porque alguien tomó mi lugar. Entiendo eso también. Entiendo la razón de porque te fuiste, pero lo que no logro entender es porque no puedo odiarte. ¿Sabes? Aún sonrío cuando pienso en ti. Joder, todavía me sonrojo al recordar las cosas lindas que me decías.

Con todo mi amor, para ti.

Espero este sea el tipo de “carta” que puedas leer cualquier día, en cualquier momento, que te haga recordar a detalle cada instante que te hago citar, que te transmita todas esas emociones que yo guarde en cada oración que estoy plasmando aquí. No importa cuantas veces la leas porque se que en cada intento encontraras un nuevo significado. Se vale que sonrías, que reías e incluso que te enojes.
Porque así son como suceden las cosas entre nosotros, a veces todo puede ser amor y felicidad y de un momento para el otro llegan ciertas cosas que te pueden llegar a confundir querer rendirte y dejar todo como un buen recuerdo, como muchas veces lo fue por culpa del pasado, pero algo que tenemos que llevar siempre en la cabeza; es que TODO lo que hemos presenciado juntos nos a servido de una u otra manera, para aprendernos a valorar, para saber que hemos conocido todas nuestras facetas tanto yo de ti, como tu de mi, que por algo en el presente estamos juntos y eso es lo que más cuenta. A veces me siento en silencio y simplemente sonrío y me lleno de felicidad al saber que en MI PRESENTE estas como el persona principal, que me logras calmar en mi todos mis miedos, pero también me haces tenerlos, como el miedo a que un día despertemos y se nos hayan borrado toda esa parte de nuestra leyenda, que nos acabemos muy pronto y el amor se vaya. Pero me has hecho bastante fuerte en el aspecto de amor, ya que aprendí a que las cosas que más se desean en la vida, las que mas valen la pena luchar, te cuestan y no se van tan rápido, y que se quedan grabadas por mucho tiempo.
¿Sabes algo de lo que estoy más que segura? Que tú no me olvidarás y por supuesto yo tampoco te olvidaré. Que ni tú ni yo borraremos todo esto que hemos vivido desde nuestros silencios hasta nuestras charlas sin seriedad. O dónde yo estoy callada y tan seria, y tú estas dándome más amor del que merezco.
Tú tan enojado y yo tan insistente.
Yo tan amorosa y tú tan confundido. Tú tan cariñoso y yo tan payasa.
Pero todo esas son las condiciones que nos pone la vida y el amor.
Tenemos que pasar todos esos momentos amargos, “malos” para así apreciar todos esos TE AMO que me regalas, las sonrisas que provocas y cada caricia que me estremece por completo.
Y es por eso que yo acepto todos esos riesgos contigo, todos tus cambios de humor, tus miedos acerca del pasado, tu palabras tan hirientes que se te salen cuando estás enojado, tus reacciones, tus inseguridades y tus “no sé” que me joden totalmente, pero no te pido que quites todo esto, porque yo sabía bien la gran batalla que era el estar contigo, por permanecer con alguien que quizás no le gusta tanto lo formal, y es más instantáneo, por alguien que lo serio no está tanto en su vida y prefiere lo improvisado, que prefiere la comedia, antes que el romance.
Pero aún así, no quito ni cambio nada de ti, porque así es como te acepte desde un principio.
Y sería egoísta de mi parte tratar de hacerte “perfecto” y es algo en absoluto busco contigo y menos con lo nuestro.
Lo nuestro… siempre será y fue tan complicado, pero es algo que de cierta manera siempre me hará tenerte presente, y que me quedo con la amenaza de que no encontraré en nadie más, y que vea en ti lo que yo encuentro en estos momentos a tu lado.
Y me toca decirte que tampoco encontraras a alguien como yo por más que quieras; ya que nadie te escribirá tantas palabras con tanto sentimiento, nadie pensará en ti por días completos, jamás nadie te hará los dramas que yo te he hecho, ni llorará incluso de la manera que yo lo hago y que mis ojos se hagan rápidamente rojos, y tú sin pensarlo dos veces limpias mis lagrimas sintiéndote el total culpable de todas mis lagrimas.
Jamas nadie te llenará de besos pequeños por toda tu cara, te observará con tanto amor, y te acariciará tu cabello con tanta dulzura. Pero tú haces también posible tantas cosas de mi, como el crear las mejores conversaciones sin sentido, donde nadie al escucharnos entendería, todas esas miradas donde los dos nos perdemos mutuamente. Y aun no hablo de todas esa locuras, que ni siquiera hay palabras para expresar todo lo que en 5 min me puedes hacer sentir, con tan solo sentir tu calor sobre mi piel, tus abrazos mientras tu aroma (de mis favoritas) se queda impregnado en mi ropa, y si hablamos de las mejores cosas que disfruto a tu lado son las “despedidas” (es comillas ya que por mi parte no habrá un punto final en nuestra historia) que se convierten en interminables, tantos besos que son los que más disfruto, miles de abrazos con un mensaje de “quédate más tiempo” y las mejores dos palabras al terminar toda esas escenas de besos y abrazos, TE AMO.
Eres una persona sumamente especial, no hace falta recordártelo, eres ese tipo de personas inolvidable en la vida, que pueden y te joden tu vida de una manera bonita, que llegan y te dejan con los mejores recuerdos.
Tardaría años en agradecer todos los detalles que has tenido hacía mi, por haber cumplido mis caprichos, y respetar mis decisiones, por tus bromas estúpidas, tus acciones de caballerismo, y de ves en cuando por tus estúpidas acciones que haces sin pensar.
Pero ya han pasado dos años, y aun sigo sin poder creer todo esto que hemos creado, un amor tan “mágico” tan raro, TAN A NUESTRA MANERA.
Palabras me faltan para de decirte todo el amor que me has hecho sentir hacía ti, que pienso más de mil cursilerías por decirte, pero quiero que todo vaya a su paso, y no quiero adelantar tanto, ya que aún nos falta muchísimo días más estando juntos, y siendo el mejor equipo.
De ahora en adelante seré la persona más sincera, cuidaré de ti, como yo quiero que lo hagas conmigo, te dejaré sin palabras cada vez que describa todo mi amor hacia ti, te dejaré con los mayores suspiros después de una gran cita, te atormentaré en todos tus sueños porque incluso hasta en ellos me extrañarás, hablarás con la gente de nosotros, porque se que siempre me tendrás o tienes presente de cualquier manera.
No te prometo cosas que no cumpliré, pero si te demostraré mi amor cada que pueda y los detalles de mi parte serán totalmente sinceros, no te haré una promesa de un “SIEMPRE JUNTOS” porque sonaría como detenerte a la fuerza conmigo, y es algo que en absoluto busco, quiero que te sientas libre aun sabiendo que nos pertenecemos a través de las coincidencias o del destino, y que al final del camino siempre me encontrarás con la mejor de las sonrisas.

TE AMÉ, TE AMO Y TE AMARÉ DE LA MEJOR MANERA Y COMO JAMÁS NADIE LO HARÁ

México, 1953
Sr. mío Don Diego:

Escribo esto desde el cuarto de un hospital y en la antesala del quirófano. Intentan apresurame pero yo estoy resuelta a terminar ésta carta, no quiero dejar nada a medias y menos ahora que sé lo que planean, quieren herirme el orgullo cortándome una pata… Cuando me dijeron que habrían de amputarme la pierna no me afectó como todos creían, NO, yo ya era una mujer incompleta cuando le perdí, otra vez, por enésima vez quizás y aún así sobreviví.
No me aterra el dolor y lo sabes, es casi una condición inmanente a mi ser, aunque sí te confieso que sufrí, y sufrí mucho, la vez, todas las veces que me pusiste el cuerno…nó sólo con mi hermana sino con otras tantas mujeres…¿Cómo cayeron en tus enredos? Tú piensas que me encabroné por lo de Cristina pero hoy he de confesarte que no fue por ella, fue por ti y por mi, primero por mi porque nunca he podido entender ¿qué buscabas, qué buscas, qué te dan y qué te dieron ellas que yo no te di? Por que no nos hagamos pendejos Diego, yo todo lo humanamente posible te lo di y lo sabemos, ahora bien, cómo carajos le haces para conquistar a tanta mujer si estás tan feo hijo de la chingada…
Bueno el motivo de esta carta no es para reprocharte más de lo que ya nos hemos reprochado en esta y quién sabe cuántas pinches vidas más, es sólo que van a cortarme una pierna (al fin se salió con la suya la condenada)… Te dije que yo ya me hacía incompleta de tiempo atrás, pero ¿qué puta necesidad de que la gente lo supiera? Y ahora ya ves, mi fragmentación estará a la vista de todos, de ti… Por eso antes que te vayan con el chisme te lo digo yo “personalmente”, disculpa que no me pare en tu casa para decírtelo de frente pero en éstas instancias y condiciones ya no me han dejado salir de la habitación ni para ir al baño. No pretendo causarte lástima, a ti ni a nadie, tampoco quiero que te sientas culpable de nada, te escribo para decirte que te libero de mí, vamos, te “amputo” de mi, sé feliz y no me busques jamás. No quiero volver a saber de ti ni que tú sepas de mí, si de algo quiero tener el gusto antes de morir es de no volver a ver tu horrible y bastarda cara de malnacido rondar por mi jardín.
Es todo, ya puedo ir tranquila a que me mochen en paz.

Se despide quien le ama con vehemente locura, Su Frida

No te enamores de Aries.

Gastará todo su dinero tratando de conquistarte, se la pasará molestándote todo el día para que salgas con él, intentará hacer las cosas más fuera de lo común para que le veas. Estará para ti en los momentos más cruciales, sintiéndote y consolándote. Querrá que salgas con él todos los días, te estará enviando mensajes a cada momento contándote como va su día. Los Aries no se van a rendir hasta conseguir lo que desean. No te enamores de él, peleará por ti cuándo te hayan incriminado y siempre estará de tu lado. Será romántico cuando la situación lo amerite y nunca dejará de vociferar todo lo que piensa: ‘’Estás muy guapa(o) hoy; me encanta cuando ríes, achinas tus ojos; Hace rato que no te ponías esa camisa, luce bien.’’ No te dejará respirar. No te enamores de un Aries, ellos no se conformarán con un poco de ti, querrán todo, invadirán cada rincón de tu ser, de tu cuerpo, de tu alma, hasta conseguirlo todo. Te hará fotografías a cada momento, cuándo eres consiente y cuándo estás distraído. Te presumirá con sus amigos y jamás se avergonzará de ti. Te tratará como su pertenencia más valiosa y cada día logrará conquistarte de nuevo.  No te enamores de Aries, su fuego penetrará en tus entrañas, como un virus e infectará tu corazón. 

Quiero ser lo mejor para ti. Apoyarte en tus sueños y tus penas, acurrucarte en tus días tristes y mimarte cuando lo necesites. Pegarme a ti y demostrarte todo mi amor con todo de mi, mi cuerpo, mi besos, mis pensamientos y mis sentimientos. Hacerte sonreír, hacerte feliz