Mesa-Pizza

anonymous asked:

#AskSignos Capri, Capri, bello Capri~ entre tus compañeros de elemento, ¿A quién prefieres y por qué?

Capricornio: *los mira ambos, Tauro esta en la mesa con su tercera pizza familiar y Virgo duerme en el sofa con un limpia vidrios en la mano* Em…paso.

I had pizza tonight.

It was no ordinary pizza. It was Mesa Pizza… pizza.

How have I never eaten from there before. My life has been changed forever. It was like tasting of God for the first time, but replace that whole Holy Spirit thing with pizza. But really, something shifted in the spiritual realm. This pizza had mashed potatoes and bacon and cajun chicken. It was like eating edible joy and romance.

In all honesty and maturity, freaking best pizza ever.

ONE SHOT WIGETTA: LO QUE DICTE MI CORAZÓN

Ha pasado un año desde que nos mudamos a Los Ángeles y casi medio desde que me declaré a Vegetta, desde que me rompió el corazón diciéndome que no quería arriesgarse a perder nuestra amistad. Sé que no quiso hacerme daño, pero en aquella situación solo pude sentirme rechazado.

Ahora las cosas habían vuelto a la normalidad, los dos seguíamos teniendo una relación de amistad genial. Bueno, quizás no sería de amistad, era algo más que eso. Pero ya no debía pensar en eso, ahora tenía a Kathy, ella me quería y cuidaba de mí. Yo… yo la quería pero por mucho que lo había intentado, no había conseguido amarla. ¿Qué si había otra persona rondando mis pensamientos? Pues no, claro que no. Vegetta no continuaba en mi mente, ni en mis sueños… Bueno vale, sí, seguía soñando con él, pero intentaba hacer todo lo posible porque eso no fuese así.

Hoy había invitado a Kathy a venir a cenar a casa con nosotros. Vegetta me dijo que le parecía bien, pero había algo en sus ojos que demostraba lo contrario. Lo dejé pasar, quería que esta noche todo saliese bien. Me importaba que mi compañero de piso y mi novia se llevaran bien. Novia… seguía resultándome extraño llamarla así, recuerdo el día en el que ella me lo pidió, me pilló tan desprevenido que le dije que sí sin apenas pensarlo.

Llamaron a la puerta y el corazón comenzó a latirme a mil, ¿sería buena la impresión que se llevarían el uno del otro? Abrí la puerta con las piernas temblándome y puse una cara de sorpresa a la vez que de alivio cuando me encontré al repartidor que traía las pizzas. Justo cuando ya había le pagado y estaba a punto de cerrar la puerta, apareció Kathy. Le hice pasar, recogí su abrigo y lo llevé hasta mi habitación. ¡O no! Había dejado que ellos dos se conociesen solos, nada de esto podía salir bien. Cuando llegué al salón estaban los dos de pie, uno enfrente del otro, estudiándose con la mirada.

― B-bueno, ¿cenamos? ― ambos asintieron sin decir ni una sola palabra. Iba a ser una noche complicada.

Llevé a la mesa del salón la pizza y vasos y platos para cada uno de nosotros. Mientras comíamos un silencio sepulcral llenaba la estancia, apenas se escuchaba el ruido de nuestra masticación. De vez en cuando había algún cruce de miradas fortuito para después continuar observando la comida. La cena había terminado siendo lo contrario a lo que había pretendido.

― Willy, ¿puedes acompañarme un momento a la cocina? ― dijo de repente Vegetta en alto.

― V-vale ― ¿qué querría ahora después de no decir nada en toda la noche? Fui hasta la cocina junto a él y comenzó a hablar bajito mientras fregaba su plato, de manera que Kathy no nos escuchara.

― ¿Cómo puedes estar saliendo con esa?

― Esa tiene nombre, se llama Kathy.

― Muy bien, dime mirándome a los ojos que de verdad la amas y os dejaré el resto de la noche solos. Me iré a mi habitación y no os molestaré en nada ― me replicó con ojos amenazantes.

― Y-yo la a… ― no podía acabar aquella frase, menos aun mirándolo a los ojos. ― Ella cuida de mí, ¿vale? Y eso es lo que necesito, alguien que me entienda y a quien yo le importe ― no sé cómo conseguí decir todo aquello del tirón, sin tartamudear ni una sola vez. Todos los sentimientos se me agolparon como cuchillas, las ganas de llorar en aquel momento eran prácticamente irremediables. Pero hice lo posible por contenerme, por hacerme el fuerte.

― Sabes que para eso me tienes a mí, yo te entiendo y me importas más de lo que puedas imaginar. Por favor, no estés con ella simplemente por eso porque no merece la pena, no quiero que sufras más.

― E-espera un momento ― me di la vuelta hasta que llegué donde estaba Kathy mirándonos. ― Necesito hablar con él, sabes que es una persona importante para mí. Te ruego que me perdones, pero… lo nuestro se ha acabado ― sus ojos reflejaron sorpresa, pero no atisbé ningún rastro de tristeza. Quizás lo disimuló muy bien, no lo sé.

Le acompañé hasta la puerta y le deseé buenas noches; nos despedimos con un abrazo, tal y como habíamos hecho en la mayoría de citas que habíamos tenido. Fui a buscar a Vegetta dónde lo había dejado pero no lo encontré, me dirigí a su cuarto y tampoco estaba. Me rendí y fui a mi cuarto a reflexionar sobre todo lo que había sucedido y lo encontré en mi cama, tumbado, esperándome.

― Willy, esta noche me he dado cuenta de lo equivocado que estuve hace medio año cuando te dije que no quería arriesgar nuestra amistad. Fue uno de los mayores errores de mi vida y…

― P-pero…

― No, espera a que termine, por favor ― hizo una larga pausa hasta que finalmente prosiguió. ― Esta noche he sido consciente de que me da demasiado miedo perderte, de que quiero que estés conmigo; y que si finalmente no acabamos juntos, que sea porque ambos lo hemos decidido, no por miedo. Willy… Guillermo… te amo.

Estas últimas palabras quedaron flotando en el aire. “Te amo”. La situación volvía a repetirse, pero esta vez a la inversa, era él quien se declaraba. Ahora era yo el que tenía miedo, no sabía que responderle, los nervios comenzaban a atacarme. Respiré hondo y dejé llevarme por lo que dictase mi corazón, sabía que así no me arrepentiría nunca.

― Te amo ― fueron las únicas palabras que alcancé a decir antes de lanzarme sobre él para besarlo como siempre había estado soñando y nunca había dejado de hacerlo. Nos unimos en un beso cálido. No fue de película, se notaba nuestro nerviosismo e inexperiencia, pero fue único e inolvidable.

……………………………………………………………………..

¡Hola a todos! Esto comenzó siendo un drabble pero me emocioné demasiado escribiendo y acabó ocupando 1000 palabras así que se convirtió en one shot :v

Espero que os haya gustado mucho a todos y que me dejéis vuestra opinión. ¡Un besito! ♥ (y en especial a lizbethholanda27 que fue la que me lo pidió)

PD: cómo os prometí se acabaron los finales tristes, solo los habrá de vez en cuando e.e

PD2: todos los one shots aquí y los drabbles aquí.

Bye!