• ¿Y es qué de eso no se trata la vida? ¿De aprender a ganar y perder, a cambiar, a vivir sin esos que amamos o queremos? De eso se trata estar vivo, acostumbrarse a que nada es permanente, y que lo único permanente es la presencia de la muerte