Simón Díaz

Caballo viejo
  • Caballo viejo
  • Simón Díaz
  • Cuenta y canta
Play

Caballo viejo

Cuando el amor llega así
de esta manera,
uno no se da ni cuenta.
El carutal reverdece,
el guamachito florece
y la soga se revienta.

Caballo, le dan sabana
porque está viejo y cansao,
pero no se dan de cuenta
que un corazón amarrao,
cuando le sueltan las riendas
es caballo desbocao.

Y si una potra alazana
caballo viejo se encuentra,
el pecho se le desgrana
y no le hace caso a falsetas,
y no le obedece al freno,
ni lo paran falsas riendas.

Cuando el amor llega así
de esta manera,
uno no tiene la culpa.
Quererse no tiene horario
ni fecha en el calendario
cuando las ganas se juntan.

Caballo, le dan sabana
y tiene el tiempo contao,
y se va por la mañana
con su pasito apurao
a verse con su potranca
que lo tiene embarbascao.

El potro da tiempo al tiempo
porque le sobra la edad.
Caballo viejo no puede
perder la flor que le dan,
porque después de esta vida
no hay otra oportunidad.

— Simón Díaz

youtube

Hot 94 - Caballo Viejo

youtube

Así es como se enamora tu corazón con el mío …

Querido Tío Simón,

Siempre pensé en escribirte esta carta, porque quería dejar explícitas muchas cosas que me tenía reservadas. Pero llegó un momento aciago que dispersó mis intenciones y más aciago aún se tornó cuando me enteré de tu partida.

Solo quería decirte que en las peores horas de desesperación, en distintos momentos de mi vida, tu voz siempre me regresó a ese sitio de calma y silencio, con pajaritos cantando, olor a frutas y flores silvestres, en medio de ese verde e interminable mar de sabana que tus tonadas evocan. Crecí contigo, y no sé cómo ni por qué, pero siempre te sentí presente, como un tío. Y en el momento de mayor confusión y dolor que tuve estando en tierras extranjeras, de no ser por ti y por mi cuatrico compañero, no hubiese recordado el profundo amor que guardo por mi país al cantar “cómo no quieres que tenga tantas ganas de volver”, con lágrimas en los ojos. Les hice honor a tus tonadas en cuanto pude, cantándolas en mi vuelta al mundo, creo que estarías orgulloso.

Gracias.

Infinitas gracias.

Por todo.

No quería dejar de decírtelo.

Desde el profundo cariño que tus obras inspiran, a mí y a generaciones de venezolanos, y en este momento tan necesitado, solo voy a decirte una cosa más:

Feliz viaje. Danos la bendición a todos tus sobrinos, tío.

Descansa en paz.