Rock-argentina

Watch on the-earth-story.com

Awesome panoramic view of Iguazu Falls just as the sun comes up.

Loco, no discriminés

¿Quién te creés que sos vos para tildar de careta a una persona porque nunca fue a un recital, o porque conoce menos canciones que vos, o incluso sólo las más conocidas? En serio ¿quién mierda te creés que sos para decir con tono asquerosito que estar muy manija por un recital es de pelotudo? ¿vos al recital vas a calificar la gente que va o a sentir la música? ¿vos una banda la escuchás por su público o por lo que te generan sus melodías y sus letras? 

Dejen de romper los huevos con quién sabe más sobre la historia de la banda, sobre sus integrantes. Dejen de joder la vida con cuántas canciones te sabes. Dejen por favor de hinchar las pelotas con que si te gusta el rock no podés escuchar otro género, y mucho menos la banda “contraria” a la tuya ¿vos te creés catador de públicos? Te aviso que no sos nadie, amigo. Que mientras vos sos un boludón que anda rebajando a los que comparten tus gustos, a tus hermanos, los que de verdad sentimos pasión, les compartimos conocimientos sobre eso que les genera intriga, curiosidad, y vos te negás a creerlo. 

La música es un folclore que gracias a algún ente, o lo que sea, en Argentina se propaga cada día más. La música es pasión, es amor. La música se siente. Es eso que te hace sentir estragos en todo el cuerpo, cosas inexplicables, te sube el corazón a la boca, y te da ganas de agitar los brazos y mover los pies. Y ni hablar de si fuiste a un recital, es cosa de locos. Un espíritu mayor a cualquier Dios se hace presente y se apodera de cada alma por un par de horas, te hace olvidar todos los problemas, te sentís libre. Porque es una marea de gente que va en la misma dirección, y si no vas con ellos, si no saltás, moriste. Es un ritual, o saltás y te la bancas o no entres. Y toda esa gente comparte con vos ese gustito por una canción, ese sabor agridulce de una canción que te choca (y si pinta llorar y abrazar a un desconocido, lo hacés, porque hasta el más marginal es tu hermano ahí) o esa euforia de tu canción preferida que te hace gritar hasta quedarte sin cuerdas vocales. Es un momento de la puta madre, lo esperás con ansias, lo vivís a flor de piel, y cuando termina no podés creer lo anecdótico que fue.

La música no es más que un sentir ¡Sientanlá, gritenlá, tarareenlá, bailenlá y dejen de romperle los huevos a sus hermanos!

“ A vos, ombligo del mundo,
el que siempre sale ileso.
Negate a tu no rotundo, 
decir que sí, no es exceso”