Táchira

Hoy un Guardia Nacional de 23 años ha asesinado de un tiro en la cabeza a un niño de 14 años que estaba cerca de una protesta en San Cristobal (Táchira) Venezuela.

En la última semana han aparecido tres estudiantes muertos en Los Andes y otros dos en  Caracas, todos ellos han aparecido con un disparo en la cabeza.

Hace dos semanas el régimen aprobó  legalmente el uso de armas de fuego para disolver manifestaciones.

Los asesinos de todas las personas fallecidas en este último año de protesta siguen en libertad, son 43 personas cuya muerte siguen impunes.

SOS Venezuela

Venezuela, San Antonio del Táchira : General view of the ruins of Potosi, a town inundated over 30 years ago when a hydroelectric plant was built in Tachira state in western Venezuela, pictured June 4, 2016.
Due to the drought caused by the El Niño climate phenomenon, the ruins of Potosi, a village nestled in the Venezuelan Andes, reemerged after more than 30 years under water.  / AFP PHOTO / GEORGE CASTELLANOS                        

10

In Venezuela, Protest Ranks Grow Broader

By WILLIAM NEUMANFEB. Feb. 24, 2014 (The New York Times)

Photos by Meridith Kohut for The New York Times


SAN CRISTÓBAL, Venezuela — As dawn broke, the residents of a quiet neighborhood here readied for battle. Some piled rocks to be used as projectiles. Others built barricades. A pair of teenagers made firebombs as the adults looked on.

These were not your ordinary urban guerrillas. They included a manicurist, a medical supplies saleswoman, a schoolteacher, a businessman and a hardware store worker.

As the National Guard roared around the corner on motorcycles and in an armored riot vehicle, the people in this tightly knit middle-class neighborhood, who on any other Monday morning would have been heading to work or taking their children to school, rushed into the street, hurling rocks and shouting obscenities. The guardsmen responded with tear gas and shotgun fire, leaving a man bleeding in a doorway.

“We’re normal people, but we’re all affected by what’s happening,” said Carlos Alviarez, 39, who seemed vaguely bewildered to find himself in the middle of the street where the whiff of tear gas lingered. “Look. I’ve got a rock in my hand and I’m the distributor for Adidas eyewear in Venezuela.”

The biggest protests since the death of the longtime leader Hugo Chávez nearly a year ago are sweeping Venezuela, rapidly expanding from the student protests that began this month on a campus in this western city into a much broader array of people across the country. On Monday, residents in Caracas, the capital, and other Venezuelan cities piled furniture, tree limbs, chain-link fence, sewer grates and washing machines to block roads in a coordinated action against the government.

Behind the outpouring is more than the litany of problems that have long bedeviled Venezuela, a country with the world’s largest oil reserves but also one of the highest inflation rates. Adding to the perennial frustrations over violent crime and chronic shortages of basic goods like milk and toilet paper, the outrage is being fueled by President Nicolás Maduro’s aggressive response to public dissent, including deploying hundreds of soldiers here and sending fighter jets to make low, threatening passes over the city.

On Monday, the state governor, who belongs to Mr. Maduro’s party, broke ranks and challenged the president’s tactics, defending the right of students to protest and criticizing the flyovers, a rare dissent from within the government.

Polarization is a touchstone of Venezuelan politics, which was bitterly divided during the 14-year presidency of Mr. Chávez, Mr. Maduro’s mentor. But while Mr. Chávez would excoriate and punish opponents, he had keen political instincts and often seemed to know when to back off just enough to keep things from boiling over.

Now Mr. Maduro, his chosen successor, who is less charismatic and is struggling to contend with a deeply troubled economy, has taken a hard line on expressions of discontent, squeezing the news media, arresting a prominent opposition politician and sending the National Guard into residential areas to quash the protests.

Two people were killed on Monday, including a man here in San Cristóbal who, according to his family, fell from a roof after guardsmen shot tear gas at him. There is disagreement on whether all the deaths nationwide cited by the government are directly associated with the protests, but the death toll is probably at least a dozen.

In the neighborhood of Barrio Sucre, residents said they were outraged last week when a guardsman fired a shotgun at a woman and her adult son, sending both to the hospital with serious wounds. In response, the residents built barricades to keep the guardsmen out. On Monday, after guardsmen made an early sortie into the neighborhood, firing tear gas and buckshot at people’s homes, the inflamed and sometimes terrified residents prepared to drive them back.

Across town, Isbeth Zambrano, 39, a mother of two, still fumed about the time two days earlier when the National Guard drove onto the street, where children were playing, and fired tear gas at residents. Now she sat in front of her apartment building, casually guarding a beer crate full of firebombs.

“We want this government to go away,” she said. “We want freedom, no more crime, we want medicine.” Around her neck, like a scarf, she wore a diaper printed with small teddy bears. It was soaked in vinegar, to ward off the effects of tear gas, in case of another attack.

Unlike the protests in neighboring Brazil last year, when the government tried to defuse anger by promising to fix ailing services and make changes to the political system, Mr. Maduro says the protesters are fascists conducting a coup against his government. He has largely refused to acknowledge their complaints, focusing instead on violence linked to the unrest. Here in Táchira State, he says the protests are infiltrated by right-wing Colombian paramilitary groups, and he has threatened to arrest the mayor of San Cristóbal.

Mr. Maduro’s stance is mirrored by the intensity among the protesters. While he has called for a national conference on Wednesday and some opposition politicians have urged dialogue, a majority of protesters here, most of them longtime government opponents, rejected that option.

“They’ve been mocking us for 15 years, sacking the country,” said Ramón Arellano, 54, a government worker, while a burning refrigerator in the street behind him blotted out the sky with a cone of black smoke. “A dialogue from one side while the other turns a deaf ear, that’s not fair.”

Like most of the protesters here, Mr. Arellano said he wanted a change of government. Protesters say that could be achieved by having Mr. Maduro resign, or be removed through a recall election or changes to the Constitution.

Mr. Maduro says he will not leave office, and he continues to have wide support among those loyal to Mr. Chávez’s legacy.

Táchira State, and especially San Cristóbal, the state capital, are longtime opposition strongholds. The opposition presidential candidate, Henrique Capriles, received 73 percent of the vote in San Cristóbal when he ran against Mr. Maduro last April.

A city of 260,000, San Cristóbal was almost completely shut down on Monday. Residents had set up dozens of barricades all around town. In many areas, residents set out nails or drove pieces of rebar into the pavement, leaving them partly exposed, to puncture tires.

In Barrio Sucre, Escarlet Pedraza, 19, showed two motorcycles that she said had been crushed by National Guard troops, who drove armored vehicles over them. She recorded the event on her cellphone camera.

Later, residents burned tires and threw rocks at guardsmen, who advanced and entered a side street, firing tear gas and shotguns directly at the houses.

The guardsmen broke open a garage door in one house and smashed the windshield of a car inside. The house next door filled with tear gas and the family inside, including two young children, choked in the fumes. “I’m indignant,” said Victoria Pérez, the mother, weeping. “This is getting out of hand. It’s arrogance, it’s a desire for power.”

A student, his face covered with a cloth, kicked angrily at a house where a pro-government family lives, shouting at them to join the protest. Other residents rushed in to stop him.

Nearby, a neighbor, Teresa Contreras, 53, flipped through the channels on her television, showing that there was no coverage of the violence, a sign, she said, of the government control over the news media.

Earlier, Andrea Altuve, 38, a teacher, watched the preparations for the coming battle, with people adding to barricades and children pouring gasoline into beer bottles for makeshift bombs.

“It looks like a civil war,” she said. “They are sending the National Guard into the neighborhoods out of fear.”

A version of this article appears in print on February 25, 2014, on page A1 of the New York edition with the headline: In Venezuela, Protest Ranks Grow Broader.

© 2014 The New York Times Company

Francia insta a la mediación internacional para terminar la crisis en Venezuela

PARÍS (Reuters) - Francia instó el jueves a que se ponga en marcha una mediación regional o internacional entre el Gobierno de Venezuela y grupos de la oposición para terminar con la creciente violencia en la nación petrolera.
Cientos de miles de personas han salido a las calles de Venezuela desde comienzos de abril para reclamar que se realicen elecciones, pedir la liberación de activistas presos, solicitar asistencia internacional y protestar para que se respete la autonomía del Congreso liderado por la oposición.
El Gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro, dijo el miércoles que envió más de 2.000 militares y otros 600 efectivos de operaciones especiales al estado Táchira, en la frontera con Colombia, donde las protestas antigubernamentales han devenido en disturbios durante los últimos días.
“Para Francia, junto con sus socios europeos, la prioridad es el inmediato fin de la violencia a través del respaldo a una mediación regional o internacional que tenga la confianza de ambas partes -el gobierno y la oposición- para ayudar a restablecer el diálogo y la estabilidad”, dijo a periodistas el portavoz de Exteriores Romain Nadal.
Las declaraciones del portavoz se realizaron durante una conferencia de prensa de rutina en París.
La embajadora estadounidense ante Naciones Unidas, Nikki Haley, advirtió la víspera de que si se deja que la situación escale podría llevar a una crisis internacional grave como la de Siria.

7

Plantón antitaurino realizado por la organización AnimaNaturalis-Venezuela, en la Plaza Bolívar de Táriba, estado Táchira, el 14 de agosto de 2014. La acción se llevó a cabo en rechazo a las corridas de toros anunciadas para conmemorar las 49 Ferias de la Virgen de la Consolación de Táriba. Una vez más Anima Naturalis, y activistas alzan la voz para decir “tortura no es arte ni cultura”.

El niño que no volvió a casa

Se llamaba Kluiverth Roa y tenía 14 años, era estudiante de segundo año de bachillerato en el Liceo Agustín Codazzi de San Cristóbal, la capital tachirense, Venezuela.

Por Daniel Arzola.

Fue asesinado en las inmediaciones de la Universidad Católica del Táchira, UCAT. Allí, los estudiantes se enfrentaban a funcionarios de la Policía Regional del Táchira, la consigna era la misma de hace un año, la ausencia de medicinas, la censura en los medios de comunicación, la inseguridad, que ha dejado cerca de 25.000 asesinatos en Venezuela por año, la libertad a estudiantes y preso políticos, y ahora la impunidad, de aquellos caídos, casi siempre con disparos a la cabeza, en aquellas nefastas represiones del año 2014.

El pasado 10 de febrero la ONU mostró su preocupación por la Resolución 008610 aprobada en Venezuela. Una resolución del Ministerio de la Defensa que indica que las Fuerzas Armadas podrán aplicar el “método del uso de la fuerza potencialmente mortal” durante manifestaciones, cuando la situación lo requiera.

Sin embargo, desde hace más de diez años, y sobre todo los últimos dos, el artículo 68 de la Constitución venezolana que  prohíbe el uso de armas de fuego y sustancias tóxicas contra manifestaciones, ha sido vulnerado en reiteradas ocasiones.  Y no sólo por el uso de gases lacrimógenos, sino por el empleo  desproporcionado de la fuerza y disparos a quema ropa, evidenciados en vídeos amateur e informes de Amnistía Internacional y Human Rights Watch.

Fuentes oficiales del Estado venezolano, reportaron que el asesino de Kluiberth Roa se encuentra detenido. El presidente Nicolás Maduro, indicó que el asesinato del joven de 14 años, es producto de un plan de adoctrinamiento de la derecha venezolana que enseña a los jóvenes a odiar. Sin embargo, no fue Kluiverth Roa quien apretó el gatillo.

Hoy, Kluiverth Roa, se suma a los nombres de Jimmy Vargas, Luis Gutiérrez Camargo, Daniel Tinoco, Anthony Rojas y Franklin Alberto Romero Moncada. Los nombres de una cruel historia que manchó a Táchira de sangre una vez más.

Carta de mi prima venezolana (hija de exiliados políticos de la dictadura uruguaya) en la cual nos explica a la familia la grave situación en Venezuela en estos días. Recomiendo su lectura.


Solos

Por estos días vi la foto de los presidentes latinoamericanos posando con Raúl Castro en Cuba. Una foto por decir lo menos curiosa, de varios hombres y mujeres que en su mayoría pasaron media vida tratando de convencer a sus conciudadanos de que eran la mejor opción de gobierno en sus países, luchando por sus ideas justas o injustas, ganando con enorme esfuerzo unas elecciones, que sonreían junto al designado heredero de la monarquía cubana. Como siempre que veo una cosa así, me acordé de Yoani Sánchez, me la imaginé en el piso de un carro recibiendo patadas en la cara, aquella vez que se la llevaron por andar escribeindo un blog, y me pregunté si la lluvia de golpes sería tal vez distinta si ella supiera que quien iba a salir mañana a defenderla y a acusar a los esbirros del régimen no era, digamos, la bestia de George Bush. Yo cuando pienso en los cubanos siempre termino diciéndome lo mismo: solos, los dejamos solos.

Eso de la foto fue antes de que empezaran las protestas en Venezuela. Claro que yo no iba a a protestar, no porque no sobren razones, sino porque me parecía que se estaba llamando a tumbar el gobierno. Entonces fue cuando otra vez, otra muchacha de la universidad en el Táchira fue atacada por unos malandros en pleno día, estuvo a punto de convertirse en otra de las decenas de miles de personas asesinadas por año en Venezuela (las cifras son oficiales), y los muchachos dijeron basta. Y salieron, protestaron, se portaron mal, quemaron cauchos, trancaron calles. Agarraron a unos cuantos, y los mandaron, sin proceso alguno, directamente a la cárcel de Coro a mil kilómetros de distancia. En una de esas demostraciones del surrealismo venezolano a las que nos hemos acostumbrado últimamente, los presos hicieron una protesta violenta y dijeron que esos muchachos no podían entrar en la cárcel, aquí solo hay criminales, dijeron, los estudiantes no deben estar aquí.

Así empezó todo, y aquí en Mérida esa misma tarde estaban protestando los estudiantes. Y salió Leopoldo López a llamar a una marcha. Tampoco iba a ir, no me gusta nada Leopoldo López, aunque tengamos enemigos comunes, y pienso que Henrique Capriles tenía mucha razón y mucho valor en llamar a que no se saliera a descargar la frustación sin ton ni son, arriesgando la vida de los estudiantes. Pero resultó que la noche anterior a la marcha salieron con mas fuerza que nunca los llamados “colectivos”. En Mérida se llaman Tupamaros. Todos los conocemos. Tienen motos, andan de a dos. El de atrás lleva el arma. Se cubren la cara. La mayoría viven en unos edificios que antes eran residencias de estudiantes, y donde ahora la policía no entra. Tienen también un “brazo civil”, digamos, que participa en las elecciones. Esa tarde salieron, rompieron las puertas de un edificio donde viven varios amigos míos, entraron con las motos. Disparando. Así en varios edificios donde viven estudiantes que salen a protestar siempre. Se pasearon por la ciudad, y las “ballenas” anti disturbios de la policía venían detrás de ellos apoyando. El patrón se ha repetido en todos estos días de manifestaciones en todo el país: sueltan a los colectivos adelante, con las motos, armados, y la guardia nacional viene atrás. Lo que pasa es que yo vivo aquí en Mérida y eso no lo vi en una foto de twitter: lo vi.

Por eso yo fui a la marcha, vestida de blanco como todos. No porque hay una conspiración del imperio para tumbar a Maduro en la que yo participo, ni porque me convencieron con un folletito de la CIA de dejar de ser la hija de un exiliado político de la dictadura uruguaya para convertirme en una fascista de la ultraderecha, para usar el término con que me llama nuestro presidente. Salí, con miedo eso sí porque las balas no me gustan, a decirles a los criminales de las motos que la ciudad no es de ellos, es nuestra, que podemos caminar por sus calles cuando queremos, que no pueden decirnos con sus motos y sus pistolas adónde no ir. Salí porque si mi padre estuviera vivo, habría salido conmigo del brazo con los estudiantes. Y fue hermoso, y cantamos, y se nos unió toda la ciudad en la manifestación más grande que se había visto hasta entonces. Y entonces vino la noche, y de nuevo salieron las motos. Me llamó una amiga, atrincherada en su apartamento: vienen los “tupas”, y la policía los proteje, y quién nos defiende a nosotros.

Los tupas. No escogieron el nombre por casualidad. Lo escogieron sabiendo que hay muchos, demasiados, tristes intelectuales de la así llamada izquierda latinoamericana, para quienes el discurso y el nombre lo es todo. Usted dice tupamaro, y ellos piensan en los torturados de la dictadura uruguaya, no en los muchachos que salieron ayer mostrando las heridas que la Guardia Nacional Bolivariana les hizo cuando los detuvo. Son el tipo de gente que si usted le dice guerrillero, ellos piensan en un joven buenmozo de barbita con una boina negra y su estrellita blanca, no en un anciano narcotraficante colombiano sin escrúpulos que es capaz de secuestrar niños para llevarlos a pelear a la selva. Son el tipo de gente que piensa que Chávez nacionalizó el petróleo venezolano y nunca se fijaron en la fecha. Son gente a la que usted les dice que los políticos venezolanos de oposición no salen en ninguna televisión venezolana desde hace meses porque está prohibido, y dicen: ah, pero. Y uno sabe que si mañana en su país prohibieran aparecer a los políticos de oposición, se indignarían. Que no estarían contentos si supieran que la tercera parte de los ministros de su país son militares, que oficialmente no hay separación de poderes, que el jefe del ejército juró que la oposición jamás ganaría una elección en este país, que la presidenta del Consejo Nacional Electoral celebra todos los años el aniversario del golpe de estado que quiso dar Chávez, y me paro porque la lista es larga.

En este momento en las calles de Venezuela está ocurriendo una tragedia. No es que hay disturbios y la policía antimotines dispara bombas lacrimógenas y muere alguno, no es eso, que lamentablemente pasa en todo el mundo a cada rato. Es que hay grupos armados financiados por el estado, disparando y matando. Y hay una censura informativa total. Debería bastar que se supiera eso, debería bastar saber que en Táchira cortaron internet y sobrevuelan las ciudades aviones de guerra, que cerraron las emisoras de cable que daban noticias, debería bastar saber que están atacando a los periodistas, que hay estudiantes muertos, para que el intelectual de izquierda levante por fin los ojos de su enésima edición de “Las venas abiertas de América Latina” y mire alrededor, descubra que el siglo es el 21, que el muro de Berlín cayó, que los muchachos de la Sierra Maestra envejecieron y ahora no dejan a sus nietos gobernar, ni escribir un periódico nuevo, ni salir de su país, ni fundar un partido político, ni gritar abajo el gobierno. Que si en Venezuela no hay ni pan ni medicinas ni leche no es porque Obama está conspirando día y noche contra nosotros. Que somos perfectamente capaces de hundir económicamente un país sin ayuda de ninguna transnacional imperialista. La gente aqui piensa que los gobiernos latinoamericanos no dicen nada ante las atrocidades de este momento en Venezuela porque tienen intereses económicos. Yo pienso que no, yo pienso que es por la misma razón por la que se sacaron la foto aquella: porque viven en el siglo pasado.

Sí, Maduro dice que yo soy una fascista violenta de la ultraderecha que esta en una conspiración internacional para tumbar su gobierno. Que lo diga. Yo mañana vuelvo a salir con los muchachos, a exigir al gobierno que desarme a los colectivos, a decir que las calles son nuestras, a recordar a la estudiante que murió con una bala en la nuca, a darle fuerza a la otra que perdió un ojo. Y saldré con el mismísimo exacto orgullo, inocencia y alegría con que salen todos los estudiantes de América Latina a gritar viva la U, viva la Universidad, muera la bo, muera la bota militar. Y no, no les voy a explicar a los izquierdistas nostálgicos lo que pasa, ni les voy a mostrar los videos y a jurarles que es verdad, ni me voy a sentar a discutir con ellos cosas tan elementales como el derecho a la libertad de expresión, porque estoy, estamos, hartos. Está a la vista, mírenlo, mírennos. Estoy segura de que habrá (que hay) muchos que entiendan, y que esos no nos dejarán solos.

2

LETANÍA (para mechudos)
Por los que le conjugan a uno los verbos en la cara
-¡Piedra con las vitrinas!-
Por los que dejan hablar pero no escuchan
-¡Piedra con las vitrinas!-
Por los mendigos que mueren en los portales
-¡Piedra con las vitrinas!-
Por los dictadores que mueren de muerte natural
-¡Piedra con las vitrinas!-
Por los que usan corbata
-¡Piedra con las vitrinas!
Por cada árbol cortado sin motivo
-¡Piedra con las vitrinas!-
Por los motivos para cortar un árbol
-¡Piedra con las vitrinas!-
Por los obreros destripados en la noria
-¡Piedra con las vitrinas!-
Por los obreros destripados en la vida
-¡Piedra con las vitrinas!-
Por los enemigos de las causas perdidas
-¡Piedra con las vitrinas!-


Antonio Mora Crónicas de Acirema

concepto y modelaje: kamihacker, airam•zr y alzheimer

youtube

Bandera desplegada durante el Venezuela - Bolivia

Lloré :’)

Hemos venido para dar los ojos.
Para dar las manos.
Para dar el corazón.

Hemos venido para darlo todo.
Para abrir con nuestros dedos el mundo
y darle luz.
Para llamar las cosas por un nombre
que las haga nacer.

Por eso, ahora, estamos destruyéndonos.
Por eso,
cada día,
se habrá de ir un poco de nosotros.

Por eso,
—por eso siempre—
nuestra angustia será recobrarnos.
Y estaremos lejos,
cada vez más lejos,
como una resaca que nos arrastra mar adentro.

Es imposible amar
a quien ya tiene algo de nosotros.

A quien ya tiene olvido en nuestro propio recuerdo.

A quien halla su rostro en nuestro rostro.
A quien —sin comprenderlo—lleva nuestros ojos.
A quien nos queda, apenas, como un sitio
en el diario morir.

Marco Ramírez Murzi 

PERRITA EN ADOPCIÓN PERRITA EN ADOPCIÓN PERRITA EN ADOPCIÓN PERRITA EN ADOPCIÓN PERRITA EN ADOPCIÓN PERRITA EN ADOPCIÓN PERRITA EN ADOPCIÓN PERRITA EN ADOPCIÓN PERRITA EN ADOPCIÓN PERRITA EN ADOPCIÓN PERRITA EN ADOPCIÓN 

Esta hermosa perrita se llama Atenea, tiene poco más de ocho meses de edad y es propiedad de un amigo, que por razones de espacio -vive en un apartamento- no puede seguir teniéndola.

Si alguno de ustedes egoístas la puede acoger, les estaría muy agradecido.

http://sinpellido.tumblr.com/ask

Reblog por la causa!!!