Juan Guillermo Cuadrado

  • Khedira: *plays a really good game*
  • Allegri: Let's sub Khedira!
  • Cuadrado: *scores and makes an awesome game*
  • Allegri: Let's take Cuadrado out...
  • Morata: *makes a fantastic game*
  • Allegri: Time to take Morata out and put Mandzukic in...
  • *After the game*
  • Allegri: I have no idea what went wrong...
  • Khedira, Cuadrado & Morata: *scowls*
5

More than 100.000 people recieving the Colombian Team in Bogotá, just a glimpse of the love of millions-

Más de 100.000 personas recibiendo a la Selección Colombia en Bogotá, tan sólo una muestra del amor de millones. 

For us they aren´t just players. They are warriors. Heroes that made us all believe. They made us all scream with joy and celebrate together like nothing had ever managed to do so, a country divided by years of violence and conflict got together like brothers to welcome these heroes. Bienvenidos Guerreros. Bienvenidos Selección Colombia

James Rodriguez, Juan Guillermo Cuadrado and Luis Muriel Prank Pablo Armero (a.k.a Miñia)

Broma Mundial a Armero 
Qué tal la broma que junto a Cuadrado y Muriel le hicimos ayer Armero. Jajaja no se la pierdan.

-James Rodriguez via facebook

GRACIAS MUCHACHOS! No importan las derrotas, ni las caídas, ni los obstáculos; ustedes la dieron toda, y se merecen el respeto de todo un país.Te amo mi selección querida y nada de eso va a cambiar. Eran ustedes contra Brasil, la FIFA, el gobierno y los árbitros; y aún así les dieron la pelea. Estoy orgullosa de ser colombiana y de mi selección ¡Viva Colombia hijueputa!

around 100K people waiting to welcome the boys

gracias mi seleccion!!!! GRACIAS!!!!

3

A series of illustrations I did for my home country, Colombia, as they played valiantly in this year’s World Cup. They made a whole country believe, and gave us all a performance worthy of cheers, applause, and celebration. Thanks guys. ¡Muchas gracias!

youtube

El Armero Shake y la esperanza

Un gran día soleado en Francia de mediados de 1998, que creemos que recordaremos por siempre, Léider Calimenio Preciado anotó contra Túnez el último gol que la Selección Colombia metió en un mundial.

Léider, lleno de emoción, corrió hacia una esquina de la cancha, donde decidió dar cinco pases de baile que pasaron a conocerse como parte del mismo “Pasito Tuntún”, un baile que, ante la adversidad de los últimos quince años, le recordó  a toda la nación futbolera que sí, que es posible tener esperanzas.

Ayer, Colombia le metió cinco goles a Bolivia en el Estadio Metropolitano Barranquilla y pasó a ocupar el segundo lugar de las eliminatorias de la Conmebol, a falta de siete fechas.

En La Catedral no queremos echarle sal a nuestra amada selección, así que no vamos a decir que quizás pase lo que todavía no sabemos si pase y que hemos estado esperando por una década y media para que pase.

Pero estamos animados y pocas cosas nos han animado más que el quinto gol del partido de ayer. Bueno, más bien, pocas cosas nos han animado más que la celebración del autor de dicho gol.

Pablo Armero (todavía no sabemos por qué le dicen “Miñía”) entró en los últimos minutos del partido y se pegó tremenda corrida para ganarle al arquero boliviano y meter un gol desde fuera del área.

Luego, Pablito se fue a buscar a Juan Guillermo Cuadrado (a quien había reemplazado) afuera de la cancha y entre los dos le devolvieron el alma a la patria: justo aquí, en este momento, nació el Armero Shake.

Es una danza que consiste en dos pasos simples. El primero, llamado “el helicóptero de Tumaco” se concreta moviendo ambos brazos hacia adelante y hacia atrás, formando círculos como si fueran unas hélices.

El segundo movimiento, llamado “Oda a Miselesió”, se realiza dejando que cada extremidad del cuerpo haga lo que sienta que es necesario hacer, como lo entendió Cuadrado, pero que desafortunadamente no asumió del todo nuestro Ministro de Comercio Exterior, James Rodríguez (a quien al parecer se le cayó una billetera o algo durante la celebración). 

Es aquí donde reside la belleza del Armero Shake (nombre que nos sugirieron por twitter, por cierto), en su libertad y es este movimiento libre, lleno de algarabía y de regocijo, el que llena nuestros corazones de esperanza, de emoción.

Es por esto que creemos que eso que no vamos a decir si pasará o no, nos podría tener pronto llenos de Maizena.