Tomo~mi

Lo sé.

1. Sé que te quiero porque cuando escucho canciones bonitas, lo primero que recuerdo es a ti.
2. Sé que te quiero porque cuando veo un vestido bonito y quiero comprarlo, lo primero que llega a mi mente es: ¿Le gustará a él?
3. Sé que te quiero porque cuando pienso en el futuro con alguien, no puedo imaginarlo con otro que no seas tú.
4. Sé que te quiero porque cuando me río de algo, pienso en que a ti también te hubiera causado tanta gracia como a mí.
5. Sé que te quiero porque cuando lloro por tu ausencia, también me pongo feliz porque sé que no estás junto a mí, pero con vida y eso es lo que vale.
6. Sé que te quiero porque si quisiera formar una familia, deseo que tú seas uno de los pilares para ésta.
7. Sé que te quiero porque me siento y sentiré especial por haberte tenido en mi vida, no por mucho tiempo, pero conmigo.
8. Sé que te quiero porque cuando realizo alguna cosa fuera de lo común, me imagino tu reacción, tu expresión en la cara.
9. Sé que te quiero porque aunque todo ésto sea muy difícil para ambos, sé que te pienso igual que tú a mí. Estoy segura.
10. Sé que te quiero porque aunque ya debería haber tirado la toalla contigo, quiero seguir luchando muchas guerras más a tu lado.
11. Sé que te quiero porque cuando tomo en cuenta mi pasado, solo pienso en el que fue contigo, el presente que no tenemos y el futuro que tal vez, nos espere.
12. Sé te quiero porque todas las noches le pido a Dios por ti, por tu salud, por tu vida, por nosotros.
13. Sé que te quiero porque cuando paso por todos los lugares que caminamos juntos, la nostalgia que siento es tan grande que quiero quedarme allí por mucho tiempo.
14. Sé que te quiero porque solo quiero que mi ropa huela a ti.
15. Sé que te quiero porque no deseo otros labios que no fueran los tuyos.
16. Sé que te quiero porque con el único que quiero salir a comer es contigo.
17. Sé que te quiero porque admiro tu ser interior y lo que no se ve a simple vista.
18. Sé que te quiero porque me vuelve loca tu manera de ser y la pasión que le pones a lo que realizas.
19. Sé que te quiero porque me encanta lo que eres, con tus virtudes y tus defectos.
20. Sé que te quiero porque deseo llorar contigo en tus ratos tristes y reír contigo en tu alegría.
21. Sé que te quiero porque me preocupa lo que pases, me preocupa lo que pienses, me preocupa lo que hagas.
22. Sé que te quiero porque me encantan tus silencios y tus palabras.
23. Sé que te quiero porque me sorprendes cada día y, eso; es exactamente lo que le falta a mi vida, que una persona la llene de sorpresas.
24. Sé que te quiero porque en mi mente habitas tú, soy vulnerable.
25. Sé que te quiero porque aunque pueda defenderme perfectamente sola, haría lo que fuera para que cuidaras de mí.
26. Sé que te quiero porque cuando pasaba mis días contigo, ya no eran normales, eran especiales, otro nivel.
27. Sé que te quiero porque si tú estás feliz, yo también lo estaré, si estamos juntos, todo sobra.
28. Sé que te quiero porque tus ojos color café, son con los que quiero despertar cada día para iniciar mi jornada.
29. Sé que te quiero porque mi alma no encuentra su energía sin ti.
30. Sé que te quiero porque a tu lado, se repara mi corazón, mi día, mi vida. Todo.
31. Sé que te quiero porque no entiendo nada de ti y aún así lo hago.
32. Sé que te quiero porque haría lo imposible por encontrarte.
33. Sé que te quiero porque me interesan tus planes, tus metas, tus objetivos. Desearía estar en ellos.
34. Sé que te quiero porque todos los días aprendía algo nuevo contigo, me interesaba tanto aprender de ti.
35. Sé que te quiero porque después de un largo día al único que quiero ver, con el único que quiero reír, es contigo.
36. Sé que te quiero porque no importa la distancia que nos separe, sé que estamos conectados.
37. Sé que te quiero porque juntos, somos el equipo perfecto.
38. Sé que te quiero porque aunque me asusten muchas cosas, contigo solo quiero lanzarme.
39. Sé que te quiero porque contigo todo parece posible.
40. Sé que te quiero porque no me canso de ti, agradezco por todas las veces en las que viniste a verme por más cansado que hayas estado.
41. Sé que te quiero porque Dios te puso en mi camino, cada día contigo, era un regalo de la vida.
42. Sé que te quiero porque deseo estar a tu lado siempre que así lo necesites.
43. Sé que te quiero porque superaste todas mis expectativas.
44. Sé que te quiero porque sin promesas, ni mentiras, lograste hacer lo que nadie más logró.
45. Sé que te quiero porque cada segundo a tu lado, vale la alegría que éste proporciona.
46. Sé que te quiero porque me encanta mirarte, me encanta tus ojos, tu cabello, lo guapo que te ves distraído, lo inteligente que eres, hasta me encanta lo presumido que puedes llegar a ser.
47. Sé que te quiero porque disfruto mucho estar contigo, aún no entiendes el significado que tiene para mí cada momento divertido que pasé a tu lado, las risas que sacabas en mí.
48. Sé que te quiero porque me siento la mujer más afortunada del mundo por tenerte en mi vida.
49. Sé que te quiero porque muero por ver tu cara cuando leas esto.
50. Sé que te quiero porque eres mi primer amor, no puedo haber otro, eres tú, los otros eran temporales, sé que tú también, pero la diferencia está en mi corazón… y allí, estarás para siempre.
Considero, ahora queda claro que me traes loca, enamorada, muerta por ti.
Te quiero porque sí, porque puedo, porque así lo deseo.

“My paintings are well painted, not nimbly but patiently. My painting contains in it the message of pain. I think that at least a few people are interested in it. It’s not revolutionary. Why keep wishing for it to be belligerent? I can’t. Painting completed my life. I lost three children and a series of other things that would have fulfilled my horrible life. My painting took the place of all of this. I think work is the best thing.”- Frida K.
“Mis pinturas estan bien echas.Mi pintura lleva con ella el mensaje del dolor. Pienso que poca gente esta interesado en esto.La lucha revolucionaria en este proceso es una puerta abierta a la inteligencia.Pintando completo mi vida. Perdi tres hijos y mas cosas que alo mejor iba cambiar mi horrible vida. Mis pinturas tomo el lugar de todo eso por eso trabajar es lo mejor”.-Frida Kahlo

Una noche alguien me preguntó, ¿Quién es tu mejor amigo? Y me tomo varios segundos pensarlo, mi primera respuesta fue tu nombre, segundos después reflexione y dije.- es más que eso.. Es mi salvación.
—  Gracias por ayudarme, en este desastre que es la vida

En ocasiones las personas me han dicho que me cuesta mucho dejar ir a los demás, dicen que soy muy apegado y que permito que me hagan mucho daño, que tal vez abuso de la lealtad, por que aunque me fallen de una manera cruel yo no abandono, por que a veces he perdonado lo imperdonable.

Lo cierto es, que aunque la gente me llame “idiota” o “ingenuo”, yo no quiero llenar mi alma de rencor, no me interesa la venganza, yo simplemente perdono y olvido, por que asi debe de ser, por que no vale la pena envenenarme el alma yo mismo y vivir odiando, por que no es justo que yo mismo me quite mi sonrisa por estar pensando en el pasado.

Por supuesto que tomo mis precauciones, la confianza disminuye o desaparece, pero mi apoyo y lealtad no, por que soy de las personas que creen en las segundas oportunidades, y quiero aclarar que no me aferro aunque me esten arruinando la vida, a golpes, insultos o cualquier tipo de violencia, no, no me refiero a eso, por supuesto que tengo amor propio y me desintoxico de lo que no me aporta nada a mi crecimiento personal, sin embargo yo le doy la mano a quien lo necesita, por que yo tambien suelo fallar, por que yo tambien he querido que me perdonen y he recibido rechazo, por que yo sé lo que es querer comprensión.

No me considero el mejor amigo del mundo, ni mucho menos una persona ejemplar, pero si algo he aprendido a lo largo de mi vida, es que las personas somos muy vulnerables a equivocarnos, pero yo tengo muy arraigada la idea de manejar las situaciones como “ensayo y error” y cada vez que fallo, decirme a mi mismo “no pasa nada, sigamos adelante, la próxima vez todo saldra mejor” y no es aferrarme a una mentira, por que puedo cambiar de acciones, o hasta de metas, pero nunca mi esencia como persona.

Tal vez la gente no entiende mi forma de pensar, pero el día en que yo me muera, no quiero que piensen que yo fui un rencoroso, alguien que vivio odiando, alguien conflictivo, alguien tóxico, un desalmado, traicionero, no, quiero que las personas que me fallaron sepan que yo no los juzgo por que yo tambien he fallado y seguire fallando, quiero que mi familia y amigos me recuerden con una sonrisa, como un chico que siempre perdono y amo, incluso a los que lo dejaron, por que siempre quise dedicarme a vivir mi vida sin importar las malas situaciones.

Por que siempre quise vivir…

Tu historia plasmada en mi blog 3°

Café con leche;

Casualidad? no lo se, pero me encanto
era mágico, tan mágico que hasta las estrellas sonreían al vernos
dos chicos jugando a el amor, sin saber que el amor también lastima
no puedo quejarme de esos tiempos, todo era perfecto.

Empezamos por las redes sociales, nunca parábamos de hablar, a mi me gustaba, a el le encantaba, todo fluida con delicadeza. 
Eramos dos rosas, apunto de cruzar espinas, sin temer en el futuro, sin temer al presente, solo esperando a ver que nos deparaba el futuro.

Sinceramente no veía la hora para hablarle, para sentarme en mi computador, aquel computador que se volvió mi santuario en aquellos días, el mismo que me devolvió la fe, aun cuando la consideraba perdida.

Allí nos vimos, salí apurada sin saber que me deparaba el destino, sin saber que me lo encontraría en aquella fiesta, fiesta que por cierto era un tanto aburrida, pero todo valió la pena.

Mi corazón se aceleraba, no podía calmarme, la chica tímida no fue tan tímida.
Mis mejillas se tintaron de color al igual que mis labios.
Y mi lengua parecía un trabalenguas de esos molestos, pero en mi caso era patético, aun así el sonreía y se reía, pero no se burlaba, casi puedo jurar que lo disfrutaba tanto como yo.

Vestía con una camisa rosada, jeans rotos y unas botas militares, su pelo que para ese momento no era largo brillaba con la luz de el farol y su rostro sonreía al verme, sinceramente adore esa noche, fue fugaz, así como vino se fue, estaba apurado, pero yo deseaba verlo por siempre.

La noche llego, llegue a mi casa con prisa
nunca extrañe tanto mi cama
solo quería pensar en el
supongo que el igual
dulces sueños

Esa noche soñé con el, soñé con nuestras historias, fue hermoso.

Sin dudar me siguió copiando 
y yo sin dudar lo seguía pensando

Nos encontrábamos todo el tiempo, hasta que un día decidimos estar en casa de una compañera juntos.
Ese día, tantas risas, tantos juegos, parecíamos dos niños pequeños.
El me buscaba y yo lo buscaba, casi podía jurar que estábamos pre destinados a estar juntos. Tal vez eramos el sol y la luna.

Era tan lindo sentirse enamorada, vivía con las mejillas rosadas, rosadas por que siempre pensaba en el, mis labios lo deseaban aunque jamas me había besado. 

Pero sinceramente ya nos habíamos besado en la mente miles de veces y yo lo se, por que el igual me deseaba así como yo a el.
El me miraba, me miraba fugazmente los labios, sonreía y volteaba.
Yo lo miraba, miraba sin dudarlo, sin embargo volteaba, esto siempre tenia que parecer un juego y ambos eramos ganadores.

Buscábamos cualquier excusa, aveces baratas para salir. 
Pero siempre valió la pena.
El era un príncipe, y yo, yo era su princesa.

Cocinábamos juntos, era tan hermoso, su delicadeza mientras jugaba conmigo, su sonrisa y yo, bueno yo enamorada, que mas podría decir…
Sus manos se dirigían hacia mi boca con una cuchara y la comida en ella, mientras hacia tantas estupideces para verme comer.
Y yo, yo no paraba de seguir el juego, a mi me encantaba, así de sencillo.

Nunca parábamos de sonreír el uno por el otro
Ya habíamos caído en el juego del amor
Y ahora esta valiente se asusto.

Justo en este punto es donde uno se come las mariposas y ellas nunca paran de revolotear.

Pasaron días, el pasaba por mi casa, yo me hacia la dormida. 
¿Porque?
- Sencillamente por que temía a esto, a el amor, no sabia cuanto dolía, pero suponía que mucho, y yo, bueno yo soy frágil.

Paso una semana
volvimos a quedar en salir.

Supongo que mis miedos se tenían que marchar.
Debía aceptar lo que sentía.
Debía aceptarlo a el.

Estábamos jugando otra vez, otra vez como dos niños enamorados. 
Solo con el me sentía segura, segura de mi, segura de todo.

Tan segura me sentía que empezamos a contar historias de terror, y cabe destacar que no había luz, mi amiga se marcho, pero el y yo, bueno, el y yo nos quedamos juntos, el se había acostado en mis piernas y aunque no nos podíamos ver por que la oscuridad nos tapaba, se que el miraba en posiciones hacia mis labios, y yo, bueno, seguramente sin dudar hacia lo mismo.

Necesitaba besarlo, pero por mala jugada del destino nos iterrumpio mi mama tocando la puerta, buscándome, ya era tarde. Ame ese día, pero ese instante, ese instante odio a mi mama.

Al despedirse me abrazo, y sin dudarlo de la manera mas delicada y tierna me dio un beso en la frente, después de un par de meses ese fue mi primer beso, uno sagrado, puro y contagioso de amor. Me sentí linda, querida y importante en su vida.

Hay fue cuando me percate que valí vergas.

- Un beso en la frente no se le da a cualquiera, es muy especial.
- Lo se por eso te lo doy.

Las estrellas no paraban de brillar en el camino.
Las mariposas, bueno esas, esas estaban locas.
Yo, yo era otra persona, alguien viviendo por amor.

Al siguiente día salimos y de regreso a mi casa se fue la luz, se puede decir que jugamos en el camino, el me llevo en su espalda, y yo, yo no paraba de degustar su perfume, de sentir su cabello, y de querer estar con el siempre.

Cantábamos, mientras de regreso mirábamos las estrellas, y apreciábamos el momento con un poco de rihanna, como olvidarlo. Sin mucho rodeos, me dedico una de sus canciones, Diamonds, y sabia perfectamente que estaba loco por mi, así como yo estaba loca por el.

Otra vez mi mama, nos encontró en el camino, a gritos me separo de el, y como me dolió, como me dolió no despedirme de el en aquella esquina, en donde sus labios rosaban mi frente, en donde nuestros corazones sonreían y nuestras almas se acurrucaban entre si.

Recuerdo con delicadeza esa ocasión… 
Mirábamos una película de esas estúpidamente tiernas y dolorosas a la vez.

Y allí, allí no lo dudo, tomo mi mano, pude sentir como recorría la cama con delicadeza buscando el calor de mi cuerpo, morí. Fue tan hermoso, que sencillamente no lo podría definir.

No quería nada mas
Solo lo quería a el
Solo a el quería.

Nunca antes toque el cielo y mucho menos las estrellas, pero en ese instante viaje por el universo y volví, solo en ese instante supe que era vivir por amor
y me gustaba, adoraba ese hermoso sentimiento.
Se podría decir que estaba loca, era como esas locas de las canciones que moría de amor, y moría literal, por que si el se iba, fallecía mi corazón.

Mis piernas temblaban.
Mi corazón latía.
Mi alma reía.
Yo vivía..

Yo era una débil estrella, y el toda una galaxia.
Con el tiempo me demostraría que era al revés.

Llego mi cumpleaños, estaba lejos de el, pasaron días, y quedo en salir conmigo a celebrarmelo, como negarme, si moría por verlo. Si moría por escuchar su voz de nuevo.

Ese día fue un asco, lo espere todo el tiempo, nunca apareció, tanto así que decidí salir con mis amigas, molestamos todo el día, pero no podía dejar de pensar en el, no las quería a ellas, y no es por sonar egoísta, pero aun cuando el falto a su palabra lo prefería sin dudarlo.

Ellas me llevaron a una pizzeria, me iban a brindar por mi cumpleaños, mi regalo, y cuando llegamos.
¡SORPRESA!
Hay estaba mi amado, esperándome, preparado para la sorpresa; Pizzas, helado, torta, refresco… Volví a morir.

Fue hermoso.

Un anillo, y todos mis amigos conspirando, su hermano, el. 
Todo me encanto. 
Un anillo, como en los matrimonios, una linda sortija de plata.
Parecía un cuento. 
Por fin las dos partes se unieron, ahora eramos; Stella y Gabriel.

Por mas que quisiera que durara para siempre, todo tiene un final, he incluso hasta los mas lindos cuentos poseen su final, así como nuestra historia. Así como un “Por siempre”.se convierte en un  “Hasta pronto”.

Se que nunca me olvidaras, se que lo nuestro nos toco por que así tenia que suceder, por que somos cicatrices profundas, pero hermosas cicatrices, y sinceramente no me arrepentiré jamas, jamas de haberte conocido, puedo que hoy te ame, puede que un futuro consiga otro galán, pero tu mi vida, tu siempre seras la mitad del cuento.

The end.
See you soon.

- La historia mas hermosa jamás contada

BrokenCigarettes
- Cuéntame tu historia y la plasmare en mi blog.

  • Nunca me había sentido tan perdida. Muchas veces sentí que no encajaba en ninguna parte, pero ahora se siente como si estuviera hecha para nada. Mi mente esta cansada de pensar y de luchar contra mis propios pensamientos. De verdad es que no encontrare mi lugar correcto? Ese lugar en el que encajas perfectamente y que jamas te cansas de visitar. Ser un adolescente puede parecer difícil y quizás la etapa mas complicada de tu vida, pero déjame decirte que no es nada comparado con ser un adulto. Sinceramente ser un adulto te va a joder la vida, bueno al menos a mi me la esta jodiendo. En ocasiones sientes que tienes todo arreglado y preparado y otros días solo sientes como si nada fuera a salir bien. Tener un corazón roto a los 15 años no se sentirá igual de doloroso que tener que divorciarte de la persona a la cual amas. Fallar una materia no sera igual de frustrante que perder tu trabajo. Estoy realmente perdida, algunas días deseo no haber llegado nunca aquí, me arrepiento de haber deseado llegar a los 21 simplemente por el hecho de que este año ha sido muy difícil. Comencé a cortarme a los 16 por pensar que mi cuerpo era realmente desagradable, después descubrí que dolía estar en un lugar el cual odiaba, al final termino siendo causa de amor y de desorientación personal. Mi vida tomo un camino diferente y por algunos meses me mantuve firme a mis promesa de no caer de nuevo. Pero en un parpadeo de ojos todo se vuelve obscuro otra vez. Decidir que hacer de tu vida como adulto jamas sera fácil, buscar lo que quieres hacer por el resto de tu vida no es nada divertido ni simple para mi. Ojalá pudiera sentir ese llamado de tus deseos por algo, yo solo siento mas confusion cada día. Quisiera sentir eso que los medicos sienten cuando saben que quiere ser eso, doctores, por el resto de su vida. Ahora solo se trata de llenar un hueco que no se llena con nada. Mirar al pasado me da fuerza pero mirar al futuro me aterra.

He llenado un álbum de recuerdos en mi memoria con momentos en familia.
El álbum es muy corto y apenas cuenta con unas hoja, pero ahí en este repertorio de vida y momentos tristes, guardo por ejemplo la sonrisa de mi abuela, cada que me ve llegar y me dice que me desaparezco que no la visito, que casi ni me ve; Esa sonrisa como diciendo “cuantos años han pasado, ya mi bebé es una mujer”. Conservo también una mirada triste de mi abuelo, que él cree que no me doy cuenta, pero cada que me llama en secreto para contarme como se siente, puedo ver el vacío que esconde, ese vacío no de no haber amado sino de que tuvo mucho más por dar pero no pudo, cree que el tiempo se le agota y no sabe como decir que nos ama, puedo notar también el esfuerzo que le tomo sacar adelante a mis tíos y siento su satisfacción en cada abrazo de 20 segundo que le doy.

También tengo presenta siempre esa voz dulce de mi tía que por alguna razón me tranquiliza y me hace sentir que estoy en casa, que no estoy sola. La quiero como una madre.
Por mi madre biológica, tengo en el álbum todos esos momentos donde me caí y ella me decía “levántate carajo” o de su manera de despertarme “¡vas a llegar tarde!” o sus te quiero camuflados “no hables con extraños” y de su sutil forma de decirme que haga las cosas correctas “sales embarazada y ni creas que cuidaré a ese niño” Ay, ella siempre tan amorosa, pero por sobre todo, guardo esa vez que me miro llorando diciendo que me quería y que no me quería perder. La tengo presente también en cada momento donde esta en juicio mi talento o mi potencial, pues de tan solo imaginar su mirada de desaprobación me hiere el alma y quiero que este orgullosa de mi. De mi padre, solo tengo una canción en los recuerdos, una que me lleva a él, esa canción que poníamos de noche en su ausencia esperando que llegara pronto, un pronto que llego a ser 2 años.., es una canción brasilera. De mi hermana recuerdo poco, quizás el mejor y único recuerdo seria de aquella vez que le corte el cabello y me persiguió por toda la casa para golpearme, ella sí que tiene fuerza. De mi hermano sobraría decir que tengo quizás la mitad del álbum lleno, pues cada día me sorprende mas con sus “te quiero” y sus dibujos de los dos donde pone “hermana te quiero”

Y es que de mi familia en si junta guardo muy poco, pero de cada uno de ellos el álbum suele ser peculiar y de todos tengo algo, como de mi tío, así sea solo un saludo de buenos días pero tengo, o de mi sobrino que guardo una lección, de aquella vez que le dije “te quiero” y fue corriendo por toda la casa extrañado diciendo que ¿Por qué lo quería?, y ahí aprendí. Aprendí a decirles que los quería, para que no lo duden. De mi sobrina construyo recién recuerdos pero podría mencionar que he visto la belleza de quién ama a alguien aún sin conocerlo…

Y claro que tengo al menos un recuerdo de todos juntos (?)  y podría ser todas las mañanas que despierto y sé que están en casa aunque no compartamos nada, pero estamos juntos y nadie nos falta.
Así de fríos y semi vacios son los recuerdos que tengo, pero son.
Y los amo así.

Y sé que algún día, de a pocos todos se irán, me iré, pero como quisiera que nos quedemos mil años más, para escribir todas las historias que no hemos podido compartir jamás.

—  Brenda Ramírez. ellos.

¿Te molesta si sostengo tu mano?
Al igual que tú me encuentro en un abismo,
no sé a donde ir, la oscuridad me confunde
las lágrimas en los ojos y el ruido de mi mente
no me dejan pensar con claridad.

Habito en el caos que he creado,
la mente siempre es el peor enemigo.
Pero si tomo tu mano, mi alma se tranquiliza
y aunque mi corazón se altera,
los suspiros son señal de que el dolor
pronto será un recuerdo más.


Así que no te asustes cuando apriete 
con fuerzas tu mano y mi respiración 
por un momento se detenga,
es porque estoy mudando de dolores,
abandonando recuerdos tristes
y preparándome para darle la bienvenida
a algo más que tristeza y soledad.

—  Mirage Bonhomie 
Un sueño hecho desastre.

Cierro los ojos e imagino.
Si yo pudiera regresar el tiempo y volver a vivir todo aquello.
Sonrío con nostalgia.
Sin cambiar nada, solo regresar y apreciar la belleza de aquellos momentos.
¿A cuáles en especifico? Pienso.
Ya lo tengo… sí. Al día que lo conocí, al inicio de esa nueva época. Ahora tan pasada.
Me quedo pensando, quisiera regresar ahí y ver mi reacción al mirar aquellos ojos por primera vez.
Mantengo los ojos cerrados.
Y luego deseo regresar a aquella vez que tomo mi cintura, y sonrío al recordar sus manos, la timidez que emanaban, la sensación que fluía por mis venas.
Vuelvo a pensar, que más, que más…
Lo tengo. La vez que tomó mi mano y la entrelazó con la suya. Dios. Esa ocasión.
Mantengo los ojos cerrados y vuelvo a imaginar el roce de su piel con la mía, mano con mano, por primera vez…
Y luego me concentro en la sensación que sentía cuando sabía que iba a verlo… todo vuelve a mí, la emoción, la agitación, la alegría y la esperanza… y luego, todo se va, y es suplantado por la melancolía, la tristeza y la soledad. No, no, no. Vamos, sigo recordando.
Mantengo los ojos cerrados.
El día que iba a besarme.
Su cara tan cerca, su mirada en mis labios y su proximidad… mi corazón sin saber que hacer, me veo a mi misma ruborizada y perdida.
Otro recuerdo, vamos, otro más…
El final. Vamos al día en que todo acabó.
La última vez que lo vi. El dolor que me causó. La sonrisa que murió.
El amor que nunca nadie confesó.
La última mirada… joder.
Pienso en aquel día, un 19 de un tal mes nublado.
Yo caminando hacía la salida, con lágrimas en los ojos, él mirándome salir…
Basta.
Y como por arte de magia, recuerdo también los buenos momentos, cuando era feliz y ni siquiera me esforzaba en serlo. Todo se junta, buenos malos, maravillosos y tristes…
Ambos riendo a carcajadas, mirándonos sonriendo…
Basta.
Dolor.
Abro los ojos.
Todo se esfuma.
Todo se esfuma.
Pero no es cierto.
No ha sido todo.
El dolor sigue presente.
Es lo único que queda.
Es lo único que me quedó.
—  La sinfonía del alma.
Drogas relato 3/?

Bueno, gracias a que en menos de un mes llegue a 68 seguidores, me han motivado a escribir más seguido, el día de hoy les traigo un relato que me pasó hace un año, tenia 18 años y esto me pasó con Hazel, un vecino que tenía 17 años.
Fue un sábado por la madrugada, yo venía como de costumbre de una fiesta, mi barrio es una zona intermedia entre la mamones de las zonas fresas y el ñerismo de las colonias pobres, apesar de vivir en una zona tranquila no se escapa de tener sus fichitas negras entre todo el ambiente vecinal, Hazel era un amigo de infancia, que pasando los años se fue apartando más y más de nuestra amistad, llego hasta el punto que saludarnos era como saludar a alguien que no conoces. Iba caminando hacia mi casa, traía unos tragos de más y tenía mucho sueño, aún cargaba la mochila de la escuela, llegue a la calle donde vivía, estaba a unas escasas 10 casas de la mia y vi que alguien se acercaba, esperaba que fuese algún vecino o un amigo, pero era Hazel, me miraba desde la esquina y cuando estábamos a nada de quedar de frente me saludo, igual que yo venía de una fiesta, comenzó a hacerme la platica y sugirió que fuésemos por otras chelas antes de que me metiera, acepte y caminamos al Seven. Llegando al Seven compramos chelas y seguimos tomando, nos actualizamos sobre que había pasado en nuestras vidas en esos años que no hablamos y así transcurrieron las cervezas. Serían como las 4 de la mañana, aún había chelas pero veía que algo inquietaba a Hazel, le pregunté qué pasaba y me dijo que tenía ganas de drogarse, me saque de pedo, no creí eso de él, pero la pedes me gano y acepte acompañarlo a un barrio vecino donde vendían drogas, caminamos por unos 20 minutos y llegamos con el dealer, me sorprendió que comprase varias drogas, imaginé que solo era marihuana. Regresamos al barrio, seguimos bebiendo, el se drogaba y bebía y así nos dieron alrededor de las 7 de la mañana, comenzó a sugerirme que fuéramos a su casa a seguir bebiendo, la verdad yo ya quería dormir, pero sus padres no estarían y el aun quería beber, acepte. Estando en su cuarto seguimos la plática y la bebida, cuando surgió la pregunta, ¿es cierto que eres marica?, Pregunto mientras fumaba un porro, comencé a reírme y pregunte a que se debía, “he escuchado a varios.vecinos, incluyendo a mis padres hablar de ello”, es cierto que era un chisme local, pues era el primer gay declarado de mi colonia, le.dije que sí y comenzó a reírse, me miró fijamente y me dijo ¿eres bueno mamandola? , No sabía que decir, solo dije que tendría que descubrirlo él, comenzó a tocarse el paquete y me dijo “dicen que los maricas la maman de huevos” , fue cuando ya no pude y pregunte ¿me trajiste a tu casa sola con algún motivo? El se rió y dijo.que estaba bromeando y si me incomodaba pedía una disculpa.
Seguimos bebiendo, yo mareado solo pensaba en dormir y observaba como seguía drogándose.
Estábamos recostados en la cama, serían las 9 de la mañana, comencé a quedarme dormido mientras él seguía en su viaje, cerré los ojos por un momento estaba a punto de dormir cuando sentí como tomo mi mano y la coloco en su verga totalmente erecta, abri los ojos de putazo y lo voltee a ver, comenzó a reír y me dijo ¡quiero que me la mames!, Otro de mis sueños se acaba de cumplir, aquel vecino, amigo de la infancia, compañero de fútbol de mi hermano pedía que le mamara la verga, siempre había atraído, su cuerpo Moreno claro, con su 1.80 de altura, esos ojos verde tenue y esa sonrisa perfectamente blanca de la que vivía enamorado. No lo pensé dos veces y comencé a bajar su cierre, me detuvo y me dijo desnudame todo, vi ese viril cuerpo de chacal formado por el fútbol y las barras, me pidió que me desnudara y por fin comenzará, comencé a mamar esa verga erecta y dura, su precum era el más delicioso que había probado, el acariciaba mi cabeza y en repetidas ocaciones me ahogaba con su verga de unos 20cm, pensaba en si querria cogerme o que me lo cogiera, a decir verdad tenía algo de miedo, jamas había tenido una verga tan grande rompiendo mi ano, a decir verdad el ya estaba experimentado, hacia movimientos deliciosos mientras se la mamana, tomo un cojín, lo puso debajo de su espalda y se abrió en V, quiero que me lamas el culo mariconcito me decía, siempre me ha gustado hacer besos negros, no lo dude y comencé a mamar, lo oí gemir de placer, estaba súper excitado, mi verga estaba super dura, iba a introducir mi dedo en su pequeño ano y me detuvo, eso no, eso es de maricas, tu sigue mamando, seguí así por unos 10minutos, cuando me dijo deja te mamo el culo, ponte en 4, tenía miedo de su verga, pero estaba muy excitado, me puse en 4 y comencé disfrutar, no habían pasado ni 5 minutos cuando comenzó a introducir 1 dedo, después 2 y al final 3, estaba esperando el dolor de su poderosa verga de 20cm gruesa, me la dejo ir toda, me.dolio y le pedí que parara, Nel eres mi perrita me dijo y siguio penetrando, una vez que me acostumbré al dolor comencé a disfrutarlo, se movía tan rico que quería más y más, me ponía en tantas poses que nos pasamos unas dos horas cogiendo, al final termino viniendose en mi culo y después lo volvió a mamar. Fue una de las mejores experiencias que tuve con un heterosexual, después de eso me dijo que fue por el efecto de las drogas y por la confianza que me tenía, actualmente sigo esperanzado que se repita, aunque su novia es mi amiga. Espero que les haya gustado, seguiré escribiendo. Tengo dos relatos pueden elegir el que quieran que publique 1) Mi tio, mi primera vez. 2) El trio familiar. Reblogueen :3 Denle like o algo. Hasta la próxima

3:50 am

Perdona… Pero no podía dormir. No dejaba de pensarte y verte a mi lado.

No quería qué este día pasara sin decirte, como todo un caballero gracias…

Cuando llegaste me tomo por sorpresa, sólo mi cuerpo quedo en un estado de shock. Pero mi esencia se estremecía anhelaba que te acercaras, mi corazón deseaba estar contigo desde que pasaste aquel umbral. ahí estabas tu… preciosa y cálida con la cura de mí enfermedad. Mientras pasaba el tiempo compartiendo contigo, el calor que tu alma me brindaba me cubría y descongelaba los témpanos de la mía, lo cual sentía qué era la mejor medicina. En un momento tu antídoto ya me había aliviado, me recline y deleite con los finos latidos de tu corazón. no tienes idea de qué es sentir, mi esencia

Armonizando la rítmica de la tuya. Es… Tal cómo lo dijiste un Éxtasis. Luego entre delicadas caricias, fuertes abrazos y besos robados que solo me hacían ver con el rojo de un eclipse lunar, alimente un deseo tan fuerte de ser uno con un Acepto… La vida después de todo nos dio otra oportunidad de concedernos esa pieza, el tiempo fue corto ya que nuestra realidad nos sacó de ese bello sueño con un ring… Pero esos minutos donde éramos uno fue el mayor placer de la noche donde sólo me preguntaba una cosa

¿Dónde estuviste todo esté tiempo?

Se quejan porque soy muy selectiva al enamorarme, porque me tomo mi tiempo para conocer a las personas antes de decirles te quiero, antes de tomar la decisión de empezar algo serio y creo que no entienden 2 puntos.. 1-. La que se va a enamorar soy yo, no tu, ni ellos. 2-. No estoy para contártelo ni tu para saberlo pero las veces que me he entregado, que he dado mi corazón siempre termino lastimada ¿porque? porque cuando yo estoy con alguien no me entregó a medias, me entregó por completa y no estoy hablando de sexo si no que doy todo de mi para que esa persona se sienta tranquila a mi lado, feliz y sobre todo amada. Ahora que sabes esto espero que te sirva como consejo, date la oportunidad de conocer más a una persona antes de entregarle todo de ti, lo guapo o guapa se va con el tiempo pero la inteligencia y paciencia para amar es lo que realmente vale la pena, cuando el amor sea mutuo y sientan que no pueden estar separados, cuando no tengan ojos para otras personas..felicidades encontraste a la persona correcta.
Mi Primo Miguel

Mis primeras experiencias fueron aproximadamente a los 17 años. En una ocasión se tuvo que quedar a dormir en mi casa un primo, como no había donde alojarlo se tuvo que acostar en mi cama conmigo.

Serian aproximadamente las 2 de la mañana cuando despierto debido a un movimiento que se sentía en mi cama, despierto como estaba pero con los ojos entreabiertos simulando estar dormido, pude comprobar que el origen del movimiento se debía a que mi primo se estaba masturbando, para lo cual se había bajado sus calzoncillos y estando de espaldas en la cama mostraba su pene erecto

Era realmente grande para su edad y con una cabeza roja, quizás producto de la excitación, su masturbación era lenta, movía lentamente su prepucio hacia arriba y hacia abajo lanzando leves quejidos. Ante tal visión no pude contener una erección por debajo de mis calzoncillos y disfrutaba mirando de reojo el pene de mi primo.

De repente mientras con la derecha se masturbaba, con la izquierda comenzó a acariciarme el pene por encima de mis calzoncillos; para disimular me moví en la cama dándole la espalda y continué simulando estar dormido. El aprovecho la ocasión y lentamente me bajo los calzoncillos, abrazándome estrechamente, ahí pude sentir su pene entre mis nalgas y como empezaba a moverse lentamente simulando estar penetrándome,

Mientras lo hacia con su mano derecha tomo mi pene y mis testículos y comenzó a acariciarlos, el placer era exquisito y no pudiendo contenerme mas, me puse de costado frente a el y tomando su pene entre mis manos, comencé a masturbarlo, el por su parte hacia lo mismo conmigo. Al mirarlo pude comprobar por sus gestos como gozaba mis caricias, las mismas que recibía de el.

En un momento me pregunto si deseaba chupárselo, que era en extremo limpio y que con toda seguridad me iba a gustar. Nada le respondí, solo me puse sobre el con mi cara a la altura de sus genitales, era rico ver de tan cerca un pene parado que no fuera el tuyo; comencé a masturbarlo lentamente, aumentando progresivamente los movimientos de mi mano.

De reojo podía ver como se desfiguraba su rostro por el placer obtenido, hasta que no aguante mas y lentamente comencé a besarle en todo su largo, desde sus testículos hasta su glande, en un momento estaba chupando su roja cabeza y a continuación comencé a metermelo lentamente en mi boca, hasta sentir sus pendejos en mi nariz, era delicioso hacerlo y sentir el calor de ese pene por completo en mi boca.

En un momento me dijo que parara y me pregunto si deseaba sentir los placeres que había sentido el, tampoco le respondí, solo le mostré mi pene el cual tomo y comenzó a chuparlo como loco, por un momento el placer era inaguantable, de la manera como lo apretaba con sus labios y como con su lengua acariciaba el glande por todos sus rincones.

Esta vez fui yo quien le propuso que lo hiciéramos los dos al mismo tiempo, fue algo innato, ni siquiera sabia que a esa posición se le llamaba “69” ni mucho menos. Esta vez me puse sobre el y le puse mi pene en su boca, a continuación me estire hasta quedar con mi boca frente a su pene, el cual comencé a masturbar brevemente para luego meterlo por completo en mi boca.

A partir de ese momento solo se escuchaban murmullos y quejidos de placer entre ambos. El placer era intenso y en un momento me saque su pene de mi boca para decirle que estaba a punto de acabar, me respondió que esa era la meta que quería alcanzar y comenzó aun mas rápido a chupármelo, hasta que en medio de convulsiones y quejidos de placer acabe en su boca, el placer era tan intenso que casi no lo podía aguantar, tome su pene y me lo lleve a la boca, aumentando la velocidad tal como el lo había hecho, en pocos momentos pude comprobar como su cuerpo se convulsionaba y en medio de un ahogado quejido, derramo su semen en mi boca.

Mi boca pudo sentir como momentos antes su pene se ponía aun mas rígido, lanzando chorros de semen dentro de mi boca; era la primera vez que probaba el sabor del semen y me agrado.

Esa noche creo haber dormido muy poco, fue una noche de puro chuparnos el pene mutuamente, recuerdo haber alcanzado en total unos dos orgasmos. Lo disfrutamos de tal manera que quedamos de volver a hacerlo en cuanto se presentara otra oportunidad

A partir de esa ocasión, mi primo Miguel y yo, en cuanto teníamos oportunidad nos desnudábamos por completo y satisfacíamos por completo nuestra sexualidad, hasta ese momento consistente solo en sexo oral.

En una ocasión en que estábamos haciendo un “69” (yo encima de el), se saca mi pene de su boca y comienza a chuparme los testículos, para nuevamente meterse por completo mi pene en su boca, a continuación nuevamente se lo saca y se mete en forma intercalada mis testículos en su boca, el placer era increíble; en un momento comienza a lamerme el sector entre mis testículos y mi ano, realmente placentero; instintivamente comienzo a mover mis caderas respondiendo al placer obtenido, de repente desliza su lengua hacia mi ano y comienza a lamerlo, metiendo suavemente su lengua hacia su interior, se triplica el placer.

Como respuesta comienzo cadenciosamente a mover mis caderas, hacia delante y hacia atrás, hacia los costados, hacia arriba y hacia abajo. De repente siento como comienza a introducir su dedo medio dentro de mi ano, moviéndolo en circulo para luego meterlo y sacarlo, el placer es inaguantable y como respuesta le succiono el pene como nunca lo había hecho antes, incluso se lo mordía suavemente. Luego comenzó a meter dos dedos, ante lo cual se noto la estrechez de mi ano y me dolió al principio, pero lo aguante debido a que después del dolor inicial sentía placer. En un momento eran tres dedos los que me introducía en el ano.

Después de esa exploración de su parte, me pregunto si deseaba ser penetrado con su pene, solo respondí que no podía evitar el miedo al dolor al ser penetrado por su desarrollado pene, me tranquilizo diciéndome que para que eso pudiera hacerse de buena forma, el ano debe estar previamente preparado, relajado, ademas de usar alguna crema que suavizara en parte la penetración, ademas me prometió que si lograba penetrarme, le gustaría a el también ser penetrado por mi.

En el fondo siempre quise tener la oportunidad de hacerlo; tenia unas nalgas paraditas y duras y ademas en mas de una ocasión pude apreciar su ano mientras hacíamos el “69”, y pensaba que algún día me gustaría empalarlo con mi pene. Esa era mi fantasia hasta ese momento.

Me pidió me colocara en cuatro patas sobre la alfombra del piso. Me tomo por detrás mi pene y comenzó a chuparlo, era súper rico; luego hace lo mismo con mis testículos para continuar a besarme y lamerme el ano. Yo ya no podía mas de caliente que estaba, luego se paro y saco un frasco de vaselina y comenzó a colocarme en forma abundante, tanto afuera como adentro de mi ano, a continuación se coloco también vaselina en todo su pene, especialmente en su glande. Con palabras cariñosas me explico que al principio me podría doler un poco, pero con suavidad podría meterlo sin mayores daños.

De repente siento como lleva con su mano el pene a mi ano, sintiendo su glande en la abertura; lentamente comienza a introducirlo y con un grito de dolor le hago saber que me duele, hasta ahí solo a alcanzado a introducir su cabeza, con ambas manos lo empujo hacia atrás a la altura de sus caderas, pero noto que la cabeza de su pene no sale, me pide que me tranquilice y que mantengamos esa postura con solo su glande dentro de mi ano, suavemente comienza a moverse hacia delante y hacia atrás y lentamente comienza a meterme su pene, tan solo un par de centímetros. Sin darme cuenta me toma con ambas manos de mis caderas y de un solo golpe me introduce el pene hasta por lo menos la mitad de su largo, lanzo un grito de dolor y el sin inmutarse siquiera comienza un meter y sacar su pene de mi adolorido ano, a cada empujón lo mete aun mas dentro de mi. La sensación de dolor y molestia sentida en un principio cambio radicalmente a un especial deleite, especialmente cuando lo tenia por completo dentro de mi, era como una sensación de plenitud, de éxtasis.

Era rico como lo sacaba por completo para luego de un solo golpe meterlo todo dentro de mi (sentía como sus pendejos tocaban mis nalgas). Comencé a gemir de placer y a decir todo tipo de cosas como producto del placer obtenido. Por mi parte también ayudaba a que me enculara, en los momentos que empujaba para meter su pene, yo a su vez empujaba hacia atrás para facilitarle la penetración. No se cuanto tiempo estuvimos en esa posición, por mi parte mi deseo era que no terminara. Mi pene estaba que reventaba y en un momento el comenzó a masturbarme; no dure mucho y lance lejos chorros de semen acompañados de sonidos guturales y con mi cuerpo convulsionado.

El sintió las contracciones de mi ano al alcanzar el orgasmo y me dijo lo delicioso que era al apretar su pene con mi esfinter, comenzando un mete y saca vertiginoso, en un momento lanza un grito de placer y me mete hasta el fondo de mi recto su pene, comenzando a eyacular abundantemente dentro de mi. Fue realmente delicioso.

Después permanecimos toda la tarde recostados, comentando nuestra primera experiencia de penetración. Acariciaba y besaba su pene, lo miraba detenidamente sin comprender como había sido posible que me hubiera empalado con el. Se lo chupe como nunca antes se lo había chupado, poniendo toda mi pasión al hacerlo hasta sentir como acababa en mi boca, su semen me agradaba mucho.

En una ocasión un fin de semana quedo solo en su casa debido a que sus padres y hermanos fueron de viaje al sur, debido al fallecimiento de un familiar lejano. El se excuso por tener que estudiar para unos exámenes. Era nuestra ocasión propicia para gozar juntos un fin de semana completo y por supuesto que lo aprovechamos al máximo. Quedamos de juntarnos en su casa al atardecer del día sábado, tipo 20:00 h.,

Toque el timbre de su casa y me extraño que solo sacara su cabeza para recibirme, el muy pillo estaba completamente desnudo y con su enorme pene completamente parado, lo note muy excitado y cerrando la puerta me toma con ambas manos los costados de mi cabeza y me empuja hacia abajo hasta quedar frente a su verga la que aun tenia su cabeza cubierta por su prepucio, ordenándome que se la chupara lo mas rico posible. No me hice de rogar y me metí toda esa deliciosa verga en mi boca y con mi boca le corrí el prepucio hasta atrás, sintiendo su cabeza caliente en mi boca, el por su parte se movía hacia atrás y adelante, simulando estar penetrándome, por mi parte lo tomaba con ambas manos de sus glúteos y lo empujaba hacia mi.

Creo que estuve unos 15 minutos haciéndole una mamada de película, hasta que de repente note como se le ponía aun mas duro y lanzando quejidos de placer recibo toda su leche caliente; se lo seguí chupando hasta que lanzo su ultimo chorro de semen. Fue realmente delicioso hacerle esa mamada, mas aun al verlo tan caliente. Incluso me confidencia que no se masturbaba hacia mas de una semana con la finalidad de estar lo mas caliente posible para estar junto a mi.

Luego ambos caminamos a su dormitorio, donde me desnude por completo; me acosté de espaldas y le pedí me hiciera una mamada como yo se la había hecho. Fue rico ver como la chupaba, se la metía por completo en la boca y me miraba fijamente a los ojos, le gustaba como yo los entrecerraba producto del placer obtenido.

En un momento le pedí si podía penetrarlo, ya que nunca lo había hecho y deseaba saber que se sentía el meter el pene en el ano de un hombre. Me respondió que deseaba se lo pidiera y dicho eso se levanto dirigiéndose a un mueble, sacando de el un frasquito con vaselina. Me unto el pene completamente con esta crema y a continuación se coloco en su ano una buena porción. Colocándose en cuatro patas me indica que se lo meta suavemente, coloco la cabeza de mi pene en su ano y empujo suavemente, esta entra con facilidad y comienzo lentamente a meterlo hasta que entra hasta la mitad, por su parte mi primo comienza a moverse en forma circular, favoreciendo la penetración, en un momento lo tomo de las caderas con ambas manos y empujo con fuerza hasta metérselo completamente en su ano.

Es realmente delicioso sentir como su recto aprieta mi pene, logrando un gran placer. Disfruto sobremanera al sacarlo por completo y volverlo a meter hasta sentir como mis testículos golpean sus nalgas, el muy caliente ante cada embestida que le hago, empuja hacia atrás para lograr una mayor penetración.

La lujuria nos invade a ambos, le tomo su pene y comienzo a masturbare, en breves momentos acaba lanzando grandes chorros de semen sobre mis manos y sobre la cama, las contracciones involuntarias que hace al alcanzar el orgasmo, producen que apriete aun mas su recto en torno a mi pene, es tanto el placer que siento que por un momento se me nubla la vista y comienzo a sentir que se me acerca el orgasmo.

El placer es intenso e inaguantable, lanzando ahogados gritos de placer alcanzo el orgasmo y permanezco con mi pene dentro de el hasta que se pone flácido. No pensé nunca que fuera tan exquisito penetrar a otro varón hasta alcanzar el orgasmo, realmente lo goce mucho.

Ya en la madrugada y otra vez calientes comenzamos nuevamente nuestras deliciosas sesiones de sexo oral, realmente lo disfrutábamos mucho. En un momento le pedí que me penetrara, pero esta vez seria yo el que llevara la iniciativa. Le pedí que se sentara en el borde de un sillón de su dormitorio, coloque abundantemente vaselina en su pene y en mi ano. Me senté de frente y sobre el, tome su pene y coloque su cabeza en la entrada de mi ano, luego lentamente fui bajando y a medida que lo hacia su pene entraba mas y mas dentro de mi, comencé a moverme sacándomelo y metiéndomelo, hasta que en un momento empuje con fuerza y su pene entro por completo dentro de mi, fue realmente delicioso.

Como estaba frente a el podía ver como se desfiguraba su rostro por el placer. Mi pene no podía mas de parado, metiéndomelo comienza una lenta masturbación para finalmente hacerlo bien rápido; el orgasmo no se hizo esperar y comencé a lanzar chorros de semen sobre su cuerpo, llegando incluso hasta su cara. Seguí moviéndome hasta que logre que llegara al orgasmo, llenándome las tripas de rica leche caliente.

A partir de este momento todos nuestros encuentros se basaban en sexo oral y penetraciones, utilizando poses cada vez mas sofisticadas con el solo propósito de lograr placer absoluto. Estos encuentros duraron hasta que el tuvo que hacer el servicio militar.

Posteriormente se fue a Curico junto a su familia, debido al traslado laboral de su padre. Nunca olvidare los momentos vividos entre ambos, lo único que se es que se caso a los 25 años y se fue a vivir a Puerto Montt. Estoy convencido que recordara lo nuestro y se calentara al revivir nuestras experiencias. Ojala algún día lo vea y podamos repetir lo nuestro.

Es todo lo que puedo contarles de mis primeras experiencias teniendo sexo con otro hombre. Espero les haya gustado.

¡Sorpresa!

Sorpresas. Hay de todos los tipos. Hay sorpresas buenas y las hay malas. Hay gente que odia cualquier tipo de sorpresas, y hay otros que las aman, por más minúsculas que sean.
Oh Samuel, él siempre era de los que amaban dar sorpresas, a veces me daba unos chocolates, a veces llegaba al apartamento con unas flores, a veces traía comida rápida, a veces me llevaba a restaurantes lujosos, así era Samuel, con él no sabías que esperarte, él si que era una auténtica sorpresa.
Un día más con Samuel, un día más con alguien que amaba tanto, y como no, al llegar a nuestro apartamento me esperaba una gran sorpresa.

-¿qué es esto?-pregunte al ver una caja con mi nombre frente a mi puerta-¿has sido tú?

-quizá si, quizá no, tienes que abrirla para descubrirlo.

Y así hice, desenvolví con cuidado la caja, en esta venía una nota junto con una llave.

-léela.

-“está es la llave a mi corazón, para abrirlo tienes que seguir las pistas que he dejado, por lo pronto ve a cambiarte de ropa, es un día importante”.

Me giré para ver a Samuel, me dedico una sonrisa tímida.

-anda, por qué no haces lo que la nota indica Guille.

Abrí la puerta del apartamento, y me dirigí a mi habitación, vi como había una nota en la puerta del armario.

-¿en qué momento la pegaste?-fue lo primero que pregunte al verla.

-uno tiene sus trucos-respondió guiñándome el ojo-anda, espero no tener que recordarte que leas cada nota.

-“he dejado una camiseta nueva en tu armario, me encantaría que te la pusieras, en esta prenda se encuentra la siguiente indicación”

Abrí el armario y precisamente me topé con una camisa blanca con botones negros, en una de las mangas había otra nota.

-¿te he dicho alguna vez lo fantástico que eres?

-no lo suficiente chiqui, pero eso no importa.

Me quité mi camiseta roja y la tire a la cama, quite del gancho la camisa que me dio Samuel y me la puse.

-te ves tan guapo así.

-anda calla, que él que si que se ve espectacular en camisas eres tú.

-te quiero, ¿lo sabes no? Anda lee la otra nota.

-“Seguro que recuerdas donde nos conocimos, fue un día que cambio el rumbo de mi vida, ahí encontraras otra pista al destino final”, a ver si no recuerdo mal nos conocimos en el parque frente a la antigua casa de tus padres.

-eso es correcto, anda, yo conduzco.

Nos montamos en su auto, por más que preguntaba no me decía nada, ¿ahora con que me vas a sorprender Samuel?
Tardamos seis minutos en llegar al parque, Samuel y yo nos conocimos hace ocho años en los columpios, precisamente ahí estaba la nota.

-“qué bonito fue el día que me topé con mi chino favorito, cuantas bromas hacíamos, éramos unos chiquillos, te conté que me gustabas un año después de conocernos, ¿recuerdas donde fue eso?”, ¡como olvidarlo! Fue en el cinema mientras nuestras madres compraban los boletos.

-veo que tienes muy buena memoria mi niño-me susurró Samuel al oído-y te mereces un premio.

Tomo mis mofletes y plantó un delicado beso en mis labios.

-¿nos vamos al cinema? Queda a dos cuadras de aquí.

Caminamos hacia el cinema tomados de la mano mientras recordábamos pequeñas anécdotas de nuestra adolescencia, la mayor parte de nuestros recuerdos eran juntos.

-yo sé que soy chino pero no ciego, ¿tenías que dejar una nota del tamaño de un cartel?

-pero que dramas haces guille.

En realidad solo era más grande que las notas anteriores, pero me divierte picarle.

-la leeré, “aún no olvido lo rojos que estaban tus mofletes cuando me dijiste que también te gustaba, apenas y vimos la película pues sólo nos veíamos a nosotros, pero basta del inicio, nuestro primer año juntos nos fuimos al retiro a un picnic, compre helados, ¿recuerdas de donde eran?”, tío me lo dejas difícil, ¿sabes cuantas benditas heladerías hay en Madrid?

-pero cerca del retiro no son tantas tío, solo hay dos.

Rodee los ojos y Samuel río.

-si recuerdas de que sabor eran los helados te perdonare el hecho que no recuerdes el nombre de la heladería.

-fresa con chocolate, escogiste ese sabor porque sabías que amaba las fresas y tú amabas el chocolate, “¿que mejor que complementar?” Dijiste tú.

Samuel sonrío ladinamente y volvimos al auto, el retiro quedaba a diez minutos de aquí, y si bien no pude lograr que Samuel me diera pistas logre que nos echáramos unas risas, llegamos a la heladería, la verdad es que no la recordaba.

-buenas tardes jóvenes, ¿en qué puedo servirles?

-dos de fresa y chocolate-dijo Samuel.

El hombre asintió y nos sirvió dos conos del helado que Samuel pidió, en el mío había una nota colgada.

-¿como? ¿Tu? ¿Haz hecho…

-Si, digamos que conozco al dueño.

Nos sentamos en una banca del retiro a charlar y a comer nuestro helado, cuando terminamos decidí leer la nota.

-“veo que vas a la mitad del camino, me agrada recordar y revivir momentos tan especiales como ese, ¿no crees que es hora de ir al auto? Creo que la guantera guarda algo”

Dirigí una mirada a Samuel y tome su mano, camine deprisa al auto y me metí al lado del copiloto para abrir la guantera y encontrar una rosa roja con una nota.

-me sorprendes cada vez más-comente antes de comenzar a leer-“es un alivio que no hayas abierto la guantera antes y si lo hiciste, guarda esta nota hasta que sea su turno. Quiero que me guíes al lugar donde fue nuestra primera vez”

-¿estás esperando que vaya a casa de Karla? ¿Bromeas?-él negó con la cabeza-¿que voy a decirle? ¡Hey karla! ¿Que tal tu día, ¿puedo ir a tu cama un momento?

-tío claro que no, solo vamos ¿ si?

-¿tú quieres hacerme pasar vergüenza?

-que pesado eres Guille, vamos ya.

Tomo mi mano y fuimos al auto de nuevo, en este momento estaba temblando, aún recordaba ese momento con exactitud y con solo pensarlo lograba estremecerme.

*Flashback*

Era la noche de graduación de bachillerato, karla organizó una fiesta para celebrarlo, todos habíamos terminado esta etapa con excelentes calificaciones gracias al apoyo que nos dimos y como no, había que festejar.
Samuel convenció a mis padres de que pudiera ir ya que a mí madre no le agradaba el rollo de asistir a fiestas.

-te dijo a mi niño en tus manos Samuel, no quiero que tome ni una sola gota de alcohol ni consuman nada extraño.

-te prometo que lo voy a cuidar Carmen, tal como si fuera mi hijo.

-vale, confío en ti, diviértanse chicos.

Salimos de casa de mis padres y Samuel condujo a casa de Karla, estaba a unos quince minutos de mi casa por lo que bobeamos durante el camino.
Al llegar ya había mucha gente dentro, tanto compañeros de instituto como de otros grados e instituciones, y estaba seguro que aún faltaba gente por llegar.
Fue una noche divertida, no hubo un momento en el que mi sonrisa desapareciera.
Ni Samuel ni yo consumimos una sola gota de alcohol.

-creo que es hora de irnos pequeño-me susurró Samuel al oído.

-pero quiero quedarme un rato más.

-es muy tarde y tu madre va a matarme, muchas gracias por invitarnos Karla.

-¿estáis jugando? No voy a dejar que vuelvan tan tarde, os puede pasar algo, llamen a sus padres y quédense en mi habitación.

Samuel me miro un segundo, y asintió con la cabeza, se hizo cargo de hablar tanto con sus padres como con los míos.

-mi habitación era al fondo a la izquierda, yo estaré en el piso de abajo con Alejandro, y al principio del pasillo se quedarán Sara y Marcos, si necesitan algo no duden en avisarme si necesitan algo.

-es muy amable de tu parte Karla, gracias.

-anda no es nada Guillermo, ¿para que están los amigos si no?

Subimos a la habitación de Karla, era bastante amplia y con decoración sencilla.
Al principio solo charlamos un poco, y siendo sincero aún sigo sin saber que fue lo que me armo de valor a comenzar a besarlo, esos besos aumentaron a ligeras caricias, ya habíamos vivido esto antes pero cuando coló su mano debajo de mi pantalón sabía que las cosas iban a tomar otro rumbo, fue nuestra primera vez, él fue suave y pasional, yo sentía que me moría, estábamos más que unidos, sigo creyendo que el ruido que ocasionamos se escucho por toda la casa aunque Samuel siga afirmando lo contrario.

*Fin del Flasfhback*

-¿en que piensas chiqui?

-en nada-susurre.

-ya claro, te has ruborizado a mí no me engañas, has pensado en ese día, ¿cierto?

Asentí ligeramente, Samuel soltó una risita.

-¿recordaste cuando me rogabas por más? ¿O cuando te bese ahí?

-eres un sucio, cállate ya.

Y aunque si pensé en esos momentos que el dijo, no lo admitiría, después de tanto tiempo juntos seguía siendo tímido en ciertos aspectos.

-hemos llegado.

Por suerte el auto de Karla estaba aparcado frente a la casa, me había librado de la posibilidad de que su hermano nos abriera a la puerta.
Tocamos el timbre, unos segundos bastaron para que Karla nos abriera.

-¡pero si es mi parejita preferida!

-¿como estas Karla?

-genial, ¿y tu guille?

-estoy bien también, eh, Samuel me dijo que viniéramos por…

Su mirada se posó en Samuel y asintió.

-oh cierto, eh, los llevaré a mi habitación.

-¿ella sabe?-le susurré a Samuel.

-he escuchado a Marcos hacer tantas cosas guille, si lo sé pero eh no te preocupes que nunca le conté a nadie.

Sentí como mis mejillas ardían de nuevo, y tanto Karla como Samuel soltaron una risa, desgraciados.
Llegamos a la habitación, seguía igual que antes, en una de las almohadas había una nota.

-os dejo solos, búsquenme en la cocina antes de irse, ¿vale?

Karla abandonó la habitación, Samuel observaba la cama en silencio, yo sé en lo que está pensando.

-“tantas cosas pueden suceder en una simple cama, aún recuerdo ese día Guillermo, jamás lo olvidaré. Nos acercamos al presente, al entrar a la universidad logramos coincidir en día clases ¿cuál fue la clase en la que el profesor nos descubrió dándonos un pico?” En clase de francés, gracias a eso el profesor Rafael dio una clase sobre el amor.

-y no paro de mirarnos mientras lo decía, creo que le agradábamos.

-¿lo dudas? Éramos sus favoritos.

La universidad no quedaba lejos de aquí, decidí conducir yo hasta allí, al llegar nos dirigimos al edificio en el que el profesor Rafael impartía su clase.

-quedan diez minutos, podemos esperar a que termine la clase.

-yo voy a tocar a la puerta.

-no puedes interrumpir una clase Samu.

Pero no le importo pues toco a la puerta, Rafael abrió a la puerta y una sonrisa se dibujó en su rostro.

-¡pero miren quien esta aquí! Samuel, Guillermo, no tengo clases con ustedes el día de hoy.

-lo sé profe Rafa pero Samuel dijo que había una nota aquí.

-¡oh claro! Lo había olvidado, clase ellos son Samuel y Guillermo la imagen pura del amor.

Ambos nos ruborizamos, él siempre compartía lo que veía con la clase, más de una vez nos vio tomados de la mano y más de una vez nos dijo lo mucho que nos admiraba.
Tome la nota que estaba pegada en el pizarrón, y nos despedimos del profesor y de su clase, nos dirigimos a la cafetería para comprar unos panecillos mientras leía la nota.

-“Bonjour Guillermo, espero que no me hayas matado por el lugar donde se encontraba esta nota, no pude evitarlo, cada vez nos acercamos más al lugar final, ¿recuerdas el día que nos mudamos juntos? Fue un caos comprar los muebles, yo era muy delicado para este tipo de cosas y tú sólo querías lo básico, ¿que fue lo primero que compramos?” Creo que fue sofá, ¿no?

Samuel asintió, esta vez condujo él pues yo no sabía cómo llegar al local.
Comenzamos a charlar sobre la posibilidad de renovar la sala pues algunos cojines se veían un poco viejos a pesar de que los compramos a nuestros inicios de universidad, hace dos años.

-pero si los compramos no voy a permitir que compres unos que no combinen.

-Samuel, nuestros sofás son negros, ¿que no combina con el negro?

-el café, ¿has intentado combinarlos? Es espantoso.

Sonreí, algunas mañas nunca cambian.

Llegamos al local, aquí comprábamos todos nuestros vasos, platos, cojines, sabanas, todo, ya nos conocían los que trabajaban aquí.

-buenos días jóvenes, ¿en qué puedo ayudarlos-no saludo un hombre mayor.

-yo los atiendo Jorge, son clientes frecuentes.

-¿que tal maria?

-todo bien, ¿y tu? Hace meses que no veníamos.

-me alegra verlos aquí en realidad, de hecho quiero mostraros algo.

María nos llevó a la zona de sofás, en uno blanco con cojines negros había una nota, Samuel y ella intercambiaron miradas, todo mundo sabía que sucedería menos yo.

-tengo que irme a atender clientes pero espero verlos pronto.

Nos despedimos de ella.

-¿todo mundo sabe de que se trata esta sorpresa?

-no todo mundo, tú no lo sabes.

-ja ja ja, que gracioso eres.

-ya me lo habían dicho, gracias, anda lee la note por favor.

-“te conozco tan bien que se que estás comiendo ansias y mueres por saber de que se trata esto, pero paciencia pequeño guille, aún tienes que saber dónde es que he comprado tantos detalles para ti, un día te lleve, ¿lo recuerdas?” Tío crees que tengo memoria fotográfica, se que es cerca de la pastelería de la plaza pero no se con exactitud.

-no me sorprende, anda yo te llevo.

Samuel me daba al menos dos regalos por semana, sean flores, dulces, detalles hecho a mano, cualquier cosa que se le ocurría me lo regalaba, un día me llevó a la florería que suele ir para comprarle un ramo a mi hermana Karol, a ella le encantaron tanto como a mí me encantan las que Samuel me da.

-es aquí, menuda memoria tienes chiqui, ¿no quieres unas pastillas para el Alzheimer?

-que tonto eres.

-pero así me quieres, ¿no?

Suspiré y bese su mejilla.

-claro que te quiero.

Entramos a la florería, el rostro de aquella mujer de la tercera edad se iluminó al ver a Samuel.

-¡Samuel mi niño! Qué alegría tenerte aquí, ¿has venido por el encargo?

-exactamente señora Laura, le presento a guille creo que no lo conocía.

-no había tenido el gusto, mi niño Samuel simple habla de ti.

-el gusto es mío señora.

La mujer tomo un ramo de tulipanes rojos en los que había una nota.

-las mejores flores que recibí hoy para el mejor chico que conozco, espero les guste.

-son preciosas-dijimos al unísono.

La mujer sonrío y nos dio un tímido abrazo a ambos.

-que tengan un lindo día.

Salimos de la florería, nos sentamos en una banca y tome la note que colgaba del ramo.

-“cada día que te compró flores compro unas distintas, solo porque cada una de ellas son casi tan hermosas como tú, y bueno me gusta darte sorpresas, ¿aún tienes la llave? Esa abre la puerta a mi corazón, dirígete al apartamento, hay una sorpresa ahí”

Mire a Samuel, mire la note, mire las flores y lo volví a ver a él.

-¿recorrimos casi toda la ciudad para…

-volver al apartamento al final, si-respondió Samuel completando mi oración.

Tome los tulipanes y caminamos hacia el auto, por más que intentaba armar cabos nada cuadraba en mi cabeza, ¿que planeaba?
Un poco de tráfico aplazó la llegada a casa, pero después de unos minutos finalmente llegamos.

-¿cómo demonios?

Había una nota en la puerta.

-pero si yo cerré la puerta antes de irnos, ¿como las has…? Tú me sorprendes cada día más Samuel.

-ya te dije que un mago no revela sus secretos.

-“busca una caja en mi armario, ahí está mi corazón”

Lo miré confundido, el se limitaba a sonreír sin decir nada.
Abrí la puerta del apartamento, no me detuve a cerrar la puerta seguro que el la cerrará, entre a su habitación, la puerta del armario estaba llena de corazones rosas y rojos, tome la caja de madera en la que estaba pintado un corazón y una “S” y una “G”, abrí el pequeño candado que tenía, abrí la caja y me encontré con un anillo de oro.

-se que somos muy jóvenes pero llevamos siete años siendo pareja y aunque no nos casemos pronto estoy seguro de que quiero pasar el resto de mi días a tu lado Guillermo Díaz-me gire y me tomo con Samuel arrodillado-¿aceptas?

Me limité a asentir mientras las lágrimas salían de mis ojos, no cabe duda de que tú Samuel de Luque cada día me sorprendes más.

No pertenecer a ninguna religión no me hace ser ateo. Ser ateo no me hace ser mala persona. Ser cristiano no me hace un santo. 

Yo defino mis creencias y lo que pienso. Yo tomo mis propias decisiones. Mi cuerpo, mi elección. Solo procura no lastimar a nadie mientras descubres quien quieres ser. Tu libertad termina en la libertad del otro. Las personas que queremos no nos pertenecen.  Todo es temporal. Todo cambia. Disfruta mientras puedas. Toma riesgos, porque hay por lo menos posibilidades de ganar. No eres menos que nadie, eres tú y eres un milagro del universo y debes procurar hacer de tu existencia la mejor posible. Ríe, llora, grita, siente. No ocultes tus emociones, vívelas a flor de piel.  Abraza, besa, ama. No prestes atención a los mensajes de odio. No dejes nunca que apagen tu luz, naciste para vivir tu vida, no lo que lo demás esperan de ti. Haz cosas que amas, no lo que otros esperas que hagas. No actúes para evitar que se decepcionen de ti, porque al unico al que vas a decepcionar es a ti mismo, la única opinión referente a ti que te debe importar es la tuya y la de nadie mas.