Ojo-de-dios

Primero, quiero pedirle disculpas a todos los que están leyendo esto. De verdad lo lamento. Estoy viniendo a ustedes en un momento de necesidad. Lo único que pido de ustedes es que lean la historia completa, eso es lo único que necesito. Mi nombre es Andrea, soy una madre soltera. No les digo esto con el propósito de recibir una medalla o de que me feliciten como muchas otras del círculo social al que pertenezco. Ellas sólo quieren palmaditas en la espalda y que les den reconocimiento; sólo quiero algo de tu tiempo. Veo a la maternidad como un fastidio. Es algo necesario, sí, pero es algo fastidioso también. Mi hijo se llama Jesse. Tiene once años. Jesse comenzó el quinto grado como cualquier otro niño. Él era un chico muy alegre, lleno de vida y con mucha energía. Todo eso cambió cuando conoció a Stan este martes. Stan era un estudiante que había acabado de ingresar al colegio. Se sentaba al lado de Jesse. Cuando fui a recoger a Jesse de la escuela él no paraba de decirme que Stan era su nuevo mejor amigo. No parecía actuar como él mismo. Estaba muy pálido y sudoroso. Le tomé la temperatura, pero no tenía fiebre. Le pregunté cómo le había ido en el colegio, pero lo único que decía era que Stan era su mejor amigo. “Stan es mi nuevo mejor amigo” Decía Jesse. “Lo sé, quisiera conocerlo alguna vez” Le respondía yo. “Mamá, Stan es genial. Debería presentártelo alguna vez. Es mi mejor amigo. El mejor amigo de todo el mundo entero.” Tuvimos esa misma conversación unas cien veces ese mismo día. Cuando acosté a Jesse en su cama, él me miro con lágrimas en los ojos. Puso su mano enfrente de su cara y me señaló con el dedo para que me acercara un poco. Volteé mi cabeza y él me dijo algo en la oreja que me dio un pequeño escalofrío. En ese momento no sabía porque me dio un escalofrío, pero lo hizo. “Tú me crees. ¿Verdad?” Me susurró. Me levanté de la cama para poder verlo de frente. “¿Qué si te creo qué, cariño?” “Stan,” Respondió. “Stan es mi mejor amigo.” Asentí con la cabeza y le volví a tomar la temperatura. No parecía tener fiebre, de nuevo. Me fui a mi cama, pero en realidad no pude dormir bien esa noche. El miércoles, cuando iba en camino de llevar a Jesse al colegio, se le veía muy extraño, me dijo que no quería ir a la escuela hoy. “¿Te sientes mal?” Le pregunté. “No” me contestó. Se estaba mordiendo el labio inferior de manera muy extraña. Nunca lo había visto tan nervioso. “No. Tengo que ir a clases.” Abrió la puerta del auto y se fue directo a la entrada de la escuela. Sin decirme te quiero. Ni siquiera un adiós. Nada. Caminó hacia la entrada del colegio con la cabeza baja. Presioné los frenos y di media vuelta para dirigirme al trabajo. Un niño estaba parado enfrente de mi carro. Dos segundos más y lo hubiera arrollado. El chico era pálido, con un cabello de color amarillo casi blanco y ojos de azul claro. Dio unos golpes en la parte delantera del auto como si fuera una puerta dos veces, me saludó, y subió las escaleras camino a la escuela. Cuando recogí a Jesse de la escuela ese día, se le veía más animado. Estaba solamente un poco más pálido de lo normal, pero de resto se le veía alegre. Me dijo todo lo que había hecho en la escuela. Me habló sobre dinosaurios, música, matemáticas, y luego me dijo sobre lo que hizo en el receso. “Y después de matemáticas tuvimos receso. Mamá, no creerás lo que hice hoy en el receso” “Dime” Le dije, sonriéndome a mí misma mientras conducía. Estaba pensando en las cosas que jugaba yo con mis compañeros cuando tenía su edad. Algo clásico, algo normal. “Me uní a una iglesia” Estaba un poco confundida. “¿Te uniste a una iglesia?... ¿En el receso?” Jesse asintió. “La iglesia de Stan.” Creí que era alguna cosa que se habían inventado los chicos para entretenerse. “¿Qué es la iglesia de Stan?” Le pregunté. “Es la iglesia de Stan, Mamá.” Jesse se rio como si hubiera hecho una pregunta obvia. “¿Y qué es lo que hacen ahí? Ya sabes, como miembros de esa iglesia” Le pregunté. “Muchas cosas. Hoy solamente hicimos la iniciación y escuchamos a Stan. Estaba hablando en palabras raras y divertidas, luego todos nos sentíamos cansados y nos acostamos un rato.” Estacioné el auto junto a la casa. “¿Eso fue todo?” Le pregunté. Eso sonaba raro, pero los chicos no parecían estar haciendo nada malo. “Stan nos dio volantes también” Jesse sacó un pedazo de papel arrugado de su bolsillo. Tenía tres palabras escritas en marcador negro. Iglesia de Stan. Al día siguiente, cuando fui a recoger a Jesse de la escuela, estaba convencida de que algo de verdad malo le estaba pasando a mi hijo. Estaba muy asustado y nervioso. “¿Qué te ocurre, cariño?” Pregunté, tocando su frente para sentir su temperatura. No tenía fiebre. “Jugamos al juego de las almas hoy” Dijo. Su cabeza estaba de lado. No se quedaba quieto en su asiento. Miraba a todos lados en el camino a casa. “¿El juego de las almas?” Le pregunté. Él sólo asintió con la cabeza, mirando a todos lados como si buscara algo. Una enorme cantidad de sudor corría por su cara. “¿Qué es el juego de las almas?” Pregunté. “Le dije que no quería hacerlo, pero él me dijo que dejaría de ser mi amigo si no jugaba con él.” “¿Cuándo fue eso? ¿Dónde estaban los profesores?” “Todo ocurrió en la iglesia,” contestó. Luego dijo casi susurrando, “Los adultos no pueden entrar a la iglesia.” “¿La iglesia de Stan?” Jesse asintió, con una lágrima deslizándose por su mejilla. “¿Qué es el juego de las almas, Jesse? Soy tu madre. Si tienes algún problema sólo dímelo.” “No puedo decirte, mamá. No puedo. Las reglas son malas. Son muy malas” “¿Y si le pregunto a Stan?” Pregunté “¿Él me dirá las reglas?” “¡NO!” Gritó Jesse, dándome un verdadero susto. “NO LE PREGUNTES A STAN LAS REGLAS. POR FAVOR, NO LO HAGAS, MAMÁ. POR FAVOR.” Estacioné el auto, asustada y confundida. “Promételo, mamá promételopromételopromételopromételopromételopromételoporfavor.” Jesse estaba balbuceando, estaba muy asustado. Lo agarré y comencé a sacudirlo, tratando de calmarlo. Se quedó dormido en mis brazos, así que lo llevé a su cama y lo acosté para dormirlo. Sólo necesita dormir. Me decía a mí misma. Lo único que necesita es dormir. Lo dejé en su cama y cené sola. Fui a verlo a su cuarto alrededor de las nueve antes de acostarme. Parecía estar profundamente dormido. Me desperté inmediatamente al oírlo gritando 18 minutos pasadas las 12 de la noche. Corrí hacia su cuarto, pero no estaba en su cama. Encendí la luz y Jesse salió del closet en el que se escondía, corriendo, como si algo lo persiguiera. Se abrazó a mi pierna, seguía llorando. Traté de calmarlo e intenté preguntarle qué pasaba. Nada de esto tenía sentido. Seguía gritando sobre el juego de las almas. Intenté volverlo a acostar pero no hacía caso. Finalmente, decidí llevarlo a la cama conmigo. Jesse se durmió inmediatamente. Yo me quedé acostada en mi lado de la cama mirándolo, acariciando su cabello, cuando de repente sus ojos se abrieron y me miró fijamente. “Le contaré las reglas del juego mañana después de clases, señora.” Me dijo. Luego volvió a cerrar los ojos. ¿Qué le estaba pasando a mi hijo? En la oscuridad, no podía hacer nada más que mirar el techo, moverme de lado a lado y mirar el baño. No pude dormir esa noche. ¿Sabes cuando estás apunto de dormirte pero a veces algo te despierta? A veces imaginas que te tropiezas y caes, y te obliga a despertarte. Eso me pasó por toda la noche, sólo que lo que me despertaba era una silueta que aparecía en la puerta del baño cada vez que se me cerraban los ojos. Pero cada vez que miraba atentamente no lograba ver nada. Cada vez que cerraba los ojos, la figura aparecía de nuevo, obligándome a despertar, sólo que cada vez aparecía más cerca de mí. Esto siguió pasando toda la noche, hasta que se hizo la hora de llevar a Jesse al colegio. Esta mañana Jesse se veía muy distante, como adormecido. Yo estaba igual, pero más exhausta. Pensé en preguntarle a Jesse sobre lo que ocurrió ayer. Pero temía que volviera a pasar lo mismo de ayer. Lo lleve de camino a la escuela. Él no decía nada, parecía un robot; sin vida ni emociones. Tiempo después de haberlo dejado en la escuela recibí una llamada, para que regresara a recogerlo. Había vomitado en clase. Cuando fui a recogerlo. Se le veía igual. Le pregunté varias cosas, pero sólo me rugía como respuesta. Iba a llevarlo al doctor después de que se cambiara de ropa. No dijo nada hasta que llegamos al estacionamiento. “¿Puede Stan venir hoy a casa?” me preguntó. “No te sientes bien, cariño. ¿De verdad quieres que venga hoy?” Le pregunté. Ya quería conocer a este chico, pero no parecía que Jesse quisiera tenerlo en casa. “Sí” Me respondió. “Okay, ¿Tienes el número de sus padres?” “Él ya le preguntó a sus padres, ellos dijeron que podía venir.” “Pues todavía tenemos que esperar a que salga de clases. Y aún así quiero hablar con sus padres.” “Okay.” Jesse bajó del auto y caminamos a la entrada de la casa. “¿Tienes su número?” Le pregunté, cerrando la puerta. “No” Me contestó. Le preguntaba cómo se suponía que hablaría con sus padres si no tengo su número y si no sé donde viven, pero alguien tocó la puerta. Yo estaba parada justo al lado de ella. Abrí la puerta, y parado en frente de ella estaba el chico pálido de ojos azules que casi atropello el otro día. Una chica muy parecida a él estaba a su lado. “¿Sí?” Les pregunté. “Hola Driz, ¿Está Jesse en casa?” Dijo el chico. No sé como sabía ese apodo. No me llamaban así desde la universidad, cuando mis amigas me lo habían puesto en una noche de ebriedad, era corto para Drizzy. “No” Le respondí. “Está bien” Dijo la niña que lo acompañaba. “Mi nombre es Devin, y creo que ya conoces a mi hermano Stan.” Stan sonrió y comenzó a hablar. “Las reglas del juego son muy simples. Regla uno: No pasar frente a espejos por la noche. Regla dos: No dejar ninguna puerta abierta cuando te vayas a acostar esta noche. Pregúntale a Jesse sobre la regla tres, y recuerda esto, un rechinido significa que estás haciendo algo mal, un crujido significa que estás a punto de perder. Cuando las luces se apaguen de repente, con suerte no verás la silueta oscura observándote en una esquina de la habitación. Con suerte no sentirás su respiración en tu cuello mientras caes al suelo. Y si escuchas un golpeteo. Bueno, con suerte nunca escucharás un golpeteo.” Stan se dio media vuelta y se fue con su hermana. Me les quedé viendo mientras se iban y agité mi cabeza. No iba a ser parte de su estúpido juego. Caminé a la cocina y me encontré con Jesse sentado en una silla a un lado de la mesa, llorando. “¿Qué ocurre, cariño?” Le pregunté. “Escuché un golpeteo” Me dijo entre sollozos. Mi boca estaba seca. “¿Cuándo termina el juego?” Le pregunté. “Nunca,” Me susurró. “El juego nunca termina” Mi corazón estaba latiendo muy rápidamente. “Cuál es la regla número tres, Jesse?” Su cara perdió toda expresión y trató de reunir aliento para decirme la última regla “Regla tres. Una vez que sepas todas las reglas, ya eres un jugador.” Mi corazón se detenía. “¿Qué ocurre cuando pierdes?” “Cuando sea de noche, los oirás llegar. Les gusta hacerte saber que están cerca.” “¿Quiénes?” “Stan y Devin” Dijo Jesse. “Vendrán de cualquier espejo o puerta abierta y te arrastrarán con ellos.” “¿Cómo ganas?” “Ganas si le cuentas a más personas las reglas del juego que la persona que te las contó a ti.” Como dije al principio, lo lamento. Pero gracias por ayudarme. Lo digo sinceramente. Ahora puedo disfrutar mi libertad de nuevo. Espero que disfruten su noche. Y saluden a Stan y Devin de mi parte.
Si eres homosexual, quiero que sepas que NO te odio. Yo soy un cristiano que cree que la Biblia es la Palabra de Dios y que toda práctica homosexual es pecaminosa, y que el matrimonio siempre será entre un hombre y una mujer. Pero, te lo prometo, no te odio. El mundo nos dice fanáticos religiosos, pero eso no es lo que la Biblia dice. Ambos somos pecadores. Si eres homosexual y tu corazón desea personas de tu mismo sexo, Dios lo llama pecado. Y si mi corazón desea dos o tres hombres, Dios lo llama pecado. Somos iguales ante los ojos de Dios. Y no te digo esto porque te odie, si no porque realmente te amo. Ve a Jesús, Él es el único que podrá hacerte feliz.

Ojo de Dios

Con una enorme gama de creatividad y diseño, Coras y Huicholes son por decirlo así artistas natos y sus representaciones nunca se rigen por un patrón determinado. Entre las principales representaciones estéticas están los “Ojos de Dios”. El padre o la madre del pequeño es quien hace el ojo de dios, como una especie de protección a los niños. “El Ojo de Dios” es una de las artesanías más típicas de los indígenas. Consiste en un conjunto de cinco rombos a base de cruces de madera tejidos con vistosos y múltiples colores.
Tiene varios significados: cuando nace un niño huichol y cumple un año de edad, conocido como “Wirraca o ave que canta” se lleva una ofrenda al templo o “Kalihuey” un ojo de dios que contiene un solo rombo; cumple dos años de edad se lleva un ojo de dios con dos rombos; y así año con año hasta completar cinco años de edad; porque suponen que a partir de esta edad el niño podrá llevar por sí sólo las ofrendas a sus dioses. Es entonces cuando padre e hijo se dirigen al mar y arrojan el ojo de dios, así dan gracias porque el niño hasta los cinco años, la edad más difícil sin ser atacado por alguno de los animales ponzoñosos como los alacranes.
También simboliza los cinco puntos cardinales del indígena; Norte, Sur, Oriente y Poniente; arriba y abajo. Los colores del ojo de dios o “Tzicuri”, simbolizan el poder y sirve para ver y entender las cosas desconocidas, cada color tiene un significado:
1. El negro es vida, es el color de “Tatei Aramara” (Océano Pacífico) donde vive la gran serpiente devoradora de hombres.
2. El azul es el color de la lluvia y el agua simbolizando por “Rapawiyene” y la laguna de Chapala.
3. El blanco esta asociado con las nubes, por lo cual los huicholes colocan pedacitos de algodón en las jícaras para pedir la lluvia, también significa la muerte.
4. El rojo significa la vida de Dios en el oriente, la zona de “Parierekua”, residencia del “Dios Peyote”.
5. El morado es la vida del hombre
En el aspecto textil, el huichol porta un suntuoso vestuario de manta ricamente bordado con hilo de colores y representando generalmente aves, venados, flores geométricas; el maíz, el peyote, el fuego y el sol.

2

Lately I’ve been captivated by ojo de dios (god’s eye) handmade mandalas. An indigenous craft with origins tracing to both the Pueblo and Huichol peoples, the ojo de dios is a spiritual eye that has the power to see and understand what we cannot see with the physical eye. For the Pueblo people, the ojo was made in solitude with deep contemplation and meditation, and was gifted as a blessing of a new home.

A traditional god’s eye is made in bright, celebratory colors but I’ve tried my hand at weaving my own in calming palettes, with mostly neutral, muted tones. So far I’ve made a few for our home, but I’ve already run out of space for how quickly I’ve been making them so I added two of them to the shop today.

He nacido oscuro para el resto del día

y tras una nube

el ojo de Dios guarda silencio.

Soy la sombra de todos los rostros,

dependiente de tiempo completo,

maestro por horas de miseria,

desempleado frente a las marquesinas.

Hoy llevo un dolor de piedra entre las manos.

Lejos de toda caridad

soy profeta y apóstol jubilado de la fe en mí mismo.

Oficio los silencios de la página.

Soy héroe,

peatón del instante y la sorpresa.

Aquí guardo la plegaria del azar

y una sensación de sed como aguja en las palabras.

Hoy no tengo necesidad de fingir

que elijo la vida que me toca.

cuánta
                            gente
que
                            duda
de
               la
                        existencia
de
                            Dios
mientras
yo:
                           Jesús
                       Guillermo
               lo
                          siento
y
               lo
                             veo
a
                           diario 
en
             una
                           forma
de
                              ser
en
             una
                          manera
de
                           hablar
pero
cuando
más
                      claramente
                lo
                             veo
es
en
               los
                             ojos
de
               mi
                            novia
en
los
ojos
de
                           Raquel
está
               mi
                             Dios
está
                el
                            amor.
—  Jesús Guillermo, Diez microodas para tus ojos, Raquel

DISCIPLINA DIVINA (#wtsedevo #JardinesInternos #disciplina)

He aquí, cuán bienaventurado es el hombre a quien Dios reprende; no desprecies, pues, la disciplina del Todopoderoso

JOB 5:17

He aquí el varón de la Tierra de Uz: varón perfecto, recto, temeroso de Dios y apartado del mal. Este varón lo tenía todo al parecer. Delante de Dios era intachable e íntegro. Dios le llega a decir a Satanás: “no has considerado a mi siervo Job, que no hay otro como él…“ Woow este hombre rompía el patrón, este hombre era único a los ojos de Dios, se merecía lo mejor y lo tenía. Era un hombre prospero, poderoso según el relato, respetado, con una cobertura espiritual especial, una familia hermosa y un tumulto de bendiciones extra. Todo parecía marchar como debiera.

Para la cultura judía un hombre justo sería bendecido de esta manera por Dios, en su teología así debería de ser. En la poesía hebrea de los proverbios lo vemos plasmado. Sin embargo, Dios hecha por tierra el concepto que su pueblo tenia de Él y a través de la vida de Job nos da una gran lección acerca del dolor, el cual muchas veces relacionamos con disciplina y de los procesos que Él usa para perfeccionarnos.

Dios no estaba conforme con dejar a su siervo así, quería llevarlo a más y mostrarse a él. La vida cristiana se trata de este conocimiento. Y al llevarlo a tal intimidad y conocimiento de Su Persona lo introduce en el fuego del dolor para probarlo como a oro y moldear o transformar su percepción de lo divino, para declinar su concepto de justicia propia y refutar esta teología que postulaba que el hombre merecía las bendiciones de Dios por cumplir sus mandatos y alinearse a sus estatutos únicamente. Dios le mostraría su gracia, poder y soberanía a este hombre que al final del día era un simple mortal. Para que entonces al final pudiera decir en el capítulo 42 versículo 5: “De oídas te había oído. Mas ahora mis ojos te ven”.

Esta mañana le invito a reflexionar sobre la disciplina del Señor, y a fijar sus ojos en sus formas y procesos para que lo pueda contemplar con nitidez. Vea el amor que Dios tiene hacia su persona al corregirlo de su mala manera de vivir en introducirlo por el camino de la verdad, observe como aquello que en su inmadurez veía como injusticia y dolor ahora florece en su interior dando un fruto y fortaleciéndole y haciéndole crecer en diferentes áreas. La mente de Dios no es como la nuestra pero por medio de Su Palabra tenemos la mente de Cristo. Debemos de crecer en conocimiento de Dios, conocerlo íntimamente y descansar en su soberana voluntad que siempre obra para bien. En esos momentos de incertidumbre, donde no comprendemos los por qués de la vida y nos sentimos sumamente oprimidos y acongojados, ahí entonces recordemos que somos barro y estamos en las manos del maestro y al igual que Job postrémonos y adoremos diciendo: “Jehová dio, Jehová quito, bendito sea el nombre de Jehová”.

Descansemos todo en la plena certidumbre de que “Él sabe lo que hace y su obra es perfecta”.

Dios a través de la disciplina nos ama y nos quiere llevar a más, confiemos en su sabiduría y en sus magníficos procesos que aunque dolorosos y muchas veces incomprendidos, viene a purificar el alma, aclarar la vista y trasformar nuestra percepción y conocimiento de Su preciosa y exquisita persona.

No despreciemos la disciplina de Dios, pues somos doblemente bendecidos cuando interviene en nuestras vidas para reprendernos.

_________________________________________

Serie devocional: Disciplina (#wtsedevo #disciplina #JardinesInternos)

Publicado por: Jessie // Personal // Walk The Same Español