Unidad

El enfoque de un individuo hacia la sexualidad es una señal de su nivel de evolución. Existe una amplia diferencia entre la actividad sexual común del ser humano y el cultivo dual de un taoísta. En la relación ordinaria, los órganos sexuales adquieren una importancia primordial, mientras que los otros órganos y sistemas del cuerpo quedan subordinados. De esta manera, el sirviente controla al amo, la propia energía se disipa y se desordena.

Cada célula del ser de un individuo busca la unión del yin y yang, no sólo los órganos sexuales. El propósito de una relación angélica es la unión y concreción de la energía yin yang de un individuo. Es un proceso de refinamiento y sublimación de energía. Una vez que la energía está sutilizada, asciende a los centros más altos de nuestro ser. En la relación angélica, se une espíritu con espíritu, mente con mente, y cada célula de uno de los cuerpos con cada célula del otro cuerpo. ES EL ESPÍRITU, NO LOS ÓRGANOS SEXUALES, QUIEN DIRIGE LA RELACIÓN.

Otra diferencia es que la relación común busca una manifestación sustancial como su culminación, mientras que una relación angélica busca la unión intangible del yin y yang. La relación angélica no se completa por una descarga de sustancia, sino más bien por la integración de la energía sutil de cada participante.

Una relación común exige un esfuerzo, pero en la relación angélica, la unión de amor se alcanza espontáneamente por la no acción. Cuando permanecemos muy calmos y relajados, el denso impulso sexual disminuye y la energía sutil se desarrolla más. La gran transformación sutil se produce naturalmente y en silencio. EL UNIVERSO ENTERO SE DESARROLLA DE ESA MANERA . OCURRE CON NATURALIDAD Y NO HACIENDO QUE SUCEDA.

AL PREPARARSE EN ESTA SAGRADA INSTRUCCIÓN, TODO DISCÍPULO DEBE EXTENDER SU VIRTUD AL MUNDO, A FIN DE CUMPLIR CON LA MISIÓN DE PAZ Y PURIFICACIÓN MUNDIAL. UNO DEBERÁ APRENDER LA VIRTUD INMORTAL DE LA VIDA. SI EXPANDIMOS NUESTRA VIRTUD HACIA EL MUNDO DESINTERESADAMENTE, LA VERDAD INMORTAL SE NOS UNIRÁ CON NATURALIDAD.

SIGUIENDO EL CANAL CORRECTO DE LA VIDA E IRRADIANDO UNA INFLUENCIA VIRTUOSA HACIA EL MUNDO, PODEMOS DESARROLLAR NUESTRA ENERGÍA SUTIL. DE ESTA MANERA, PODEMOS RECONECTARNOS CON LOS REINOS SUTILES, Y LOS INMORTALES ENTREGARÁN SU GUÍA, AÚN SIN UN MAESTRO.


HUA HU CHING

Sobre el Rompimiento

(Imagen:  Broesis)



De verdad, ninguna relación ha ‘terminado’ jamás, ni por muerte, divorcio o distanciamiento. En realidad, no hay dos personas que hayan 'roto’ alguna vez. Eso es sólo una historia que nos contamos.

Sólo 'rompemos’ con las imágenes caducas de cada uno, con nuestras propias ideas acerca de lo que debimos o pudimos haber sido, con las esperanzas y planes del pasado y el fururo, con nuestras falsas interpretaciones e ilusiones, con los “sueños de un futuro que, de cualquier forma, nunca iban a darse”. 

Rompemos con un relato que ya no nos es útil, eso es todo. Las relaciones, como la vida, en realidad nunca terminan; simplemente evolucionan, cambian de forma y apariencia. El amor no conoce ninguna ubicación en tiempo y espacio, y jamás puede terminar, porque es la fuerza que une. Lo que somos, no puede ser dividido ni terminado. El corazón no entiende la muerte ni la separación. Somos Uno.

~ Jeff Foster

EGO

¡Oh ego ! Todos los males del mundo tienen origen en ti. 

Con objeto de eliminarte, los Reyes hacen leyes y los Sabios imparten sus enseñanzas.

A pesar de sus esfuerzos desde la noche de los tiempos, ¡ay! sigues bien vivo; te escondes tan sólo, y reapareces una y otra vez.

¿Acaso no tienes fin? Oh sí, y sin duda este se acerca. Otro Ego ha empezado a eliminarte. Es el Ego Universal..

Hay una Voluntad divina secreta, eterna e infinita, omnisciente y omnipotente, que se expresa en la universalidad y en cada particularidad de todas estas cosas aparentemente temporales y finitas, inconscientes o semiconscientes.

Este es el Poder o Presencia significados por el Gita cuando habla del Señor dentro del corazón de todas las existencias que hace girar a todas las criaturas como si estuviesen montadas sobre una máquina por la ilusión de la Naturaleza.

Esta Voluntad divina no es un Poder o Presencia ajena; para nosotros es algo íntimo y somos parte de ello; pues es nuestro propio Yo supremo que lo posee y sostiene. Únicamente, no es nuestra voluntad mental consciente; frecuentemente rechaza bastante lo que nuestra voluntad consciente acepta y acepta lo que nuestra voluntad consciente rechaza.

Pues mientras este Uno secreto conoce a todos en su totalidad y detalle, nuestra mente superficial sólo conoce una pequeña parte de las cosas.  Nuestra voluntad está consciente en la mente, y lo que conoce sólo lo conoce por el pensamiento; la Voluntad divina para nosotros es superconsciente porque en su esencia es supramental y conoce todo porque es todo.

NUESTRO YO SUPREMO QUE POSEE Y SOSTIENE ESTE PODER UNIVERSAL NO ES NUESTRO EGO-YO, NO ES NUESTRA NATURALEZA PERSONAL; ES ALGO TRASCENDENTE Y UNIVERSAL DE LO CUAL ESTAS COSAS MÁS PEQUEÑAS SON SÓLO SUPERFICIE ESPUMOSA Y FLUYENTE.

SI SOMETEMOS NUESTRA VOLUNTAD CONSCIENTE Y LE PERMITIMOS UNIRSE A LA VOLUNTAD DEL ETERNO, ENTONCES (Y SÓLO ENTONCES) LOGRAREMOS UNA VERDADERA LIBERTAD; AL VIVIR EN LA LIBERTAD DIVINA, NO ADHERIREMOS MÁS A ESTA VOLUNTAD ENCADENADA DENOMINADA LIBRE, A UNA LIBERTAD-MARIONETA IGNORANTE, ILUSORIA, RELATIVA, ATADA AL ERROR DE SUS PROPIOS MOTIVOS VITALES Y FIGURAS MENTALES INADECUADOS.


SRI AUROBINDO

Eres lo que eres, no lo que crees ser

“Es lo más sencillo del mundo y es totalmente inmediato. Estás sentado sobre lo que eres. De hecho, eres lo-que-es.

Y no tiene nada que ver con quién crees que eres. En realidad no eres más que un personaje en una obra. La obra no va a cambiar – nada va a mejorar ni a empeorar – pero lo que se manifiesta es el uno que observa.
La visión lúcida es completamente observación, sin que haya nadie que observe.

Lo vemos todo desde el punto de vista del ser separado, como a través de un velo, no vemos lo que realmente hay. De algún modo continuamos tratando de conseguir algo, miramos y escuchamos a fin de obtener algo a cambio. Pero en la visión lúcida no hay nadie que quiera nada y lo que se ve es la realidad.

Y la realidad es que sólo hay unidad”.

Tony Parsons

Qué bonito es quererte, mi luz redentora… Qué bonito y qué mágico es saberte respirando dentro de este planeta en el que ambos vivimos. ¡Qué importa la distancia si el aire que respiramos es el mismo! Tú por tu lado… Yo por el mío… Pero, unidos… cada uno en su bendito lugar. Eso, vida mía, es amar.
—  Esu Emmanuel.