Eso se siente. Se siente cuando alguien te quiere a pesar de todo; alguien que siempre te dará una segunda oportunidad, aunque hayas hecho tonterías muy grandes, que no se cansa de aceptarte, tocarte o sonreírte.