El resto de nuestras vidas es mucho tiempo y, lo sepan o no, se está definiendo ahora. Podemos elegir culpar a las circunstancias, al destino, a la mala suerte, a las malas decisiones o podemos luchar. En el mundo real las cosas no siempre van a ser justas, así es como funciona, pero la mayoría recoge lo que siembra. Déjenme que les haga una pregunta, ¿qué es peor no conseguir todo lo que se desea o conseguirlo y descubrir que no es suficiente? El resto de nuestras vidas se está decidiendo ahora, con los sueños que perseguimos, las decisiones que tomamos y la persona que decidimos ser. El resto de nuestras vidas es mucho tiempo y el resto de nuestras vidas empieza ahora mismo.
La felicidad se presenta de muchas formas. En compañía de tus amigos, en la sensación que tienes cuando haces realidad el sueño de otra persona o en la promesa de una esperanza renovada. Es bueno permitirse ser feliz, porque nunca sabes lo fugaz que puede ser esa felicidad.