Micro-organismos

Se dice en la Astronomía que el origen del hombre vino gracias a una piedra lunar que se estrelló contra nuestro planeta. Al estrellarse se extermino una raza y nació una más evolucionada. De hecho la fuerza de la gravedad en nuestro planeta ha traído tres meteoritos que han chocado con el nuestro y en cada choque se reiniciaba la vida y se engendraba una nueva. De ahí provino el término “Evolución” porque ante el desastre también nacían nuevas especies. Hay meteoritos de diferente tamaño y es Plutón el que nos protege de estos. Pero en aquellos tiempos eran de gran inmensidad y ni nuestra capa de ozono los soportaba. En el primer meteorito se extinguió la raza de los Dinosaurios y comenzaron a surgir nuevas especies. En el segundo se extinguieron los animales acuáticos y gracias a la destrucción salieron seres que no sólo podían andar en el agua sino también en la tierra. En el tercer meteorito se extinguieron los seres primitivos de los que provenimos como el Australopithecus, entre otros. Se dice que la vida se originó gracias a que el primer meteorito que choco con nuestro planeta tenía agua. Antes “La Tierra” era sólo un planeta muerto, seco, sin vida y sin agua. Gracias al agua se originó lo que son los campos-magnéticos, cambios climáticos y los micro-organismos. Que gracias a estos últimos se crearon todos los seres vivos. Se puede decir que provenimos de ellos pero de una vasta genealogía universal y a la vez somos parientes de varios mamíferos de un inmenso árbol genealógico. Es como decir que los peces evolucionaron en lo que somos ahora: Hombres pensantes y con juicio total sobre sus actos, por decirlo de algún modo, comprensible. En la actualidad los astrónomos y científicos saben que si cae otro meteorito (Piedra lunar) y se vuelve a impactar con nuestro planeta, nacerá una nueva raza más evolucionada que el hombre actual. Pero están haciendo todo lo posible para evitarlo: Una por nuestro gran egoísmo por no evolucionar en otros seres y segunda por la preservación de la especie humana. Aunque en la actualidad el gran debate es la lucha infinita entre la religión y el cientificismo. Es gracias a Albert Einstein que podemos saber que en un futuro, muy a nuestro pesar, el Sol se está agigantando. Más adelante el Sol va a crecer tanto que va a devorar a los planetas más cercanos, y claro, también al nuestro. Pero para eso faltan billones de años y le tocara esa catástrofe a otros. Aunque nos ayudó a confirmar que nuestro planeta tiene un final y tiene un tiempo definido para morir. Para algunos es algo demasiado razonable que existamos gracias a una piedra lunar. ¿Por qué? principalmente porque La Luna se estrelló con nosotros y ahora gira alrededor de nuestro planeta gracias a su fuerza gravitacional. Por eso, como el Sol es más grande, su fuerza gravitacional obliga a los demás planetas a girar alrededor suyo. Hay otros planetas que tienen más de dos lunas y tienen huecos, hecho que destaca, han chocado meteoritos incontables veces contra ellos. Pero lo extraño es que sólo “La Tierra” tuviera la fortuna de que chocara uno contra nosotros y tuviera agua en su interior. Es difícil de aceptar ciertas cosas que se pueden tomar como hipótesis y otros como grandes afirmaciones. Ahora sólo queda la voluntad sobre la libre creencia: Creer en un Dios invisible o Creer en la Ciencia.
—  El origen del hombre y La vida en La Tierra, Joseph Kapone
Parece errado afirmar que a morte não é o ato de morrer. Na verdade, esse fenômeno ocorre quando se descreve uma pessoa a partir de verbos conjugados no passado. Tal como é possível vê-lo ao presenciar a falta de algo na rotina.
A saudade é um sentimento que ataca terrivelmente o coração. Dizem que tudo passa, porém isso é questionável. Será que todos os seres humanos, diferentes como são, podem ser substituídos? Nesses casos, a saudade é infinita e por isso, nunca passa.
De repente, todos os processos químicos que acontecem durante a decomposição humana, os micro-organismos participantes, as roupas colocadas no defunto, o local do enterro e as lágrimas derramadas por todos os entes queridos deixam de importar. O fato é que alguém se foi e não vai mais voltar. E eu duvido que o mundo pare por causa disso.
—  Maria Carolina Assi Alencar
Hoje eu senti sua falta. Não que isso seja uma novidade ou que você não saiba disso. Mas enquanto eu apresentava meu trabalho - aquele maldito trabalho de micro-organismos que te falei - naquela sala lotada, eu desejei descontroladamente que você fosse qualquer uma daquelas pessoas. Não pra me dar força ou me ver ali, suando frio, mas pelo simples fato de eu querer te olhar até nos meus momentos de mais nervosismo. E, de tanto pensar em você, por pouco não te confundi com um protozoário que tinha na apresentação, se bem que não me incomodaria de te ter dentro mim, fazendo mal ou bem.
—  Jadson Lemos.