Tres-Ojos

...Y vivieron felices para siempre|| Wigetta

///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////

Se escuchaban las risas de las niñas al fondo del pasillo, no había un solo día en el que no hubiera risas, todo era felicidad desde el momento en el que habían llegado a su hogar… 

Samuel se encontraba trabajando en el ordenador de su estudio, justo a un costado de la habitación de las menores, era un buen lugar para estar al pendiente de ellas, de vez en cuando podía mirarlas por la puerta y por supuesto escucharlas jugar, bajó la pantalla de su ordenador como señal de que había terminado sus deberes, se echó hacia atrás en su silla, miraba al techo mientras se relajaba… Se le escapó una sonrisa al escuchar a sus pequeñas. 

Se levantó de su asiento y se dirigió a la otra habitación, las dos menores tenían montada toda una escenografía a su alrededor… Cajas y varias mantas se extendían por todo el suelo y sobre los muebles 

- “Vaya liada que se va armar al ordenar todo esto después” - pensó Samuel al ver lo que para él era un desorden inmenso, pero para las niñas era un hermoso castillo rodeado de montañas 

- Vaya, vaya… ¿Pero qué hacen mis dos princesas? 

Ambas niñas miraron a su padre que se encontraba en la puerta, tenían puestos vestidos a la vez que usaban una tiara brillante y un antifaz de superheroína, una tenía un escudo y la otra una espada de juguete, una combinación bastante moderna para el concepto de “princesa" 

- Estamos jugando a las princesas - respondió la menor de ambas 

- Somos princesas que van a salvar al reino del dragón feroz - continuó la mayor 

- ¡Ostras! ¿Eso hacen las princesas? - comentó Samuel con una sonrisa de ternura 

- ¡Claro que si! ¿Quieres jugar? 

- Me encantaría, ¿Qué hago? 

- ¡Puedes ser también una princesa! Toma una corona - le dijo la mayor ofreciéndole una tiara brillante  

- Y puedes usar una espada, así venceremos más fácil al dragón - dijo la más pequeña con un tono de alegría 

- Eso me gusta, seremos princesas entonces… ¡Podríamos ser como los tres mosqueteros pero en princesas! Ese dragón va flipar cuando nos vea llegar - dijo Samuel colocándose la tiara mientras entraba a la habitación 

- Vamos entonces, no queda mucho tiempo 

- ¡A por el dragón! 

Jugaron un par de horas imaginando la batalla con el dragón, choques de espadas, saltos sobre la cama, el dragón escupiendo fuego, que en realidad era una pistola de agua, incluso Samuel se cayó un par de veces al tropezarse con los juguetes regados por el suelo, terminando en un sin fin de risas por parte de las menores y en un Samuel haciéndoles cosquillas. 

- Y entonces, la chica saltó desde el tejado y le clavó la espada en el pecho, con cariño por supuesto, salvando a su amigo de ser encerrado para siempre en el castillo que estaba en las profundidades de aquella lava… 

Por la tarde habían terminado sentados en el suelo, la imaginación de Samuel al contar historias hacia volar la de las pequeñas, para al final quedarse profundamente dormidas sobre su regazo… 

Las miraba fijamente, pasó su mano por sus cabellos mientras sonreía con cariño, siempre quiso una familia, cuando le dijeron que sería padre, sintió una felicidad que no sería superada por ninguna otra, tres años después, la felicidad se duplicó… Lástima que a la madre de ambas no le entusiasmara tanto, agradecía tener la custodia completa, así podía darles todo su cariño y al parecer, no necesitaban más… Se levantó como pudo del suelo, llevando a las pequeñas a sus camas, se recostó a un lado de la menor y envuelto en sus pensamientos, cayó también en el mundo de los sueños…

Una silueta entró en la casa, dejó las llaves sobre la mesa y al no escuchar sonido alguno, se dirigió al estudio de su compañero, no había nadie, sin embargo la puerta de la habitación de las niñas estaba abierta, entró sin hacer ruido y contempló la tierna imagen que había frente a sus ojos, las tres personas que mas amaba en los brazos de morfeo… Se acercó a las pequeñas dejando un suave beso en sus frentes para después dirigirse a Samuel, le miró sereno y respirando pausadamente, se inclinó y depositó un beso en sus labios, haciendo que éste abriera los ojos poco a poco…

Tal vez si se podía tener un poco mas de cariño…

- Hola, bello durmiente 

- Guillermo… Llegaste, lo siento, me quedé dormido

- No te preocupes, no hagas ruido que las despiertas, vamos afuera

Samuel se levantó con cuidado de la cama, arropó a las niñas y se dirigió al pasillo, cerrando la puerta tras él.

- Vaya desorden - comentó Guillermo al llegar a la sala - ¿Qué fue esta vez? 

- Fuimos princesas guerreras y matamos al dragón que acechaba al reino, hubieras visto, no quedó nada de él 

- Tienen la misma imaginación que su padre - dijo Guillermo

- Ya ves, de tal palo tal astilla

- Me alegra escuchar que el reino está a salvo… Princesa - Guillermo sonrió mientras quitaba la tiara que aún llevaba puesta Samuel 

Samuel lo tomó entre sus brazos y le dio un cálido beso, tenía la familia que siempre había querido, había encontrado a la persona con quien quería pasar el resto de sus días… 

- La próxima vez yo podría ser un príncipe, el príncipe William, así te salvaría del feroz dragón - comentó Guillermo divertido mientras se separaban 

- ¿Pero qué dices? Si yo soy una princesa guerrera, soy como Xena ¿Has visto como pelea? Si quieres podemos pelear juntos y todos felices.

- Bueno, eso me parece muy bien Xena, por ahora podemos preparar la cena porque muero de hambre, y después me cuentas todas tu aventuras como princesa guerrera - Soltó una risa después de decirlo

Guillermo se dirigió a la cocina mientras Samuel lo miraba alejarse, tal vez si lo había salvado antes, a él y a sus hijas, ahora eran una familia, la familia que siempre había querido, no podía pedir más… 

- ¡Oye! No te burles, que Xena es muy guay, ya verás, te pondré los capítulos… 

///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////

Me entró el sentimiento de estos dos siendo padres, seguro Samuel seria muy divertido y amoroso con sus hijos :3 espero les guste 

P.D. Ya saben que soy una cursi sin remedio, lo siento >.<

Te vi…
una vez más
tras una cámara,
con mis dos ojos,
llevabas tres plantas,
veías cuatro insectos,
en el cielo cinco estrellas,
y pensé seis milagros sobre ti,
llevas 720 veces en mis sueños…
—  Clara Ajc

Necesito decirles algo.

Hola, muy buenas a todos, espero que estén bien.

Hoy vengo a hablar de algo muy serio, en parte de seguro que a muchos les de igual, porque sólo vienen a leer, y a matar el tiempo, pero aunque sea que vengan para eso, seria bueno que leyeran esto.

Como saben, y si no lo saben se van a enterar, yo necesito un trasplante de cornea, para ser mas precisa, para mi ojo derecho, hace un par de años, mi vista empezó a fallar, y fue así que después de casi tres años de analisis, me diagnosticaron queratocono, que es una enfermedad que degenera la cornea, haciendo que esta se haga en forma de cono, también me diagnosticaron miopía y astigmatismo, tengo tres quistes en mi ojo izquierdo, pero son muy pequeños, y después de hacer trámites, pude ingresar en el banco de donantes, me dijeron que pueden tardar entre 3 años a 5. Mientras tanto, yo me podía manejar con mi ojo izquierdo, ya que de ése la enfermedad no estaba tan avanzada, pero no siempre iba a ser así. Hace unos meses querían operarme del ojo izquierdo, pero no quieren arriesgarse ya que la cornea de ése ojo, es muy delgada, y no quieren dejarme ciega. Ahora viene la mala noticia, hace un par de semanas, mi vista del ojo izquierdo empezó a empeorar cada vez más, me cuesta mucho ver, hasta para comer, ahora mismo, mientras escribo tengo mi móvil pegado a mi nariz. Realmente, no voy a negarselos, esto me hace mal, trato de no deprimirme, por que si lo hago, ya saben que puedo entrar en un poso depresivo, trato de ser positiva, y casi no prestarle atención al problema, pero aun asi… Sigue estando.

Por eso, me temo informarles que no abriré más el askbox, intentare con todas mis fuerzas y mis mejores ánimos, entregarles los pedidos que han hecho, pero desde el fondo de mi corazón, les pido que me tengan paciencia, se que hace poco volví, y en serio, no esperaba que mi vista se deteriorara tan rápido, ojala pudiera tener mis ojos sanos, pero se que esto no depende de mi.

Me gustaría decirles algo muy sinceramente, hagan lo que aman, sigan sus sueños, nada los puede detener, si les pasa algo malo, o sienten que la vida es injusta con ustedes, piensen en las personas que están en momentos aun mas difíciles. Si se sienten mal, deprimidos, solos, siempre pueden contar conmigo, con la poca visión que me queda voy a tratar de leerlos , y apoyarlos… no están sólos.

En todo este tiempo en el que el blog existe, siempre me han expresado su cariño, y aunque yo sea mala expresándome, quiero que sepan que realmente me importan, y mucho, quiero que sepan que con ustedes siempre fui sincera.

Desde ya les agradezco su cariño, y comprensión .

Muchas gracias por leer~

Uno, dos y tres.

Uno, dos y tres, conté. Uno, dos y tres, mis ojos sollozos cerré, ahí estabas tú, de nuevo. Uno, dos y tres, los ojos abrí y eso bastó para que te fueras. Otro conteo de tres bastó para recordar que hay deseos que nunca se cumplen. Tú te habías ido, uno, dos, tres y no regresarías jamás…

-Fuego frío.

Hope era más que feliz al volver a su antigua vida, aunque extrañaba de vez en cuando la anterior, donde Declan la tenía demasiado consentida, pero nada se comparaba con volver a estar con su verdadera familia. Esa tarde, Hayley había accedido a que fuera con Caroline y las gemelas a jugar en el parque; el trío de pequeñas estaba jugando en el banco de arena, cuando Jossie sugirió algo más entretenido que hacer castillos de arena “¿No les gustaría tirarse sobre un motón de hojas secas?”, tanto Hope como Lizze asintieron con emoción, lamentablemente la estación del año no lo hacía posible, sin embargo, las tres se miraron como si algo se les hubiera ocurrido, “¿Lo intentamos?” Lizzie miro a su hermana y asintieron pidiéndole a Hope que les diera la mano. —¿Y cómo lo haremos?—preguntó Hope mirando las pequeñas y se encogieron de hombros.—Hay que pensar en hojas, como en el otoño—sugirió y las gemelas asintieron, las tres cerraron los ojos y se concentraron en las hojas que caen en otoño, el toque de las gemelas no tardó en molestarle a Hope pero no fue eso lo que hizo que las soltará sino la ráfaga de viento que comenzó a sentirse en el lugar. Al instante las tres abrieron los ojos, solo para ver sombreros volándose de las cabezas de las personas, copas de árboles agitándose con violencia y pequeños remolinos de tierra elevándose.—¡Oops!— corearon las niñas al ver lo que habían hecho, aunque, terminaron soltando una carcajada al ver un chico correr tras la gorra que se había ido de su cabeza.

youtube

Finisterre - Rayden & Leiva

He visto reír a los sauces,
llorar a las hienas.
Flechazos a primera risa,
divorcios a ciegas.

Botellas de cartón,
navegar con cartas de cristal
Que dan la vuelta al cuerpo en 80 versos sin aterrizar

He escuchado verdades a medias,
Mentiras enteras, secretos de cuarto
He buscado tres pies al perro, aguantando un tiempo de gatos.

He hablado con gente corriente teniendo dos bocas y una oreja
Que tenían tres ojos, dos caras y pensaban con dos cabezas.

He pecado de santo,
He creído en tu dios
pero ni tu dios es para tanto
A lo tonto creo más al reloj.

He comido con la boca,
también he hablado con las manos
Besado con los ojos abiertos,
pero con el corazón

He vivido de la poesía
y cuando muera seré un suicida
Aquel muerto que saltó al vacío para poder volver a la vida.

Caí rendido en las trincheras,
resucitaba a ratos
Aquella luz dejaba de alumbrar
Lo estaba haciendo a mi manera,
el barro en los zapatos
Siempre me ponía en mi lugar.

Me han cogido el brazo
sin darme la mano siquiera
Dijo la sartén al cazo: “No me esperes para la cena”

He visto vidas en pena,
penas de muerte y muertos en vida
Y esa mirada que a veces te mata
y otras da vida, si te mira

Maté a la verdad tantas veces
que temo vivir en la mentira
Y mentí al conocerte,
y mentí en la despedida

Escribí sobre tu vientre veinte ‘para siempres’ con saliva
Pero ‘te quieros’ que no se sienten son peores faltas de ortografía

Tengo la pena amaestrada,
la nostalgia a pan y agua
Y no, no les dejo que se suban
ni al sofá, ni a la cama

Comí comas, comí libros,
entraste en mí como un virus
Pasaste como las modas,
saliste como un suspiro

Directo al centro, adentro, haciendo diana
Apuntando hacia la mujer cañón salió disparado mi hombre bala.

Nos evitamos, nos evitamos evitar
Por principios,
y evitamos volver a empezar
Por el final, ahogué a la pena
y fue a morir al mar.

el diario de Zeus ~Capitulo 27


Tiempo. Hay ocasiones en las que necesitamos tiempo. Tiempo para hacer cosas que nunca hicimos, decir cosas que nunca dijimos. A veces te das cuenta un año, un mes, un día, hasta un segundo después de que debiste hacerlo. Por ejemplo estaba yo. Me tomo 28 días darme cuenta de que amaba a mi esposo, y más de 10 años tratar de olvidarlo. Igual me pasó con Zeus, me di cuenta en un solo día que él me necesitaba, y que yo también lo necesitaba, necesitamos superar esto juntos, y estaba dispuesto a realizarlo.

Al ver como Zeus caía en brazos de Morfeo, decidí hacer mi mejor esfuerzo como padre que soy y buscar todo lo necesario para ayudar a Zeus a recuperar la memoria, en el caso de que al despertar no recordará nada.

Primero buscaría en casa, me dirigí hacia esta y busque todo lo que pude, fotografías, vídeos, dibujos, todo. Fue a su habitación en busca de los diarios, que mejor manera de recordar si no es por sus diarios, aquel papel con sus memorias.

Busque en toda la habitación y sólo encontré los últimos tres, los peores todo lo que había sufrido estaba ahí. Entonces me detuve a pensar, ¿Realmente quería que Zeus supiera todo lo que ha pasado? No. ¿Le iba a ocultar cosas, como siempre? Tal vez. Será mejor que haga una lista.

~Cosas que Zeus debe saber por sí mismo~

+Sobre Guillermo. No sé cómo vaya a reaccionar al saber que tiene dos padres y uno está muerto.

+Sobre Estefanía. Yo la voy a olvidar, Zeus también, eso incluye a su hijo.

+Su sexualidad. El deberá volver a descubrir por sí mismo sus sentimientos.

+Sobre los diarios. Jamás volverá a escribir en uno.


Deje un espacio en blanco por si debía llenar más cosas, doble la hoja y la guarde en el bolsillo. Ahora debo regresar al hospital, a esperar que despierte.


“Querido Willy:

Me encuentro en la cafetería del hospital escribiendo esto, realmente me aburro, desde que el doctor dijo dos días después que Zeus necesitaba más de unos días dormido, me tiene inquieto.


Han pasado varios meses desde que Zeus duerme, el doctor dice que su cerebro ya está mejor, pero no pueden comprobar nada hasta que despierte, suponen que entre hoy y mañana cobrara el conocimiento. Mentiría si te digo que no estoy ansioso ya. Ya quiero escuchar su voz, 11 meses sin mi pequeño me parecieron una eternidad. Sólo espero haya mejorado.

Te amo.

Samuel. Xx”

Estaba sentado en una de las sillas de la cafetería terminado de escribir, cuando esté sonó, una llamada entrante de Mauro.

Ya no me sorprendía que el pobre hablara todos los días preguntado por Zeus, el chaval era prácticamente un hermano para Zeus, un hijo para mí.

-¿Hola?

-¿Ya despertó? -reí ante su “inesperada” pregunta.

-Aun no Mauro.

-Mierda… -murmuró a lo que yo fruncí el ceño. -Lo siento, estoy… estoy algo nervioso. Lo extraño tanto. -escuche como ahogaba un sollozo.

-Mauro ¿Quieres venir a verlo?

-No puedo, no soy familiar de Zeus.

-Puedo adoptarte por 5 horas. Anda, te espero aquí.

Una hora después lo vi entrar por la puerta principal, fui y le di un fuerte abrazo. Ya había hablado con una de las enfermeras, ventajas de trabajar en un hospital. Así que no fue difícil entrar con él y llevarlo hasta la cafetería, ya que el doctor me había informado que iba a revisar a Zeus.


-¿Cómo has estado? -Pregunte sonriendo. -Siento que ha pasado mucho desde la última vez que te vi.

-6 meses -Tomó un trago de su limonada. -He estado bien, gracias.

-¿Y Sol que tal? ¿La madre de Sol sabe de vuestro compromiso?

-Si. -Mauro se rio fuerte. -Casi me golpea con una sartén. Dice que aún somos muy jóvenes.

-Y lo sois. -secunde su risa


-Lo sé, pero no pensamos casarnos ya mismo, tal vez en dos años o tres más.

-Me alegro por ti. -Sonreí nostálgico, imaginado como sería si Zeus se casará.

-¿Samuel? -El doctor tocó mi hombro con una gran sonrisa. -Zeus despertó.

Ambos nos levantamos de nuestro asiento.


-¿Podemos verlo? -Preguntó Mauro ansioso.

-Sólo Samuel, necesitamos ver si lo recuerda.

-Vale, Mauro, espera aquí. -Le di un abrazo fuerte y me fui con el doctor, ya me sabía de memoria el camino hacia la habitación de Zeus, pero aun así seguí al doctor, tenía miedo, felicidad, y muchas más emociones que describían como me sentía ahora mismo.

Finalmente después de un eterno andar, llegamos a nuestro destino. Comencé a sudar frío.

-Samuel. -El médico llamó mi atención. -No menciones ni una palabra hasta que Zeus te mire y diga algo. Queremos saber si te recuerda. Sólo llámalo por su nombre.

-Vale. ¿Puedo entrar? -El doctor asintió y yo abrí la puerta.

Zeus de encontraba recostado en la cama, su cabeza estaba en dirección hacia la ventana, tenía los ojos cerrados, sus brazos y pecho ha no estaban conectados por miles de cables. Sólo una intravenosa se notaba en su brazo.

Me acerqué lento a él.

-¿Zeus? -Hice lo que el doctor me pidió, él abrió sus ojos y me miró. Mi corazón se detuvo al ver de nuevo esos ojitos.

-¿Papá? -Murmuró, y juro que no había escuchado voz más hermosa en el mundo. Asentí y me acerqué más a él. -¡Papá! -se levantó con poca fuerza y mi voluntad desapareció, corrí hacia él y lo envolvió en mis brazos, sintiendo como mis ojos se hacían agua y sus llantos se ahogaban en mi pecho. -¿Dónde estoy papá?

-Ya, estas bien, es lo que importa. -Acaricie su espalda tratando de calmarlo. El asintió muchas veces hasta que ambos dejamos de llorar y logramos separarnos.

-¿Esto es un hospital? -miró la intravenosa en su brazo. Asentí, esperando su reacción. -¿Qué hacemos aquí? -Mire al doctor, no sabía que cosas debía decir y que no, el sólo asintió.

-Tuviste un accidente, nada grave, lo importante es que ahora estás mejor.

-Vale. -Sonrió y miró hacia la puerta, como esperando a alguien. -¿Donde esta papi Guille?

El doctor y yo intercambiamos miradas, no podía ser posible. Por una parte me alegraba que nos recordará a ambos, que ya no actuaría como niño, pero me entristecía de sobremanera que no recordará la muerte de Guillermo. ¿Debía decirle esto de nuevo?

-Zeus. -Habló el doctor. -Necesitas comer, le pediré a la enfermera que te traiga algo. Samuel acompáñame. -Asentí y lo seguí, saliendo al pasillo y cerrando la puerta. -Debes decirle.

-¿No es muy pronto?

-Queremos saber cómo va a reaccionar, como va a actuar su cerebro.

-Pero ¿Cómo le voy a decir por segunda vez a mi hijo que si padre está muerto?

-Necesitas ser fuerte Samuel, al menos en estos momentos un poco más. Por Zeus. Te dejaré sólo.


-Gracias doctor. -El doctor, llamado Luis, me abrazo de manera fuerte, respondí el abrazo algo incómodo.

-Sabes que estoy aquí para lo que sea ¿verdad? Más allá de que seamos compañeros de trabajo, estoy aquí.

-Gracias, iré a ver a mi hijo. -sonreí forzado y me giré, este tío llevaba meses intentando algo más conmigo. Lástima que tengo esposo.

-¿Todo bien? -Anuncie mi llegada con tal pregunta, el asintió sin mirarme, inspeccionaba un objeto entre sus manos. -¿Qué llevas allí?

-Un anillo. -me mostró una pequeña argolla, un regalo de Mauro. Sonreí siendo transportado ante tal recuerdo.

-Es tuya.


-¿Mía? -La miro de nuevo. -¿Me la diste tú? -Negué.

-Primero debemos hablar de otras cosas ¿Vale? El doctor quiere saber que tanto recuerdas.


-Vale. -Dejó el pequeño objeto junto al resto de cosas, tomó sus gafas Y me miró con sus grandes ojos marrones. Sus mejillas cada vez iban tomando más color. Le había extrañado.

Tome la silla que había en la habitación y la acerque hasta su cama, sentándome, le ayude a él a tomar una posición más cómoda.

-¿Qué dirás dónde está papi Guille? -Asentí nervioso y mordí mi labio.

-Zeus, estas próximo a cumplir 19. ¿Lo recuerdas verdad? -Zeus negó, lo cual me alarmó.

-Voy a cumplir 20 en junio. -se río divertido, yo quise reír por mi falta de memoria pero no pude, sentía un nudo en la garganta que comenzaba a doler.

-Zeus, ¿Qué es lo último que recuerdas de Guillermo?

-No le gusta que lo llames Guillermo. -cerró los ojos tratando de recordar, supuse. Le conocía tanto, ya que cuando cerraba los ojos, giraba la cabeza ligeramente hacia la izquierda y arrugaba la nariz, sabía que trataba de recordar. -Recuerdo partes, es todo muy confuso. -bufo, supongo que molesto. -Recuerdo a Pan, yo llorando, un grito y un fuerte sonido. Luego dolor, mucho dolor. -arrugó la frente y se tocó la cabeza.

-No trates de esforzarte cariño, te hace mal.

-Recuerdo un funeral. -Abrió los ojos y me miró, sus marrones ojos me analizaban, tenía los ojos de mi madre, aquellos ojos acosadores que me descubrían mintiendo. -Recuerdo que tú estabas. -jugueteo con sus dedos. -Recuerdo a mis abuelas, al tío Rubén, a… A una señora. -cerro los ojos y volvió a suspirar - Él no estaba. -Aguardé paciente la pregunta. -¿Era su funeral cierto? -Preguntó tras varios minutos de silencio, que me parecieron eternos. -El murió hace muchos años ¿Cierto?

-Si. -esa simple palabra me costó decirla, no podía hablar. Sólo me dedicaba a mirarlo, como su pecho subía y bajaba con algo de rapidez.


-Fue el cáncer ¿cierto?


-¿Como? -pregunte.

-Cuando tenía 5, vi los papeles. -suspiro- jamás comprendí que significaban.

-Zeus… -note como una lágrima escapaba de sus ojos, me levanté y lo abrace lo más fuerte que pude, odiaba verlo llorar. No fui consciente cuando yo de igual manera me puse a llorar.

Esto me dolía demasiado.

Una vez Zeus estaba más tranquilo, charlamos un rato, el recordaba cosas y otras yo se las recordaba, nada más allá de lo elemental. Pero no recordaba nada después de los 6 años.

-¿Hola? -Una voz familiar anuncio su llegada, Mauro, le había olvidado al pobre.


Espere pacientemente la reacción de Zeus, ni niño miro hacia Mauro y le analizó con la mirada.

-Entra Mauro. -Hable haciéndole un movimiento con la mano para que entrara, él lo hizo, pero guardando su merecida distancia, tenía los ojos rojos, ay pobre, había llorado. Zeus seguía mirándolo con sus marrones ojos. Los tres nos quedamos en silencio, yo esperando a que el menor fuera el primero en hablar.

-¿Te llamas Mauro? -Mal comienzo. Pensé.

-Sí, me Mauro llamo, es decir me llamo Mauro.

Zeus sonrió y extendió su mano.

-Soy Zeus.

-Lo sé, te conozco desde hace años Zeus.
Mauro sonrió de manera cálida.


-¿A si? -Me miro y luego lo miro. -¿Somos hermanos?

Mauro soltó una carcajada y negó.

-No, bueno, casi, soy tu mejor amigo.


-Oh, vale… -Zeus cerro los ojos y en seguida los abrió. -No, no te recuerdo. Sólo recuerdo a Pan.

-¿Pan? -Mauro me miro, le indique que se sentara en la cama y eso hizo.

-Pan era mi pez dorado, cuando tenía 5, yo le decía a mis papás que era mi mejor amigo. -Mauro sonrió. -Pero murió. Y después no recuerdo nada.

-Oh. -Mauro suspiro. -Tú no recuerdas nada ¿Verdad? -Zeus negó. -Yo te ayudaré, lo que necesites saber te lo diremos. ¿Verdad Samuel?

-¿Llamas a mi papá por su nombre? Eso es grosero.

-Yo se lo pedí, Mauro es como un hijo para mí. -Zeus sonrió y asintió. -Entonces… ¿Quieres saber algo?

-¿Quién me dio este anillo? -Mauro sonrió emocionado.

-Yo, y tengo uno igual mira. -Saco un collar con el anillo colgado en este.

-¿Y qué significan? -Pregunto mirándolo, se notaba que Zeus estaba interesado. Cosa que pocas veces pasaba en el menor, debo admitir.

-Son anillos de la amistad -dijo con emoción. -cuando cumplimos 4 años de amistad, y no sabía que regalarte, así que Samuel me sugirió que te regalará un anillo de la amistad, el día de nuestro aniversario de amistad, te lo di y tú me diste otro, sorprendido. Son iguales, tienen la misma frase.

Zeus leyó el grabado y habló en voz alta. -“Juntos, hasta la victoria”.

-Yo la sugerí -reí nostálgico.

-¿Cómo se te ocurrió la idea papá? -Preguntó Zeus, enseguida sentí esos dos pares de ojos mirándome. Me reí.

-Hace muchos años, cuando Guillermo y yo no te teníamos, fuimos de viaje a Los Ángeles. Era nuestro aniversario de novios, así que ese fue mi regalo, pero aún tenía más, le había comprado una pulsera con una chapita, en esta decía esa misma frase. Era algo que decía para hacerlo reír, una manera de burlarnos de los que impedían nuestra relación. Para mi sorpresa, cuando le entregue la pulsera, el me entregó una igualita, con la misma frase y todo. Desde entonces no me he quitado la pulsera. -sonreí mostrando mi brazo derecho, donde tenía la pulsera. Zeus tenía una gran sonrisa y Mauro se limpiaba dramáticamente las lágrimas falsas.

-¿Puedo pasar? -Preguntó el doctor interrumpiendo la nostálgica escena, dije que sí y el entró. -Zeus, debemos hacerte unas tomografías para saber cómo va tu cerebro, ¿Quieres que te acompañe tu papá?

-No, quiero que me acompañe Mauro, él es mi mejor amigo. -Mauro sonrió y lo abrazo fuerte.

-Vale, Samuel, necesito que vayas con Claudia, hay un problema.

Asentí y me levanté. Le di un beso en la frente a mi hijo y a Mauro lo despeine, para partir hacia la recepción, donde un tumulto de personas que se abarrotaban cerca de la entrada, alguien gritaba, más no reconocía la voz. Seguramente era algún conocido de un paciente pero al no ser familiar directo no podía pasar, esto pasaba más veces de las que quería ver, era realmente triste de ver. Me acerqué hasta donde estaba Claudia.

-¿Todo bien? -Pregunte a mi compañera de trabajo, ella negó y señaló con sus finas uñas hacia la puerta, los guardias de seguridad se llevaban a un chico el cual me parecía extrañamente conocido.

-¡Suélteme! ¡Necesito verlo! ¡Por favor! -gritaba impaciente -¡Zeus por favor!

Era Sam. Me apresuré a llegar hasta ellos antes de que los sacaran y ordene que lo soltaran.

-¿Qué haces aquí? -pregunte aguantando las ganas de soltarle un guantazo.

-vine a ver a Zeus.

-No puedes estar aquí.


-Solo vengo a saludar a Zeus, no tardaré más de dos minutos.

-Es que no puedes.

-No haré nada más, por favor, solo quiero saludarlo y saber cómo está

-No puedes, no sabe quién eres, es mejor que te vayas.

-¿Qué? ¿Cómo que no sabe quién soy?

-No, él… Él tuvo un colapso nervioso y perdió la memoria.

-¡Joder! Por favor, déjeme verlo, déjeme decirle quien soy.

-Lo siento, he tomado la decisión de que salgas de su vida, ya sabes, por Estefanía.

-¡Es injusto!

-¡No me hables de cosas injustas! Es lo mejor para Zeus, deja de ser egoísta y piensa en él por un minuto, si le decimos la verdad de ti, sabrá de Estefanía, y luego de todo lo que paso con Guillermo, y no quiero que vuelva a pasar por eso. Por favor Sam, no me hagas llamar a seguridad.

Sam se pasó el dorso de la manga por los ojos de manera furiosa.

-Con todo respeto, no creo que tenga el derecho a decidir sobre quién sale de la vida de Zeus. Póngase en mi situación, por un segundo. Yo lo amo.

-Lo siento, pero por una vez en mi vida quiero hacer algo bien por alguien que amo sin que otros se interpongan. Te pido que te retires.

-Por favor no. Dígame qué debo hacer para estar con Zeus. No encuentro una razón lógica por la cual no pueda estar con él, ¡Yo lo hago feliz!

-¡Es por Estefanía! No quiero que ella vuelva a estar en nuestra vida, y eso será imposible, eres su hijo. Por favor, vete.

Y sin decir más se fue, me quedé mirándole como se alejaba, espero esta vez hacer lo correcto.

+Sobre Sam. Jamás volverá a verlo, al menos mientras Estefanía siga viva.

@awesome-mary-is-here​ :DDDDD

So proud of you Willy- Drabble Gregolly/Wigetta

Recomiendo escuchar Talk me down o Too Good de Troye Sivan que es lo que escuchaba mientras escribia para ambientar xD, se los pondría como de costumbre, pero no puedo :(


Tan orgullo de ti.

Orgulloso a niveles insanos, inhumanos, infinitos.

Eso aminora la sensación de culpa que me cubre.

Lo siento. Lo siento mucho. Me hubiese gustado ser capaz de ponerle el pecho a las balas ,ser el macho de pelo en pecho como tantas veces me he jactado. No puedo. Tengo miedo.

Tan orgulloso, culposamente orgulloso de ti: Chiqui.

Te vi temblar, como hoja seca en medio de la tempestad, sin atreverme a tocarte.

Tan orgulloso. Enamoradamente orgulloso.

¿Recuerdas las noches en vela? ¿Las noches sin fin? ¿Recuerdas la esencia?

Yo lo hago. Miles de veces me pregunté que te habia enamorado. Recuerdo el alba tocar la ventana mientras dormías. Solía usar tu cuerpo de lienzo: pintaba con mis labios lineas entre tus vellos, usaba mi nariz de brocha en tu cuerpo entero, impregnandome de tu alma, usaba mis manos para exculpirte como a ese hombre de mármol. Tú hacías lo mismo, me hacías frágil, bello, completo… Me hacías especial.

Orgulloso: dolorosamente orgulloso.

Te vi caer, levantándote antes de que todo tu cuerpo tocase el suelo. Vi tus rodillas sangrar una vez, dos, tres…

Vi tus ojos llorando sangre y tu boca salivando esperanzas cuando el “no puedo” fue inminente.

Te vi derrocado por el odio…

Aún así seguiste adelante.

Tan orgulloso. Filosóficamente orgulloso: solo en la ignorancia del futuro pude apreciarte a ti.


-Lo siento.


A lo mejor, el valor que siempre tuve no fue más que un espejismo. Verme en tus ojos era lo que me ayudaba.
Observarme en tus ojos iluminados, cuando desnudos bajo las sabanas en nuestro hogar de Los Ángeles jugabamos a amarnos sin miedo.

-Calla.

-Willy… Por favor…

- ¡Calla!

Tan orgulloso, sin atreverme a tomar tu mano en público ni mucho menos besarte fuera de nuestra cama: fuera de nuestra ingenua ilusión.


-Will…


-¿Cómo te atreves pringa'o? ¡Es tarde! No voy a permitirme amarte otra vez ¿Para qué? Dime: ¿Para que amar a alguien que se avergüenza de quien eres? Ya no puedo esperar ¡Me lastimas!


Tan orgulloso… Tanto como no te lo imaginas.


-¡Por que te amo! ¿No era eso una razón suficiente?


-Lo has dicho bien… “Era” una razón suficiente… Ya no. Adios Samuel, Gregory me espera fuera.

Tan orgulloso de ti: tan insanamente, inhumanamente e infinitamente, aún sabiendo que tu cuerpo será lienzo de otro, luz de otro, tus manos serán cogidas por otro, tus ojos brillarán por otro, no puedo evitar sentirme tan orgulloso de ti, Willy.


Nota de la autora: Nada de lo escrito es real hasta que demuestre lo contrario.
No me maten.
Pueden putiarme en Twitter: cilu_tuit , insta: cilu_fotos o mandarme un lindo privado xD
Espero que les haya gustado, gracias por leer y cariños :)