Las paredes hablan

Las paredes hablan lo que callan los medios,
Las paredes insisten por aquellos que no pueden insistir,
Las paredes nos tienden sus brazos aun cuando no las levanta un pueblo.
Porque aquella que se firma con el sudor de un albañil será adoraba por la que forma un palacio, y cuando éste caiga (porque siempre caen), llegará a su origen.
Háganlas hablar, rayen, escriban, pinten dibujen, plasmen el cielo, adornen la tierra porque ellas son todas las voces que no querrán callar.

11 /19. 1A

Luego, las paredes hablan, los parques ríen y las fuentes susurran; todos aquellos sitios, por demás lúgubres a las 3 am, suelen contarte sobre microhistoria, sobre geopolítica, sobre física y geometría, sobre biología, química y antropología; sobre arte y filosofía además de los secretos del universo; secretos de los que allí fueron, se pertenecieron que se correspondieron, que se amaron, se odiaron, e hicieron rebotar sus moléculas contra el piso; y luego, yo los escucho y a sus historias, a veces inconcebibles, otras veces incoherentes y casi todas infinitas.
Entonces, en respuesta, después de casi media cajetilla, yo les cuento de nosotros, de como nos conocimos y luego como nos perdimos en otros callejones, como vociferamos estupideces en lo alto de algún edificio y como reíamos e con ganas debajo de algún puente, de cuando estábamos borrachos o en Marte o las dos cosas y creíamos que nos queríamos y cuando descubrimos que no.