La-Haya

Una confesión de amor inesperada

“En las próximas horas recibirás una declaración de amor.” 

Alguien, que sabe lo que va a suceder, deja esa nota anónima en tu buzón personal. ¿Quién será? ¿Por qué te avisa? Probablemente la haya dejado alguien que quiere que prestes atención a lo que hoy sucede, para que tal declaración no pase inadvertida.Tu curiosidad se mezcla con la emoción de vivir un momento que no se vive todos los días.

 ¿Un momento embarazoso?, ¿Incómodo? ¿Romántico? ¿Divertido?…

Imaginemos cómo te sorprendería con sus sentimientos cada signo. A partir de ahí, decides cómo sería para ti ese momento.

ARIES: Mantienes una conversación simpática con Aries en la parada del bus. Como otros días, subes a tu autobús cuando llega y Aries se queda unos minutos esperando el suyo.

¿Esperando? Hoy no. Cuando tu autobús arranca, Aries agarra la bicicleta del repartidor de helados y corre que se las pela detrás del autobús al grito de: – Esperaaaa… ¡Te quierooooo…! ¡Te quierooooo…!

TAURO: Suena una música agradable. Estás en el súper haciendo la compra. Mientras te sirves los calabacines, percibes una fragancia deliciosa, irresistible. Te vuelves… Y ahí está Tauro.

Se acerca más. Un poco más. Más aún. Hasta que, con su voz cálida y tranquila, te susurra al oído: – Así es como me gusta estar contigo.

GÉMINIS: Estás en plena tertulia cafetera con Géminis, intercambiando opiniones sobre la actualidad política. En un momento dado, se olvida de un dato y tú se lo recuerdas.

Tímidamente, murmura: – Me encantas. No puedo evitarlo.

Tú te quedas con cara de: ¿Ha dicho lo que ha dicho? Por algo el anónimo de la mañana te puso sobre aviso…

CÁNCER: ¿Cómo te sientes? Es tu pregunta para Cáncer, a quien notas hoy con una extraña pesadumbre. Tus palabras enrojecen sus ojos. Cáncer se va y tú le sigues hasta una sala vacía.

Cierras la puerta. Cáncer deja de disimular. Deja caer sus lágrimas. Y deja salir de sí las palabras que le oprimían: – Te amo…

LEO: Llueve torrencialmente. Te parece que en la calle alguien grita tu nombre. No puede ser.

Pues, sí. Te asomas a la ventana y ves a Leo abriendo los brazos. Cuando te divisa, le echa aún más ganas: – ¡Eres la luz en mi corazón! ¡La pasión que me despierta! ¡Ábreme la puerta, te lo suplico!

VIRGO: Es la hora del almuerzo. Virgo te invita. Pone ante ti un rico plato de tallarines. A saber si te das cuenta del corazón grande que ha dibujado en el centro. Primera pista.

Hora del postre. No tienes que decir cuál prefieres. Virgo sabe cuál es y te lo trae con una sonrisa. Segunda pista.

Termina la comida. Virgo sugiere que te relajes un poco mientras se ocupa de recoger y fregar los platos. Tercera pista. ¿Cuántas necesitas?

LIBRA: Tu jefe te da una mala noticia: No es posible que puedas tomarte las vacaciones en estos días. Adiós a tus planes. ¡Qué depresión!

Libra trabaja contigo. Sabe lo triste que estás y elige ese momento para poner emociones distintas al otro lado de la balanza. Cuando avanzas por el pasillo, una mano tira de ti hacia el cuarto de mantenimiento. Allí Libra te regala un beso de lo más romántico.

ESCORPIO: No te llega la camisa al cuerpo de la inquietud. Alguien lleva días enviándote anónimos al móvil: “Te estoy observando.” “Que te vaya bien en la clase de piano.” “Elige la otra gasolinera; ésa es muy cara.”

¿Quién es? ¿Qué quiere? ¿Desde dónde te vigila? Vas a poner una denuncia a la comisaria y allí que te encuentras a Escorpio: Siento haberte asustado.

A tu móvil llega un nuevo mensaje: Te quiero.

SAGITARIO: Comienzas a discutir enardecidamente con tu vecino Sagitario, a quien se le ocurrió montar una piscina en su patio y hacer fiestas escandalosas que perturban tu descanso. ¿La piscina? Si ha sido para llamar tu atención…

Tú no le crees ni media palabra, hasta que llega la noche y Sagitario, con su pandilla de amigos en remojo, comienzan a cantarte boleros y rancheras. Una macroserenata sólo para ti.

CAPRICORNIO: Quien te mandó el mensaje primero tuvo que ser él/ella. Vaya gusto por la escritura.

A media mañana encuentras una carta larga, larga, que explica con detalle todas las razones por las que él/ella se ha fijado en cierta persona y el proceso que ha seguido su corazón para enamorarse. ¡Oh! Qué chisme tan interesante…

Alguien te interrumpe cuando vas por la mitad y te quedas con la curiosidad pendiente. Hasta que no llegues al final, no sabrás que está hablando de ti.

ACUARIO: Te llega un aviso: Hay un vídeo viral en Internet que tiene que ver contigo. Música pegajosa. Lugares vistosos. Y personas de distintas nacionalidades que dicen en sus respectivos idiomas que Acuario te ama.

La noticia da la vuelta al mundo.

PISCIS: Esta mañana conociste a Piscis, cuyo encanto no te pasó inadvertido. Eso no quita la sorpresa de la tarde: Piscis te confiesa entre rubores que se ha enamorado fulminantemente.

Ante tus dudas por lo repentino del flechazo, Piscis le quita importancia al tiempo: Si te hubiera conocido el mes o el año pasado, simplemente, me hubiera enamorado antes.

Originally posted by doy-abrazos-gratisu-u

Pablo.-